julio 11, 2021

Acampada en Rondane, Noruega. Ruta Brudesløret

Rio Ula en el Parque Nacional Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project

Una vez más nos calzamos las botas para recorrer una sensacional y agradecida ruta senderista: Brudesløret, el velo de la novia. Es un recorrido sencillo que nos lleva hasta la entrada del Parque Nacional de Rondane, uno de los más bellos, sin duda, de toda Noruega.

Durante los, aproximadamente, 8 kilómetros (ida y vuelta), que forman el sendero, el rio Ula que desciende desde Rondvatnet, dentro del parque nacional, hasta la localidad de Otta y el valle Gudbrandsdal, será nuestro compañero y guía. Caminaremos la mayor parte del tiempo en paralelo a su cauce.

A lo largo de su recorrido el Ula forma numerosas cascadas. Las más conocidas son Ulafossen y la situada más cerca de la entrada al parque nacional que, a menudo, se denomina Brudesløret en las guías, dando así nombre a la ruta, aunque al llegar frente a ella, un cartel nos informa que nos encontramos en Storulfossen.

Saltos de agua en el río Ula - Rondane, por El Guisante Verde Project
Sendero Brudesloret en Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Entrada Parque Nacional de Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Rondane Fjellstue - Noruega, por El Guisante Verde Project

Hicimos noche en la Rondane Fjellstue, una experiencia interesante, la de alojarse en estos espacios, mezcla de hotel y cabaña, muy abundantes en toda Noruega. Los precios, como podéis imaginar, se encuentran al nivel del resto del país, aunque el alojamiento, no carente de encanto, es realmente espartano. Un pequeño cubículo, con dos camas, (sin baño), con acceso a una pequeña cocina y salas donde poder comer o pasar el rato. Lo cierto es que nuestra primera intención era acampar, aunque el fuerte viento complicaba el montaje de las tiendas y la amenaza de tormenta sobre las montañas nos hizo optar por el refugio.

Rondane Parque Nacional - Noruega, por El Guisante Verde Project

Después de una ducha reparadora nos pusimos en camino. Comenzamos la ruta comienza en el Mysusæter Servicesenter y se dirige hacia el rio, en sentido ascendente. En este camino, bastante bien señalizado, iremos encontrando desvíos hacia otros lugares, como el que lleva a la cabaña Peer Gynt. Imposible no preguntarnos si el sendero con el nombre de la famosa obra de teatro de Ibsen y con música de Grieg estará a la altura.  El pícaro aldeano huye una y otra vez después de seducir a sus amantes, amenazado por los trolls y por el rey de las Montañas de Dovre. ¿Buscaría refugio por aquí?

Mapa de la Ruta Brudesloret en Rondane - Noruega

Nuestro sendero es muy entretenido, puentes, pasarelas de madera sobre el agua, la magnífica Ulafossen... A ratos dejamos el camino y avanzamos por las grandes rocas que forman las orillas del río Ula, que desciende salvaje, ensordecedor, formando de vez en cuando, piscinas de aguas cristalinas. Al llegar al cañón que precede a Storulfossen nos detenemos sobre el acantilado dejando que la vista llegue muy lejos.

Comenzando la Ruta Brudesloret en Rodane - Noruega
Señalización Ruta Brudesloret, Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Cabañas en Mysusæter, Rondane - Noruega
Paisaje en la Ruta Brudesloret, Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Brudesloret, ruta en Rondane - Noruega
Pasarelas de la Ruta Brudesloret en Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Puente sobre el Ula, Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Rápidos del Ula, Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Río Ula, Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Riberas del río Ula, Ruta Brudesloret, Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Ruta Brudesloret en Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Ulafossen, Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Cañón del río Ula en Storulfossen, Rondane - Noruega
Cascada Storulfossen, Rondane - Noruega

Finalmente, ya frente a Storulfossen, a las puertas de Rondane, llegamos al final de la ruta. El salto de agua no es especialmente grande, aunque la vista de conjunto, con las montañas de Rondane en el horizonte, es espectacular. Hay que fijarse en las diminutas figuras que caminan frente a nosotros y nos da la escala. La cascada Storulfossen y el gran cañón que la rodea se formaron al romperse y agrietarse la capa helada que cubría toda Escandinavia durante la Edad de Hielo, lo que facilitó al agua encontrar su camino bajo los bloques congelados. Impresiona pensar en ese sonido del hielo al resquebrajarse y en el paisaje que aparece ante nuestros ojos como al retirar el molde de un pastel.

Un paseo de unos 3km siguiendo el río y atravesando las praderas que atraviesa nos lleva hasta el último aparcamiento permitido en el parque nacional, mientras oteamos el horizonte, buscando un lugar donde acampar. Emprendemos el camino de vuelta.

Praderas de Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Montañas de Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Ruta a Otta, cascadas de Ulafossen, Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Ruta Brudesloret, descenso a Otta, en Rodane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Rio Ula en el sendero de Mysusaeter a Otta, Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project

Al llegar a Mysusæter, si os ha parecido que la ruta se os ha quedado algo corta, es posible seguir un buen trecho el cauce del Ula hacia Otta, la ciudad más pequeña de Noruega. Son, aproximadamente 12 km solo ida. El camino, pegado al río, desciende rápidamente, y podemos observar un gran número de cascadas, algunas espectaculares porque aquí el rio salva desniveles mucho mayores que los de la ruta original. El sendero que nos lleva a Rondane apenas supera los 200 metros de desnivel, mientras que en este tramo son algo más de 600 los metros que salva el río. También podéis hacerla al comienzo, para calentar las piernas. Nosotros optamos por este tramo al regresar de Rondane, a modo de bonus track, aunque no lo recorrimos en su totalidad. A mitad de camino, el sendero es muy exigente, no está bien señalizado y se separa del río, por lo que optamos por darnos la vuelta. Al fin y al cabo, al final de la tarde tendríamos por delante otra caminata hasta el lugar de acampada, esta vez sí.

Cataratas río Ula en Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project

Ya de regreso, nuevamente, en Mysusæter, recogemos y volvemos, en coche, al aparcamiento de Rondane. Preparamos el equipo y comenzamos a recorrer el sendero que lleva hasta el refugio de la DNT (Asociación Noruega de Trekking), en Rondvassbu, 7 kilómetros más adelante. Lo visitaríamos a la mañana siguiente. Ahora toca descansar. Encontramos un gran lugar de acampada, al otro lado del rio Ula, a menos de un kilómetro del refugio. Como siempre, tras plantar la tienda, toca hacer la cena, rápido, se acerca el atardecer y, con el, llega la hora del mosquito. Apenas hay viento, así que, tras una lucha sin cuartel, claramente perdida de antemano, contra los insectos alados, hay que retirarse a la tienda..., mañana será otro día.

Acampando en Rondane - Noruega
Ruta a Rondvassbu en Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Paisaje en la RutaParque Nacional Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Ruta de Spranget a Rondvassbu en Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Rio Ula en eRondvassbu en Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project
Sendero a Rondvassbu desde Spranget, Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project

El refugio de la DNT, al que acudimos al comenzar el día con la idea de regalarnos un gran desayuno, es realmente bonito, y concentra a su alrededor gran cantidad de senderistas porque de aquí parten numerosas rutas y travesías por todo el parque nacional. Hay mucho ambiente montañero, y es un buen momento para contrastar recorridos. No acertamos con el horario, por lo que hay que conformarse con un cacao, ya nos resarciremos en otra etapa. Al entrar en los impecables baños nos fijamos en lo bien equipados que van todos los senderistas, también nosotros, por supuesto.



Lo que vemos nos gusta. Este viaje por la Región de los Parques Naturales de Noruega, ha sido todo un descubrimiento. En invierno o en verano, los nórdicos disfrutan de su naturaleza en múltiples formas, y no faltan bicicletas, remolques con los niños, perros...

En toda Noruega se puede acampar, en general, libremente, respetando, eso sí, una distancia de al menos 150 metros si encontramos alguna casa (hay algunas excepciones, lugares en los que no se puede pasar la noche, vallados o señalizados). Es una forma tranquila de recorrer los parques, seleccionando el momento y lugar que más nos guste. Observamos que los mejores sitios están ocupados temprano; hay muchas tiendas y senderistas que ya están descansando para la próxima jornada, o familias que aprovechan para pescar. El ritmo no lo marca el sol, puesto que, durante el verano, las noches son aquí muy cortas, y apetece quedarse a disfrutar de la luz. Nuestras botas, como las de siete leguas, tienen ya ganas de más. Si este es el 'velo de la novia', ¡cómo será el vestido!

Cascada Storulfossen del P.N. Rondane - Noruega, por El Guisante Verde Project


Viajes a Noruega (7). Entradas Relacionadas


Noruega, todas las entradas

junio 24, 2021

Francia: Mialet y la Cueva de Trabuc, rincones a descubrir en las Montañas Cévennes

Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
En el corazón de las Montañas Cévennes, Francia, se encuentra, a orillas del río Gardon, una de las capitales históricas de la región: Mialet. Muy cerca, la Cueva de Trabuc es el hogar de 100.000 soldados.

Todos nuestros recorridos por Francia son también un viaje por su Historia. En esta ocasión repasamos la que nos relatan Mialet y sus alrededores.

La ciudad jugó un importante papel durante la Rebelión de los Camisards (hugonotes franceses), que se produjo como consecuencia de la revocación del Edicto de Nantes en 1685 y las persecuciones a que se vieron sometidos los protestantes desde ese momento. El origen del nombre de la ciudad lo encontramos en el siglo XIII, cuando Hugo de Méleto denomina al pueblo, utilizando su apellido, como Saint André de Mellet. Tras la Revolución Francesa, sin embargo, se cambió el nombre, quedando como Mialet.

Mialet (2) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (3) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (4) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (5) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (6) - Francia, por El Guisante Verde Project
Nuestro paso por la ciudad, aunque breve, nos ha permitido recorrer su casco antiguo, y trasladarnos siglos atrás a través de las fachadas de sus casas de piedra, sus calles y edificios religiosos.

Además, hemos podido comprobar que alrededor de Mialet existen un gran número de rutas de senderismo, algunas realmente impresionantes: El Camino de Stevenson, el GR 70, que recorrió el escritor en 1878. 272 km desde Puy-en-Velay hasta Alès. Nosotros imitamos al autor británico, a una escala más pequeña, con unos compañeros de ruta realmente especiales.

Ruta en Burro por las Cévennes - Francia, por El Guisante Verde Project

La Ruta Régordane, 211 km desde Puy-en-Velay hasta Saint-Guilles du Gard; el Camino de Urbano V que sigue los pasos de Guillaume de Grimoard entre Lozère y Vaucluse, a través de paisajes de gran belleza y lugares históricos hasta llegar a Avignon, donde sería elegido papa en 1362, bajo el nombre de Urbano V, o, por último, la Gran Travesía de Gard.

Senderos en Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
Ya hace muchos años comprendimos que la mezcla de caminatas y arte e historia nos iba muy bien; estudiar los orígenes y patear los caminos, una forma lenta de registrar, conectar, archivar tanta información recibida, hablar de ella, disfrutarla, afianzar el recuerdo. Pequeños descansos, huecos en blanco, para que la memoria asimile, y ahora seguimos con lo que la arquitectura de Mialet nos cuenta.

La Iglesia de San Andrés, ocupa el lugar de una iglesia anterior, de época medieval, siglo XIII, de la que se reutilizaron materiales para su construcción, aunque se conservan algunas secciones del muro noreste.

Iglesia de San Andrés, Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
Con la llegada de la Reforma a la región del Languedoc, 1560, adoptada por la práctica totalidad de la población de Mialet, el edificio católico será destruido para levantar el primer Templo Reformista.

La reconstrucción de la iglesia tuvo lugar en 1688, aunque fue incendiada por los camisards en 1702. Desde entonces, el edificio ha pasado por varias reformas y reconstrucciones. El culto en su interior fue alternando entre la Reforma y el Catolicismo, ya que, entre 1804 y 1815, fue alquilado a los protestantes. Finalmente, en 1913, debido al abandono sufrido, parte de nave se derrumbó, lo que obligó a construir un muro nuevo para consolidar el edificio y supuso una notable disminución de sus dimensiones. En 2007 las obras de recuperación del edificio culminan con la restauración completa del interior.

Mialet (7) - Francia, por El Guisante Verde Project

El Primer Templo Reformista se construyó utilizando las piedras de la destruida iglesia de San Andrés, y a su vez, será derruido, con la excepción del campanario, tras la revocación del Edicto de Nantes. Los protestantes no contarán con un nuevo templo hasta 1837.

Lo peculiar del edificio es su forma octogonal interior, que posibilitada la disposición de los fieles alrededor del púlpito. Esta forma también tendría un significado simbólico, desde los sietes días y el octavo para la oración, o bien, las bienaventuranzas y, tal vez, el reino de Dios. Tras el Edicto de Nantes, el culto reformista pasa a la clandestinidad que, para aquellos a quienes sorprendieran practicándolo suponía desde fuertes multas, a condenas a galeras e, incluso, la ejecución. Célebre es la deportación, en 1703, a cárceles de Perpignan, de aquellos que se mantuvieron fieles a la fe reformista y los católicos que los apoyaron. Se les recuerda en la ‘Placa de la Deportación’ que se colocó en la fachada del templo.

Mialet (8) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (9) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (10) - Francia, por El Guisante Verde Project
Mialet (11) - Francia, por El Guisante Verde Project

Mialet (12) - Francia, por El Guisante Verde Project
El Castillo de Aubignac fue construido en la década de 1550, y perteneció a la familia Savins de la Forest durante varios siglos. La familia sufrió las consecuencias del alistamiento de dos de sus miembros en las filas de los camisards, y vieron su casa arrasada en 1703. Tras el fin de los enfrentamientos, los descendientes vendieron las propiedades.

Jacques Bernard, nacido en Mialet, trabajó como comerciante de seda en Lyon. Bernard, gran coleccionista, propuso al museo de la ciudad donar unas 300 pinturas para ser expuestas en una galería que llevara su nombre. A la muerte de Jacques, la Comisión de Museos, decidió devolver la mayoría del legado. La casa familiar de Mialet, fue vendida a la ciudad para servir de Ayuntamiento, escuela y vivienda del párroco. Además, en su testamento, Bernard consignó una renta de 8000 francos anuales para repartir entre los más necesitados. La calle principal de Mialet lleva su nombre.

Antes de la construcción del Pont Vieux de Mialet, en 1718, una “tabla” colocada en 1686 era la que hacía las veces de puente sobre el río Gardon y, de hecho, fue el único paso hasta la construcción en 1900 de el puente de Abarines. Las dificultades de transitar por la región, con una red de caminos estrechos y fuertes pendientes, marcó el desarrollo de la zona, que se vio penalizado. Hoy en día se le conoce como Pont des Camisards, aunque nada tenga que ver con ellos...

Pont des Camisards, Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
Río Gardon, Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
Sendero hacia Anduze, Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project
La existencia de una única carretera, muy estrecha y sinuosa, que abría el valle de Mialet a través del Puente de los Camisards, provocó la decisión de las autoridades de construir un nuevo puente. En un principio se pensó en un puente metálico encargado a la misma empresa que construyó, entre otras estructuras, la Torre Eiffel en 1889, lo que provocó la leyenda que atribuye a Gustave Eiffel el diseño del puente.

Finalmente, se optó por un diseño más clásico, en piedra, de François Bataille, y que se inauguró el 16 de octubre de 1900. Es el Puente de Abarines.

Nuestro viaje nos reservaba una espectacular visita subterránea, se trata de la cueva de los cien mil soldados, dejando Mialet y no muy lejos de nuestra anterior parada: Anduze.

Anduze - Francia, por El Guisante Verde Project

La entrada natural de la Cueva de Trabuc, muy discreta, hacía que la cavidad pudiera pasar desapercibida. Muy bien lo sabían los camisards, que encontraban allí refugio. Más tarde se apropiaron de ella los trabucaïres, bandoleros que portaban, como es lógico, trabucos. De ellos deriva, el nombre de la cueva y la localidad que la acoge, Trabuc.

Cueva de Trabuc - Francia, por El Guisante Verde Project
La cueva permaneció más o menos en el olvido, hasta que en 1945 Georges Vaucher y sus hijos Marc y Olivier exploran kilómetros de galerías más allá de lo que los trabucaïres habrían imaginado, marcando los lugares más significativos de la cueva: ‘Nuevo Trabuc’, el ‘Puente del Diablo’, la cascada ‘Orengo’, los ‘Cien Mil Soldados’, el ‘Lago de Medianoche’, la ‘Sala del Gong’… son algunos de los parajes que podemos visitar en su interior. Actualmente la visita es cómoda, gracias a los trabajos de adecuación realizados y que han respetado al máximo el entorno.

En el interior de la cueva el agua nos rodea. En ocasiones lo hace de manera evidente, como en la sala del lago y su cascada, y en otras más discreta, circulando entre las rocas, filtrándose por cualquier resquicio. Entre el fantástico paisaje de la Cueva de Trabuc, un elemento centra la atención de los científicos: los Cien Mil Soldados.


Son unas pequeñas formas que surgen del suelo, de una placa arcillosa, sin que sobre ellas aparezcan estalactitas, grietas o gotas de agua en el techo. Están compuestas de sales de carbonato de calcio disueltas en agua que cristalizan verticalmente en un medio líquido. Un fenómeno único en el mundo y que aun no ha encontrado una explicación científica satisfactoria. Desde luego nos recuerda una ciudad sitiada, incluso la muralla china, la imaginación ayuda a construir relatos frente a estas caprichosas formaciones.
Cueva de Trabuc (2) - Francia, por El Guisante Verde Project
Cien Mil Soldados, Cueva de Trabuc - Francia, por El Guisante Verde Project
Cueva de Trabuc (3) - Francia, por El Guisante Verde Project
Pierre Laporte, Rolland, el jefe de los camisards, nació muy cerca de Mialet, en Mas Soubeyran. Allí se encuentra el Museo de Historia de la Reforma más grande y rico de Francia, el Museo del Desierto. Una colección que está compuesta por unas 2000 piezas, objetos de la vida tradicional en las Cévennes, desde trajes, muebles, armas, mapas, hasta biblias y documentos manuscritos varios, que cuentan la resistencia y la vida en la clandestinidad de los hugonotes desde la revocación del Edicto de Nantes hasta la Revolución Francesa.

La Casa de Zulma, en la aldea de Aigladines, muestra la vida de una casa de campo típica de las Cévennes; además de las diferentes estancias, amuebladas de manera tradicional, nos encontramos con una exposición que incluye la práctica de oficios olvidados y el uso de herramientas abandonadas ya hace mucho tiempo.

Hasta aquí nuestro paso por Mialet y la Cueva de Trabuc, una jornada más en nuestro camino por Gard y Lozère, en el corazón de las Montañas Cévennes, donde nos ha quedado mucho por ver, sin duda alguna. Es la premisa de todo viaje, especialmente en aquellos en los que el tiempo es un factor determinante. Quien sabe si, como R.L Stevenson, también nosotros algún día volveremos por estas montañas a caminar, como él, muy bien acompañados...

Alrededores del Pont des Camisards, Mialet - Francia, por El Guisante Verde Project



Agradecimientos

Este viaje ha sido posible gracias a la colaboración de la Oficina de Turismo de Francia y de la Oficina de Turismo de Gard.

El Guisante Verde Project mantiene todo el control editorial del contenido publicado.