febrero 23, 2018

Gustav Klimt y Egon Schiele, las dos caras de la Secesión de Viena

Egon Schiele, Media Luna Casas II, Leopold Museum, Viena, por El Guisante Verde Project

El 06 de febrero de 2018 se cumplieron cien años del fallecimiento en Viena de Gustav Klimt, el más famoso de los pintores austriacos. El próximo 31 de octubre de 2018 también se cumplirá un siglo de la desaparición, igualmente en la capital de Austria, de otro artista: Egon Schiele, pintor, austriaco también, y mucho más desconocido para el gran público que su célebre coétaneo. Dos figuras de la Historia del Arte, dos caras de la Secesión de Viena, que pasaron a la posteridad con desigual fortuna.

Gustav Klimt: Madre con dos Hijos - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

Considerados ambos como artistas degenerados por los nazis, Gustav Klimt disfrutó de fama y fortuna en vida, aunque no se libró de tener que hacer frente a ataques y críticas feroces a su obra, que chocaba con la moral y las buenas costumbres de la época. A Egon Schiele, en cambio, siempre le acompañó el estigma de pintor maldito, incluso hoy dia, en pleno siglo XXI, cuando sus desnudos, utilizados dentro de la campaña realizada por la Oficina de Turismo de Viena para promocionar el centenario de la Secesión, asi como la Exposición recién abierta al público en el Leopold Museum de Viena, han sido censurados en Gran Bretaña y Alemania.

Egon Schiele: Desnudos Censurados por El Guisante Verde Project

Sin duda 2018 será el año de Gustav. ¿Qué opinaría de las celebraciones, exposiciones y múltiples actos que se celebrarán? Él, tan reacio a proporcionar información sobre su vida privada, parco en palabras, que huía de las declaraciones y las apariciones en público, será el centro de atención durante estos próximos 365 dias en la capital de Austria.

Gustav Klimt: Casa de Campo en Buchberg - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

Gustav Klimt nació el 14 de julio de 1862 en Baumgarten, cerca de Viena. Su familia era modesta, aunque su padre, orfebre y grabador, y su madre, que intentó hacerse un nombre como cantante lírica, crearon el ambiente necesario para la orientación artística que tomaron Klimt y sus hermanos Ernst y Georg. Gustav entra en la Escuela de Artes Aplicadas de Viena en 1876, Ernst lo haría al año siguiente y, finalmente, Georg en 1889.

Egon Schiele: Autorretrato con Camisa a Rayas - Leopold Museum, Viena por El Guisante Verde Project

Egon Schiele llegó al mundo el 12 de junio de 1890, perdió a su padre con quince años y, en vista de que no mostraba interés alguno por continuar con la tradición ferroviaria familiar, ingresó en 1906 en la Academia de Bellas Artes de Viena. Su nexo de unión con Klimt había comenzado.

La Viena de Gustav Klimt y Egon Schiele era la cuna del psicoanálisis; del Emperador Francisco José y Sissi, aunque la emperatriz falleció en 1898; la ciudad, capital de un Imperio, a la que todos miraban; la Viena de la Secesión y de la renovación artística no solo en las formas sino en lo conceptual.

Egon Schiele: Retrato de Eduard Kosmack - Belvedere Museum, Viena

El tiempo histórico que vivieron resulta apasionante. Se inicia con el telón de fondo de la Guerra de Secesión Americana, y terminará con el fin de la Primera Guerra Mundial y la ejecución del zar Nicolás II y su familia en Rusia. Múltiples son los conflictos que sacuden al mundo de entonces: la tercera guerra carlista en España y la liquidación de su imperio, la rebelión de los boxers en China, el colonialismo de los países europeos en África y el de los zares en Manchuria, el motín del acorazado Potemkin, la Semana Trágica de Barcelona…

Gustav Klimt: Retrato de Fritza Riedler - Belvedere Museum, Viena

Sin embargo, no todo es destrucción. Pasteur descubre la vacuna contra la rabia y Roentgen los rayos X; Diesel inventa su motor; los Lumière presentan el cinematógrafo; se rehabilita a Alfred Dreyfus y se celebra la primera edición de los premios Nobel, un galardón que Marie Curie recibirá diez años después… La nómina de personajes relevantes en la cultura y las artes es casi interminable. En las letras, Victor Hugo, Mark Twain, Clarín, Unamuno, Zola, R.L. Stevenson, Henry James, Chejov, Tolstoi, Valle Inclán, Kipling, Mann, T.S. Eliott

Egon Schiele: Retrato de Herbert Reiner - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

En la pintura, Renoir, Gauguin, Monet, Toulouse-Lautrec, Picasso, Braque, Kokoschka, Kandisky, Chagall o Mondrian. La música se mueve al son de Liszt, Leoncavallo, Mahler, Debussy, Stravinsky… Todos bajo la Mirada atenta de Freud, Nietzsche, Rousseau...

En esta época los problemas de todo orden (social, político, económico, religioso..), angustian a Austria, que vive, sin embargo, su época de mayor esplendor creativo, en especial su capital.

Egon Schiele: Retato de Edith Schiele - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

Este es el caldo de cultivo para que un grupo de artistas fundara en 1897 la Secesión, cuyo primer presidente fue Gustav Klimt; un movimiento incluido actualmente dentro del modernismo, aunque diferente al Art Nouveau o al Modernismo español por su tendencia hacia formas más sobrias y elegantes. Incluso una de sus facetas es el expresionismo austriaco, del que Egon Schiele y Oskar Kokschka son los principales representantes.

Pabellón de la Secesión, Viena, por El Guisante Verde Project

La Secesión de Viena disponía de un lugar donde mostrar al público sus creaciones, un pabellón de exposiciones propio, obra de Joseph Maria Olbrich. Es uno de los edificios más llamativos de Viena, y en el destaca la cúpla dorada, un recuerdo a la cercana Iglesia de San Carlos Borromeo, Karlskirche, aunque Olbrich la diseñó en forma de hojarasca. Bajo la cúpula en letras doradas, se lee el lema de la Secesión: Der Zeit ihre Kunst, der Kunst ihre Freiheit (A cada tiempo su arte, a cada arte su libertad), acuñado por el crítico Ludwig Hevesi.

Egon Schiele: Autorretrato con Cabeza Baja - Leopold Museum, Viena, por El Guisante Verde Project

Un lema que no ha perdido vigencia, puesto que ha sido la base para crear la etiqueta utilizada en las redes sociales para protestar por la censura de la obra de Schiele: #ToArtItsFreedom. Tampoco podía faltar en el edificio la referencia a la voz del movimiento, la revista Ver Sacrum, donde colaboraron los principales artistas de la época.

Para cuando nació la Secesión, Klimt ya tenía una amplia vivencia personal y profesional. Desde 1883 disponía de estudio propio, había recibido de manos de Francisco José la Cruz de Oro al mérito por su trabajo, y realizado la decoración de la escalinata del Kunsthistorisches Museum y del Burgtheater de la capital austriaca, entre otras obras, lo que le reportó un notable reconocimiento.

Gustav Klimt: Death and Life - Leopold Museum, Viena por El Guisante Verde Project

A pesar de todo, las críticas llegaron cuando presentó sus bocetos de la Medicina, la Filosofía y la Jurisprudencia, para el Aula Magna de la Universidad de Viena. Se vieron como un ataque contra las costumbres establecidas, la moralidad y los cánones estéticos. Klimt se compró las obras a sí mismo y las terminó en 1907. Solo se conserva un boceto de la Medicina, ya que las obras originales se perdieron en el incendio del Castillo Immendorf en 1945, junto con la Colección Lederer, de la que formaban parte.

En ese mismo año, 1907, Gustav Klimt y Egon Schiele se conocieron. Egon admiraba a Gustav, que le influyó notablemente. Ambos se respetaban y les unió una buena amistad hasta el final.

Gustav Klimt: El Beso - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

La obra más notable de Klimt, incluido El Beso, la encontramos en la Galería de Arte Austriaco, Österreichische Galerie, del Belvedere Alto, junto a algunas obras maestras de Schiele. El conjunto de Palacios del Belvedere fue diseñado por Johann Lucas von Hildebrandt como residencia de verano para el príncipe Eugenio de Saboya. Finalizados los trabajos en 1723, serán Maria Teresa y su hijo, el emperador Jose II quienes hagan trasladar en 1776 la Galería de Imágenes Imperiales de Stallburg al Belvedere Superior que, en 1781, se convertirá en uno de los primeros museos públicos del mundo.

Palacio del Belvedere Alto - Viena por El Guisante Verde Project

Jardines Belvedere Alto - Viena por El Guisante Verde Project

Belvedere Alto - Viena por El Guisante Verde Project

No obstante, la apertura del Kunsthistorisches Museum, que recibe la mayor parte de las colecciones imperiales abre un período en el que los palacios del Belvedere no son utilizados como museos. Así, en 1896, Francisco José I convierte el Belvedere Superior en la residencia del heredero al trono de Austria, Franz Ferdinand. En 1903 se abrió la Galería Moderna en el Belvedere Inferior, ampliándose al Superior en 1918. A partir de entonces, con diferentes denominaciones y superando momentos difíciles, los palacios han mantenido su condición de museos.

Egon Schiele: Autorretrato con Planta Linterna China - Leopold Museum, Viena por El Guisante Verde Project

En el Leopold Museum veremos al mejor Schiele, en calidad y cantidad, acompañado por algunos trabajos de Klimt. El museo se fundó en 2001 gracias a la colección privada de Rudolf y Elisabeth Leopold. Entre sus paredes acoge la mayor colección del mundo de Egon Schiele, por lo que su visita es imprescindible para entrar en el atormentado mundo de esta figura del expresionismo austriaco.

MuseumsQuartier - Viena por El Guisante Verde Project

Leopold Museum - Viena por El Guisante Verde Project

El Leopold Museum se engloba en el conocido como MuseumsQuartier, MQ, un gran complejo para el desarrollo del arte y la cultura moderna. Es un espacio de arte total, que combina edificios barrocos y contemporáneos, donde se imparten talleres y programas que abarcan arquitectura, música, moda, teatro, danza o literatura con salas de exposiciones y de eventos, como la Kunsthalle Wien.

Egon Schiele: Madre III - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

Egon Schiele: Muerte y Hombre II - Leopold Museum, Viena por El Guisante Verde Project

Además del Leopold, aquí se encuentran el MUMOK (museo de arte moderno Fundación Ludwig Viena) y el Az W - Architekturzentrum Wien (Museo Austriaco de Arquitectura), entre otros.

Tampoco podemos olvidar que MQ es un espacio de ocio, donde encontraremos terrazas y locales para disfrutar de un espacio frecuentado por los locales que cada vez más atrae a los visitantes, para nosotros un lugar perfecto donde repasar y asimilar todo lo que hemos visto en este viaje.

Gustav Klimt: La Novia - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

El arte de Klimt refleja su visión acerca de la decadencia de la sociedad del imperio austrohúngaro, mediante un simbolismo conscientemente equívoco, donde mezcla la felicidad con la constante presencia de la muerte y la soledad. Su obra, meláncolica, refinada, morbosa en ocasiones, bizantina en sus dorados, quiere responder al concepto de arte total.

Gustav Klimt: Novias, Serpientes de Agua - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

La mujer es parte fundamental en su trabajo, también en su vida, aunque solamente una consiguió acercarse lo suficiente: Emile Flöge, dueña de una de las casas de moda mas conocidas y elegantes de Viena. Klimt quiere representar la belleza, encarnada en la nueva mujer consciente de sus capacidades, que está surgiendo al abrigo de los cambios en la sociedad vienesa y busca una identidad propia.

Gustav Klimt: Johanna Staude - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

Judith asombró a sus contemporáneos por su inquietante mirada, mezcla de desafío e invitación, una sensualidad a la que es difícil escapar. Una heroína cuya cabeza separada del cuerpo por una gargantilla de oro nos recuerda la cabeza decapitada de Holofernes. Una mujer fatal que surge desnuda de las transparencias de los velos que la cubren.

Gustav Klimt: Judith - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

Egon Schiele muestra en sus obras una tensión emotiva máxima, con una sensualidad que se transforma con frecuencia en obsesión erótica. Nos habla de la destrucción física y moral del ser humano, y lo hace, a menudo, a través de autorretratos. La delgadez extrema de su figura, las poses contorsionadas, el cabello corto, acentúan esa decadencia que intenta reflejar. Es constante la presencia en sus obras de la angustia existencial que sufre el ser humano, el conflicto entre la vida y la muerte y esa sombra que empapa el devenir del destino de hombres y mujeres: la incertidumbre.

Egon Schiele: Victor Ritter von Bauer - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

Al igual que en el caso de Klimt, la figura femenina es una constante en la obra de Schiele. Se busca, al igual que en los autorretratos, la expresividad alejada de la naturalidad, a través de cuerpos provocadores, más que provocativos. La profundidad emocional que emana de sus pinturas está llena de dolor, tristeza y sufrimiento por su prematura orfandad, un hecho que condicionó su relación con las mujeres y el erotismo.

Egon Schiele: El abrazo II - Belvedere Museum, Viena por El Guisante Verde Project

Con frecuencia sus modelos muestran actitudes deliberadamente impúdicas, un erotismo triste y patológico que muestra su conflicto interno, su lucha contra el poder establecido, tanto académico como político, en obras que causan siempre un impacto en el espectador.

En 1918 Egon Schiele realiza su última pintura importante: La Familia, reflejo de su situación vital, con Edith embarazada, y bastante realista. El hombre es él mismo, sentado en un sofá. A sus pies, la mujer con el niño. En esta obra, menos agresiva de lo habitual, son los colores los encargados de proporcionar el volumen necesario a las figuras, en una escena llena de melancolía y tal vez premonitoria.

Egon Schiele: La Familia - Belvedere Museum - Viena por El Guisante Verde Project

En 1918 una epidemia de gripe asoló Europa. Edith, embarazada de seis meses, falleció el 28 de octubre, a los 25 años, y solo tres días más tarde, el 31 de ese mismo mes, Egon, con 28 años de edad, emprendería el mismo camino.

Sin duda, los actos y exposiciones que van a conmemorar el centenario del fallecimiento de Gustav Klimt y Egon Schiele serán motivo más que suficiente para visitar Viena en 2018. Dos artistas unidos bajo un movimiento, la Secesión, con influencias mutuas y formas diferentes de expresar conceptos similares, con la mujer y la soledad del ser humano como ejes fundamentales de su arte. Las obras de Klimt rodeadas de un aura de provocadora sensualidad, las de Schiele provocadoras hasta el extremo. Ambos imprescindibles.

Gustav Klimt: Castillo Kammer - Belvdere Museum, Viena por El Guisante Verde Project



Viaje a Viena. Entradas Relacionadas


Sissi y la Viena Imperial, ecos del Viejo Danubio



El Hada Maldita de Viena



Hotel Ruby Marie Viena, dormir en un parking

6 comentarios :

  1. En todas las épocas han existido dramas, pero afortunadamente también cosas buenas para la humanidad como las que mencionáis. En el arte una parte de la sociedad se escandaliza al ver algo muy natural, el puritanismo o la política siempre encuentran motivos para demonizarlo. Un abrazo.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiramillas, no podemos estar mas de acuerdo. ¡Un abrazote!

      Eliminar
  2. Una maravilla de autores. Imprescindibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Maria Grau De Klimt hemos visto trabajos que no hubiéramos asociado con el, y de Schiele solo conocíamos algunas obras y la verdad es que nos ha sorprendido e impactado. ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Me debo Viena desde hace demasiado tiempo y el tenerla tan cerca no ayuda, porque siempre echo el ojo a lugares más lejanos y exóticos. Una lástima, porque no me parece que vaya a encontrar hueco este año y estos pintores me interesan mucho.

    Ellos vivieron tiempos en los que hubo un poco de todo; nosotros también. La censura que creíamos superada ha vuelto, quizás porque nunca se fue, solo que ésta es la peor de todas, es la censura de lo que se arrogan la voz del pueblo, y la masa los sigue igual de ciega que siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tawaki, es así. A veces posponemos lo que tenemos más a mano y cuando nos damos cuenta ha pasado muchísimo tiempo... En cualquier caso, Viena siempre merece una escapada. Cierto, la censura de ahora es intolerable, y va a mas...

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial