noviembre 15, 2018

Oudenaarde, Adriaen Brouwer y las gafas de Carlos V

Oudenaarde, Ayuntamiento por El Guisante Verde Project

El programa Maestros Flamencos provoca que los que amamos la cultura tengamos aún más excusas para viajar a Flandes, con figuras como Brueguel, Van Eyck, y Rubens, del que ya nos hemos hecho eco en nuestro artículo De Viaje por Amberes Barroco, Rubens inspira. Como parte de este programa, la ciudad de Oudenaarde ofrece, por primera vez, la oportunidad de ver la obra de Adriaen Brouwer, oriundo de esta ciudad. Su trabajo alcanzó fama y cotización en el siglo XVII, aunque con el paso del tiempo ha quedado eclipsado por grandes maestros como Rubens o Rembrandt, que hoy sabemos se vieron influidos por su estilo y eran coleccionistas de sus obras. Rubens tenía en su casa taller 17 telas de Brouwer.

Fotografiando De kaartspelers de Adriaen Brouwer - MOU Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Tras un paseo de unos 15 minutos desde la estación de tren que comunica Oudenaarde con Gante, Amberes o Bruselas, llegamos a la Plaza del Mercado, el centro neurálgico de la ciudad y de las Ardenas flamencas. Esta escapada para visitar la exposición de Adriaen Brouwer ha sido un todo un descubrimiento. Arte y cultura, beber, comer y compartir mesa, senderismo y pasión por el ciclismo, son las cartas de presentación de Oudenaarde, y en sólo unas horas podemos confirmar que hacen gala de todas ellas.

Adriaen Brouwer, Maestro de Emociones

Adriaen Brouwer, inicio exposición - MOU, Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Es una ocasión única también para sus residentes poder contemplar las obras de uno de sus ciudadanos más ilustres, Adriaen Brouwer en la exposición que acoge el MOU - Museum van Oudenaarde en de Vlaamse Ardennen. En su sitio web podréis consultar horarios, precios, como llegar, etc.

En la muestra del MOU podemos disfrutar de 30 telas de mano de Brouwer, y contrastarlas con otras 25 de distintos artistas de su entorno. Las obras expuestas llegan procedentes de museos de todo el mundo.

 Willem Pietersz Buytewech, 'Alegre Compañía' - Gemäldegalerie, Berlin por El Guisante Verde Project

Marten I van Cleve 'Het Sint-Maartensfest' - Rubenshuis, Amberes por El Guisante Verde Project

La exposición, que termina a mediados de diciembre, se ha organizado en torno a cuatro grupos temáticos. El primer grupo nos presenta a Brouwer como el Nuevo Brueghel, tal y como se le conocía en su época. Cuando Brouwer comienza su carrera, Brueghel llevaba muerto mas de medio siglo, aunque su trabajo seguía muy presente. Ambos compartían el interés por las clases bajas, por el comportamiento pecaminoso según las creencias cristianas, y un gran sentido del humor en sus pinturas.

Ocio y Diversión: las Alegres Compañías de Brouwer; el artista vive en Amsterdam y Haarlem, donde se deja influir por las nuevas tendencias de la pintura y el grabado. Representa escenas pacíficas de fiesta y celebración de las clases más bajas, donde aporta nuevos conceptos: reducción del número de personajes y mejor distribución por el lienzo; colores menos intensos, e introduce temáticas nuevas en sus composiciones, acorde a los cambiantes usos sociales.

Adriaen Brouwer 'Campesinos peleando' - Alte Pinakothek, Múnich por El Guisante Verde Project

Maestro de Emociones: cabezas, retratos y autorretratos. Brouwer se muestra cada vez mas interesado por las emociones humanas, y por ello se concentra en los retratos; el mejor ejemplo son los llamados tronies. Se trata de cabezas extremadamente expresivas, con actitudes que van desde lo cómico a la caricatura e incluso a lo grotesco.

El último grupo, Brouwer como pintor de paisajes, define la aportación del artista al estudio de la luz en diferentes momentos del día y su influencia en el posterior desarrollo de la pintura paisajística.

El padre de Brouwer trabajaba como pintor de cartones para tapices en Oudenaarde. Adriaen es un artista que inspiró a maestros como Rubens y Rembrandt, coleccionistas de sus lienzos.

Frans Hals, 'Chico sonriente con flauta' - Staatliches Museum Schwerin - Staatliches Museum Schwerin por El Guisante Verde Project

Brouwer nos sirve para entender la transición del Brueghel del siglo XVI a las escenas de género del siglo XVII. Podemos ver en sus inicios la influencia de las grandes telas que ilustran refranes de los Países Bajos, donde cada cuadro esconde multitud de enseñanzas y llama a la moral de quienes los contemplan. El contexto de los cuadros son las ferias y festividades, los campesinos bebiendo, comiendo, peleando en las tabernas, y las consecuencias de los excesos son explicitas en la forma crítica en la que se representa a las clases sociales más bajas desatendiendo sus obligaciones, vomitando, defecando...

Casi todas las piezas expuestas son de pequeño formato y uno diría que Brouwer investiga, tantea, en el uso de la pincelada, el movimiento y el color, la representación de los sentidos, de los pecados capitales, en retratos y autorretrato. Ahora él y sus amigos pasan a ser los protagonistas de esas escenas de género.

Peter Brueghel el Viejo, 'Sint Joriskermis' - KMSKA, Amberes  por El Guisante Verde Project

Adriaen Brouwer, 'Campesinos Celebrando' - Kunsthaus, Zurich por El Guisante Verde Project

Adriaen Brouwer, De Kaartspelers - KMSKA , Amberes por El Guisante Verde Project

Adriaen Brouwer, 'Los Fumadores' - Metropolitan Museum of Art, New York  por El Guisante Verde Project

El tabaco, por lo novedoso de su uso, se pone de moda en las reuniones sociales, y los propios autores aparecen fumando junto con otros amigos o artistas, y es en obras como la del Metropolitan Museum of Art, "Los Fumadores", donde podemos ver al propio Brouwer, en su único autorretrato conocido, con Jan Lievens, Joos van Craesbeeck, Jan Cossiers y Jan Davidsz, expuestas obras de los dos primeros también en la sala. Resulta interesante comparar sus obras con los retratos de Frans Hals, o los autorretratos de Rembrandt. Y comprobar su influencia en paisajes de Rubens o David Teniers.

Rubens, 'Los Sauces' - Museo de Bellas Artes de Houston por El Guisante Verde Project

Adriaen Brouwer, 'Paisaje con Luna llena' - Gemäldegalerie, Berlin por El Guisante Verde Project

Adriaen Brouwer, Maestro de las Emociones - MOU, Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Adriaen Brouwer muere muy joven y durante muchos años no es para muchos sino uno más de esos pendencieros juerguistas protagonistas de sus cuadros. Han tenido que sucederse varios estudios para que los críticos se fijen de nuevo en él. Es provocativa e innovadora la forma en la que estudia y muestra las emociones y los pequeños detalles que dan credibilidad a sus escenas de taberna. Si uno se fija en los múltiples gestos y actitudes reproducidas en su obra, queda justificado que el título del catálogo sea Brouwer, Maestro de emociones.

Adriaen Brouwer, 'Operación de Espalda' - Städel Museum, Frankfurt por El Guisante Verde Project

Al igual que las visitas de Amberes de la mano de Rubens y el festival Amberes barroco, Rubens inspira, también podemos recorrer las calles de Oudenaarde de la mano de Adriaen Brouwer, con instalaciones que proponen un diálogo con artistas de hoy en día. Los gestos reflejados en los cuadros de Brouwer no son muy diferentes de los que podemos ver entre conocidos compartiendo una cerveza o probando el plato del día en el cercano Pomme´dor, incluso nos llevamos la sorpresa de que a Roberto le hablan todo el tiempo en neerlandés puesto que “tiene cara de flamenco”. Después de ver la exposición no sabemos si es algo positivo o no...

Adriaen Brouwer, 'Interior con músico de laud y mujer cantando' - Victoria & Albert Museum, Londres por El Guisante Verde Project

De todos modos, compartimos la actitud de Adriaen Brouwer, y de muchos maestros flamencos, en cuanto a que, de vez en cuando, es necesario reirse de uno mismo; no tomarse las cosas tan en serio y aprovechar los buenos momentos. Así que también hemos intentado meternos en la piel de las pinturas de Adriaen, y hasta aquí podemos contar... No podemos conocer que opinaría Adriaen sobre esta exposición que ha reunido obras suyas dispersas por museos de todo el mundo en su ciudad natal; tal vez, mostraría la misma cara de sorpresa con la que se retrató a sí mismo en 'Los fumadores', o podría mostrarse indiferente ante el reconocimiento y la adulación. Lo que es seguro, es que la muestra del MOU salda una vieja cuenta que la Historia del Arte tenía con este joven maestro.

Adriaen Brouwer, 'Hombre viejo en la Taberna' - KMSKA, Amberes por El Guisante Verde Project

Algo que también tenemos claro es que muchos de los cuadros que hemos visto bien podían ser una campaña de cervecería Roman, que comenzó en la ciudad en 1545. Muy a pesar nuestro, nos hemos quedado sin probar la Bruin, que este año rinde homenaje a Adriaen Brouwer, ¿será que tenemos que volver pronto a Oudenaarde?

Adriaen Brouwer, 'Un hombre gordo' - Mauritshuis - La Haya por El Guisante Verde Project

Nuestro Recorrido por Oudenaarde: Arte e Historia

Oudenaarde se encuentra en la provincia flamenca de Flandes Oriental, a orillas del rio Escalda y rodeada por las colinas de las Ardenas Flamencas. Actualmente su municipio comprende varias localidades. La santa patrona de Oudenaarde es Valburga, una religiosa benedictina inglesa que, entre otros logros, salvó su propia vida y la de los marineros que viajaban con ella, al arrodillarse en el puente del barco en el que viajaba y rezar durante una terrible tempestad.

Oudenaarde por El Guisante Verde Project

En la década de 1920 se descubrieron en Ename, un suburbio de Oudenaarde, restos de lo que parecían ser fortificaciones. Efectivamente, en 974, Otón II, Sacro Emperador Romano construyó en Ename una de sus tres fortificaciones junto a la orilla derecha del río Escalda, como protección ante un posible ataque por parte de Francia. Las otras se encontraban en Valenciennes y Amberes. La ciudad prosperó rápidamente y en 1005 ya era la ciudad más grande del Ducado de Lorena.

Jardín de Dalias - Oudenaarde, por El Guisante Verde Project

Sin embargo, en 1033 o 1030 el conde de Flandes Balduino V destruyó la fortaleza, consiguiendo para el año 1047, dominar todo el territorio circundante. La ciudad fue demolida en 1054, quedando en pie la antigua iglesia de San Salvador y la de San Lorenzo. Para entonces la población ya había abandonado la ciudad, estableciéndose mayoritariamente en la recién fundada Oudenaarde. Con el fin de desmilitarizar y pacificar la frontera otoniana la esposa de Balduino V, Adela de Francia, fundó la benedictina Abadía de Nuestra Señora en 1063. Al finalizar la construcción, en 1070, se refundó como San Salvador. Durante los siglos siguientes, se desarrolló en torno a la abadía una población de granjeros y artesanos, que fue sorteando el paso de la historia hasta su desmantelamiento en 1795, consecuencia de la Revolución Francesa.

Las excavaciones de la ciudad, las fortificaciones, el claustro..., han sido una gran fuente de información sobre la época.

La gran beneficiada de la decadencia de Ename fue Oudenaarde que, ya durante el siglo XI, comenzó a despuntar gracias al comercio y la fabricación de telas y tapices; también la industria cervecera jugó un papel importante. Se levantaron iglesias, hospitales y edificios tanto religiosos como civiles, haciendo que a la ciudad se la conociera como la Perla de las Ardenas flamencas.

Vista del Ayuntamiento y de la Plaza del Mercado - Oudenaarde, por El Guisante Verde Project

El edificio que acoge la muestra que ha motivado nuestra visita nos sirve de referencia en nuestro recorrido, marca el centro de la ciudad: es el antiguo Ayuntamiento, en la Plaza Mayor de Oudenaarde. Un edificio que, al terminarse en pocos años, entre 1526 y 1538, resulta especialmente armonioso, y es un bello ejemplo del gótico flamígero, obra del arquitecto Hendrik van Pede. Tanto el Ayuntamiento como su Campanario, fueron declarados en 1999 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En su interior se encuentra la antigua lonja de paños del siglo XIV, Lakenhalle, y el Museo MOU. En sus salas podemos entender aprender más sobre la historia de la ciudad, la importancia de su industria textil, y de sus ciudadanos más ilustres, como Adriaen Brouwer o Margarita de Parma.

Plaza del Mercado y Colegiata de Santa Valburga - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Los Condes de Flandes encontraron en la ciudad un baluarte para sus intereses, y pronto Oudenaarde se convirtió en residencia de la nobleza. Incluso el emperador Carlos V residió en Oudenaarde durante unos dos meses en 1522; tiempo suficiente como para que su amante, Johanna van der Gheynst, se convirtiera en la madre de la futura Margarita de Parma, hija ilegítima del emperador, hermanastra de Felipe II, y regente de los Países Bajos españoles.

Plaza del Mercado - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Oudenaarde, extremo sur de la Plaza del Mercado por El Guisante Verde Project

Durante la Reforma, Oudenaarde se alió con el protestantismo, lo que provocó que fuera asediada por las tropas españolas, comandadas por el hijo de Margarita de Parma, Alejandro Farnesio, que finalmente tomó la ciudad en 1582, provocando un éxodo de la población. La Contrarreforma reflotó el comercio de tapices, aunque los días de prosperidad no volvieron, en parte provocado también por el continuo asedio francés, que puso en manos galas la ciudad tres veces en menos de un siglo.

El MOU, tiene toda una planta dedicada a tapices flamencos. Los tapices son parte del patrimonio cultural flamenco por su alta calidad, la complejidad de sus diseños, y el admirable uso del color. Ya desde el siglo XIV, los reconocidos tapices flamencos se realizaban en Brujas, Gante y Oudenaarde, mientras que Amberes era el centro de su distribución para toda Europa. La prosperidad llegó a su punto álgido en el siglo XVI, cuando la ciudad se convirtió en un centro de producción mundialmente conocido gracias a los Tapices de Oudenaarde, donde la decoración vegetal es la protagonista.

Sala Tapices del MOU - Oudenaarde por el Guisante Verde Project

Tapiz del MOU - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

En los más antiguos, podemos ver los sellos de distribución y de los fabricantes, estos últimos constituidos en poderosos gremios. Si tenemos suerte, nosotros la hemos tenido, podemos ver los minuciosos trabajos de restauración de los tapices, que nos llevan pensar en quién tiene más mérito, si el artista reconocido que diseñó y dibujó los cartones preparatorios, como Rubens, o las personas, tejedores y bordadores, que trabajan los delicados bordados.

En la planta alta del MOU, con un techo artesonado que recuerda al interior de un barco, una de las mayores colecciones de plata de Flandes nos transporta de nuevo a la época de Rubens.

Colección Plata del MOU - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Ubicada en el centro de la plaza, frente al ayuntamiento, encontramos la fuente que se construyó en honor a Luis XIV. Es un reminiscencia de la ocupación francesa (1667-1708) y era utilizada por soldados para limpiar a los caballos. Ahora se encuentra en un espacio privilegiado, al haber sido trasladada la zona de aparcamiento, y ganar este lugar para los peatones.

Fuente de Luis XIV - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Sobre un lado de la Plaza del Mercado se levanta la imponente estructura de la Colegiata de Santa Valburga. La fuerza de los gremios es patente en otros monumentos que recorremos y nos llama la atención el hecho de que incluso los tapiceros llegasen a parar las obras de Santa Valburga; lo hicieron para construir el Ayuntamiento, que consideraban suyo. Hoy son dos de los edificios más representativos de la ciudad. La primitiva iglesia gótica se comenzó en la primera mitad del siglo XII. En el siglo XV se decidió reconstruirla en gótico flamígero, pero únicamente se llevó adelante la torre y la iglesia inferior. Las obras se pararon en 1534 y el resultado exterior es llamativo, al observarse perfectamente una iglesia dentro de otra, inacabada.

Colegiata de Santa  Valburga - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Alrededores de la Colegiata de Santa Valburga - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

El interior, aunque rico en pinturas y tapices, acusó el efecto del movimiento iconoclasta en 1566 y su decoración actual es básicamente barroca. La piedra caliza de Tournai se observa en el coro primitivo. Aquí se encuentra también el carrillón de Oudenaarde, que originalmente se encontraba en la torre del campanario del Ayuntamiento.

Tuvo que ser reconstruida casi en su totalidad tras los graves destrozos provocados por la I Guerra Mundial. Nos ha sorprendido la magnitud de los daños que la ciudad sufrió y que hemos podido apreciar gracias a las numerosas placas con fotografías que muestran el estado en el que quedaron varios espacios de la ciudad, junto a imágenes tomadas antes de los bombardeos.

Destrucción de Oudenaarde, I Guerra Mundial por El Guisante Verde Project

Oudenaarde, principios siglo XX por El Guisante Verde Project

En un lateral de Santa Valburga, en este gran espacio abierto frente al Ayuntamiento, se situaba el antiguo mercado de la carne; hoy encontramos una plaza que nos invita a visitar el Centrum Ronde Van Vlaanderen: Museo homenaje al Tour de Flandes. Oudenaarde es famosa por los duros adoquines que los ciclistas del Tour de Flandes tienen que sufrir en ella; la colina Koppenberg se ha convertido por ello en un monumento a este deporte, y muestra de ello es este nuevo espacio expositivo. Dibujos, bocetos, pinturas incompletas de Brouwer se muestran aquí para dar cuenta de otras facetas del artista, como inventor y creativo.

Biblioteca Municipal - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

En ese mismo espacio del mercado de la carne se encuentra la actual Biblioteca Municipal, un edificio del siglo XVIII de estilo clásico. Se levantó entre 1779 y 1783; representa una construcción única en el sur de los Países Bajos, debido a la composición de su fachada y los materiales utilizados. El gremio de carniceros, lo encargó a los arquitectos Van Der Meersch y Van Den Hende. En la primera planta se ubicó el salón de carne, donde de exponía y comercializaba el producto, mientras que en la segunda planta se instaló una academia de dibujo.

Allí mismo, entre el Museo del Tour de Flandes y la Biblioteca, se encuentra la Casa de Parma que permaneció intacta durante toda su historia. Es un ejemplo único de gótico tardío; su fachada data del siglo XVI. Durante el siglo XVII se utilizó como escuela para pobres. Actualmente, el edificio es un restaurante.

Junto a la Casa de Margarita de Parma se levanta el edificio más antiguo de Oudenaarde, la Torre Boudewijn, románica, del siglo XII. Gruesas paredes en piedra de Tournai, con ventanas pequeñas y saeteras para su defensa.

Casa de Margarita de Parma y Torre Boudewijn (izq.) - Oudenaarde, por El Guisante Verde Project

Todas las ciudades precisan de una leyenda que deje huella en los visitantes y en el caso de Oudenaarde es la que nos habla del vigía del campanario gótico del ayuntamiento, que vigilaba la llegada de todos los visitantes ilustres, hasta un día en que se quedó dormido. Carlos V, cuentan, le regaló unas gafas, las que ahora decoran el escudo de la ciudad. Aunque en otra explicación se afirma que el antiguo nombre de la ciudad empieza con “A” y la escritura dibujaba esa A como unos anteojos…

Gafas de Carlos V - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

La ciudad recibe la visita de múltiples asociaciones culturales y grupos de turistas del país, y parece extrañarse de la llegada de foráneos, aunque al igual que en otros de nuestras escapadas a Flandes, hemos encontrado entusiastas estudiantes de español que aprovechan la más mínima oportunidad para entablar conversación y practicar el idioma. De hecho, Trudy, nuestra guía, nos cuenta, entre otras muchas cosas, que hay dos escuelas de español en la ciudad. Y uno de los asiduos del MOU nos relata sus visitas a España para perfeccionar el idioma y para ver tapices y compararlos con las joyas que poseen en Oudenaarde.

Edificios junto al Escalda - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Merece la pena quedarnos un rato más y completar la visita con un paseo por los alrededores de la plaza del mercado, el animado parque municipal, y llegar hasta los edificios junto al rio Escalda, para ver el Antiguo Palacio de los Condes de Flandes y la casa que solía acoger las visitas de Carlos V. Las fotos en blanco y negro en paneles por toda la ciudad nos muestran además de los estragos de la I Guerra Mundial, los cambios sufridos al reconducir el cauce del río. Oudenaarde era una ciudad más parecida a Brujas, rodeada por canales. Aún podemos ver en las fotos de época como el agua llegaba a los portones de entrada de los palacios.

Plano Antiguos Canales de Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Nuestra Señora de Pamele - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Las primeras estructuras de Nuestra Señora de Pamele se iniciaron en 1234, y su constructor ha sido recordado con una poco frecuente placa de bronce oculta en el coro: Arnulf van Binche. El edificio, realizado en caliza de Tournai, presenta todas las características del gótico del Escalda: doble galería en las paredes, torre octogonal y ventanales triples en la nave superior, más alta que las laterales. En el siglo XVI se añadieron dos capillas en gótico flamígero.

Al igual que en muchos lugares de Flandes y Países Bajos, en Oudenaarde encontramos un Begijnhof o Beaterio. Las beguinas podían poseer riqueza personal, no eran monjas, aunque sí debían ser solteras y realizar voto de castidad.

Begijnhof - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Originalmente, el begijnhof se encontraba tras la Colegiata de Santa Valburga, y fue trasladado a su actual emplazamiento en 1449. El pórtico de entrada cuenta con una estatua de San Roque, santo protector de la peste y de todas las epidemias. Aunque se conservan algunas casas del siglo XVII, la mayoría fueron reconstruidas en el siglo XIX. El de Oudenaarde es un bello ejemplo de esas comunidades de retiro para mujeres devotas, religiosas o laicas; actualmente, se han convertido en viviendas sociales, para personas con recursos limitados.

La Guerra de Sucesión Española también tuvo su eco en Oudenaarde, donde el 11 de julio de 1708, las tropas francesas del Duque de Vendôme fueron derrotadas por el combinado imperial e inglés del príncipe Eugenio, el mariscal Henri de Nassau y el duque de Marlborough, pasando la ciudad a ser gobernada por los Habsburgo.

Durante el dominio de los Austrias, Oudenaarde fue bombardeada desde la colina de Edelare, Edelareberg y en los habitantes existía la creencia de que podrían escapar de la plaza del mercado a través de túneles que contaban con salidas en el cercano Parque Liedts, unos túneles habitados hoy en día por murciélagos...

Ravellijn Liedtspark - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

El Ravelijn Liedtspark es zona de encuentro de pequeños y mayores, un pequeño pulmón verde que cuenta con un lago y un palacio: el de la familia Liedts, uno de cuyos miembros, jurista, llegó a tener mucha influencia en las leyes que regulaban la construcción en Bélgica.

En nuestro paseo por Oudenaarde, y en especial en la zona central y en las cercanías del Ravelijn Liedtspark, nos llama la atención la unidad de los barrios, que presentan casas por lo general de escasa altura, y a menudo agrupadas por estilos. De modo que encontramos las construidas en ladrillo cara vista; también las típicas construcciones de fachada terminada en un frontón de lados escalonados o con volutas; las que recuerdan, con sus mansardas, a los bulevares de París...

Casa Comunitaria  en Gevaertsdreef - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Dalias - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Gevaertsdreef - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

La calle Gevaertsdreef y sus alrededores conservan los edificios de ladrillo dedicados a la Industria Textil; las fábricas se hacían con tejados acristalados con orientación norte para permitir la entrada de luz y a la vez impedir el deterioro de las telas. Lo que hoy nos parecen adosados con fachadas escalonadas son las casas destinadas a los trabajadores, que contaban con agua corriente y electricidad ya en 1905. Son variados los ejemplos de integración social, los huertos urbanos, pequeños jardines con dalias, casas restauradas y reconvertidas en guarderías, centros comunitarios...

Otro lugar destacable es la Abadía de Maagdendale que guarda los archivos municipales, que dejamos para otra ocasión ya que es hora de partir, regresamos a Amberes, y desandamos el camino hasta la antigua estación de tren que data de la Belle Epoque.

Antigua Estación de Tren - Oudenaarde por El Guisante Verde Project

Nos ha traído hasta esta ciudad Adriaen Brouwer. Su apellido significa cervecero.  Siendo más precisos, se refiere al trabajador que calienta la caldera para preparar la cerveza, un oficio que existe en Oudenaarde desde el siglo XII. Nuestro sentido del olfato tiene que despedirse ya del aroma, la larva de la cerveza que, nos dicen está presente desde hace siglos en las calles de Oudenaarde.

Estatua de Adriaen Brouwer - Oudenaarde por El Guisante Verde Project



Agradecimientos

Estas experiencias sido posibles, en parte, gracias a la colaboración de Visit Flanders (Of. Turismo de Flandes en España) y de Stad Oudenaarde

El Guisante Verde Project mantiene todo el control editorial del contenido publicado.

noviembre 05, 2018

Tromsø, viaje a la París del Norte

Puerto de Tromsø - Noruega, por El Guisante Verde Project

Que a Tromsø se la conozca como la París del Norte puede inducir a pensar que nos vamos a encontrar con una gran ciudad, de amplios bulevares, plazas escénicas y edificios majestuosos. Sin embargo, el sobrenombre que recibe, desde mediados del siglo XIX, la capital de la Noruega ártica, no deriva de su parecido con la arquitectura o el urbanismo de la capital francesa, sino de algo mucho más sutil. Los habitantes de Tromsø, y principalmente sus mujeres, vestían a la última moda, venida directamente desde París.

Kikergata, Tromsø - Noruega, por El Guisante Verde Project

El transporte diario de pescado hizo que los barcos, a su regreso a Tromsø, trajeran rápidamente las novedades de la alta costura francesa, de modo que las damas del norte las lucían casi al mismo tiempo que las parisinas. Además, se incorporaron al lenguaje común un gran número de palabras en francés, que sustituían a su equivalente (cuando lo había), en noruego. Esto, unido a su rápido crecimiento y a la influencia que ejerce en el territorio, hacen que Tromsø sea considerada una auténtica metrópoli, por lo que su paralelismo con París está mas que justificado.

En ruta desde Tromsø a Nordkjosbotn  - Noruega, por El Guisante Verde Project

Si en nuestro anterior artículo escribíamos sobre como ver las auroras boreales en Tromsø, en esta ocasión nos dedicaremos a caminar por la ciudad, descubriendo su historia y su patrimonio. En el próximo, recorreremos algunos de los increíbles parajes que la rodean, porque merecen la pena, ya lo comprobaréis...

Ruta Tromsø - Nordkjosbotn - Noruega por El Guisante Verde Project

Tromsø se encuentra rodeada de cientos de islas, montañas y profundos fiordos; la ciudad marca el final de la civilización, y el comienzo de la mayor área salvaje no habitada de Europa; también es la mayor ciudad del norte de Noruega y la ciudad ártica más grande al norte del Círculo Polar Ártico. Este hecho supone, como iremos viendo, que Tromsø posee un gran número de "lo más... al norte".

Aurora Boreal sobre Presvannet, Tromsø - Noruega por El Guisante Verde Project

Tromsø es el reino de la Aurora Boreal en Noruega, y ese fue título de nuestro primer artículo. No es para menos, porque la ciudad nórdica es uno de los mejores lugares del Mundo para contemplar las Luces del Norte, el fenómeno natural que ha fascinado, también aterrado, a la Humanidad desde sus orígenes. Tal vez por ello, Tromsø, la ciudad, queda un tanto eclipsada por el manto verde que la cubre durante un buen número de noches al año y se hace necesario emprender este viaje, más allá de la Aurora Boreal.

VisitTromsø, Oficina de Turismo de Tromsø - Noruega por El Guisante Verde Project

Aunque lo primero que haremos, antes de callejear por el Centro Histórico de Tromsø, será ponernos los esquís, las raquetas de nieve o las botas de montaña... Durante el invierno, Tromsø también ofrece esa combinación tan magnífica que es la de los días despejados, de sol radiante, y la nieve, blanquísima, cubriéndolo todo. No se puede dejar escapar esta oportunidad, y nada mejor que utilizar la información que proporciona un cartel que os encontraréis al caminar por la isla: el Winter Trail Map Tromsø Island.

Mapa Winter Trail Map Tromsø Island - Noruega por El Guisante Verde Project

Como podéis ver, la isla se puede cruzar de punta a punta a través de senderos señalizados, tanto esquiando como a pie. ¿Existe una forma mejor de conocer Tromsøya? Nosotros creemos que no. Múltiples opciones y vistas magníficas. Aquí una selección de imágenes de nuestra caminata por uno de esos senderos, vía Presvannet (un lugar estupendo para fotografiar las auroras, dicho sea de paso).

Winter Trail Tromsø Island - Noruega, por El Guisante Verde Project

Winter Trail Tromsø - Noruega, por El Guisante Verde Project

Panorámica en el Winter Trail Tromsø - Noruega, por El Guisante Verde Project

Paseando por el Winter Trail Tromsø - Noruega, por El Guisante Verde Project

Salto de Esquí en el Winter Trail Tromsø - Noruega por El Guisante Verde Project

Algo que comprobaréis fácilmente, es que los noruegos aprovechan cada pequeña oportunidad que tienen de salir al exterior, eso incluye días con lluvia y nieve, y en nuestro camino nos cruzamos con personas de todas las edades, desde jubilados a niños de guardería. Ahora sí, vamos a conocer la ciudad donde comienza la aventura ártica.