diciembre 03, 2019

12 Años de Blog, 14 Destinos para Soñar

Danzantes en Perú - Antonio Quinzan de Viajes y Fotografía

Una vez mas, ya son Doce Años dando la Lata, celebramos el Aniversario de El Guisante Verde Project - Blog de Viajes.

En 1519 Elcano y Magallanes logran dar la Vuelta al Mundo por primera vez. 500 años después las rutas para poder cumplir ese reto se han multiplicado. Nuestra celebración es más modesta, cumplimos 12 años y no, no hemos dado la Vuelta al Mundo.

Coleccionar destinos no ha estado nunca en nuestros planes, nos declaramos repetidores y perseguidores, nos gusta seguir aprendiendo y descubriendo.

Hemos escrito una lista de los destinos pendientes que más tiempo llevan en nuestra agenda viajera y hemos preguntado a otros bloggers de viaje, compañeros y amigos, por qué tenemos que viajar a esos lugares que ellos ya conocen.

A la vista del resultado, nosotros ya estamos haciendo las maletas...

Japón: preguntamos a Luis, de Japonismo, todo sobre Japón

Templo Senso-ji, Asakusa - Tokio, Luis Rodríguez de Japonismo

¿Por qué hay que ir a Japón?

Ya desde que Marco Polo nos hablara de Cipango, Japón ha estado en la mente de todos los que estamos infectados por el virus viajero. Su lejanía, la arquitectura de sus templos y santuarios, su gastronomía tradicional que además es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad... Y hoy en día no es diferente. Japón es un destino que, pese a lo que pueda parecer, es muy fácil para el viajero. Allí se desvivirán por ayudarnos aunque no hablemos el idioma. Y además allí disfrutaremos de su impresionante naturaleza, sus increíbles rascacielos y ciudades llenas de neones, la gastronomía tradicional y moderna, sus rutas de peregrinación o sus castillos llenos de historia y otros lugares donde los samuráis aún parecen morar, el omotenashi o la hospitalidad japonesa...

Muchos viajeros cuando visitan un destino lo tachan de su lista. Japón es diferente, sin embargo. Si hablamos con alguien que haya visitado este país, veremos que Japón engancha y no basta con visitarlo una única vez. Así que ojo, porque en el momento en el que pongáis el pie en Japón, os enamoraréis sin remedio.



India: preguntamos a Ali, de Los Viajes de Ali

India, Alicia Ortego de Los Viajes de Ali

India es un destino fascinante y muy intenso. India es sinónimo de gente, miradas intensas, colores, religiones, monumentos, sabores, olores y un paraíso para la fotografía. Es imposible que te deje indiferente. Tanto, que mucha gente dice eso de “o la amas, o la odias”. Una frase tan manida como real, pero no hay forma de comprobarlo si no vas. Estoy convencida de que debéis ir a India, y no una sola vez.

P.D. Felicidades por este gran aniversario, a seguir así! :)




Nepal: preguntamos a Patricia, de La Cosmopolilla.

Nepal, Patricia Rojas, de La Cosmopolilla

Por qué visitar Nepal, el reino del Himalaya.

Tintineo de miles de campanillas al amanecer, susurrando plegarias y dando gracias a un nuevo día. Rituales que se repiten en cientos de templos y santuarios de arquitectura newar dedicados a Shiva y otras deidades hindúes. En las plazas, gigantescas pagodas blancas con los ojos de Buda pintados en azul se decoran con velitas cada luna llena. Urbes monumentales, centenarias, de palacios y mercados con olores a especias y ese caos divertido.

La magia de Nepal envuelve desde el primer momento gracias a la calidez de su gente, uno de los pueblos más acogedores con los que me he topado en Asia. Sin embargo, es al amparo de las cumbres, por los senderos de las montañas más altas del planeta cuando encuentras aquello que viniste a buscar: la paz interior, la armonía con el entorno, la belleza de un paisaje que te atrapa y ya se queda siempre contigo como una de las experiencias más intensas vividas, en una ruta como el trekking al Campo Base del Annapurna.



Perú: preguntamos a Antonio, de Viajes y Fotografía

Machu Pichu, Perú, Antonio Quinzán de Viajes y Fotografía

Cuando pienso en Perú me viene a la memoria la música andina, la suave entonación del quechua, las fiestas populares donde se honra al mismo tiempo a la Virgen y a la Pacha Mama. Perú es el sabor de la comida Nikkei de mi amigo y chef Hajime Kasuga, el olor de la bruma mañanera del océano Pacifico, y el aire frío y cristalino del altiplano. Perú son los lagos glaciares de las altas montañas cubiertas de nieve, el sabor de los mates de coca para combatir el mal de altura, el suave tacto de las piedras incas cuando pasas las manos sobre ellas.


Perú son las calles en cuesta de Cuzco, el color de los mercadillos, los paisajes inolvidables de Machu Picchu, el correr del rio Urubamba por el Valle Sagrado, el blanco de las Salinas de Maras y el vuelo del cóndor. Perú es la amabilidad y educación de su gente, y sus ganas de conversar. Perú es música, es paisajes andinos y rutas donde todavía se vive el sabor de la aventura. Perú es nuestra Historia compartida, es gastronomía de vanguardia, selvas amazónicas y desiertos a orillas del Pacifico. Perú es mucho Perú. Y por eso justifica no uno, sino muchos viajes.



Israel: preguntamos a Mari Carmen, de Locos por los Viajes

Israel, Mari Carmen Cruz de Locos por los Viajes

Seas creyente o no, Israel es uno de los destinos más fascinante que se pueden visitar. Solo por conocer Jerusalén ya merece la pena hacer un viaje a este país. En poco espacio se encuentran lugares muy importantes para las tres religiones monoteístas, y es donde se puede sentir de manera intensa el fervor religioso que aunque te consideres ateo, seguro que no te dejará indiferente.

Pero no solo de religión vive Israel. La historia es también importante, aquí se encuentran algunas de las ciudades más antiguas del mundo, lugares como Acre, donde los caballeros templarios fueron protagonistas; impresionantes fortalezas como Massada, o ciudades cosmopolitas como Tel Aviv. También cuenta con unas magníficas playas bañadas por el Mar Mediterráneo. Y sin olvidar la sensación de bañarse y flotar en el Mar Muerto. Así que sobran las razones para visitar Israel.

¡Un abrazo y Feliz Aniversario!



Irán: preguntamos a José Miguel, Sele, de El Rincón de Sele

Persepolis, Irán, Jose Miguel Redondo, de El Rincón de Sele

Me han preguntado por qué recomiendo viajar a Irán. Y me lo han puesto muy fácil. La antigua Persia cuenta con ciudades milenarias propias de un cuento de las mil y una noches como, por ejemplo, Shiraz o Isfahán. Hay densos y cálidos desiertos de arena en el sur e inmensas montañas en el norte.

Rezuma el espíritu de la seda en cada caravasar, cada rincón,y hay un poquito de Marco Polo en todo el que se dedica a perderse en las laberínticas callejuelas de Yadz o aprende sobre la religión zoroástrica subido a una loma de los vientos. Pero si de algo uno vuelve enamorado de Irán es de la hospitalidad y amabilidad sincera de sus gentes, quienes hacen de este viaje algo cómodo y mucho más agradable de lo que cualquier noticia de televisión pueda llegar a contar jamás acerca de este destino mítico.



Indonesia: preguntamos a Carol, de En el Camino con Moonflower

Borobudur, Indonesia, Carol de En el Camino con Moonflower

Indonesia es uno de los países más completos de Asia e incluso del mundo. Lugares históricos milenarios y fascinantes, estando algunos incluídos en las Siete Maravillas del mundo o entre los lugares Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO como Borobudur o Prambanan en las isla de Java. Inmumerables templos espectaculares como los que podemos encontrar en Bali. Unos paisajes que quitan el aliento y repletos de vida. Desde las frondosas selvas de Sumatra o Kalimantan o los hermosos arrozales de Bali a los maravillosos fondos marinos de algunas islas como la isla de Flores, Nusa Penidan o Komodo. Playas bellísimas para relajarse como las de Karimunjawa o algunas más conocidas como las de Lombok o Gili.


Una variedad de sociedades y culturas amplísima que dotan al país de una enorme riqueza cultural, humana y étnica. Así como de gran diversidad de religiones, siendo algunas de ellas de las más peculiares del planeta como los animistas toraja de Sulawesi con los ritos funerarios como ritual más importante del ciclo de sus vidas que giran entorno a la muerte.

A toda esta riqueza, se le une además una gastronomía deliciosa y unos precios muy bajos para el bolsillo occidental, exceptuando lugares turísticos como Bali.

Con más de 17.000 islas y tal riqueza cultural, histórica y natural necesitaríamos unas cuantas vidas para visitarlo todo. En mi caso, han sido dos viajes ya, pero todavía me quedan muchas ganas de volver y descubrir muchas más maravillas de este país. Así que yo os propongo empezar por un primer viaje que seguro que no os defraudará. En mi opinión, Indonesia es uno de esos destinos al que debería viajar por lo menos una vez cualquier viajero como vosotros con sed de cultura, arte, patrimonio, naturaleza sublime y culturas ancestrales. Así que espero que sea más pronto que tarde que lo borréis de esa lista de destinos pendientes para que pase a otra de vuestras listas. La de vuestros viajes favoritos.



Tibet: preguntamos a Alex, de Mochila Expres

Tibet, Alexander Martínez de Mochila Expres

El llamado "techo del mundo" ha seducido a lo largo de la historia a viajeros ávidos de nuevas experiencias. Es un país fascinante, enigmático y, sobre todo, sumamente espiritual que, pese a su historia convulsa debido a la ocupación china, sigue manteniendo intacta su esencia. Posee hermosos monasterios, idílicos paisajes con estepas pobladas por yaks, preciosos lagos sagrados y montañas míticas como el monte Everest. Una oportunidad única para ver de cerca la cumbre más alta de la tierra. Además, los tibetanos son acogedores y amables, siempre dispuestos a compartir risas o una taza de té con los pocos viajeros que se acercan a descubrir un país tan bello como desconocido.



Tanzania: le preguntamos a Sabela, de Viajando, Imágenes y Sensaciones

Tanzania, Sabela Montero de Viajando Imágenes y Sensaciones

Tanzania es el destino para los que buscan preciosas playas, una cultura diferente, pueblos costeros que invitan al descanso y, como no, espectaculares paisajes. Y, como no, es el lugar perfecto para los amantes de los animales.

Tanzania es uno de los mejores lugares donde hacer un safari fotográfico ya que cuenta con 16 parques nacionales que suman más de 42.000 km2. Uno de los que me conquistó el corazón fue el de Ngorongoro, que alberga el mayor número de leones y depredadores de toda África. Pero el que se lleva el primer premio es, sin lugar a dudas, el Parque Nacional de Serengueti. Su fama se debe tanto a su gran extensión y gran número de animales que él habitan como por tener la mayor concentración de felinos del mundo.

En el norte de Tanzania también encontramos el pico más alto de África, el Kilimanjaro, con 5.891,8 m de altitud. Aunque para los menos experimentados también podemos hacer un bonito trekking por las montañas de Usambara.

Pero este país tiene mucho más que ofrecer. Sus innumerables pueblos costeros con ese aire de decadencia que dejaron las antiguas colonias, como es Bagamoyo, son los lugares perfectos para conocer una parte de la cultura, historia y valores de este hermoso país.

En conclusión, este es un viaje en el que vivir grandes y bonitas emociones y que es difícil que defraude.



Madagascar: preguntamos a Mónica y Berna, de Libreta Viajera

Madagascar, Mónica y Berna de Libreta Viajera

Madagascar, a medio camino entre África y Asia, es un país que puede hacernos sentir protagonistas de una aventura. Todavía alejado del turismo de masas, sobre todo por sus precarias infraestructuras, es un destino tan exótico como auténtico que enseguida atrapa al viajero.

Sus carreteras llenas de baches, gallinas, gente y rebaños de cebús no lo hacen un viaje de placer, pero mirar por la ventanilla nos traslada a mundos mágicos con paisajes fabulosos, todos diferentes. A veces parecen sacados de un sueño, así de extraños son.

Es precisamente su aislamiento el que ha hecho de Madagascar un país insólito con especies de flora y fauna únicos en el mundo ideal para aventureros amantes de la naturaleza.

Los colosales baobabs y los curiosos lémures son las estrellas absolutas del país, pero hay más… playas de ensueño, trenes que te trasladan al pasado en viajes eternos y agotadores, curiosos bosques de pináculos calizos y áreas protegidas con una flora y una fauna desbordante.

Madagascar es un destino especial, por un motivo u otro siempre tendrá un hueco en nuestros corazones.



Sudáfrica: preguntamos a Pau, de El Pachinko

Sudáfrica, Pau García Solbes, de El Pachinko

Sudáfrica, el destino perfecto para viajar a África por primera vez.

Cuando escuchamos hablar de Sudáfrica es inevitable que nos vengan a la cabeza palabras como Mandela, apartheid, Springboks, el Waka Waka o el famoso gol de Iniesta. Sin embargo, este país de la África austral es uno de los destinos más alucinantes del mundo. Su diversidad racial y cultural (allí se hablan hasta 11 idiomas oficiales) lo convierten en un lugar único y muy atractivo para el viajero que busque viajar por primera vez al continente negro.

¿Cuáles son las principales razones? Ciudades vibrantes y rodeadas de naturaleza como Ciudad del Cabo, safaris para fotografiar a los “Big 5” en Kruger, inmersiones para ver al gran tiburón blanco en Gansbaai, viñedos y bodegas en el valle de Franschhoek que nada tienen que envidiar a las de Europa, playas de escándalo en Walker Bay o lugares para aprender de la historia como Soweto o el Museo del District 6 en Ciudad del Cabo. En Sudáfrica no vas a tener tiempo de aburrirte, pues irás de sorpresa en sorpresa.



Yucatán: preguntamos a Sandra, de El Camino más Corto

Cenote en Yucatán, Sandra Salvadó de El Camino mas Corto

Riviera Maya es un destino asociado al turismo de sol y playa y todo incluido, lo que supone una barrera para muchos viajeros. Tras el Caribe os espera una tierra que os va enamorar, cuna de las más grandes civilizaciones de la Historia de la Humanidad. Bienvenidos a la península de Yucatán, tierra maya.

Un viaje por impresionantes vestigios mayas, donde conocer Chichén Itzá, Maravilla del Mundo Moderno, y enclaves soprendentes, perdidos en la selva. Una tierra donde observar en su hábitat natural al flamenco rosado, el tiburón ballena, tortugas marinas, aves tropicales, monos y con suerte algún gran felino. Esta tierra es naturaleza en estado puro, sin olvidarnos de sus playas y los cenotes, tesoros del inframundo maya. Todo este mapa natural de costas, mangles y selva está salpicado por hermosas ciudades coloniales y Haciendas que nos hablan de su pasado colonial. Y llegamos a lo mejor de esta tierra: sus gentes. El pueblo maya os recibirá con su cálida y tímida manera de ser, personas sencillas. Tendréis la oportunidad de convivir en comunidades mayas y aprender sus tradiciones, compartir con artesanos y degustar su gastronomía. Cultura y naturaleza se aúnan de forma perfecta, y como guinda días de relax en una isla o playa caribeña. La península de Yucatán os espera con los brazos abiertos.



Jordania: preguntamos a Alicia, de Objetivo Viajar

Jordania, Alicia Bea de Objetivo Viajar

Hay países que deberían aparecer en el currículum de todo viajero. Lugares en los que el peso de la historia y la naturaleza se alían para sorprender y seducir. Jordania es uno ellos y os espera para vivir momentos únicos y experiencias inolvidables. Como cruzar el Siq y cumplir el sueño de recorrer Petra - la antigua ciudad nabatea-, descubrir los increíbles paisajes del desierto de Wadi Rum, callejear sin prisa por Amán, bañarse en el Mar Muerto y bucear en el Mar Rojo, disfrutar de la hospitalidad de sus gentes, de sus sabores… No lo dudéis. Regalaros el lujo de viajar a Jordania y a la vuelta me contáis. ¡Feliz cumpleblog!



Chile: preguntamos a Ignacio, de Crónicas de una Cámara

Torres del Paine, Chile, Ignacio Izquierdo de Crónicas de una Cámara

Chile se estira a lo largo de Sudamérica, una franja estrecha pero muy larga separada casi en su totalidad del resto del mundo por la cordillera de los Andes. Cruzar el país implica atravesar tantos paralelos que el viaje se convierte en una representación de casi todos los climas del mundo. Es en este poderoso resumen de la naturaleza donde se encuentra el mayor encanto de un país, que además de su extensión continental abarca parte de Antártida y la isla más remota de nuestro planeta: la isla de Pascua. Sería válida, por lo tanto esta definición, para asegurar que hay al menos un Chile que encaje con los gustos de cada persona. Desde el Norte con de Atacama enganchando en el altiplano andino, hasta el Parque Nacional del Torres del Paine en el Sur, pasando por la Región de los Lagos, Chiloé, Valparaiso o marcándote un road trip por la carretera Austral, Chile es una oda a la variedad, a los paisajes que te dejan sin aliento y a la propia esencia de viajar.


Sólo nos queda dar las gracias a nuestros compañeros por llevarnos de viaje a lo largo y ancho de un mundo que, como ellos nos cuentan,  nos ofrece aun muchísimo por descubrir. Paisajes grandiosos, montañas que ascender, gastronomía para sorprendernos, culturas y religiones de las que seguir aprendiendo... Una vuelta al Mundo en la que encontrar personas, con las que compartir conversación, inquietudes y sueños.

Monjes Tibetanos, Alexander Martínez de Mochila Expres

noviembre 26, 2019

Museo del Fram: Nansen y la conquista del Ártico


Nuestro interés por las exploraciones polares tiene hoy un protagonista de excepción: el navío polar que da nombre a un Museo, el Fram, situado en la Península de Bigdøy, al este de Oslo.

Visitar el Museo del Fram ya formó parte de la preparación para nuestra primera 'expedición polar' en busca de las mágicas luces que inundan los cielos por encima de los 66º 33'N, como os contamos en 'Noruega y las Luces del Norte, viaje hacia la Aurora Boreal'. Después de recorrer en varios inviernos algunos de los parajes más bellos de la Noruega Ártica, nuestra curiosidad por los exploradores polares y sus gestas en un entorno salvaje, donde cualquier error se pagaba muy caro, ha ido aumentando hasta el punto de que nos sentíamos en deuda con ellos. El Fram y su Museo son una enorme fuente de información, que hemos completado con las visitas al Museo Polar de Tromso, el Museo de Historia de Oslo, y leyendo mucho, muchísimo, acerca de la exploración del Ártico y la Antártida. La admiración por los protagonistas de la historia de las expediciones en los mares y tierras polares la hemos plasmado en dos artículos, que esperamos disfrutéis tanto como nosotros.


¿Queréis conocer los detalles de la conquista de los polos? Visitar el Museo del Fram es sólo el comienzo. Acompañadnos, en esta aventura, en la que, hemos mantenido una interesante conversación con un invitado muy especial, el Fram. Le entrevistamos.

Nansen y Amundsen son los principales protagonistas de este museo. Sus gestas en Groenlandia, el Paso del Noroeste y el Polo Norte, junto a las historias de algunos de los barcos que las hicieron posibles, el Fram, el Gjøa y el Maud, nos acompañan en estas salas. La Antártida también tiene su espacio aquí, puesto que gracias al Fram pudo Amundsen participar en la competición con Scott por llegar al Polo Sur.

Exploradores Polares - Museo Fram, Oslo por El Guisante Verde Project

La conquista de las tierras polares, con toda la información acumulada durante siglos, parece una loca gymkhana diseñada para la tragedia. ¿Cuántas vidas se cobró el Ártico? ¿Y la Antártida?

Seguir hoy en un mapa todas esas expediciones es como completar un inmenso puzzle, en el que los nombres de Nansen, Amundsen, Shackleton y Scott se han convertido en auténticas leyendas. Los diarios y restos encontrados de los primeros exploradores, permiten situar los campamentos y calcular los miles de kilómetros recorridos por las embarcaciones y sus tripulantes, perdidos durante meses, incluso años, en la banquisa, ese hielo a la deriva del Ártico que sólo se descongelaba en primavera. Gracias a esos diarios y expediciones posteriores conocemos todas las aproximaciones y rutas por los mares y desiertos helados de la Antártida.

Vajilla del Fram - Museo Fram, Oslo por El Guisante Verde Project

¿Cuántas horas de preparación, estudio, entrenamiento, previsión y provisiones eran necesarias para una expedición exitosa?

Nuestras visitas al Ártico, con las increíbles exposiciones del Museo Fram en Oslo y del Museo Polar en Tromso, aumentan nuestra curiosidad y admiración por estos protagonistas. Leer y documentarnos para escribir esta entrada nos lleva, sin duda, a afirmar que la historia siempre estará incompleta; solo podemos imaginar una parte de lo que vivieron los exploradores en las conquistas polares.



El Ártico no se dejaba conquistar
Eric el Rojo llegó a Groenlandia en 982, y desde entonces, de forma intermitente, son muchos los intentos de aproximarse y cartografiar el ártico y apropiarse de sus recursos. Los hielos frenaban una y otra vez a los aventureros y compañías que buscaban una ruta comercial por el norte hacia Catay. Los nombres de bahías, estrechos, puertos, mares, islas y montañas, encierran numerosas historias de descubrimientos.

El siglo XIX da el pistoletazo de salida para una trágica carrera hacia la gloria. Desde 1818 el Parlamento británico promueve y ofrece generosas recompensas a quien encuentre un paso entre el Océano Pacífico y el Atlántico, el llamado Paso del Noroeste. Fueron muchas las expediciones fallidas, aunque sin duda la más conocida es la de Franklin en 1845 con los barcos Erebus y Terror. Más de 120 tripulantes. Las naves y todos sus hombres desaparecieron en el Ártico. Se organizaron más de 50 misiones de rescate, con patrocinios públicos y privados, como el de la exploradora y viajera Lady Jane, segunda esposa de Franklin, empeñada en hacer de su marido un héroe, o las promovidas por el Almirantazgo, las Sociedades Geográficas, incluso millonarios americanos deseosos de reconocimiento.

Ningún británico quería creer las noticias de canibalismo y sufrimiento extremo que los restos hallados demostraban. Mientras, seguían apareciendo cuberterías de plata, galones, uniformes y otros enseres inútiles en aquellas latitudes. Incluso Dickens escribió defendiendo el honor de Franklin. No sirvió de nada que otros exploradores llegaran más lejos. Para la historia Franklin había visto, y por tanto descubierto, el Paso del Noroeste. Comenzaba la leyenda.


El patriotismo, la gloria de los países participantes, también estaba en juego y por ello las devociones hacia cada explorador eran variables. Noruega no se independiza de Suecia hasta 1905 y tener líderes de la talla de Nansen era algo muy conveniente. El mundo, la sociedad, ansiaba descubrimientos. Varias generaciones de aventureros soñaban con desvelar, al fin, los misterios de los espacios helados.


Nansen, la travesía de Groenlandia
Después de tantos intentos fallidos, Nansen, comenzó a cosechar éxitos y llegó a ser considerado el maestro del Polo. Lo cierto es que tenía habilidades excepcionales para ello. De formación científica, estudió zoología en la universidad de Christiania, la actual Oslo, y era conservador en el Museo de Bergen. Dibujante, deportista, gran esquiador y con records de patinaje, era también un buen conversador, hablaba varios idiomas, y tenía el carisma necesario para ser el héroe del momento. Su primer gran logro fue atravesar Groenlandia, y lo hizo en una misión suicida, puesto que partía desde el Oeste, zona desconocida y despoblada, hacia el Este, de forma que, si no lograban su objetivo, morirían en el intento.

Los nórdicos anunciaban con sorna que Nansen, el conservador del museo preparaba una caminata con raquetas de nieve por el casquete polar de Groenlandia, no hace falta comprar billete de vuelta.

Herramientas para Hielo - Museo Fram, Oslo por El Guisante Verde Project

El fracaso de casi todas las expediciones anteriores, con las innumerables pérdidas de vidas y barcos en el Ártico, habían convertido las exploraciones polares en épicas.

Nansen incorporó muchas innovaciones: fijaciones para los esquíes, correas en los trineos en lugar de tornillos, un hornillo que permitía derretir nieve a la vez que cocinaba, gafas con cristales tintados, varias capas de ropa de lana y un recipiente protegido entre la ropa para evitar que el agua se congelara y poder beber durante su avance. Empezaban a ganar la batalla contra el hielo.

Fram, vista lateral - Museo Fram, Oslo por El Guisante Verde Project


Fram, el primer Navío Polar
Hemos pensado en preguntarle por estas aventuras al único que las vivió en primera persona, y continua entre nosotros, el Fram.

-Fram: Todos piensan que estoy acostumbrado a la inactividad, atrapado en el hielo, encerrado en un museo. En mi botadura todos creían que era gordo, chato, redondeado, poco atractivo y poco apto para navegar; ni tan siquiera tenían un nombre pensado para mi... ¿Noruega, Polo Norte, Eva? Fue Eva Sars, la esposa de Nansen, tan moderna y aventurera como él, quien finalmente decidió mi nombre, FRAM, que en noruego antiguo significa adelante. Eva acertó. ¿A qué no imaginabais que un barco tan poco estético pudiera navegar lo más cerca del Polo Norte y del Polo Sur como yo lo hice?

Fridtjof Nansen,Otto Sverdrup y Roald Amundsen, me guiaron por el Ártico, el archipiélago Ártico de Canadá y la Antártida. Yo soy, por derecho propio un navío polar.

Sin embargo, mi nacimiento no resultó nada fácil, muchos otros antes que yo, balleneros, foqueros, rompehielos, veleros... tuvieron que sufrir terriblemente en las aguas del Ártico y perder a todos sus tripulantes para que mi casco se construyese de forma que aguantara las embestidas del hielo. Ha sido muy duro escuchar las tragedias de otros compañeros, el Erebus, el Terror, el Jeannette... que no tuvieron tanta suerte. He tenido mucho tiempo desde 1936 para ponerme al día de todas las expediciones polares, antes y después de las mías, que se narran, con todo lujo de detalles, en estas salas en las que me encuentro ahora.


Nansen es, junto con Sverdrup, quien inspira la construcción de este navío, encargado a Colin Archer. Debía albergar a sus tripulantes durante años y resistir los embates del hielo. Un buque de 39 x 11 metros, algo pesado para navegar en mar abierto, pero muy resistente para poder dejarse ir a la deriva y acercarse, con suerte, al esquivo Polo Norte. El hielo era el enemigo a considerar. Tantos barcos desaparecidos y aplastados por las banquisas, era una información que Nansen tuvo siempre presente. Tras cada expedición, el Fram, tuvo que someterse a largos trabajos de restauración y ajuste, incluyendo cambiar el motor de vapor por uno alimentado por diésel. Transformaciones decisivas en las tres aventuras del navío polar que se reviven en estas salas.

-Fram: Desde luego, Nansen pasó muchas horas analizando los errores previos para pedir a Colin Archer que me construyese como soy. Para mi historia fueron decisivos los restos del Jeannette que aparecieron en 1884, más de 3 años después de su hundimiento. ¡Había recorrido más de 5000km! Y eso al parecer demostraba que una corriente marina empujaba la banquisa de este a oeste. Así que Nansen pensó en construirme para dejarme atrapar en el hielo e ir a la deriva hasta llegar al Polo Norte. Le debo mucho. ¡Y qué decir de Archer! He sabido que algunos de sus barcos todavía navegan por ahí, ¡qué envidia! Aunque no me quejo, son muchos los que vienen día tras día a interesarse por mí, a admirarme, a pasear por mi cubierta, mis camarotes, mi bodega...

Puente del Fram - Museo Fram, Oslo por El Guisante Verde Project

Poder recorrer hoy en día el Fram, caminar sobre el puente, las cabinas, la bodega de carga, el comedor, la sala de máquinas..., nos sirve para hacernos una idea de la vida a bordo; resulta estremecedor, sobre todo, si recordamos que el hielo podía convertir uno de estos barcos en un prisionero varado durante los largos meses de invierno. Las proyecciones en las paredes del museo completan nuestra experiencia observando desde el puente icebergs, tormentas...


Nansen y el Fram, a la conquista del Polo Norte
-Fram: Si, si, yo parecía un barco gordito, pero a fuerza de elevar mi casco, no entraba la nieve y mi timón y mi hélice quedaban hundidas y protegidas, incluso se podían desmontar para protegerlos y hacer los arreglos necesarios en las invernadas polares.

Y aunque ahora me veis así de bien, son muchos los apaños que he tenido que sufrir tras cada una de mis increíbles aventuras. Para el viaje con Nansen en busca del Polo Norte.

Yo tenía que dejarme atrapar por el hielo en invierno, esperar a que la deriva y la corriente nos llevase hacia arriba en el Ártico y luego esperar de nuevo al deshielo en la primavera para poder volver a casa.

Cocina del Fram - Museo Fram, Oslo por El Guisante Verde Project

Hielo, hielo a la deriva, la banquisa que te aprisiona... bueno, no voy a aburriros con todas las tipologías de hielo que me ha tocado sufrir, crestas, placas que se desprenden, sopa de hielo... ¡Menudo plan!, con razón el resto de navíos altos, elegantes, no querían saber nada de nada. Eso no es todo, he tenido que aguantar a un montón de señores invierno tras invierno, quejándose de la falta de luz y del frío, ¡Y eso que yo fui la primera nave con iluminación eléctrica!; es verdad que fuera hacía 40º bajo cero o menos, pero yo les mantenía por encima de los 20º; se quejaban de la falta de orientación, de la escasa variedad de la comida ,¡pero si había más de 50 tipos de comida en lata!. Lo peor era la ausencia de noticias de las misiones de exploración... Si, porque a mi me llevaron a la banquisa en el Ártico, pero luego me tocaba esperar, con los más aburridos de la tripulación, o con los más listos, según se mire, a que plantasen la dichosa banderita de ¡Hemos llegado los primeros!.


Íbamos en busca del Polo Norte, yo era el primer barco que llegaba a los 84º y 30´, a 800km del Polo. Pero la deriva comenzó a desviarnos, y Nansen, acompañado sólo por Johanssen, 28 perros, trineos y kayaks intentaron llegar hasta los 90ª esquiando sobre el hielo. ¡Cuánta incertidumbre hasta que tuvimos noticias! Estuve 3 años atrapado en el hielo, luego navegamos hasta Tromsø y allí nos informaron de que Nansen y Johanssen estaban vivos y que habían llegado muy cerca, hasta los 86º 10´. El capitán Sverdrup informó de que el Fram, yo, regresaba en buen estado. Después de más de un año de aventuras y dificultades, Nansen y Johanssen habían empezado a tutearse. Fue Jackson, el inglés que Nansen no había admitido en nuestra tripulación, sólo compuesta por noruegos, quién los encontró. Nos recibieron a todos como héroes en Christiania.

Los libros de Nansen, se convirtieron en grandes éxitos, y fijaos que en el segundo yo estoy en la portada.

“La travesía de Groenlandia, expedición en esquís. 1888-1889”
“Hacia el Polo, relato de la expedición del Fram 1893-1896”
“En la noche y entre los hielos”

Aunque recibió el Premio Nobel de la Paz por ayudar a prisioneros y refugiados después de la Gran Guerra, sobre todo armenios, creo que, igual que yo, Nansen añoraba la navegación. Dicen que antes de fallecer en su casa de Polhogda, aquí cerca, en Oslo, escribió: “más lejos... Hacia el Norte".

Instrumentos navegación - Museo Fram, Oslo por El Guisante Verde Project

Frente a la arrogancia y soberbia de algunos oficiales ingleses, que creían que sus conocimientos navales les iban a servir en estos mares helados, fueron muchos los exploradores que comenzaron a darse cuenta de que leer podía salvarles la vida. Los diarios y bitácoras publicados o recuperados ofrecían valiosa información sobre rutas, depósitos, refugios, víveres, además de ir completando poco a poco las cartas naúticas y los mapas para encontrar el camino de vuelta, la isla más cercana, el continente..., tras meses caminando a la deriva en la banquisa. La precisión significaba la diferencia entre la vida y la muerte.

Había llegado el momento de organizar expediciones más pequeñas con unos pocos hombres seleccionados cuidadosamente. Aunque Peary y Nansen mantenían sus records en el Polo Norte, fueron necesarios muchos más intentos para alcanzarlo.

Diario Expedición Polo Sur - Museo Fram, Oslo por El Guisante Verde Project

-Fram: La verdad es que tengo que agradecer a Colin Archer que hiciera mi casco con 3 capas, que llenase de aislante todas las zonas intermedias, que usase roble y esa madera rara, bebeereú, para el exterior, que al ser tan lisa y dura me permitía, ¡qué vértigo!, escurrirme y elevarme sobre el hielo cuando este me presionaba, y volver a caer sobre él rompiéndolo. ¡Quién me llama gordo ahora!, ¿eh? En mi interior todos estaban calentitos, cantaban, leían, teníamos a bordo más de 600 libros, trabajaban, escribían sus diarios, hasta un periódico, el Framsjaa, contaban una y otra vez las provisiones, preparaban lo que tenían que llevar en los trineos, numeraban, anotaban..., ¡cuánto escribía esta gente!. Y cuántas cosas medían para sus investigaciones científicas, Dios, si llevábamos todo tipo de nuevos cachivaches, sextantes, teodolitos, aerómetros... Yo iba cargado hasta los topes.

¿Y los ladridos y peleas de los perros samoyedos? Dicen que la noche ártica es silenciosa; para algunos. Estaban las fanfarronadas por la caza de osos polares, también el miedo a lo desconocido, los hombres heridos, la falta de noticias de sus seres queridos, la melancolía… ¡Si yo contase todas las cosas que pasaban en mi interior!

Más allá de la imagen aventurera que muchas veces se nos ofrece de los protagonistas, es fascinante comprobar su minuciosa planificación, su capacidad de estudio y aprendizaje de diferentes disciplinas, las continuas innovaciones; la exhaustiva lectura e investigación de crónicas de expediciones anteriores; la experiencia sobre el terreno al aprender de las poblaciones nómadas, entender como los Inuit se adaptaban al medio, confeccionando su propia ropa, cazando y pescando, y junto a sus trineos de perros, sobrevivían en las condiciones más adversas, resultó decisivo para las futuras expediciones.

Gjøa - Museo Fram, Oslo por El Guisante Verde Project


El Gjøa, Amundsen y el Paso del Noroeste
El museo del Fram alberga desde 2013 también al Gjøa, un navío más pequeño, de 21 metros de eslora, dedicado a la pesca del arenque, y que permitió a Amundsen atravesar por fin el legendario "Paso del Noroeste" entre Europa y Asia. Amundsen relata que fueron precisamente sus lecturas sobre la expedición del inglés Franklin en busca del mítico paso, lo que decidió su vocación exploradora. Amundsen abandonó sus estudios de medicina y se preparó a conciencia para su nueva ocupación. Su primera experiencia fue con una expedición belga a la Antártida, en la que se vio obligado a pasar el invierno en la región. Un entrenamiento para lo que vendría después.

¿Por qué el ser humano se siente tan atraído por lo desconocido, por la conquista? ¿Existe el virus de los mares polares? ¿Por qué estos hombres repetían una y otra vez expediciones a los hielos, cuando las circunstancias eran tan adversas?

¿Cuándo decidió Amundsen dirigirse al Polo Sur, y cómo consiguió hacerse con el Fram? Para conocer las respuestas a estas preguntas tendrás que leer nuestro próximo artículo sobre esta aventura extraordinaria...






Viajes a Noruega (6). Entradas Relacionadas


Noruega, todas las entradas (21)



noviembre 12, 2019

Cannaregio, Venecia, el refugio de los venecianos

Puente de los Descalzos - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Venecia, la ciudad de la laguna, vive estos últimos tiempos agitada por la marea de turistas que invaden sus estrechas calles, y los gigantescos cruceros que ocultan con su sombra los viejos palacios. Una de las ciudades más bellas del mundo agoniza bajo el peso de la masificación turística y la especulación urbana que arrincona a sus habitantes. El sestiere, barrio, más poblado de Venecia, refugio de una mayoría de clase trabajadora veneciana, es Cannaregio.

Canales en Cannaregio - Venecia por El Guisante Verde Project

Desde nuestro alojamiento, muy cerca del Campo dei Gesuiti, asistimos al despertar diario de un barrio donde aun se escucha hablar veneciano en las pequeñas plazas y comercios tradicionales. Caminar por las estrechas calles de Cannaregio, nos traslada muy lejos de las aglomeraciones y el ruido que inunda Venecia, un aqua alta humana que ha desvirtuado completamente la visita a la ciudad de los canales. Cannaregio se despereza poco a poco, con el trasiego de los repartidores, el sonido profundo de las campanas y el olor a café que nos guía a través de sus intrincadas calles.


Fondamenta Misericordia - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Campo del Gueto Nuevo - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Canales de Cannaregio por la Noche - Venecia por El Guisante Verde Project

Cuando el sol comienza a descender la actividad del barrio se va tranquilizando, las pequeñas trattorias encienden sus luces y el aire se llena con el aroma de los forni. Resulta curioso que no muy lejos de donde nos encontramos, las zonas más visitadas de Venecia aun se encuentren atestadas, es necesario esperar casi hasta el anochecer para poder recorrerlas con tranquilidad. Cannaregio es uno de nuestros lugares favoritos (en el blog: 'Rincones de Venecia que no quiero compartir con nadie'.

Paseo en Góndola por los canales de Cannaregio - Venecia por El Guisante Verde Project

Cannaregio ocupa la mayor parte de Venecia al norte del Gran Canal, que hace de frontera con Santa Croce y San Polo; es el segundo barrio más grande, después de Castello, el sestiere con el que limita al este. La principal via de agua es el canal Cannaregio; sobre sus aguas destacan dos puentes, el Ponte delle Guglie, Puente de las Agujas, que debe su nombre a los cuatro pináculos que lo decoran, y el Puente de San Giobbe o Puente de los Tres Arcos, el único de tres ojos que queda en Venecia. El canal Cannaregio, exceptuando el Gran Canal, es el único del interior del centro histórico por el que circulan vaporetos.

Puente de las Agujas y Torre Campo de San Geremia - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Puente de los Tres Arcos - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Plaza de la Maddalnea - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Caballo de Góndola en Campo Santa Maria Nova - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Cuando el área de Cannaregio se encontraba deshabitada amplios cañaverales cubrían su superficie, por lo que la hipótesis más aceptada es que esa circunstancia da origen de su nombre; algo que se corrobora en un documento de 1410, donde se recoge: "Cannaregio impercioché era chanedo et paludo con chanelle. Tra i primi toponimi documentati è Canacleclo."

Sin embargo, existen otras teorías, poco relevantes en realidad, que explican el origen del nombre Cannaregio. En algunos mapas de la época de los Habsburgo, se refieren a él, tal vez por error, como Canal Regio, Canalreggio, aunque anteriormente, personalidades de la Venecia Napoleónica lo denominan así, dejando sobre la mesa la posibilidad de que ese nombre era común a principios del siglo XIX, y por tanto, su origen sería más antiguo.

Iglesia dei Gesuiti - Cannregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Por último, se apunta a la posibilidad de que el nombre actual derivaría de la palabra latina canaliculus o canal pequeño, que se refiere al río Marzenego que, desde el continente, se abre paso mediante el canal Cannaregio, para atravesar la laguna en su camino hacia el mar.

Bajo el dominio de los Habsburgo, se realizó, en 1842, la primera conexión terrestre de Venecia con la parte continental, un puente ferroviario que daría lugar al derribo de la Iglesia y el Convento de Santa Lucía, con el fin de realizar una gran estación de ferrocarril, la Estación de Santa Lucía, un proyecto que finalizaría en 1952 bajo la dirección del arquitecto Paolo Perilli.

Palacios del Gran Canal en Cannaregio - Venecia por El Guisante Verde Project

Campo Santa Fosca, Monumento a Paolo Sarpi - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Gran Canal en Cannaregio - Venecia por El Guisante Verde Project

Cannaregio - Venecia por El Guisante Verde Project

Venecia es una ciudad que deslumbra, y no le faltan motivos: la Plaza y la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal, museos como la Galería de la Accademia o la Colección Peggy Guggenheim (en el blog 'Peggy Guggenheim, la colección de una adicta al arte'), el Gran Canal, Ca' Rezzonico, iglesias como I Frari o la de los Santos Juan y Pablo, el Arsenal, los Jardines, el ambiente en sus campi..., y tantos otros lugares que se han convertido en visitas imprescindibles en la ciudad de los canales.

También existe otra Venecia, insólita y secreta, llena de símbolos, de recuerdos de épocas pasadas, de personajes que vivieron, trabajaron o tramaron conjuras entre su laberinto de calles, donde la numeración de las casas parece concebida para impedir su localización.

Campiello de la Cason - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

San Geremia - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Vaporettos en Fondamenta Nueva - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Ca' d'Oro en el Gran Canal - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Caminar por los barrios de la Serenísima, prestando atención a los detalles nos lleva a descubrir otra ciudad, que se oculta a simple vista. Aquí símbolos teutónicos, alquímicos, masónicos, o templarios; allá, jardines secretos, un canal subterráneo, el grafiti de un hombre con pipa o un recuerdo a los dioses paganos como la escultura del homo Silvanus del Palazzo Bembo-Boldù, en Cannaregio. Es la representación de un hombre, a tamaño natural, cubierto de pelo, sujetando un escudo redondo en cuyo interior aparece un sol. Es una de las escasas imagenes del dios de los bosques de la antigua Roma.

Homo Silvanus del Palazzo Bembo Boldù - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

En las fachadas de los palacios venecianos encontramos elementos de uso común que llaman la atención de los visitantes, o tal vez no, pero que siempre ofrecen información al que mira atentamente. Por ejemplo, los obeliscos que aparecen rematando algunos palacios, indican que su propietario era almirante de la marina veneciana. Aunque hay una excepción: los del Palazzo Papadopoli, de 1570, que se encuentra en el distrito de San Polo, asomado al Gran Canal, y que se corresponden con antiguas chimeneas.

En Venecia, a menudo, realidad y ficción se entremezclan hasta el punto que resulta difícil separar una de la otra; lugares que parecen imaginarios son reales y al contrario. Cuando los viajeros llegan a otro espacio emblemático de Cannaregio, la Corte Seconda dei Milion, es frecuente escuchar que son las antiguas dependencias donde vivió uno de los personajes más ilustres de la Serenissima, a su regreso de una estancia de más de veinte años en China: Marco Polo. En realidad, estas casas son del siglo XVI y se construyeron sobre los restos de la vivienda del famoso comerciante y aventurero, en una parte de la ciudad muy vinculada al trabajo de la seda.

Corte Seconda dei Milion - Cannregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Si se quiere conocer el significado de lo que encontramos a nuestro paso en un en viaje por esa Venecia escondida, es necesario contar con un mapa impreso (los errores de ubicación en las modernas apps son constantes), recurrir a las fuentes orales (preguntando a los habitantes del barrio), y, por supuesto a las escritas. Incluso a algunas en las que no se piensa habitualmente, como las aventuras de Corto Maltés, el personaje de Hugo Pratt, que nos muestra diversos lugares de la ciudad; algunos, incluso, han llegado a ser conocidos por el nombre con el que aparecen en la novela gráfica, como el Puente de la Nostalgia, cerca de Santa María dei Miracoli, mientras que otros son reales, como la Casa del Camello, ambos en Cannaregio.

Casa del Camello - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

En nuestro recorrido por Cannaregio nos encontramos con un sotopòrtego, junto al Ponte delle Guglie, en el que aun se observan las bisagras de hierro de las puertas que cerraban por la noche lo que en, en 1516, se convirtió en el primer gueto judío. Aunque la presencia de judíos en Italia era mucho más antigua, fue debido al Edicto de Granada, emitido por los Reyes Católicos en 1492, lo que provocó la llegada masiva tanto de judíos deportados de España, como de los procedentes del sur de Italia, que dependía del Reino de Aragón.

El origen de la palabra gueto, del italiano ghetto, podría encontrarse en el verbo ghettare, fundir, debido a la numerosa presencia de fundiciones de hierro que se encontraban en el lugar con anterioridad a que se utilizara para mantener a la comunidad judía separada del resto de venecianos. Desde ese momento, la palabra se universaliza como lugar donde se aísla a los judíos, y en general, a cualquier minoría excluida socialmente.

Puente del Gueto Nuevo - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Campo del Gueto Nuevo - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Vida Cotidiana en el Gueto de Venecia por El Guisante Verde Project

El gueto de Venecia se organiza en dos espacios, el Gueto Viejo y el Gueto Nuevo. Aquí los edificios superan las alturas establecidas para las casas venecianas y podemos encontrar edificios de hasta ocho plantas. Este hecho se permitió por el crecimiento de la población y la necesidad de vivienda para alojarla, así como por la imposibilidad de superar los límites del gueto. Los lugares más sobresalientes son el Museo Ebraico y las 5 Sinagogas: Tedesca, Canton, Italiana, Levantina y Spagnola. Estos espacios suelen ocupar las partes más altas de los edificios; en esta ubicación también influye la falta de espacio en el gueto, aunque de ese modo se cumple con el precepto talmúdico sobre la arquitectura de la sinagoga que prohíbe cualquier tipo de construcción humana entre el cielo y los templos. Los exteriores de los edificios son bastantes anónimos y parecen lo que son, viviendas, ya que la discreción era fundamental en un momento, principios del siglo XVI, donde los lugares de culto judíos se toleraban, si bien oficialmente estaban prohibidos.

Sinagoga Italiana - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

La Scola Italiana, la Sinagoga Italiana, es la más sencilla, como corresponde a la comunidad más pobre del gueto. Se construyó en 1575 en el Gueto Nuevo, muy cerca de la sinagoga francesa. De planta rectangular, se encuentra sobre viviendas privadas. En su interior destaca la bimah, tribuna o púlpito, que se encuentra en una posición mucho más elevada que el resto de la sala. De esta forma, se muestra que el lector es la persona más importante en ese preciso instante, además de facilitar la escucha de la Torá.

Scola Grande Tedesca, la Sinagoga Alemana, su construcción data de 1527 aunque fue totalmente renovada durante el siglo XVIII en estilo barroco tardío. Su forma trapezoidal la hace destacar entre las sinagogas, en su mayoría rectangulares. Se encuentra en el último piso de una casa del Campo del Gueto Nuevo y puede visitarse. La galería de las mujeres es de forma elíptica y en origen la bimah se encontraba en el centro. Su rica decoración refleja el hecho de que, según las leyes venecianas del siglo XVI, únicamente la comunidad judía alemana podía prestar dinero, lo que redundó en beneficio de sus miembros.

Sinagoga Alemana - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

La Cantón Scola, la Sinagoga Francesa, se fundó en 1532, aunque fue restaurada en estilo barroco con elementos rococó en el siglo XVIII. Desde el exterior se la reconoce por la pequeña cúpula de madera que cubre la bimah. También se encuentra en el Campo del Gueto Nuevo y puede ser visitada. Se la considera única en Europa gracias a sus ocho paneles con bajorrelieves de madera decorados con escenas bíblicas del Libro del Éxodo, que incluyen la ciudad de Jericó, el paso del Mar Rojo, el Altar del Sacrificio, el Maná, el Arca a orillas del río Jordán, Coré o Koraj (que lideró una revuelta contra Moisés), el regalo de la Torá y Moisés haciendo manar agua de la roca.

Sinagoga Francesa - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

En el Gueto Viejo se construyeron dos de las sinagogas más bellas del norte de Italia. Scola Levantina, la Sinagoga Levantina es la primera sinagoga sefardí del gueto y se construyó hacia 1541. La restauración barroca se llevó a cabo por la escuela de Baldassare Longhena. De planta rectangular, la galería de las mujeres es paralela a uno de los lados largos. Puede visitarse en los meses de verano y primavera, cuando no se celebra culto.

Sinagoga Levantina - Cannregio, Venecia por El Guisante Verde Project

La Scola Spagnola, la Sinagoga Española es la más moderna del gueto al ser fundada por sefardíes españoles y portugueses en 1581, frente a la Escuela Levantina. Se reconoce por sus vidrios de colores en las ventanas y la gran puerta de madera, destacando por su la rica decoración interior. La restauración barroca fue realizada, al igual que en el caso de la Levantina, por el taller de Baldassare Longhena. Aquí, la galería para las mujeres tiene forma elíptica y se extiende por todo el recinto. Sigue manteniendo el culto, durante los meses de primavera y verano, por lo que fuera de esas fechas puede visitarse.

Sinagoga Española (al fondo) - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Asomados al Gran Canal se encuentran, por una parte, uno de los palacios más bellos de Cannaregio: el palacio Vendramin Calergi, que en invierno sirve de casino municipal y, por otro lado, uno de los edificios góticos más bellos de Venecia: la Ca' d'Oro.

Ca' Vendramin Calergi, acogió en sus salones a muchas personalidades, entre ellas Wagner, que falleció en él en 1883, y actualmente acoge su museo, además del Casino de Venecia. La construcción de edificio se ha atribuido a diferentes autores, siendo el más aceptado Mauro Codussi, por las afinidades con el Palazzo Corner Spinelli. Sin embargo, los últimos estudios aportan algunas sombras sobre la atribución y parece claro que la familia Lombardo fue responsable de buena parte del trabajo.

Palacio Vendramin Calergi, Casino de Venecia - Cannaregio por El Guisante Verde Project

Lo que sí está claro es el patrón, la familia Loredan, así como las fechas de inicio, 1481, y fin de los trabajos, 1509. Giorgione realizó varios frescos en su interior, hoy perdidos. El inicio de las dificultades financieras de la familia Loredan en 1581 marcó la historia del palacio, que pasa por múltiples propietarios, como el duque de Mantua, Guillermo Gonzaga; Isabetta Gritti; la familia Vendramin; Carolina de Borbón-Dos Sicilias o los Duques de Gracia, por citar algunos. Bajo la propiedad de estos últimos, Richard Wagner vivió en el palacio entre 1882 y 1883. Tras varios cambios de propiedad posteriores, el Palacio Vendramin pasó a manos de la municipalidad de Venecia, en 1946, que instaló la sede del Casino.

Casino de Venecia, Ca' Vendramin Calergi - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Ca' Vendramin Calergi se abre al Gran Canal y es accesible por góndola; el edificio tiene forma de L, y posee una de las fachadas más reseñables del Renacimiento Veneciano, donde se juega con las luces y las sombras, divida en tres niveles que muestran los tres órdenes arquitectónicos clásicos: dórico, jónico y corintio. Los dos pisos superiores presentan una hilera de cinco grandes ventanas geminadas, mientras que en la planta baja son tres y el lugar de la ventana central es ocupado por el portal. La decoración es relativamente discreta y es la arquitectura la que se impone. Un detalle curioso es que, bajo las ventanas rectangulares de la planta baja, puede leerse parte del lema de los Caballeros Templarios: 'Non nobis, Domine, non nobis. Sed Nomini Tuo Da Gloriam' ("No a nosotros, Señor, no a nosotros. Sino a Tu nombre sea dada la gloria").

Wagner estuvo en varias ocasiones en Venecia. La última, en septiembre de 1882, después de haber estrenado la que sería su última ópera, Parsifal, en la segunda edición del Festival de Bayreuth. Llegó acompañado de su esposa Cosima Liszt y cuatro de sus hijos. Murió de un ataque al corazón el 13 de febrero 1883. En las Salas Wagner se muestra la colección privada más grande dedicada al compositor fuera de Bayreuth.

En el segundo piso se encuentra el Casino de Venecia, fundado en 1638, es la casa de juego más antigua del mundo, aunque la sede del Palazzo Vendramin data de 1946.

La fachada de la Ca'd'Oro es una de las más conocidas entre las que se asoman al Gran Canal. Su nombre se debe a que, en sus orígenes, algunas partes de la construcción poseían un borde dorado, parte de una rica policromía hoy perdida.

Ca'd'Oro - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

El artífice de su construcción fue Mario Contarini, perteneciente a una familia que proporcionó ocho Dogos a la ciudad de Venecia. Al enviudar, Mario decidió demoler el palacio familiar de su esposa, de la estirpe de los Zeno, y construir uno nuevo. Las obras arrancaron en 1424, manteniendo buena parte de las características del estilo gótico veneciano. Contarini trabajó codo con los arquitectos. El lombardo Matteo Raverti que había trabajado en la Catedral de Milán y en el Palacio Ducal de Venecia, entre otros edificios; la veneciana familia Bono, que dejaron su impronta en muchos lugares de la ciudad, como el Palacio Ducal, la Iglesia de la Madonna dell’Orto o la de los Santos Giovanni y Paolo.

Tras pasar la propiedad de la Ca’d’Oro por diversas familias, a finales del siglo XIX, fue adquirida por el barón Giorgio Franchetti, que se marcó como objetivo realizar una restauración que devolviera el edificio al original del siglo XV, en la medida de lo posible. Para financiar los trabajos, el barón llegó a un acuerdo con el gobierno italiano, aunque no vería su obra terminada. En su testamento, Franchetti, estableció la conversión del edificio en museo, y el 18 de enero de 1927 se inauguró la galería que lleva su nombre.

El edificio, en sus orígenes, responde a la típica casa-almacén de los nobles venecianos, que en este caso se dispone en forma de C alrededor de un patio abierto. La fachada principal es asimétrica; el lado izquierdo presenta un pórtico con cinco vanos para el amarre de las embarcaciones, y arcadas en los pisos superiores. El lado derecho es mucho más sobrio en su decoración, hasta el punto de que podría parecer un edificio independiente. La unión de ambas partes la marca la gran cornisa superior.

Ca' d'Oro galeria de la fachada al Gran Canal - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

En la fachada del Gran Canal, llaman la atención las ventanas, a modo de logia, que siguen el modelo del Palacio Ducal, muy próximo a ser finalizado durante el período de construcción de la Ca’d’Oro, aunque también existen trazas de inspiración bizantina. Se mantuvieron o copiaron algunos elementos del palacio de los Zeno, por expreso deseo de Contarini, como el pórtico en el agua, muy similar al anterior, y que recuerda a la Ca da’Mosto, o los dos frisos del siglo XIII reubicados verticalmente. Las columnas retorcidas que delimitan la fachada también son una aportación de Mario Contarini.

Fachada de la Ca da'Mosto - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

A la colección de Franchetti se añadieron obras provenientes de colecciones estatales, bronces, esculturas, pinturas venecianas y flamencas. Hoy podemos ver entre las paredes de la Ca’d’Oro trabajos de Andrea Mantegna, Tiziano, Guardi, Giorgione, Carpaccio o Van Dyck.

De las numerosas iglesias que podemos encontrar en Cannaregio, destacaremos la Iglesia de la Madonna dell'Orto, y la Iglesia de Santa María de los Milagros. La Iglesia de la Madonna dell'Orto, uno de los edificios emblemáticos del gótico veneciano, se construyó a mediados del siglo XIV y, a lo largo de su historia, ha pertenecido a diversas órdenes religiosas, incluso durante un tiempo, a mediados del siglo XIX, perteneció a los militares, que la convirtieron en almacén.

Iglesia de la Madonna dell'Orto - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

El origen del nombre con el que el pueblo conoce la iglesia forma parte de la historia de Venecia. El escultor Giovanni De Santi, por encargo del párroco de Santa María Formosa comenzó a tallar una escultura de la Virgen, que fue rechazada aun antes de ser finalizada. El escultor colocó la talla en el jardín de su casa donde, al poco tiempo, su esposa constató que durante la noche resplandecía. El lugar comenzó a atraer a los peregrinos y, tras producirse algunos milagros, el escultor fue instado a retirarla. De Santi se la ofreció a los Humiliati, constructores de la iglesia de Cannaregio y en 1399, la estatua fue trasladada al templo. Ya en 1414 el Consejo de los Diez, concedió el título de Iglesia de la Madonna dell'Orto, que era como se conocía popularmente.

Su fachada tripartita realizada en ladrillo es una de las más bellas de Venecia. En los lados se observan ventanas de cuatro luces, de estilo gótico florido y en la parte superior las estatuas de los doce apóstoles; en el centro de fachada, dos rosetones. El portal se corona con un arco agudo con decoración en piedra blanca, en donde aparecen San Cristoforo, la Virgen y el arcángel Gabriel; esta decoración es el marco para un pórtico sobre pilastras con un frontón en pórfido rojo.

Interior de la Iglesia de la Madonna dell'Orto - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

El interior tiene planta basilical de tres naves, sin crucero y el único elemento que ha sobrevivido del antiguo convento es el claustro. Entre las obras de arte que podemos contemplar, algunas están firmadas por uno de los pintores venecianos más universales, Jacopo Robusti, el Tintoretto, enterrado aquí.

Junto al rio dei Miracoli, en un laberinto de calles estrechas, se encuentra el primer ejemplo de iglesia renacentista de Venecia, la sorprendente Iglesia de Santa María de los Milagros, Santa Maria dei Miracoli.

Santa María de los Milagros - Cannregio, Venecia por El Guisante Verde Project

En 1408, Francesco Amadi encargó, según las últimas investigaciones, al pintor Zanino di Pietro una pintura de la Virgen con el Niño. Esta pequeña obra fue colocada posteriormente por Angelo Amadi en una esquina de su casa en Cannaregio y pronto se hizo popular entre los habitantes del barrio. Cuando, en 1480 la pintura comenzó milagrosamente a llorar, la afluencia de curiosos, creyentes y gentes de toda condición fue imposible de controlar y llegó a colapsar aquel rincón de Cannaregio. Ante los ojos de las autoridades políticas y religiosas se hizo evidente la necesidad de construir un edifcio apropiado para venerar la pintura y pedir su gracia. Para ello se llevó a cabo una campaña pública de captación de fondos como nunca antes se había visto. El proyecto se adjudicó a Pietro Lombardo, que debía realizarlo entre 1481 y 1485. Sin embargo, se recibió la orden de transformar la capilla en una iglesia de mayor tamaño y añadir un convento, a raíz de la bula emitida por el Papa Sixto IV en 1485. Pietro Lombardo optó por el enfoque humanista del Renacimiento para su diseño logrando un hito en la historia de la arquitectura veneciana.

Campo Santa Maria Nova y Chiesa Santa Maria dei Miracoli - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project

Exteriormente el edifico tiene forma rectangular, con el ábside cubierto por una cúpula. La fachada está dividida en dos alturas y cinco partes mediante pilastras con capiteles corintios debajo y jónicos arriba, invirtiendo así los cánones de Vitruvio. Dominando el conjunto un gran frontón semicircular con rosetón, 3 óculos y dos círculos de mármol. La principal característica exterior del conjunto es que toda su superficie se encuentra cubierta de mármol policromado, cuyo origen se ha atribuido tradicionalmente a restos y material reciclado proveniente de la Iglesia de San Marcos, aunque esto no parece, hoy día, acreditado. El interior, de una sola nave cubierta por bóveda de cañón, es impresionante por su tamaño y decoración que incluye, además de las tradicionales imágenes religiosas tanto en pinturas como en obra escultórica, una representación del fin del mundo pagano antiguo que incluye criaturas marinas, muchas de ellas aladas.

Venecia merece ser visitada con respeto, con curiosidad, sin prisas, atentos a lo que sucede fuera de los ríos humanos que inundan algunas calles de su centro histórico, viviendo la ciudad al ritmo que marcan sus habitantes y Cannaregio es el lugar perfecto para sentirnos en casa.

"Sobre los cimientos que van hacia la Madonna dell'Orto y San Marislian hay un palacio con una cruz teutónica, una rosa y un camello de piedra. Seguramente a la mayoría de la gente no le sugerirán nada todas estas cosas, pero si es veneciano de corazón, se entiende enseguida que detrás de un símbolo teutónico se esconde algo misterioso y que una rosa retorcida alrededor de la cruz complica aún más el enigma. Si se añade el camello, el ánimo intrigante de un veneciano quedará definitivamente seducido. - Hugo Pratt, 'Fábula de Venecia'.

Detalle de la Casa del Camello - Cannaregio, Venecia por El Guisante Verde Project