julio 16, 2018

Las Máquinas de la Isla de Nantes, una experiencia steampunk

Máquinas de la Isla - Nantes, Francia por El Guisante Verde Project

¿Puede el hombre dotar de vida a las máquinas? Es la pregunta que nos viene a la mente mientras caminamos por la Isla de Nantes, la Îile de Nantes. Sede de una desaparecida industria naval, parece transformarse ante nuestros ojos en una especie de Isla del Doctor Moreau mecánica (aquella donde el personaje de la novela de H.G. Wells experimentaba para transformar a los animales en seres humanos). Unas sorprendentes máquinas “vivientes” la han convertido en su hogar, son las Machines de l’île, las Máquinas de la Isla.

Máquinas de la Isla, Garza - Nantes, Francia por El Guisante Verde Project

No podemos evitar pensar que tal vez la obra de H.G Wells rondara por las cabezas de François Delarozière y Pierre Orefice, cuando imaginaron este universo propio donde con frecuencia olvidamos que los seres que estamos contemplando están realizados en madera y metal.

Aviador Steampunk de las Máquinas de la Isla - Nantes, Francia por El Guisante Verde Project

La estética del lugar y de las creaciones van a sorprender a todo aquel que acerque hasta la isla, aunque los que se verán más recompensados serán los amantes del steampunk. Este subgénero literario nacido en los años ochenta del siglo XX proponía una visión futurista desde el ambiente de la época victoriana en Inglaterra, aunque ha trascendido las páginas de los libros para convertirse en un movimiento sociocultural impregnando con su estética no solo al resto de las artes, sino también al mundo de la moda.



Nantes es la ciudad en la que debía nacer un mundo como las Machines de l’île, al fin y al cabo el gran referente del steampunk, junto a Wells, es otro escritor con el que todos hemos viajado en innumerables ocasiones por los lugares más fascinantes, recorriendo 20.000 leguas de viaje submarino; circunvalando el globo en 80 dias; visitando el corazón de nuestro planeta y saliendo fuera de sus fronteras en un viaje a la Luna, por recordar algunos… Julio Verne, nacido en Nantes. (Leer el post "16 Imágenes que te harán querer viajar a Nantes")

julio 03, 2018

Oslo, del Jardín Botánico de Tøyen a los rosales de Vigeland Park

Jardin Botánico de Toyen - Oslo por El Guisante Verde Project

La primavera y el verano son los mejores momentos para visitar dos lugares especialmente coloridos de la capital de Noruega, Oslo: el Jardín Botánico de Tøyen (el barrio más multicultural de la ciudad) y los rosales del parque de esculturas de Vigeland en Frogner Park.


Jardin Botánico de Toyen - Oslo por El Guisante Verde Project

En cualquier caso, coincidir con el pico de color no es una ciencia exacta, al fin y al cabo, dependemos de las condiciones climáticas que pueden retrasar o adelantar la floración. El invierno pasado, 2017-2018, ha sido muy atípico en Oslo, con grandes nevadas que arrancaron muy pronto, ya en octubre.

Jardin Botánico de Toyen - Oslo por El Guisante Verde Project

La primavera transcurrió rápido para dejar paso a un calor inusual con valores rondando los 30ºC durante semanas, lo que ha dejado imágenes inéditas de las zonas de playa urbana como Sørenga, y provocado cierta alarma por los incendios y las reservas de agua... Es posible que algunas plantas ya no presenten flores. No obstante, la mayor parte se encuentra en su apogeo, así que no dejéis de visitar los dos jardines este verano, porque os van a sorprender.

Jardin Botánico de Toyen - Oslo por El Guisante Verde Project

La finca de Tøyen remonta su historia hasta el siglo I a.C. y su nombre recuerda que era una tierra fértil y de pasto. Durante la Edad Media el lugar formó parte del Convento de Nonneseter. En 1812 el rey Frederik VI la compró y la donó a la universidad, ampliando la extensión de la finca hasta incluir una zona litoral del fiordo de Oslo.

Sin embargo, buena parte de las tierras de la ampliación fueron vendidas o arrendadas y es el viejo jardín barroco el núcleo del actual jardín botánico.

Jardin Botánico de Toyen - Oslo por El Guisante Verde Project

El Jardín Botánico fue fundado en 1814, y actualmente pertenece al Museo de Historial Natural de la Universidad de Oslo (Botanisk Hage og Museum Tøyen), que busca, mediante la investigación, la educación y la conservación hacer aun más visible para la población noruega la importancia que para el Planeta tiene mantener la diversidad de plantas que lo habitan.

En los edificios del recinto se encuentran, además del Museo de Botánica, los de Zoología, Paleontología, Geología y Minerales.

Jardin Botánico de Toyen - Oslo por El Guisante Verde Project

Jardin Botánico de Toyen - Oslo por El Guisante Verde Project

Jardin Botánico de Toyen - Oslo por El Guisante Verde Project

Jardin Botánico de Toyen - Oslo por El Guisante Verde Project

Jardin Botánico de Toyen - Oslo por El Guisante Verde Project

En un proyecto que aun se encuentra en fase de ingeniería, el Museo de Historia Natural está desarrollando un modelo nuevo de exposición, donde al visitante se le invita a viajar a través de 4 invernaderos en forma de cúpula que albergan cinco zonas climáticas, partiendo del clima templado frío de Oslo.

El sendero que conduce al norte nos llevará directamente a la zona climática ártica en un ambiente controlado artificialmente para reproducir las condiciones de temperatura, luz y humedad de esos parajes.

junio 23, 2018

Butrint, descubriendo un tesoro cultural en Albania

Basilica de Butrint (interior) - Albania por El Guisante Verde Project

La historia del Mediterráneo cuenta con dos tesoros excepcionales en Albania: las antiguas ciudades de Butrint y Apolonia de Iliria. La primera forma parte desde 1992 de la lista Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es, además, el destino turístico cultural mas visitado del país. Apolonia (objeto de un próximo artículo), con toda seguridad, formará parte de ese club a corto plazo, ya que la UNESCO ha reconocido su excepcional valor universal.

Apolonia - Albania por El Guisante Verde Project

Como ya le ocurrió a Croacia primero, y a Montenegro después, Albania, hasta hace pocos años el país más hermético de Europa, se está poniendo de moda entre los viajeros que buscan nuevas experiencias sin salir del Viejo Continente. Cuando, hace unos meses, pusimos nuestros pies en este pequeño país de los Balcanes, muy pronto comprendimos que Albania no tardaría en convertirse en uno de los destinos a tener en cuenta, y así os lo contamos en nuestro anterior artículo "Viaje por el Sur y Centro de Albania, primeras impresiones".

Blue Eye - Albania por El Guisante Verde Project

Ambos lugares sirven para mostrar las posibilidades de un destino que lo tiene todo: playas formidables, montañas y valles majestuosos, ciudades sorprendentes, carreteras con vistas de vértigo, una gastronomía auténtica, gentes amables, un rico patrimonio histórico-cultural..., y sin competencia en cuanto al coste de un viaje.

Fuente del s.II en Butrint - Albania por El Guisante Verde Project


Origen e Historia de Butrint

Virgilio nos cuenta en la Eneida que Butrint, Buthrotum, fue fundada por Heleno, hijo de Príamo y hermano de Paris y Héctor, que había huido de la Guerra de Troya. Eneas, el héroe troyano, en su camino hacia Italia tras escapar de la destrucción de Troya, buscaría refugio primero en Butrint, para continuar después hasta el Lazio, donde sus descendientes fundarían Roma. Otras versiones atribuyen al propio Eneas la fundación de la ciudad, como ofrenda a los dioses por haber escapado de la muerte. El toro elegido para el sacrificio saltó al mar, cruzó una laguna y murió en la orilla. Ese fue el lugar para fundar Butrint (toro herido).

junio 11, 2018

Bilbao Berria Restaurante, gastronomía nómada

Bilbao Berria Coctelería por El Guisante Verde Project

Nos vamos de menú, a probar lo que se cuece en los fogones de Bilbao Berria. Este restaurante abrió sus puertas en una de las calles más emblemáticas de la villa, Ledesma, en 2014, aunque sus creadores no eran unos recién llegados; ni mucho menos.

Bilbao Berria Cóctel de Frutas por El Guisante Verde Project

La tradición hostelera familiar de los Lasa arranca en 1952 con el Monterrey, aun plenamente operativo, de la calle Gran Vía. La misma calle donde, durante 25 años, la cafetería y restaurante Metro Moyua fue una referencia culinaria y de buen servicio en el "Botxo", hasta que cerró sus puertas para trasladarse a los nuevos locales de la calle Ledesma, ocupando el espacio de otro templo gastronómico bilbaíno, el restaurante Matxinbenta, también fundado por Dionisio Lasa. Su hijo Iñaki, junto con dos amigos, creó el grupo Bilbao Berria, que cuenta con establecimientos en Barcelona, Sitges, Londres y México.

Hace escasamente un par de meses que el grupo inauguró un nuevo local en Bilbao, Basuki. Nuestra experiencia, os la contamos bajo el título "Basuki Restaurante, gastronomía social en Bilbao"

La Jaula de Bilbao Berria por El Guisante Verde Project

Bilbao Berria consta de dos partes diferenciadas: el bar, con una terraza siempre animada, donde también podemos disfrutar de algunos platos de su cocina, y el restaurante, en el que destaca la mesa conocida como "la Jaula" que es donde, atendidos por Jose Antonio Ramos, Premio Euskadi de Gastronomía al Mejor Jefe de Sala, por el que parecen no pasar los años, conocimos de primera mano la carta del restaurante.

Un cóctel de frutas, preparado con mimo junto a nuestra mesa, para comenzar acompañando a la Cecina Premium de León, y Picos de Sevilla.

mayo 31, 2018

Ciudad Antigua de Corfú, un bastión a orillas del Jónico

Fortaleza Antigua - Corfu, por El Guisante Verde Project

Corfú, o Kérkyra, es la capital de la isla de la que toma su nombre. Desde el agua, a través la neblina que se eleva desde el mar, Corfú se extiende ante nosotros como si fuera un anfiteatro que invita a acomodarse en sus gradas, mostrando su mejor cara. Sin embargo, defendida por dos fortalezas, es un auténtico bastión que se levanta a orillas del mar Jónico, dispuesta a derrotar a todo el que trate de conquistarla.

Campanario de Agios Spyridon desde la Fortaleza Antigua - Corfu por el Guisante Verde Project

Partimos hacia Corfú con unas expectativas más bien bajas en cuanto a lo que podría dar de sí la capital: demasiados turistas, cierta falta de mantenimiento, precios desproporcionados…, era lo que nos había llegado por diferentes fuentes. En realidad, no nos preocupaba porque solamente se trataba de una escala, casi obligada, en nuestro viaje a Albania.

Mosaico de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project


Sin embargo, debemos decir que Corfú, la ciudad, ha resultado una auténtica sorpresa, en el buen sentido y que, de buena gana, nos habríamos quedado durante mas días entre sus callejuelas. También nos ha ocurrido lo mismo con Corfú, la isla, y eso que las expectativas en ese caso eran mayores y por tanto más difíciles de cumplir. Hemos podido recorrer solamente parte del centro y el norte. Cuatro días que nos han sabido a muy poco, y que nos han dejado con ganas de volver. Veréis por qué...

Restaurantes de la Ciudad Antigua - Corfu por El Guisante Verde Project

Calles comerciales Ciudad Antigua - Corfu por EGVP

Al llegar a Corfú nos dirigimos hacia la Ciudad Antigua, rodeada de murallas, al abrigo de la Fortaleza Antigua y la Fortaleza Nueva. Ese espacio, relativamente pequeño pronto resultó insuficiente para albergar a la creciente población. Las casas comenzaron a ganar altura, se edificaron muy juntas, en piedra y sin usar cemento, dejando unas calles adoquinadas y estrechas (kantouina), a menudo en sombra; caminar por ellas puso a prueba nuestro sentido de la orientación.

mayo 17, 2018

Foro Romano, la arena donde no podrás ver jugar a Rafa Nadal


Rafa ya está en Roma. El mejor tenista en tierra batida de todos los tiempos busca recuperar la corona de laurel en la Ciudad Eterna. Jugará en el Foro Itálico, el complejo deportivo con el que Mussolini quiso dejar su sello como mecenas, creando un espacio que le abriera las puertas de la Historia, tal vez en un intento de emular a los antiguos romanos, los que crearon el verdadero Foro Romano, el Forum Romanum, por el que aun resuenan los pasos de los centuriones...


La vida en la ciudad de las siete colinas tenía su epicentro en el Foro. Allí se encontraban las instituciones de gobierno, se realizaba el culto a los dioses, y la vida social desde el comercio al ocio, en todos sus aspectos, tenía lugar en este espacio, hoy ruinoso, situado entre el Anfiteatro Flavio o Coliseo y una de las más famosas y altas colinas de Roma, la Capitolina, en cuya cima diseñó Miguel Angel la actual Piazza del Campidoglio.


Un camino de poco más de un kilómetro de longitud, la Vía Sacra, conecta sus extremos; mil años de Historia en un recorrido que se puede realizar, sin detenerse, como quien ve una película, en quince minutos. Y no pocos lo hacen así..., algo que nos produce escalofríos. Nosotros preferimos dedicarle el tiempo que merece este lugar, la cuna de la Caput Mundi.


Lo primero que llama nuestra atención en nuestro regreso al Forum Romanum es el vallado del Foro y el consiguiente pago de entrada, que incluye también el Coliseo y el Palatino. Algo que imaginamos inevitable ante una destructiva invasión que ni los mas aguerridos legionarios podrían contener: los turistas.


También pudimos comprobar que han mejorado los paneles informativos, con reconstrucciones de los edificios que ayudan, incluso a los que estamos acostumbrados, a imaginar como fue este espacio en sus mejores momentos. Y ahora, a ponerse las zapatillas, que toca andar. Por cierto, a Maribel más le hubiera valido llevar un buen par de caligae, en lugar de su calzado moderno, acolchado y transpirable que se fue, literalmente, deshaciendo a pedazos por los adoquines de la vía Sacra...