junio 24, 2021

Francia: Mialet y la Cueva de Trabuc, rincones a descubrir en las Montañas Cévennes

Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
En el corazón de las Montañas Cévennes, Francia, se encuentra, a orillas del río Gardon, una de las capitales históricas de la región: Mialet. Muy cerca, la Cueva de Trabuc es el hogar de 100.000 soldados.

Todos nuestros recorridos por Francia son también un viaje por su Historia. En esta ocasión repasamos la que nos relatan Mialet y sus alrededores.

La ciudad jugó un importante papel durante la Rebelión de los Camisards (hugonotes franceses), que se produjo como consecuencia de la revocación del Edicto de Nantes en 1685 y las persecuciones a que se vieron sometidos los protestantes desde ese momento. El origen del nombre de la ciudad lo encontramos en el siglo XIII, cuando Hugo de Méleto denomina al pueblo, utilizando su apellido, como Saint André de Mellet. Tras la Revolución Francesa, sin embargo, se cambió el nombre, quedando como Mialet.

Mialet (2) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (3) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (4) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (5) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (6) - Francia, por El Guisante Verde Project
Nuestro paso por la ciudad, aunque breve, nos ha permitido recorrer su casco antiguo, y trasladarnos siglos atrás a través de las fachadas de sus casas de piedra, sus calles y edificios religiosos.

Además, hemos podido comprobar que alrededor de Mialet existen un gran número de rutas de senderismo, algunas realmente impresionantes: El Camino de Stevenson, el GR 70, que recorrió el escritor en 1878. 272 km desde Puy-en-Velay hasta Alès. Nosotros imitamos al autor británico, a una escala más pequeña, con unos compañeros de ruta realmente especiales.

Ruta en Burro por las Cévennes - Francia, por El Guisante Verde Project

La Ruta Régordane, 211 km desde Puy-en-Velay hasta Saint-Guilles du Gard; el Camino de Urbano V que sigue los pasos de Guillaume de Grimoard entre Lozère y Vaucluse, a través de paisajes de gran belleza y lugares históricos hasta llegar a Avignon, donde sería elegido papa en 1362, bajo el nombre de Urbano V, o, por último, la Gran Travesía de Gard.

Senderos en Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
Ya hace muchos años comprendimos que la mezcla de caminatas y arte e historia nos iba muy bien; estudiar los orígenes y patear los caminos, una forma lenta de registrar, conectar, archivar tanta información recibida, hablar de ella, disfrutarla, afianzar el recuerdo. Pequeños descansos, huecos en blanco, para que la memoria asimile, y ahora seguimos con lo que la arquitectura de Mialet nos cuenta.

La Iglesia de San Andrés, ocupa el lugar de una iglesia anterior, de época medieval, siglo XIII, de la que se reutilizaron materiales para su construcción, aunque se conservan algunas secciones del muro noreste.

Iglesia de San Andrés, Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
Con la llegada de la Reforma a la región del Languedoc, 1560, adoptada por la práctica totalidad de la población de Mialet, el edificio católico será destruido para levantar el primer Templo Reformista.

La reconstrucción de la iglesia tuvo lugar en 1688, aunque fue incendiada por los camisards en 1702. Desde entonces, el edificio ha pasado por varias reformas y reconstrucciones. El culto en su interior fue alternando entre la Reforma y el Catolicismo, ya que, entre 1804 y 1815, fue alquilado a los protestantes. Finalmente, en 1913, debido al abandono sufrido, parte de nave se derrumbó, lo que obligó a construir un muro nuevo para consolidar el edificio y supuso una notable disminución de sus dimensiones. En 2007 las obras de recuperación del edificio culminan con la restauración completa del interior.

Mialet (7) - Francia, por El Guisante Verde Project

El Primer Templo Reformista se construyó utilizando las piedras de la destruida iglesia de San Andrés, y a su vez, será derruido, con la excepción del campanario, tras la revocación del Edicto de Nantes. Los protestantes no contarán con un nuevo templo hasta 1837.

Lo peculiar del edificio es su forma octogonal interior, que posibilitada la disposición de los fieles alrededor del púlpito. Esta forma también tendría un significado simbólico, desde los sietes días y el octavo para la oración, o bien, las bienaventuranzas y, tal vez, el reino de Dios. Tras el Edicto de Nantes, el culto reformista pasa a la clandestinidad que, para aquellos a quienes sorprendieran practicándolo suponía desde fuertes multas, a condenas a galeras e, incluso, la ejecución. Célebre es la deportación, en 1703, a cárceles de Perpignan, de aquellos que se mantuvieron fieles a la fe reformista y los católicos que los apoyaron. Se les recuerda en la ‘Placa de la Deportación’ que se colocó en la fachada del templo.

Mialet (8) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (9) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (10) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (11) - Francia, por El Guisante Verde Project

Mialet (12) - Francia, por El Guisante Verde Project
El Castillo de Aubignac fue construido en la década de 1550, y perteneció a la familia Savins de la Forest durante varios siglos. La familia sufrió las consecuencias del alistamiento de dos de sus miembros en las filas de los camisards, y vieron su casa arrasada en 1703. Tras el fin de los enfrentamientos, los descendientes vendieron las propiedades.

Jacques Bernard, nacido en Mialet, trabajó como comerciante de seda en Lyon. Bernard, gran coleccionista, propuso al museo de la ciudad donar unas 300 pinturas para ser expuestas en una galería que llevara su nombre. A la muerte de Jacques, la Comisión de Museos, decidió devolver la mayoría del legado. La casa familiar de Mialet, fue vendida a la ciudad para servir de Ayuntamiento, escuela y vivienda del párroco. Además, en su testamento, Bernard consignó una renta de 8000 francos anuales para repartir entre los más necesitados. La calle principal de Mialet lleva su nombre.

Antes de la construcción del Pont Vieux de Mialet, en 1718, una “tabla” colocada en 1686 era la que hacía las veces de puente sobre el río Gardon y, de hecho, fue el único paso hasta la construcción en 1900 de el puente de Abarines. Las dificultades de transitar por la región, con una red de caminos estrechos y fuertes pendientes, marcó el desarrollo de la zona, que se vio penalizado. Hoy en día se le conoce como Pont des Camisards, aunque nada tenga que ver con ellos...

Pont des Camisards, Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
Río Gardon, Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
Sendero hacia Anduze, Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
La existencia de una única carretera, muy estrecha y sinuosa, que abría el valle de Mialet a través del Puente de los Camisards, provocó la decisión de las autoridades de construir un nuevo puente. En un principio se pensó en un puente metálico encargado a la misma empresa que construyó, entre otras estructuras, la Torre Eiffel en 1889, lo que provocó la leyenda que atribuye a Gustave Eiffel el diseño del puente.

Finalmente, se optó por un diseño más clásico, en piedra, de François Bataille, y que se inauguró el 16 de octubre de 1900. Es el Puente de Abarines.

Nuestro viaje nos reservaba una espectacular visita subterránea, se trata de la cueva de los cien mil soldados, dejando Mialet y no muy lejos de nuestra anterior parada: Anduze.

Anduze - Francia, por El Guisante Verde Project

La entrada natural de la Cueva de Trabuc, muy discreta, hacía que la cavidad pudiera pasar desapercibida. Muy bien lo sabían los camisards, que encontraban allí refugio. Más tarde se apropiaron de ella los trabucaïres, bandoleros que portaban, como es lógico, trabucos. De ellos deriva, el nombre de la cueva y la localidad que la acoge, Trabuc.

Cueva de Trabuc - Francia, por El Guisante Verde Project
La cueva permaneció más o menos en el olvido, hasta que en 1945 Georges Vaucher y sus hijos Marc y Olivier exploran kilómetros de galerías más allá de lo que los trabucaïres habrían imaginado, marcando los lugares más significativos de la cueva: ‘Nuevo Trabuc’, el ‘Puente del Diablo’, la cascada ‘Orengo’, los ‘Cien Mil Soldados’, el ‘Lago de Medianoche’, la ‘Sala del Gong’… son algunos de los parajes que podemos visitar en su interior. Actualmente la visita es cómoda, gracias a los trabajos de adecuación realizados y que han respetado al máximo el entorno.

En el interior de la cueva el agua nos rodea. En ocasiones lo hace de manera evidente, como en la sala del lago y su cascada, y en otras más discreta, circulando entre las rocas, filtrándose por cualquier resquicio. Entre el fantástico paisaje de la Cueva de Trabuc, un elemento centra la atención de los científicos: los Cien Mil Soldados.


Son unas pequeñas formas que surgen del suelo, de una placa arcillosa, sin que sobre ellas aparezcan estalactitas, grietas o gotas de agua en el techo. Están compuestas de sales de carbonato de calcio disueltas en agua que cristalizan verticalmente en un medio líquido. Un fenómeno único en el mundo y que aun no ha encontrado una explicación científica satisfactoria. Desde luego nos recuerda una ciudad sitiada, incluso la muralla china, la imaginación ayuda a construir relatos frente a estas caprichosas formaciones.
Cueva de Trabuc (2) - Francia, por El Guisante Verde Project
Cien Mil Soldados, Cueva de Trabuc - Francia, por El Guisante Verde Project
Cueva de Trabuc (3) - Francia, por El Guisante Verde Project
Pierre Laporte, Rolland, el jefe de los camisards, nació muy cerca de Mialet, en Mas Soubeyran. Allí se encuentra el Museo de Historia de la Reforma más grande y rico de Francia, el Museo del Desierto. Una colección que está compuesta por unas 2000 piezas, objetos de la vida tradicional en las Cévennes, desde trajes, muebles, armas, mapas, hasta biblias y documentos manuscritos varios, que cuentan la resistencia y la vida en la clandestinidad de los hugonotes desde la revocación del Edicto de Nantes hasta la Revolución Francesa.

La Casa de Zulma, en la aldea de Aigladines, muestra la vida de una casa de campo típica de las Cévennes; además de las diferentes estancias, amuebladas de manera tradicional, nos encontramos con una exposición que incluye la práctica de oficios olvidados y el uso de herramientas abandonadas ya hace mucho tiempo.

Hasta aquí nuestro paso por Mialet y la Cueva de Trabuc, una jornada más en nuestro camino por Gard y Lozère, en el corazón de las Montañas Cévennes, donde nos ha quedado mucho por ver, sin duda alguna. Es la premisa de todo viaje, especialmente en aquellos en los que el tiempo es un factor determinante. Quien sabe si, como R.L Stevenson, también nosotros algún día volveremos por estas montañas a caminar, como él, muy bien acompañados...

Alrededores del Pont des Camisards, Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project



Agradecimientos

Este viaje ha sido posible gracias a la colaboración de la Oficina de Turismo de Francia y de la Oficina de Turismo de Gard.

El Guisante Verde Project mantiene todo el control editorial del contenido publicado.

mayo 24, 2021

Berat, Albania, la ciudad de las mil ventanas

Casas Otomanas, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project

Las casas otomanas de Berat hipnotizan nuestra mirada, transportándola desde las orillas del Osum hasta el Castillo, en lo alto de la colina. Las fachadas blancas resplandecen al sol y nos recuerdan que los antiguos eslavos del sur se referían a esta urbe albanesa con una palabra que significaba 'ciudad blanca', que es de donde deriva su nombre actual. Las casas se apiñan unas sobre otras, ascendiendo la colina, y sobre su fondo blanco se dibujan incontables espacios oscuros, las ventanas. Los albaneses conocen a Berat como la ciudad de una ventana sobre otra, aunque un error de traducción la ha convertido, tal vez para siempre, en la 'Ciudad de las Mil Ventanas'.

Ventanas una encima de la otra, Mangalemi, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project
Las 'Mil Ventanas' de Berat - Albania, por El Guisante Verde Project
Barrio de Mangalemi, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project

Llegábamos hasta Berat después de reponer fuerzas durante un fin de semana en la ciudad de Ohrid, Macedonia del Norte. Un desvío que, sin ninguna duda, merece la pena, y que os recomendamos totalmente. Enclavada en un entorno de parques naturales, sin olvidarnos del propio lago que es un imán para la vista y al atardecer se vuelve mágico, es un enclave para disfrutar sin prisas. Además, Ohrid tiene un enorme patrimonio cultural e histórico, sorprendente y muy interesante. Como nos ha ocurrido en todas nuestras paradas en este viaje, la visita se hizo corta.

Iglesia de San Juan Kaneo en Ohrid - Macedonia, por El Guisante Verde Project

Leer 'Ohrid, la Jerusalén de los Balcanes'.


Cruzamos la frontera, esta vez por el norte del lago, y entramos de nuevo al País de las Águilas. Tras un entretenido viaje, como todo recorrido por carretera en Albania, donde las curvas, los tramos sin asfaltar o la ausencia de señales convierten en aventura hasta el mínimo desplazamiento, nos disponemos a disfrutar de Berat.

Una ciudad reconocida Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2008, rodeada de montañas, a la sombra del Monte Tomorr y su parque nacional. Una ciudad llena de historia. Los primeros habitantes registrados de Berat, en aquel momento un asentamiento fortificado, pertenecían a una tribu iliria, y eso nos sitúa en los siglos VI-V a.C., lo que la destaca como la ciudad más antigua de Albania. Berat se desarrolló hasta convertirse en una ciudad-castillo en el siglo III a.C., conocida como Antipatrea. En el 200 a.C. fue ocupada por los romanos tras masacrar a los hombres de la ciudad.

Calles de Mangalemi, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project
Casco Antiguo de Mangalemi, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project
Rincones de Mangalemi, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project
Mangalemi, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project

Ya nos conocéis, nos gusta indagar sobre el contexto histórico y artístico de los lugares que visitamos; tal vez por eso comenzamos nuestro viaje por Albania en la antigua ciudad de Butrint, aunque en ocasiones nada te prepara para lo que encuentras al pisar la actualidad de esta ciudad blanca y con frecuencia te guía la intuición, la mirada de sus habitantes y tus pies.

Basílica de Butrint - Albania, por El Guisante Verde Project

Leer 'Butrint, descubriendo un tesoro cultural en Albania'.


Tras la caída del Imperio Romano de Occidente, la ciudad quedó ubicada en la frontera, siempre inestable, del Imperio Bizantino. Un territorio donde son múltiples las influencias de varias civilizaciones que han convivido durante siglos, no solo en Albania, sino en todos los Balcanes, y Berat no es una excepción. En el siglo IX, la ciudad fue incorporada al Primer Imperio Búlgaro, posteriormente al Imperio Bizantino, para volver a formar parte del Segundo Imperio Búlgaro; tras verse sitiada por los sicilianos, pasó nuevamente a manos bizantinas, luego serbias y, finalmente, en 1385, fue capturada por los otomanos, aunque no sería hasta 1417 cuando se incorporaría al Imperio. Comenzó entonces un período de declive, tal vez debido a que Berat, en los comienzos del siglo XVI, continuaba siendo una ciudad cristiana, sin hogares musulmanes. No había un interés real para que el lugar prosperase. También llegó para quedarse una pequeña comunidad de judíos expulsados de España. Sin embargo, a finales del siglo XVI, la conversión al islam aumentó entre la población local, al igual que entre aquellos que llegaban a Berat, con nombres islámicos y apellidos cristianos. Las ventajas fiscales provocaron la llegada de muchos artesanos, lo que derivó en una revitalización de la ciudad durante el siglo XVII y su conversión en ciudad de mayoría musulmana. A lo largo del siglo XVIII fue una de las ciudades albanesas más importantes del período otomano.

Durante el siglo XIX, los comerciantes cristianos apoyaron el movimiento nacionalista albanés, y Berat tuvo un importante papel en el desarrollo de ese movimiento. Tras la Primera Guerra Mundial, fue ocupada por tropas austro-húngaras. En el transcurso de la II Guerra Mundial, bajo la ocupación alemana, los judíos fueron ocultados por las comunidades cristianas y musulmanas, que incluso les permitían el culto dentro de la mezquita. Esta mezcla de culturas es visible en las edificaciones que encontramos hoy día en las calles de la ciudad.

Antiguas casas de Mangalemi, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project
Mangalemi, nuevas construcciones, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project
Calles en cuesta de Mangalemi, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project
Mezquita del Rey en el Centro Medieval, Berat - Albania, por El Guisante Verde Project

abril 03, 2021

Arte Urbano en Bilbao, la ciudad como lienzo

Mural en Charamel, por Eva Mena - Bilbao, por El Guisante Verde Project

Si en nuestra entrada 'Arte Urbano en Bilbao, una ruta de bote en bote (de pintura)' recorríamos Bilbao a través de lo que llamamos la versión oficial del arte urbano, ahora os proponemos extender la mirada hacia esas obras más espontáneas y frágiles, que en ocasiones conviven y dialogan con las integradas en proyectos artísticos reconocidos. Para el artista urbano la ciudad entera es un gran lienzo en el que plasmar inquietudes, que a menudo juegan un papel importante de crítica social y en otras son puramente un ejercicio artístico.

Siempre resulta complicado elegir la imagen con la que empezamos un artículo, y en medio de ese proceso nos dimos de bruces con uno de los trabajos más recientes de Eva Mena. Por sus características formaría parte del arte urbano incluido en nuestra primera entrada, pero no hemos podido resistirnos ante la fuerza de esa poderosa mujer que nos mira desde la pared; la encontraréis en la cafetería de Alameda Rekalde 20.

Mural Zorroza A8 - Bilbao, por El Guisante Verde Project

El otro arte urbano, al que dedicamos este artículo, aunque no podamos evitar que se nos 'cuele' alguna imagen del 'arte oficial', es más impulsivo y mucho más frágil, porque está sometido a las condiciones que impone la calle. Más allá de la acción de los elementos, que afecta a todas las obras, la elección de soportes como muros, edificios en ruinas, propiedades privadas, lugares en rehabilitación, etc., lo hacen candidato a desaparecer en un breve plazo de tiempo. Sin olvidar que también sufren vandalismo. Esto es algo de lo que no se libran ni los famosísimos murales de la East Side Gallery de Berlín, y que ha hecho necesaria su restauración en varias ocasiones.

East Side Gallery - Berlin, por El Guisante Verde Project
Mural 'Brothers Upside...' de Blu y JR - Berlin, por El Guisante Verde Project
Mural 'Chains' de Blu y JR - Berlin, por El Guisante Verde Project

Otro fenómeno que afecta a los artistas urbanos es la especulación que se hace con su obra, expuesta para ser contemplada por cualquiera que transite por las calles. Un buen ejemplo es lo ocurrido en un barrio de Berlín, Kreuzberg. Tras el sospechoso incendio y derribo de un edificio, los promotores de la nueva construcción utilizaron como gancho para la venta de la propiedad, las icónicas pinturas contiguas de dos reconocidos artistas, Blu y JR, tituladas ‘Brothers Upside and Down’ y ‘Chains’. Los artistas, en respuesta, las cubrieron de pintura negra... y todos perdimos. Os contamos lo ocurrido y mucho más en Berlin, Contracultura, Street Art y Okupas.


Zorrotzaurre, en Bilbao también tenemos islas

De vuelta a Bilbao, debemos señalar que la selección que aquí incluimos no es exhaustiva, y parte de los murales que os mostramos ya no están. En especial se nota la pérdida de los ubicados en la isla de Zorrotzaurre, donde se está llevando a cabo un ambicioso proyecto de transformación, megalómano incluso para Bilbao. La isla, que luego fue península y ahora ha vuelto a recuperar su carácter insular, fue sede de numerosas empresas, muchas de las cuales cesaron su actividad hace tiempo, con el declive industrial que comenzó en los años 70 del siglo XX, convirtiendo este pedazo de tierra en medio de la Ría en un paraíso para los artistas urbanos.

Murales entrada ZWAP, Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural 'Casa' Juan Malk, Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural 'Cosmic' por Txemi y Muro Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural 'Filopator...' de Arroyo, Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural 'No somos delito', Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural de Hibernando, Malk y Lepri en Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural en ZWAP Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural 'Tu basura es mi tesoro', Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural Caseta Aire en Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural 'Mate Base' Malk e Hibernando en Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural 'Demolición', Zorrozaurre - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural en Ribera de Zorrozaurre - Bilbao

En las calles y callejones de Zorrotzaurre, casi en cualquier lugar donde pueda pintarse, encontramos las obras de habituales de los muros, como Malk, Hibernando, Muro, Txemi, Arroyo, Lepri y muchos otros que, por simple desconocimiento, no podemos nombrar.

Los vecinos que tienen aquí su residencia están asistiendo a un proceso sistemático de demolición que va a crear, prácticamente, una ciudad nueva. Habrá que ver como coexisten el urbanismo del siglo XXI con los antiguos edificios industriales que se van a salvar de la piqueta y las viviendas de los habitantes actuales. El proyecto original lo firmó la iraní Zaha Hadid, premio Priztker (primera mujer en conseguir el ‘nobel de arquitectura’), otro de los grandes nombres de la arquitectura mundial que contribuyen a la imagen actual de Bilbao. El trabajo era un auténtico reto, transformar una ruina industrial en una ciudad residencial. Lamentablemente, el fallecimiento de la arquitecta le impedirá ver su obra finalizada. El debate sobre mantener o no edificios de nuestro pasado industrial aún sigue abierto.


Bilbao la Vieja, San Francisco, Zabala

Zorrotzaurre no es el único espacio donde podemos encontrar este arte urbano más reivindicativo. Es necesario recordar que Bilbao la Vieja, San Francisco y Zabala de los que ya os hablamos en nuestra primera entrada sobre Street art en Bilbao, son de los primeros barrios en incorporar el trabajo de los artistas urbanos. No es difícil encontrar junto a los murales promovidos desde diversas instituciones otros, normalmente de menor tamaño, que cuentan otras historias, como 'Noche Abierta, Cierre Tropical' de Juan Malk que aparece enmarcada por dos trabajos, sin título, de Hibernando, a la altura del número 17 de la calle Cortes. También queremos mencionar la curiosa Casa Amarilla en el comienzo de la calle San Francisco y un colorista ejercicio de geometría que Erb Mon nos deja en la Plaza de los Tres Pilares.

Mural de Hibernando en Bilbao la Vieja, por El Guisante Verde Project
Murales de Juan Malk e Hibernando - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Murales en Bilbao la Vieja, 31 - Bilbao, por El Guisante Verde Project
'Casa Amarilla' - Bilbao, por El Guisante Verde Project
Mural de Erb Mon en Plaza Tres Pilares - Bilbao por El Guisante Verde Project