noviembre 12, 2019

Cannaregio, Venecia, el refugio de los venecianos


Puente de los Descalzos - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Venecia, la ciudad de la laguna, vive estos últimos tiempos agitada por la marea de turistas que invaden sus estrechas calles, y los gigantescos cruceros que ocultan con su sombra los viejos palacios. Una de las ciudades más bellas del mundo agoniza bajo el peso de la masificación turística y la especulación urbana que arrincona a sus habitantes. El sestiere, barrio, más poblado de Venecia, refugio de una mayoría de clase trabajadora veneciana, es Cannaregio.

Canales en Cannaregio - Venecia por El Guisante Verde Project

Desde nuestro alojamiento, muy cerca del Campo dei Gesuiti, asistimos al despertar diario de un barrio donde aun se escucha hablar veneciano en las pequeñas plazas y comercios tradicionales. Caminar por las estrechas calles de Cannaregio, nos traslada muy lejos de las aglomeraciones y el ruido que inunda Venecia, un aqua alta humana que ha desvirtuado completamente la visita a la ciudad de los canales. Cannaregio se despereza poco a poco, con el trasiego de los repartidores, el sonido profundo de las campanas y el olor a café que nos guía a través de sus intrincadas calles.


Fondamenta Misericordia - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Campo del Gueto Nuevo - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Canales de Cannaregio por la Noche - Venecia por El Guisante Verde Project

Cuando el sol comienza a descender la actividad del barrio se va tranquilizando, las pequeñas trattorias encienden sus luces y el aire se llena con el aroma de los forni. Resulta curioso que no muy lejos de donde nos encontramos, las zonas más visitadas de Venecia aun se encuentren atestadas, es necesario esperar casi hasta el anochecer para poder recorrerlas con tranquilidad. Cannaregio es uno de nuestros lugares favoritos (en el blog: 'Rincones de Venecia que no quiero compartir con nadie'.

Paseo en Góndola por los canales de Cannaregio - Venecia por El Guisante Verde Project

Cannaregio ocupa la mayor parte de Venecia al norte del Gran Canal, que hace de frontera con Santa Croce y San Polo; es el segundo barrio más grande, después de Castello, el sestiere con el que limita al este. La principal via de agua es el canal Cannaregio; sobre sus aguas destacan dos puentes, el Ponte delle Guglie, Puente de las Agujas, que debe su nombre a los cuatro pináculos que lo decoran, y el Puente de San Giobbe o Puente de los Tres Arcos, el único de tres ojos que queda en Venecia. El canal Cannaregio, exceptuando el Gran Canal, es el único del interior del centro histórico por el que circulan vaporetos.

Puente de las Agujas y Torre Campo de San Geremia - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Puente de los Tres Arcos - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Plaza de la Maddalnea - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Caballo de Góndola en Campo Santa Maria Nova - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Cuando el área de Cannaregio se encontraba deshabitada amplios cañaverales cubrían su superficie, por lo que la hipótesis más aceptada es que esa circunstancia da origen de su nombre; algo que se corrobora en un documento de 1410, donde se recoge: "Cannaregio impercioché era chanedo et paludo con chanelle. Tra i primi toponimi documentati è Canacleclo."

Sin embargo, existen otras teorías, poco relevantes en realidad, que explican el origen del nombre Cannaregio. En algunos mapas de la época de los Habsburgo, se refieren a él, tal vez por error, como Canal Regio, Canalreggio, aunque anteriormente, personalidades de la Venecia Napoleónica lo denominan así, dejando sobre la mesa la posibilidad de que ese nombre era común a principios del siglo XIX, y por tanto, su origen sería más antiguo.

Iglesia dei Gesuiti - Cannregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Por último, se apunta a la posibilidad de que el nombre actual derivaría de la palabra latina canaliculus o canal pequeño, que se refiere al río Marzenego que, desde el continente, se abre paso mediante el canal Cannaregio, para atravesar la laguna en su camino hacia el mar.

Bajo el dominio de los Habsburgo, se realizó, en 1842, la primera conexión terrestre de Venecia con la parte continental, un puente ferroviario que daría lugar al derribo de la Iglesia y el Convento de Santa Lucía, con el fin de realizar una gran estación de ferrocarril, la Estación de Santa Lucía, un proyecto que finalizaría en 1952 bajo la dirección del arquitecto Paolo Perilli.

Palacios del Gran Canal en Cannaregio - Venecia por El Guisante Verde Project

Campo Santa Fosca, Monumento a Paolo Sarpi - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Gran Canal en Cannaregio - Venecia por El Guisante Verde Project

Cannaregio - Venecia por El Guisante Verde Project

Venecia es una ciudad que deslumbra, y no le faltan motivos: la Plaza y la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal, museos como la Galería de la Accademia o la Colección Peggy Guggenheim (en el blog 'Peggy Guggenheim, la colección de una adicta al arte'), el Gran Canal, Ca' Rezzonico, iglesias como I Frari o la de los Santos Juan y Pablo, el Arsenal, los Jardines, el ambiente en sus campi..., y tantos otros lugares que se han convertido en visitas imprescindibles en la ciudad de los canales.

También existe otra Venecia, insólita y secreta, llena de símbolos, de recuerdos de épocas pasadas, de personajes que vivieron, trabajaron o tramaron conjuras entre su laberinto de calles, donde la numeración de las casas parece concebida para impedir su localización.

Campiello de la Cason - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

San Geremia - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Vaporettos en Fondamenta Nueva - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Ca' d'Oro en el Gran Canal - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Caminar por los barrios de la Serenísima, prestando atención a los detalles nos lleva a descubrir otra ciudad, que se oculta a simple vista. Aquí símbolos teutónicos, alquímicos, masónicos, o templarios; allá, jardines secretos, un canal subterráneo, el grafiti de un hombre con pipa o un recuerdo a los dioses paganos como la escultura del homo Silvanus del Palazzo Bembo-Boldù, en Cannaregio. Es la representación de un hombre, a tamaño natural, cubierto de pelo, sujetando un escudo redondo en cuyo interior aparece un sol. Es una de las escasas imagenes del dios de los bosques de la antigua Roma.

Homo Silvanus del Palazzo Bembo Boldù - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

En las fachadas de los palacios venecianos encontramos elementos de uso común que llaman la atención de los visitantes, o tal vez no, pero que siempre ofrecen información al que mira atentamente. Por ejemplo, los obeliscos que aparecen rematando algunos palacios, indican que su propietario era almirante de la marina veneciana. Aunque hay una excepción: los del Palazzo Papadopoli, de 1570, que se encuentra en el distrito de San Polo, asomado al Gran Canal, y que se corresponden con antiguas chimeneas.

En Venecia, a menudo, realidad y ficción se entremezclan hasta el punto que resulta difícil separar una de la otra; lugares que parecen imaginarios son reales y al contrario. Cuando los viajeros llegan a otro espacio emblemático de Cannaregio, la Corte Seconda dei Milion, es frecuente escuchar que son las antiguas dependencias donde vivió uno de los personajes más ilustres de la Serenissima, a su regreso de una estancia de más de veinte años en China: Marco Polo. En realidad, estas casas son del siglo XVI y se construyeron sobre los restos de la vivienda del famoso comerciante y aventurero, en una parte de la ciudad muy vinculada al trabajo de la seda.

Corte Seconda dei Milion - Cannregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Si se quiere conocer el significado de lo que encontramos a nuestro paso en un en viaje por esa Venecia escondida, es necesario contar con un mapa impreso (los errores de ubicación en las modernas apps son constantes), recurrir a las fuentes orales (preguntando a los habitantes del barrio), y, por supuesto a las escritas. Incluso a algunas en las que no se piensa habitualmente, como las aventuras de Corto Maltés, el personaje de Hugo Pratt, que nos muestra diversos lugares de la ciudad; algunos, incluso, han llegado a ser conocidos por el nombre con el que aparecen en la novela gráfica, como el Puente de la Nostalgia, cerca de Santa María dei Miracoli, mientras que otros son reales, como la Casa del Camello, ambos en Cannaregio.

Casa del Camello - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

En nuestro recorrido por Cannaregio nos encontramos con un sotopòrtego, junto al Ponte delle Guglie, en el que aun se observan las bisagras de hierro de las puertas que cerraban por la noche lo que en, en 1516, se convirtió en el primer gueto judío. Aunque la presencia de judíos en Italia era mucho más antigua, fue debido al Edicto de Granada, emitido por los Reyes Católicos en 1492, lo que provocó la llegada masiva tanto de judíos deportados de España, como de los procedentes del sur de Italia, que dependía del Reino de Aragón.

El origen de la palabra gueto, del italiano ghetto, podría encontrarse en el verbo ghettare, fundir, debido a la numerosa presencia de fundiciones de hierro que se encontraban en el lugar con anterioridad a que se utilizara para mantener a la comunidad judía separada del resto de venecianos. Desde ese momento, la palabra se universaliza como lugar donde se aísla a los judíos, y en general, a cualquier minoría excluida socialmente.

Puente del Gueto Nuevo - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Campo del Gueto Nuevo - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Vida Cotidiana en el Gueto de Venecia por El Guisante Verde Project

El gueto de Venecia se organiza en dos espacios, el Gueto Viejo y el Gueto Nuevo. Aquí los edificios superan las alturas establecidas para las casas venecianas y podemos encontrar edificios de hasta ocho plantas. Este hecho se permitió por el crecimiento de la población y la necesidad de vivienda para alojarla, así como por la imposibilidad de superar los límites del gueto. Los lugares más sobresalientes son el Museo Ebraico y las 5 Sinagogas: Tedesca, Canton, Italiana, Levantina y Spagnola. Estos espacios suelen ocupar las partes más altas de los edificios; en esta ubicación también influye la falta de espacio en el gueto, aunque de ese modo se cumple con el precepto talmúdico sobre la arquitectura de la sinagoga que prohíbe cualquier tipo de construcción humana entre el cielo y los templos. Los exteriores de los edificios son bastantes anónimos y parecen lo que son, viviendas, ya que la discreción era fundamental en un momento, principios del siglo XVI, donde los lugares de culto judíos se toleraban, si bien oficialmente estaban prohibidos.

Sinagoga Italiana - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

La Scola Italiana, la Sinagoga Italiana, es la más sencilla, como corresponde a la comunidad más pobre del gueto. Se construyó en 1575 en el Gueto Nuevo, muy cerca de la sinagoga francesa. De planta rectangular, se encuentra sobre viviendas privadas. En su interior destaca la bimah, tribuna o púlpito, que se encuentra en una posición mucho más elevada que el resto de la sala. De esta forma, se muestra que el lector es la persona más importante en ese preciso instante, además de facilitar la escucha de la Torá.

Scola Grande Tedesca, la Sinagoga Alemana, su construcción data de 1527 aunque fue totalmente renovada durante el siglo XVIII en estilo barroco tardío. Su forma trapezoidal la hace destacar entre las sinagogas, en su mayoría rectangulares. Se encuentra en el último piso de una casa del Campo del Gueto Nuevo y puede visitarse. La galería de las mujeres es de forma elíptica y en origen la bimah se encontraba en el centro. Su rica decoración refleja el hecho de que, según las leyes venecianas del siglo XVI, únicamente la comunidad judía alemana podía prestar dinero, lo que redundó en beneficio de sus miembros.

Sinagoga Alemana - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

La Cantón Scola, la Sinagoga Francesa, se fundó en 1532, aunque fue restaurada en estilo barroco con elementos rococó en el siglo XVIII. Desde el exterior se la reconoce por la pequeña cúpula de madera que cubre la bimah. También se encuentra en el Campo del Gueto Nuevo y puede ser visitada. Se la considera única en Europa gracias a sus ocho paneles con bajorrelieves de madera decorados con escenas bíblicas del Libro del Éxodo, que incluyen la ciudad de Jericó, el paso del Mar Rojo, el Altar del Sacrificio, el Maná, el Arca a orillas del río Jordán, Coré o Koraj (que lideró una revuelta contra Moisés), el regalo de la Torá y Moisés haciendo manar agua de la roca.

Sinagoga Francesa - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

En el Gueto Viejo se construyeron dos de las sinagogas más bellas del norte de Italia. Scola Levantina, la Sinagoga Levantina es la primera sinagoga sefardí del gueto y se construyó hacia 1541. La restauración barroca se llevó a cabo por la escuela de Baldassare Longhena. De planta rectangular, la galería de las mujeres es paralela a uno de los lados largos. Puede visitarse en los meses de verano y primavera, cuando no se celebra culto.

Sinagoga Levantina - Cannregio, Venecia por El Guisante Verde Project

La Scola Spagnola, la Sinagoga Española es la más moderna del gueto al ser fundada por sefardíes españoles y portugueses en 1581, frente a la Escuela Levantina. Se reconoce por sus vidrios de colores en las ventanas y la gran puerta de madera, destacando por su la rica decoración interior. La restauración barroca fue realizada, al igual que en el caso de la Levantina, por el taller de Baldassare Longhena. Aquí, la galería para las mujeres tiene forma elíptica y se extiende por todo el recinto. Sigue manteniendo el culto, durante los meses de primavera y verano, por lo que fuera de esas fechas puede visitarse.

Sinagoga Española (al fondo) - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Asomados al Gran Canal se encuentran, por una parte, uno de los palacios más bellos de Cannaregio: el palacio Vendramin Calergi, que en invierno sirve de casino municipal y, por otro lado, uno de los edificios góticos más bellos de Venecia: la Ca' d'Oro.

Ca' Vendramin Calergi, acogió en sus salones a muchas personalidades, entre ellas Wagner, que falleció en él en 1883, y actualmente acoge su museo, además del Casino de Venecia. La construcción de edificio se ha atribuido a diferentes autores, siendo el más aceptado Mauro Codussi, por las afinidades con el Palazzo Corner Spinelli. Sin embargo, los últimos estudios aportan algunas sombras sobre la atribución y parece claro que la familia Lombardo fue responsable de buena parte del trabajo.

Palacio Vendramin Calergi, Casino de Venecia - Cannaregio por El Guisante Verde Project

Lo que sí está claro es el patrón, la familia Loredan, así como las fechas de inicio, 1481, y fin de los trabajos, 1509. Giorgione realizó varios frescos en su interior, hoy perdidos. El inicio de las dificultades financieras de la familia Loredan en 1581 marcó la historia del palacio, que pasa por múltiples propietarios, como el duque de Mantua, Guillermo Gonzaga; Isabetta Gritti; la familia Vendramin; Carolina de Borbón-Dos Sicilias o los Duques de Gracia, por citar algunos. Bajo la propiedad de estos últimos, Richard Wagner vivió en el palacio entre 1882 y 1883. Tras varios cambios de propiedad posteriores, el Palacio Vendramin pasó a manos de la municipalidad de Venecia, en 1946, que instaló la sede del Casino.

Casino de Venecia, Ca' Vendramin Calergi - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Ca' Vendramin Calergi se abre al Gran Canal y es accesible por góndola; el edificio tiene forma de L, y posee una de las fachadas más reseñables del Renacimiento Veneciano, donde se juega con las luces y las sombras, divida en tres niveles que muestran los tres órdenes arquitectónicos clásicos: dórico, jónico y corintio. Los dos pisos superiores presentan una hilera de cinco grandes ventanas geminadas, mientras que en la planta baja son tres y el lugar de la ventana central es ocupado por el portal. La decoración es relativamente discreta y es la arquitectura la que se impone. Un detalle curioso es que, bajo las ventanas rectangulares de la planta baja, puede leerse parte del lema de los Caballeros Templarios: 'Non nobis, Domine, non nobis. Sed Nomini Tuo Da Gloriam' ("No a nosotros, Señor, no a nosotros. Sino a Tu nombre sea dada la gloria").

Wagner estuvo en varias ocasiones en Venecia. La última, en septiembre de 1882, después de haber estrenado la que sería su última ópera, Parsifal, en la segunda edición del Festival de Bayreuth. Llegó acompañado de su esposa Cosima Liszt y cuatro de sus hijos. Murió de un ataque al corazón el 13 de febrero 1883. En las Salas Wagner se muestra la colección privada más grande dedicada al compositor fuera de Bayreuth.

En el segundo piso se encuentra el Casino de Venecia, fundado en 1638, es la casa de juego más antigua del mundo, aunque la sede del Palazzo Vendramin data de 1946.

La fachada de la Ca'd'Oro es una de las más conocidas entre las que se asoman al Gran Canal. Su nombre se debe a que, en sus orígenes, algunas partes de la construcción poseían un borde dorado, parte de una rica policromía hoy perdida.

Ca'd'Oro - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

El artífice de su construcción fue Mario Contarini, perteneciente a una familia que proporcionó ocho Dogos a la ciudad de Venecia. Al enviudar, Mario decidió demoler el palacio familiar de su esposa, de la estirpe de los Zeno, y construir uno nuevo. Las obras arrancaron en 1424, manteniendo buena parte de las características del estilo gótico veneciano. Contarini trabajó codo con los arquitectos. El lombardo Matteo Raverti que había trabajado en la Catedral de Milán y en el Palacio Ducal de Venecia, entre otros edificios; la veneciana familia Bono, que dejaron su impronta en muchos lugares de la ciudad, como el Palacio Ducal, la Iglesia de la Madonna dell’Orto o la de los Santos Giovanni y Paolo.

Tras pasar la propiedad de la Ca’d’Oro por diversas familias, a finales del siglo XIX, fue adquirida por el barón Giorgio Franchetti, que se marcó como objetivo realizar una restauración que devolviera el edificio al original del siglo XV, en la medida de lo posible. Para financiar los trabajos, el barón llegó a un acuerdo con el gobierno italiano, aunque no vería su obra terminada. En su testamento, Franchetti, estableció la conversión del edificio en museo, y el 18 de enero de 1927 se inauguró la galería que lleva su nombre.

El edificio, en sus orígenes, responde a la típica casa-almacén de los nobles venecianos, que en este caso se dispone en forma de C alrededor de un patio abierto. La fachada principal es asimétrica; el lado izquierdo presenta un pórtico con cinco vanos para el amarre de las embarcaciones, y arcadas en los pisos superiores. El lado derecho es mucho más sobrio en su decoración, hasta el punto de que podría parecer un edificio independiente. La unión de ambas partes la marca la gran cornisa superior.

Ca' d'Oro galeria de la fachada al Gran Canal - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

En la fachada del Gran Canal, llaman la atención las ventanas, a modo de logia, que siguen el modelo del Palacio Ducal, muy próximo a ser finalizado durante el período de construcción de la Ca’d’Oro, aunque también existen trazas de inspiración bizantina. Se mantuvieron o copiaron algunos elementos del palacio de los Zeno, por expreso deseo de Contarini, como el pórtico en el agua, muy similar al anterior, y que recuerda a la Ca da’Mosto, o los dos frisos del siglo XIII reubicados verticalmente. Las columnas retorcidas que delimitan la fachada también son una aportación de Mario Contarini.

Fachada de la Ca da'Mosto - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

A la colección de Franchetti se añadieron obras provenientes de colecciones estatales, bronces, esculturas, pinturas venecianas y flamencas. Hoy podemos ver entre las paredes de la Ca’d’Oro trabajos de Andrea Mantegna, Tiziano, Guardi, Giorgione, Carpaccio o Van Dyck.

De las numerosas iglesias que podemos encontrar en Cannaregio, destacaremos la Iglesia de la Madonna dell'Orto, y la Iglesia de Santa María de los Milagros. La Iglesia de la Madonna dell'Orto, uno de los edificios emblemáticos del gótico veneciano, se construyó a mediados del siglo XIV y, a lo largo de su historia, ha pertenecido a diversas órdenes religiosas, incluso durante un tiempo, a mediados del siglo XIX, perteneció a los militares, que la convirtieron en almacén.

Iglesia de la Madonna dell'Orto - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

El origen del nombre con el que el pueblo conoce la iglesia forma parte de la historia de Venecia. El escultor Giovanni De Santi, por encargo del párroco de Santa María Formosa comenzó a tallar una escultura de la Virgen, que fue rechazada aun antes de ser finalizada. El escultor colocó la talla en el jardín de su casa donde, al poco tiempo, su esposa constató que durante la noche resplandecía. El lugar comenzó a atraer a los peregrinos y, tras producirse algunos milagros, el escultor fue instado a retirarla. De Santi se la ofreció a los Humiliati, constructores de la iglesia de Cannaregio y en 1399, la estatua fue trasladada al templo. Ya en 1414 el Consejo de los Diez, concedió el título de Iglesia de la Madonna dell'Orto, que era como se conocía popularmente.

Su fachada tripartita realizada en ladrillo es una de las más bellas de Venecia. En los lados se observan ventanas de cuatro luces, de estilo gótico florido y en la parte superior las estatuas de los doce apóstoles; en el centro de fachada, dos rosetones. El portal se corona con un arco agudo con decoración en piedra blanca, en donde aparecen San Cristoforo, la Virgen y el arcángel Gabriel; esta decoración es el marco para un pórtico sobre pilastras con un frontón en pórfido rojo.

Interior de la Iglesia de la Madonna dell'Orto - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

El interior tiene planta basilical de tres naves, sin crucero y el único elemento que ha sobrevivido del antiguo convento es el claustro. Entre las obras de arte que podemos contemplar, algunas están firmadas por uno de los pintores venecianos más universales, Jacopo Robusti, el Tintoretto, enterrado aquí.

Junto al rio dei Miracoli, en un laberinto de calles estrechas, se encuentra el primer ejemplo de iglesia renacentista de Venecia, la sorprendente Iglesia de Santa María de los Milagros, Santa Maria dei Miracoli.

Santa María de los Milagros - Cannregio, Venecia por El Guisante Verde Project

En 1408, Francesco Amadi encargó, según las últimas investigaciones, al pintor Zanino di Pietro una pintura de la Virgen con el Niño. Esta pequeña obra fue colocada posteriormente por Angelo Amadi en una esquina de su casa en Cannaregio y pronto se hizo popular entre los habitantes del barrio. Cuando, en 1480 la pintura comenzó milagrosamente a llorar, la afluencia de curiosos, creyentes y gentes de toda condición fue imposible de controlar y llegó a colapsar aquel rincón de Cannaregio. Ante los ojos de las autoridades políticas y religiosas se hizo evidente la necesidad de construir un edifcio apropiado para venerar la pintura y pedir su gracia. Para ello se llevó a cabo una campaña pública de captación de fondos como nunca antes se había visto. El proyecto se adjudicó a Pietro Lombardo, que debía realizarlo entre 1481 y 1485. Sin embargo, se recibió la orden de transformar la capilla en una iglesia de mayor tamaño y añadir un convento, a raíz de la bula emitida por el Papa Sixto IV en 1485. Pietro Lombardo optó por el enfoque humanista del Renacimiento para su diseño logrando un hito en la historia de la arquitectura veneciana.

Campo Santa Maria Nova y Chiesa Santa Maria dei Miracoli - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Exteriormente el edifico tiene forma rectangular, con el ábside cubierto por una cúpula. La fachada está dividida en dos alturas y cinco partes mediante pilastras con capiteles corintios debajo y jónicos arriba, invirtiendo así los cánones de Vitruvio. Dominando el conjunto un gran frontón semicircular con rosetón, 3 óculos y dos círculos de mármol. La principal característica exterior del conjunto es que toda su superficie se encuentra cubierta de mármol policromado, cuyo origen se ha atribuido tradicionalmente a restos y material reciclado proveniente de la Iglesia de San Marcos, aunque esto no parece, hoy día, acreditado. El interior, de una sola nave cubierta por bóveda de cañón, es impresionante por su tamaño y decoración que incluye, además de las tradicionales imágenes religiosas tanto en pinturas como en obra escultórica, una representación del fin del mundo pagano antiguo que incluye criaturas marinas, muchas de ellas aladas.

Venecia merece ser visitada con respeto, con curiosidad, sin prisas, atentos a lo que sucede fuera de los ríos humanos que inundan algunas calles de su centro histórico, viviendo la ciudad al ritmo que marcan sus habitantes y Cannaregio es el lugar perfecto para sentirnos en casa.

"Sobre los cimientos que van hacia la Madonna dell'Orto y San Marislian hay un palacio con una cruz teutónica, una rosa y un camello de piedra. Seguramente a la mayoría de la gente no le sugerirán nada todas estas cosas, pero si es veneciano de corazón, se entiende enseguida que detrás de un símbolo teutónico se esconde algo misterioso y que una rosa retorcida alrededor de la cruz complica aún más el enigma. Si se añade el camello, el ánimo intrigante de un veneciano quedará definitivamente seducido. - Hugo Pratt, 'Fábula de Venecia'.

Detalle de la Casa del Camello - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

octubre 16, 2019

Amberes y la Red Star Line, un viaje en busca del sueño americano

Red Star Line Museum - Amberes por El Guisante Verde Project

El recuerdo de la Red Star Line permanece vivo en el interior de los edificios que la compañía naviera tenía en el Rijnkaai de Amberes, a orillas del río Escalda. Los viejos muros de ladrillo acogen en su interior la historia de un viaje que emprendieron dos millones de personas que, en buena parte de los casos, anhelaban una vida mejor; un viaje lleno de esperanza, angustia, incertidumbre y coraje en busca del sueño americano.

Museo Red Star Line, pasajeros en los muelles - Amberes por El Guisante Verde Project

Amberes se destacó, a partir del siglo XV, como uno de los centros comerciales más importantes del norte de Europa convirtiéndose desde entonces en una puerta tanto de entrada como de salida del continente; un punto de encuentro habitado actualmente por personas de 170 nacionalidades diferentes. Durante nuestro viaje a Amberes, la ciudad del mítico gigante Antigoon, caminando desde la Grote Markt nos acercamos a la ribera del río, contemplando viejas atarazanas y otras instalaciones de la antigua zona portuaria del Rijnkaai hasta llegar a los edificios de la naviera Red Star Line.

Grote Markt - Amberes por El Guisante Verde Project

octubre 08, 2019

5 Destinos para disfrutar los colores del Otoño

Otoño en Vermont por El Guisante Verde Project

El otoño es la estación perfecta para disfrutar de los mil y un colores que inundan los bosques, incluso parques y jardines de las ciudades. Para nosotros es el momento de hacer una escapada, en ocasiones ha sido mucho más que eso y nos ha llevado al otro lado del Atlántico, a Estados Unidos, en busca del otoño perfecto.

Os proponemos 5 destinos para disfrutar de los colores otoñales con toda intensidad, sin perder de vista la cultura, el arte, la historia o la gastronomía...

España
Nuestro primer destino nos lleva muy cerca de casa. Nos encontramos en el Parque Natural del Gorbea, Gorbeia en euskera, que celebra su 25 aniversario y encabeza la lista de los Parques Naturales, nueve, que podemos disfrutar en Euskadi. Paseamos entre las hayas trasmochas de Otzarreta, un pequeño rincón que cada año, durante el otoño, es fotografiado por los amantes de la Naturaleza. No es, sin embargo, lo único que podéis realizar en este parque natural, como os contamos en 'Parque Natural de Gorbea, rutas para desgastar las botas', y 'Gorbea, un fin de semana mindfulness en Bizkaia'. No hay excusas...

Hayedo de Otzarreta - Parque Natural del Gorbea por El Guisante Verde Project

Otoño en la Selva de Irati - Navarra por El Guisante Verde Project

Solo existe en Europa un hayedo-abetal más extenso, la Selva Negra en Alemania. Así que es casi de rigor recorrer la Selva de Irati, en el Pirineo de Navarra. Un tesoro natural donde el otoño luce en todo su esplendor, cuando caminar por sus senderos se convierte en una sinfonía de colores ante nuestros ojos. Un lugar al que Hemingway hacía sus escapaditas de vez en cuando. Muy próximo, y en ruta hacia Irati, se encuentra el espectacular Robledal de Betelu. La ruta para disfrutar de esta experiencia os la contamos en 'Otoño en Irati, caminando por el bosque mágico de Navarra'.

Otoño en Robledal de Betelu - Navarra por El Guisante Verde Project


octubre 01, 2019

Angkor: Banteay Srei, maravilla del arte jemer

Banteay Srei, guardianes y mandapa del prasat principal - Angkor, Camboya por El Guisante Verde Project

Banteay Srei, la ciudadela de las mujeres, o ciudadela de la belleza, es un templo jemer, del siglo X. Forma parte del complejo de la antigua Angkor y fue el primero de sus templos en ser restaurado; unos trabajos que se realizaron en 1931 y actualmente, Banteay Srei, es uno de los templos mejor conservados.

Banteay Srei es el cuarto complejo de la antigua Angkor al que dedicamos un artículo. Angkor Wat, el Bayon y la Terraza del Rey Leproso le han precedido. Cada vez que afrontamos el reto de volcar en palabras las sensaciones que nos produjo caminar por las ruinas más bellas que hemos visto, nos invade una emoción y un sentimiento que nos traslada de nuevo hasta las selvas de Camboya, recordando a Pierre Loti cuando escribió: "El peso y el misterio de estas grandes ruinas que llenan la mitad del cielo me van inquietando cada vez más a medida que se van cerrando los ojos; y sólo cuando le sueño está a punto de sumirme en la inconsciencia reconozco de verdad que se ha cumplido mi sueño de antaño, que me siento realmente llegado a Angkor..."

Banteay Srei, pabellón perpendicular sur - Angkor, Camboya por El Guisante Verde Project

El complejo de Banteay Srei se encuentra algo alejado del complejo principal de Angkor, a unos 45 km, a orillas del río Siem Reap. El templo fue consagrado el 22 de abril de 967, y fue el único de los templos importantes de Angkor no construido por un monarca, sino por dos brahmanes (casta sacerdotal, la más importante): Vishukumara y su hermano mayor, Yajnavaraha. De este último, erudito y filántropo, la estela fundacional del templo aporta abundante información, como que fue él quien optó por el diseño en horizontal, siguiendo la tradición arquitectónica hindú. El templo está dedicado principalmente al dios hindú Shiva, como Gran Señor de los Tres Mundos, aunque también Vishnu tiene protagonismo en el recinto.

Banteay Srei, gopura calzaa principal - Angkor, Camboya por El Guisante Verde Project

La Trinidad Hindú: Brahma, Shiva y Vishnu
Aventurarse a desentrañar un mundo con más de 300 millones de dioses es una tarea que produce vértigo; sin embargo, unas nociones básicas de quien es quien en Banteay Srei son necesarias. Brahma es la fuente de la sabiduría, el creador de todas las cosas en el Universo, aunque no es objeto de especial de adoración, porque su labor ha concluido. Brahma nació del huevo dorado, o bola de fuego, que surgió de las aguas primigenias; cuando la bola se dividió en dos, se crearon el paraíso y la tierra, con el cielo entre ambos. Después de crearse a sí mismo, Brahma comenzó a dar forma al universo. Shiva es temible, el enlace entre la vida y la eternidad, el dios que destruye el Universo, y desde el punto de vista búdico, es el dios más poderoso que habita en la Tierra. Suele aparecer en actitud de meditación, no en vano es el maestro de los practicantes del yoga. Shiva nos recuerda que todo principio tiene un final, que todo lo que nace debe morir. Se le representa con el color blanco; tiene tres ojos que simbolizan el sol, la luna y el fuego. A través de ellos puede ver el pasado, el presente y el futuro. El ojo de fuego suele mirar hacia el interior, pero cuando se dirige hacia fuera quema todo lo que observa: el universo termina con una simple mirada. Suele aparecer con cuatro brazos, símbolo de su dominio sobre los elementos; una serpiente alrededor del cuello y una guirnalda de calaveras que representa el nacimiento y destrucción perpetuos de la raza humana.

Por su parte, Vishnu gobierna sobre los principios que dirigen la existencia y el destino, mantiene la ley y el orden para conservar el equilibrio y la armonía. Controla todo lo que sucede en el universo y es protector del ser humano. Suele aparecer con cuatro brazos que representan las cuatro etapas de la vida, acompañado del disco, la concha, la maza y el loto. En su corazón luce una brillante piedra preciosa, símbolo del conocimiento. Cuando duerme, descansa sobre el rey serpiente, que simboliza la inmortalidad. Vishnu se reencarna constantemente, junto con su amada esposa Lakshmi, que es la diosa de la fortuna y la desgracia.

Banteay Srei, guardianes mono y genio - Angkor, Camboya por El Guisante Verde Project

El nombre de Banteay Srei, es moderno; la versión más extendida es que su origen se debe a la fascinación que los habitantes del lugar sentían ante la belleza de las numerosas devatas, semi-diosas, labradas en las paredes. De igual modo, podría responder a las pequeñas dimensiones de los edificios, y a la complejidad de sus bajorrelieves. También se ha apuntado la posibilidad de que las maestras constructoras hubieran sido mujeres. En el día al día del templo, las mujeres ejercían una importantísima función para la supervivencia de la población. Cada templo tenía a su cargo múltiples villas y hospitales y era el encargado de proveer a la población de víveres, productos de uso médico, plantas medicinales... El comercio entre los templos, tanto con clientes locales como extranjeros, era llevado a cabo por las mujeres, porque en la cultura jemer, las mujeres eran las que sabían y podían comerciar. Por este motivo los mercaderes chinos, por ejemplo, debían conseguir que una mujer jemer les aceptase, si querían llevar adelante sus negocios en esta parte del mundo.

Banteay Srei, devata - Angkor, Camboya por El Guisante Verde Project