Slider

Ruta al Mirador de Orkatzategi en Oñati, la Euskadi más espectacular Un fresco día de invierno, con el color azul brillando en el cielo, es el momento que elegimos para calzarnos de nuevo las botas y caminar...

enero 25, 2023

Ruta al Mirador de Orkatzategi en Oñati, la Euskadi más espectacular

Mirador de Orkatzategi, por El Guisante Verde Project
Un fresco día de invierno, con el color azul brillando en el cielo, es el momento que elegimos para calzarnos de nuevo las botas y caminar hasta uno de los balcones más espectaculares de Euskadi: el Mirador de Orkatzategi.

Oñati, la señorial villa, donde se fundó en 1540 la Universidad Sancti Spiritus, la primera de Euskadi, es nuestro punto de partida. Tomamos la carretera GI-3591 que se dirige hacia el Monasterio de Arantzazu. Tras recorrer menos de 5km, nos desviamos hacia las Cuevas de Arrikrutz, por la GI-3592, uno de los puntos a destacar, tanto del recorrido, como de la comarca del Alto Deba, en donde nos encontramos. Las cuevas son un auténtico laberinto kárstico compuesto por 14km de galerías, excavadas por el río Aldaola. A su belleza natural se une la importancia de los restos de animales encontrados, como el rinoceronte lanudo, aunque sin duda, uno de los restos más fascinantes es el esqueleto completo de un león de las cavernas.

Sendero hacia San Elías, por El Guisante Verde Project
La carretera nos llevará hasta Araotz, donde nació en el siglo XVI el explorador Lope de Aguirre, famoso por su búsqueda de El Dorado y por encabezar una rebelión contra Felipe II. Antes de llegar al pueblo, nos encontramos con la singular Iglesia de San Elías, Sandaili, del siglo XV, construida al abrigo de una cueva. Junto a la ermita, encontramos unos, anacrónicos y mal conservados, bancos de cemento que no hacen sino acentuar la sensación de abandono que produce el lugar. El agua que gotea del techo era muy apreciada por favorecer la fertilidad, según la tradición popular.

Cueva de la Iglesia de San Elías, por El Guisante Verde Project
Iglesia de San Elias - Araotz, Oñati, por El Guisante Verde Project
Sandaili - Araotz, Oñati, por El Guisante Verde Project
En el sendero que nos lleva desde la carretera hasta Sandaili es frecuente ver algunos miembros de la Escuela de Escalada de Araotz, practicando sobre las paredes rocosas, un lugar especialmente indicado para iniciarse en este deporte.

Escuela de Escalada de Araotz, por El Guisante Verde Project
El tramo de carretera que lleva hasta la entrada y el parking de las cuevas de Arrikrutz es bastante estrecho, aunque es una autopista en comparación con los 3 km que restan para llegar a Araotz. Tranquilidad, hay bastantes apartaderos para permitir el paso de dos vehículos. Aparcar en Araotz es, por decirlo suavemente, complicado. Hay un pequeño aparcamiento a la entrada del pueblo; está señalizado, también en nuestro mapa, y además es perfecto para realizar la senda que nos llevará hasta el mirador. Junto a la iglesia, dedicada a San Miguel, hay dos lugares habilitados para aparcar (cuando nosotros realizamos la ruta, a principios de enero de 2023, uno de ellos estaba siendo remodelado), aunque su capacidad es bastante limitada y es posible que tengamos que recorrer algún kilómetro de más, en función de donde hayamos podido aparcar el coche.

Sendero al Mirador de Orkatzategi, Oñati, por El Guisante Verde Project
Existen varias rutas que nos llevan hasta el Mirador de Orkatzategi, circulares en su mayoría y con distancias alrededor de los 11 km. La cumbre que vamos a hacer en esta ocasión no es la más alta del Macizo de Zaraia, pero su ubicación y su perfil norte la hacen destacar. Tanto es así que incluso la diosa Mari observa este rincón a diario desde su morada en Anboto...

La ruta que os proponemos es más rápida y directa; unos 7 km en total, con algo más de 450 metros de desnivel positivo, e incluye una visita al mágico Aitzulo. Ya con la mochila al hombro, subimos hasta la carretera (el parking está a un nivel más bajo, cerca del río), y tomamos la pista asfaltada que asciende por la derecha, siguiendo las características marcas blancas y amarillas de senda de Pequeño Recorrido.

En cuanto a la señalización de la ruta, hay que prestar atención porque la subida a Orkatzategi no es una de las rutas balizadas del Parque Natural Aizkorri - Arazt en el que se encuentra. Desde el punto de salida y durante buena parte del camino, sí que seguiremos las marcas que señalan el PR GI-3003, llamado Senda del Agua, aunque no será así todo el tiempo. Muy cerca de la cumbre, las dejaremos y seguiremos ascendiendo por senderos menos claros, aunque sin dificultad alguna de orientación.

Caseríos en Araotz, por El Guisante Verde Project
Vista de Cima Andarto en Araotz, por El Guisante Verde Project
Valle de Araotz y Gorgomendi, por El Guisante Verde Project
Caminando entre preciosos caseríos pronto comenzamos a tener vistas espectaculares del Valle de Araotz, uno de los más bonitos de Gipuzkoa, y apenas hemos recorrido 500 metros. Lo bueno que tiene este sendero es que su pendiente es pronunciada, lo que implica, esfuerzo aparte, que en poca distancia subimos de manera apreciable y la panorámica no deja de mejorar a cada paso. Fotos y más fotos, casi podríamos reproducir la ruta en slow motion...

Lurgorri Atxagarraga de Eugenio Otalora, Araotz, por El Guisante Verde Project
Jardín de Piedras de Eugenio Otalora, Araotz, por El Guisante Verde Project
Junto al camino, encontramos el curioso jardín de piedras de Eugenio Otalora. La tentación de sentarse y dejar pasar el tiempo sin más, entre esas rocas sin transformar, simplemente recogidas y depositadas allí, es fuerte. Seguimos la senda, bien marcada, y tras otro repecho, unos 700 metros, llegamos a una pequeña construcción con una cruz pintada sobre el dintel de entrada; tal vez en otro tiempo fue una ermita, aunque actualmente es un establo.

Ruta Mirador Orkatzategi, borda, por El Guisante Verde Project
Ruta Mirador Orkatzategi, caballos, por El Guisante Verde Project
Seguimos avanzando hasta que la pista se bifurca, tomando nosotros el ramal de la derecha, también señalizado con marcas blancas y amarillas. Toda esta zona de cumbres kársticas conforma un paisaje abrupto compuesto de barrancos, cuevas y caprichos de la naturaleza como Aitzulo.

Entrada a Aitzulo, Oñati, por El Guisante Verde Project
Aitzulo, salida hacia Orkatzategi, por El Guisante Verde Project
La Cueva de Aitzulo es una gigantesca ventana abierta en la roca, precedida de lo que parecen dos grandes cuevas, aunque en realidad se trata de un túnel de enormes proporciones, con la bóveda de una de ellas derrumbada, abierta al cielo. La sensación de encontrarse ante frente al vacío que se abre ante nosotros es difícil de describir. Por suerte, gracias a la magnífica foto de nuestra amiga @mnktorre podéis haceros una idea.

Ventana de Aitzulo, por @mnktorre
Continuamos con nuestra ruta, siguiendo las señales del PR y salimos a terreno abierto, donde tenemos a la vista la cima de Orkatzategi, nuestro destino, frente a nosotros. A nuestra espalda queda el Aloña, el camino al Monasterio de Arantzazu y se adivina el sendero que conduce a las campas de Urbia. Nuestro sendero asciende y nos acerca a la Balsa de Aitzgain. Allí dejamos de seguir las señales del PR, que nos apartan de nuestro camino y hay que remontar por un sendero, más bien difuso, entre bosque bajo.

Sendero Orkatzategi, vista del Kurutzebarri, por El Guisante Verde Project
Gorgomendi o Aloña, vista pasada la balsa de Aitzgain, por El Guisante Verde Project
Orkatzategi, sendero al mirador, por El Guisante Verde Project
Un poco por encima del nivel de la balsa, encontraréis un dolmen, sin excavar, señalizado con una placa, que os servirá de referencia. A partir de ahí, hay que remontar la montaña, por cualquiera de los senderillos que se encaminan hacia la cumbre. Ya antes de llegar al junto al buzón en forma de hacha, las vistas se vuelven hipnóticas, rodeados de montañas y valles, cumbres ya conocidas en el horizonte, como el Txindoki.

Ruta Mirador Orkatzategi, buzón con hacha, por El Guisante Verde Project
Es hora de reponer fuerzas, pensando en el descenso, siempre bajo la mirada curiosa en ocasiones, indiferente la mayoría, de los buitres leonados que tienen en este parque natural la mayor colonia de Gipuzkoa. Sentados en el borde norte del Orkatzategi, sobre su pared vertical, contemplamos el embalse de Urkulu dominando un paisaje que nos recuerda inevitablemente a los Alpes. Este rincón de Gipuzkoa es, sin duda, uno de los miradores más bonitos de Euskadi y una de las excursiones que, si nos visitáis, no os podéis perder.

Vista del Valle de Oñati desde Orkatzategi, por El Guisante Verde Project

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial