junio 09, 2019

Cantos Quan Họ de Vietnam: el amor como patrimonio de la humanidad

Cantantes de Quan Ho - Vietnam por El Guisante Verde Project

Durante nuestro viaje por Vietnam han sido muchos los momentos sorprendentes, emocionantes, inesperados, algunos de verdadero privilegio, que hemos vivido. Mientras recorriamos la provincia de Bắc Ninh, cerca de Hanoi, visitamos el templo Đô, en Từ Sơn. Allí nos esperaba una experiencia visual y sonora que recorre el Delta del Rio Rojo desde hace siglos: el Quan Họ, el canto de amor más idealizado del sudeste asiático.

Cantos Quan Ho en el templo Đô - Vietnam por El Guisante Verde Project

Pareja de cantantes de Quan Ho en el templo Đô - Vietnam por El Guisante Verde Project

Duo de cantantes femeninas de Quan Ho - Vietnam por El Guisante Verde Project

El canto popular Quan Họ es uno de los cantos típicos del delta del rio Rojo, que se encuentra muy cerca de Hanoi, en el norte de Vietnam. Surgió en la frontera entre las actuales provincias de Bắc Ninh y Bắc Giang; de hecho al rio Cau, que fluye entre ambas, se le conoce como el rio del Quan Họ. Estos cantos populares sirvieron de vehículo de hermanamiento entre aldeas, que de esa forma estrechaban sus relaciones. Desde 2009 los cantos Quan Họ forman parte del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad reconocido por la UNESCO.

Tuvimos el privilegio de asistir a la representación de los cantos Quan Họ, únicamente acompañados por nuestro guía. Una representación en exclusiva que nos permitió apreciar plenamente los gestos, las miradas, las voces de unas mujeres y hombres que parecían haber traspasado las fronteras del tiempo para mostrarnos, una vez más, lo poco que los europeos conocemos del resto del mundo.



Antes de acudir a la representación en el templo Đô, visitamos el templo Đền Lý Bát Đế donde la influencia china en la construcción es patente, al igual que en el resto de edificios religiosos de la zona, como el templo situado sobre un pequeño lago frente al templo Đô, el Thủy Đình Đền Đôy o el Văn Chỉ. Resulta difícil, una vez dentro, al menos para nosotros, establecer grandes diferencias estilísticas que nos sitúen en Vietnam y no en un rincón del gigante asiático. No en vano, Vietnam no se independizó de China hasta el siglo X.

Templo Do, en Bac Ninh - Vietnam por El Guisante Vietnam

Dragón del Templo Do en Bac Ninh - Vietnam por El Guisante Verde Project

Detalle templo Đền Lý Bát Đế - Vietnam por El Guisante Verde Project

Templo Đền Lý Bát Đế - Vietnam por El Guisante Verde Project

Detalle interior Templo Đền Lý Bát Đế - Vietnam por El Guisante Verde Project

Interior Templo Đền Lý Bát Đế - Vietnam por El Guisante Verde Project

Estela del Templo Đền Lý Bát Đế - Vietnam por El Guisante Verde Project

Altar con ofrendas Templo Đền Lý Bát Đế - Vietnam por El Guisante Verde Project

El origen del término Quan Họ ha sido objeto de discusión y no hay una opinión unánimemente aceptada; existen versiones que se basan en el significado etimológico de las palabras que lo componen; otras que lo buscan en el análisis semántico de las letras; también están las que buscan el origen en celebraciones religiosas relacionadas con la prosperidad y, por supuesto, existe una leyenda que vincula el Quan Họ al noble que, de viaje por la provincia de Bắc Ninh quedó prendado de la voz que escuchó, viéndose obligado a detenerse para disfrutar de aquel canto, al que no sabemos si respondió...

Templo Đền Lý Bát Đế - Vietnam por El Guisante Verde Project

Templo Đền Lý Bát Đế, detalle interior - Vietnam por El Guisante Verde Project

Templo Đền Lý Bát Đế, interior - Vietnam por El Guisante Verde Project

En cualquier caso, el Quan Họ se documenta por primera vez en el siglo XIII y se ha asociado a los festivales de primavera que siguen a la celebración del año nuevo vietnamita, el Tết. Fuera de esas celebraciones, los cantos a menudo se realizaban sin espectadores, como diversión y entretenimiento entre parejas de cantantes. Hoy en día, los cantos Quan Họ se interpretan prácticamente en cualquier momento del año, en festivales, concursos, actividades turísticas o en honor de los anfitriones de reuniones con amigos.

Cantante Quan Ho - Vietnam por El Guisante Verde Project

Đền Lý Bát Đế, grullas - Vietnam por El Guisante Verde Project

Đền Lý Bát Đế, altar con figura orante - Vietnam por El Guisante Verde Project

Đền Lý Bát Đế, altar con sombrillas - Vietnam por El Guisante Verde Project

A lo largo del tiempo las letras y melodías de los cantos Quan Họ se han transmitido casi exclusivamente de forma oral, lo que ha provocado que una parte importante de los cantos más antiguos se hayan perdido, y por eso resulta vital su conservación. El Departamento de Cultura de Bắc Ninh, en especial desde la inclusión de los cantos en la lista del patrimonio mundial, se ha implicado en su preservación y conserva un tesoro de miles de cantos tradicionales que aun interpretan los habitantes de las aldeas de Bắc Giang y Bắc Ninh, como ‘Viento Frio de la Luna’, ‘Arbol de Arroz’ o ‘En lo alto de la montaña’ entre otras muchas.

Đền Lý Bát Đế, detalle estela - Vietnam por El Guisante Verde Project

Ventana Redonda  Templo Do - Vietnam por El Guisante Verde Project

Entradas Templos Bac Ninh - Vietnam por El Guisante Verde Project

Entrada templos Bac Ninh - Vietnam por El Guisante Verde Project

Templos Bac Ninh, patio interior - Vietnam por El Guisante Verde Project

Los cantos Quan Họ son el tipo mas rico y diverso de canciones populares dentro del tesoro cultural vietnamita. Dos son sus características principales. La primera es su carácter antifonal: dos mujeres de una aldea cantan al unísono mientras que dos hombres de otra aldea responden con una melodía similar, aunque con letras diferentes. Los cantos pueden realizarse mediante cuatro técnicas diferentes: moderado, resonante, sonoro y entrecortado.

Duo masculino cantantes de Quan Ho - Vietnam por El Guisante Verde Project

Altares del Đền Lý Bát Đế - Vietnam por El Guisante Verde Project

Exterior Templo Do, Bac Ninh - Vietnam, por El Guisante Verde Project

La segunda característica es que la temática de las canciones se centra en el amor, tal y como lo experimentan los jóvenes, donde la nostalgia y la tristeza por la separación o la alegría por el reencuentro de los amantes son recurrentes.

Esta temática tan centrada en el amor, hace que resulte aún más curiosa la costumbre que prohíbe que las personas que cantan juntas se casen entre sí, y por eso los intérpretes son transformados en ‘amigos’ perpetuos, ‘hermanas’ y ‘hermanos’...

La interpretación de los cantos Quan Họ puede realizarse de acuerdo a un guion que sigue unos versos previamente elegidos o basarse en la capacidad de improvisación de los cantantes. Podría pensarse que, salvando las distancias, es una especie de rap oriental. O, por citar algo que nos toca más de cerca, un campeonato de bertsolaris. El intercambio emocional que se produce entre las parejas participantes, a menudo trasciende al grupo, a los habitantes de las aldeas que acompañan a los intérpretes durante su representación.

Interpretando cantos Quan Ho - Vietnam, por El Guisante Verde Project

Cantantes y Músicos tradicionales de Quan Ho - Vietnam, por El Guisante Verde Project

Panel Decorativo Canto Quan Ho - Vietnam, por El Guisante Verde Project

Cuarteto de cantantes de Quan Ho - Vietnam, por El Guisante Verde Project

Antiguamente, el canto no estaba acompañado, aunque hoy en día es frecuente que los cantantes sean acompañados por músicos con instrumentos modernos o tradicionales, como ocurrió en nuestro caso, ya que contamos con la presencia de dos músicos. Uno tocaba la flauta y otro una especie de laúd redondo o yueh-chin, para la música antigua china, aunque no sabemos exactamente que instrumento vietnamita era.

Grupo de Cantantes de Quan Ho - Vietnam por El Guisante Verde Project

Muy característico, y pautado, es el atuendo que visten tanto mujeres como hombres. Ellas portan grandes sombreros y mantones con motivos decorativos típicos. Vestidos realizados sin costuras; suelen ser tres trajes entrelazados, aunque pueden llegar hasta siete, con gamas de colores más amplias que las de los hombres. La seda teñida es el tejido más rico que se emplea. El ao dai exterior se realiza en el color de fondo de la ropa interior y el conjunto se complementa con botones, bolso, cinturón y cintas.

Cantanto Quan Ho, en el Templo Do - Vietnam por El Guisante Verde Project

Pareja de cantantes de Quan Ho - Vietnam por El Guisante Verde Project

Ellos suelen vestir un traje de cinco piezas, que incluye dos blusas. El elegante ao dai exterior es de color negro, igual que el paraguas que portan. Los pantalones, anchos, largos y de color blanco. Un turbante para recoger el pelo y un sombrero; además se incluyen pañuelos de seda y cualquier otro adorno considerado lujoso.

Haber podido vivir los cantos Quan Ho, nos ha abierto, como siempre que viajamos, una ventana al conocimiento, a la cultura, a lo diferente que llega del otro extremo de nuestro planeta, que nos enriquece y mejora como seres humanos.

Cantantes de Quan Ho al fin de la representación - Vietnam por El Guisante Verde Project

junio 03, 2019

Via Ferrata de Rousses, colgados en las montañas de Lozère

Via Ferrata de Rousses sobre el rio Tarnon - Lozère, Francia por El Guisante Verde Project

La región francesa de Occitania ocupa buena parte del sur del país, y esa relativa cercanía a nuestra ciudad, la ha convertido en destino frecuente de nuestros viajes. Además, el hecho de que entre sus fronteras se incluyan los Pirineos desde Lourdes al Mediterráneo o ciudades como Toulouse, Carcassonne, Albi, Nimes, o Montpellier entre otras, justifica plenamente nuestras visitas. En este nuevo viaje, hemos recorrido una zona hasta ahora desconocida para nosotros: el Parque Nacional de Cévennes, donde pasaremos unos días en contacto con la Naturaleza. Un contacto intenso, como el que nos lleva a trepar por los riscos de las montañas del departamento de Lozère, colgados de los cables y peldaños de la Vía Ferrata de Rousses.

Via Ferrata de Rousses camino junto al rio Tarnon - Lozère, Francia por El Guisante Verde Project

Via Ferrata de Rousses puente sobre el rio Tarnon - Lozère, Francia por El Guisante Verde Project



El Parque Nacional de Cevénnes obtuvo su categoría en 1970, y desde entonces no ha dejado de acumular reconocimientos: Reserva de la Biosfera, Reserva de Cielo Oscuro, Patrimonio de la Humanidad... Su variada orografía y las diferentes influencias climáticas, lo convierten en un lugar excepcional por su biodiversidad. Nuestra visita a Cévennes comenzó en el departamento de Gard, donde visitamos el mayor bosque de bambú de Europa: la Bambouseraie. Ahora, nos trasladamos al departamento de Lozère, volcado en el turismo activo, en busca de una de sus seis vías ferratas: la Vía Ferrata de Rousses.



Aunque no era la primera vez que nos colocábamos los arneses y trepábamos por paredes más o menos verticales, era necesario refrescar lo mucho que aprendimos en nuestra anterior experiencia en la Via Ferrata de Peñas Juntas (Sierra de Guara).






La vía ferrata de Rousses es la más sencilla de las seis vías ferratas de Lozère, lo que la ha convertido en un destino frecuente para las familias con niños; un hecho que no debe implicar un exceso de confianza en una actividad de montaña como esta. Por eso es básico leer las indicaciones de la vía y prestar la atención a las explicaciones de nuestro guía, Mario.


La Via Ferrata de Rouses, se encuentra muy cerca del pueblo de Rousses, en Lozère. Discurre por el cañón de Tapoul, por el que corren las aguas del río Tarnon. Es un entorno precioso, tranquilo, rodeado de montañas, con las aguas cristalinas del rio siempre junto a nosotros. La vía presenta dos variantes, una más sencilla y otra con un poco más de dificultad al contar con dos pequeños tramos algo desplomados; el primero tras cruzar el primer puente y el segundo poco antes del final.






Hay que tener en cuenta que factores diversos, como ocurrió en nuestro caso al producirse chubascos ocasionales, puede hacer que alguno de los dos tramos complicados lo sea un poco más. Cerca del comienzo del camino, una tirolina de unos 30 metros, de paso obligatorio, nos traslada al otro lado del río, donde debemos elegir volver a cruzar el cauce sobre un puente de tablas que nos lleva a uno de los pasos complicados, o realizar otra pequeña tirolina.




Las dos vías se vuelven a unir en un recorrido paralelo a las aguas del Tarnon hasta llegar a una bifurcación. Allí optaremos por la vía de la derecha, más fácil, o por la de la izquierda, más complicada. Ambas vías vuelven a confluir y ya no se separarán. Nos queda cruzar un puente de cable sobre el cañón y un largo puente con vistas magníficas.


Las rocas que se levantan sobre otro de los pueblos de Lozère, Florac, poseen una de las vías ferratas más aéreas de la zona, alrededor del peñasco rocoso de Rochefort. La Vía Ferrata de Rouses nos ha vuelto a meter en el cuerpo el gusanillo de las ferratas, así que es muy posible que pronto tengamos otra experiencia que contar...




Más información sobre Occitania-Sur de Francia: Occitania-Sur de Francia

Agradecimientos

Este viaje ha sido posible gracias a la colaboración de la Oficina de Turismo de Francia y de la Oficina de Turismo de Lozère.

El Guisante Verde Project mantiene todo el control editorial del contenido publicado.