junio 30, 2020

Asturias, 7 rincones para volver al Paraíso

Playa Ballota - Asturias por El Guisante Verde Project

Al recordar nuestras escapadas por Asturias la expresión Volver al Paraíso cobra todo su sentido; una expresión a menudo utilizada en la promoción turística del Principado y que hace parecer un tanto pretencioso el título que hemos dado a estos párrafos. Elegir 7 rincones de Asturias que simbolicen ese ese regreso al paraíso terrenal no es una tarea sencilla y, como ocurre siempre en estos casos, es algo arbitrario. Hemos querido escapar de las ciudades, tal vez porque desde hace unos meses nos vemos unidos a ellas, limitados en sus límites, y apetece salir en busca de horizontes limpios donde el mar, las montañas y los valles parecen prolongarse sin fin.

Sierra del Sueve - Asturias, por El Guisante Verde Project

Asturias se muestra orgullosa de su Naturaleza, no en vano los parques nacionales, las reservas de la biosfera y otros espacios protegidos ocupan más de un tercio de su territorio. Tal vez por ello, la línea recta no siempre es la manera más rápida de llegar a un destino en suelo asturiano y, desde luego, nunca es la más interesante. Allí encontraremos las manchas forestales más abundantes de Europa, las simas kársticas más profundas del mundo, ríos donde la contaminación no es siquiera un mal recuerdo, o cumbres míticas, como el Picu Urriellu.


En Asturias se da esa mezcla que tanto nos gusta y que buscamos a menudo en nuestros viajes. El mar. Más de 470 km de costa marcan la frontera asturiana con el Mar Cantábrico. La montaña, los Picos de Europa se levantan apenas a 20 kilómetros de las arenas donde el mar rompe desde hace milenios. Otras sierras como la de El Cura o la de El Sueve extienden su influencia por la costa. Miradores, como el de El Fitu, nos permiten admirar la belleza de unas montañas que parecen mecerse al rumor de las olas.

Playa de San Martín - Asturias por El Guisante Verde Project

Cerca de la mitad del litoral lo ocupan las playas, la mayoría de arena fina, pequeñas, a modo de calas salpican toda la costa asturiana; solamente en el entorno de Llanes hay unas treinta, difícil elegir una. Incluso cuentan con la que podría ser la playa más pequeña del mundo, que además se encuentra en el interior, separada varios metros del mar que la baña colándose bajo los acantilados: el monumento natural de la Playa de Gulpiyuri. Durante mucho tiempo permaneció casi oculta a miradas foráneas, lo que ha favorecido su conservación, algo que podría cambiar desde su salto a la fama.

Bufones de Pría - Asturias por El Guisante Verde Project

El mar tiene un papel protagonista en nuestro recorrido asturiano, incluso en los días nublados cuando se vuelve azul cobalto; cuando rompe con furia contra los acantilados atravesando la piedra y se eleva hacia el cielo resoplando en los bufones. En cambio, en los días soleado, los colores verdes y azules, tal vez más propios de latitudes más cálidas, tiñen las aguas del Cantábrico, que luce en todo su esplendor sorprendiendo a no pocos visitantes.

Cristo de Borizo - Asturias, por El Guisante Verde Project

En Asturias encontramos parajes remotos; infinitos senderos donde caminar es un placer, como el GR 201, la Senda del Arcediano; aldeas donde resuena el oficio de los cunqueiros, en Degaña e Ibias; muy cerca, en Cangas de Narcea, vemos atardecer sobre las terrazas conquistadas por la vid en terrenos donde la llamada “vendimia heroica” no necesita explicación. Taramundi, donde los árboles y el agua y los se unen para crear un paisaje único, tendremos que hablar pronto de sus ingenios hidráulicos.

La Senda del Arcediano, GR 201 - Asturias por El Guisante Verde Project

Caminamos por bosques poblados de leyendas, transitados por el oso y un sin de especies, jabalí, corzo, rebeco, ciervo, águila, buitre leonado, nutria, urogallo… De Somiedo a los Parques Naturales de Redes y Ponga, o la reserva de Peloño, pasando por los Picos de Europa, la montaña asturiana, en la que hemos desgastado las botas en todas las estaciones, nos ha dejado recuerdos imborrables.


1. La Costa y las Playas de Asturias (alrededores de Llanes)

Cué - Asturias por El Guisante Verde Project

Playa Cuevas del Mar - Asturias por El Guisante Verde Project

Playa de Poo - Asturias por El Guisante Verde Project

La Islona, Cué - Asturias por El Guisante Verde Project

Playa de Cue - Asturias por El Guisante Verde Project

Castro de las Gaviotas - Asturias por El Guisante Verde Project

Playa de Cue - Asturias por El Guisante Verde Project

Playa de S. Martin - Asturias por El Guisante Verde Project


2. La Sierra del Sueve

Mirador del Fitu - Asturias por El Guisante Verde Project

Sierra del Sueve, camino del Picu Pienzu - Asturias por El Guisante Verde Project


3. Muniellos, Cangas del Narcea, Degaña e Ibias

Bosque de Muniellos - Asturias por El Guisante Verde Project

Cangas del Narcea - Asturias por El Guisante Verde Project


4. Picos de Europa

Asturias, Picos de Europa por El Guisante Verde Project

Senderos en Picos de Europa - Asturias por El Guisante Verde Project

Picos de Europa - Asturias por El Guisante Verde Project



5. Peloño y Ponga

Picos de Europa desde Peloño - Asturias, por El Guisante Verde Project

Senderos en Peloño - Asturias, por El Guisante Verde Project

Ponga - Asturias, por El Guisante Verde Project

Peloño - Asturias, por El Guisante Verde Project


6. Taramundi

Senderos y Bosques de Taramundi - Asturias por El Guisante Verde Project

Montes de Taramundi - Asturias por El Guisante Verde Project

Senderismo en Taramundi - Asturias por El Guisante Verde Project

Teixois, Taramundi - Asturias por El Guisante Verde Project


7. Somiedo

Borda en Somiedo - Asturias por El Guisante Verde Project

Somiedo - Asturias por El Guisante Verde Project


Siete rincones para volver al Paraíso que representan tan solo una pequeña parte de lo mucho que Asturias nos ofrece; incontables lugares se han quedado en el tintero, otros muchos son todavía desconocidos para nosotros… Seguiremos volviendo, y descubriendo rincones, razones no nos faltan.

Atardecer en Pría - Asturias por El Guisante Verde Project

junio 15, 2020

Cantabria, de las Dunas de Liencres a la Arnía, un paseo por la Costa Quebrada

Playa de Canallave en las Dunas de Liencres, Cantabria por El Guisante Verde Project

En Cantabria, entre Santander y Cuchía, unos veinte kilómetros separan ambas localidades, encontramos uno de los escenarios costeros más atractivos del norte de España: la Costa Quebrada, un parque geológico (con muchas posibilidades de convertirse en geoparque mundial), que impresiona incluso a aquellos a los que las piedras no les dicen nada y que nosotros vamos a recorrer en parte; desde el Parque Natural de las Dunas de Liencres a la Playa de la Arnía.

Antigua Linea de Costa en Arnia, Costa Quebrada - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Antigua Linea de Costa en Arnia, Costa Quebrada - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Dunas de Liencres desde la Playa de Mogro, Costa Quebrada - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Cala Madero en la Costa Quebrada - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Nuestro camino empieza en el Parque Natural de las Dunas de Liencres, junto a la desembocadura del río Pas, la ría de Mogro. El parque natural, así declarado en 1986, tiene todos los elementos para atraer al visitante: calas y playas de gran belleza, como Valdearenas y Canallave, un gran bosque de pino marítimo, y las dunas, con el Mar Cantábrico de fondo.

El ecosistema de las dunas se ha formado gracias a los depósitos de arena que el oleaje acumula en la parte superior de la playa y, una vez secos, son transportados tierra adentro por la acción del viento. Es un paraje de gran belleza: su vegetación es única y muy frágil, por ese motivo su visita tiene algunas restricciones, con el fin de preservarlo.

Bosque de Pino Marítimo, Dunas de Liencres - Cantabria, por El Guisante Verde Project


Parque Natural de las Dunas de Liencres - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Vegetación en el Parque Natural de las Dunas de Liencres - Cantabria por El Guisante Verde Project

Es necesario, entre otras cosas, no salirse de los senderos balizados. Los atardeceres sobre las playas son imanes para los fotógrafos y, especialmente durante el invierno, la presencia de multitud de aves acuáticas migratorias son un motivo más para acercarse a este punto del litoral cántabro.

Desembocadura del Pas en las Dunas de Liencres - Cantabria por El Guisante Verde Project

La Ría del Pas, en ls Dunas de Liencres - Cantabria por El Guisante Verde Project

Playa de Canallave, atardecer en las Dunas de Liencres - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Canallave, playa de surf en las Dunas de Liencres - Cantabria por El Guisante Verde Project

Playa Canallave en el Parque Natural de las Dunas de Liencres - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Fotografiando en la Playa de Canallave, Dunas de Liencres - Cantabria por El Guisante Verde Project

Dunas sobre la playa de Valdearenas - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Mirador de las Dunas de Liencres - Cantabria por El Guisante Verde Project

Dunas de Liencres, parque natural - Cantabria por El Guisante Verde Project

Bosque de Pinos y Dunas de Liencres - Cantabria por El Guisante Verde Project

El sendero, salvando un par de urbanizaciones que se interponen en nuestro camino, nos lleva por un mundo de caprichosas creaciones que la naturaleza ha trabajado durante 125 millones de años en forma acantilados, estuarios, islotes, playas, flechas y dunas. Contemplaremos restos de la primitiva línea de costa, bañada por un mar cálido. El fondo de aquel mar estaba poblado por bivalvos, cuyas conchas han formado, como si arrecifes de coral fueran, los característicos urros.

Fotografiando los Urros de Liencres - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Urro del Manzano, Costa Quebrada - Cantabria por El Guisante Verde Project

Urros de Arnía, Costa Quebrada - Cantabria por El Guisante Verde Project

Son, aproximadamente, doce kilómetros (ida y vuelta), que pueden ser alguno más si descendéis a todas las playas que vamos a encontrarnos por el entretenido sendero. Nosotros lo hemos realizado un par de veces, a pie, aunque también os podéis animar a realizarlo con bicicleta de montaña; para este recorrido es recomendable que os llevéis agua y comida, especialmente si pensáis pasar el día, que para nosotros es la mejor opción. También podéis encontrar, en las urbanizaciones situadas a medio camino y en los puntos de inicio y fin (con buenas vistas en especial en la Arnía), algunos bares y restaurantes, es otra posibilidad.

Costa Quebrada - Cantabria por El Eguisante Verde Project

Playa de Somocuevas, Costa Quebrada - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Sendero de las Dunas de Liencres a la Arnía - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Vista desde Punta del PIno, Costa Quebrada - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Sendero Costa Quebrada, también con el perro - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Playas de arena y roca en la Costa Quebrada - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Plegamientos junto a la Playa de Portio, Costa Quebrada - Cantabria por El Guisante Verde Project

El sendero no presenta dificultades de orientación, discurre de forma paralela junto a la costa, y en algunas ocasiones aparecen pequeños caminos que se asoman algo más sobre los acantilados o que llevan a alguna de las numerosas playas y pequeñas calas por las que pasaremos.

Hacer el recorrido con marea baja eleva el número de posibilidades a la hora de elegir un lugar para darse un baño alejado de multitudes. En un punto del sendero nos toparemos de frente con el mar, ahí debemos rodear la pequeña bahía donde se concentran las viviendas de la urbanización para retomar el sendero que nos llevará hasta la Playa de la Arnía.

Playa de la Arnía en la Costa Quebrada - Cantabria, por El Guisante Verde Project

Flysch en la Playa de la Arnia , Costa Quebrada - Cantabria por El Guisante Verde Project

Mar batiendo contra los Urros de Liencres, Costa Quebrada - Cantabria por El Guisante Verde Project

Arenal de la Playa de Arnía, Costa Quebrada - Cantabria, por El Guisante Verde Project

La costa evoluciona, lentamente, cambiando de forma casi imperceptible a nuestros ojos, aunque inexorable; en otras ocasiones, sin embargo, los cambios son dramáticos, como en febrero de 2017, cuando un temporal derribó uno de los iconos de la costa: la Aguja de las Gaviotas. Poco tiempo después volvimos a realizar el sendero y nos apenó ver a ese gigante de piedra abatido y convertido en un montón de rocas, así que hemos decidido compartir aquí, como un homenaje, la vista con los urros completos.

La Aguja de las Gaviotas, Arnía, Costa Quebrada -  Cantabria, por El Guisante Verde Project

Caminar entre los estratos inclinados, en formas imposibles, auténticos libros de historia de la Tierra, tallados y pulidos por el viento y el mar, nos hace sentir realmente insignificantes, invitados en un Planeta que, a veces, de forma irracional e incomprensible, el ser humano se empeña en destruir.

Atardecer en la Playa de Canallave, Dunas de Liencres - Cantabria, por El Guisante Verde Project



Otras Rutas de Senderismo en Cantabria



Senderos con sabor a Mar: ruta al Faro de Cabo Mayor en Santander





El Faro del Caballo en Santoña, un rompepiernas con encanto