octubre 09, 2018

Tromsø, el reino de la aurora boreal en Noruega

Aurora sobre Elverhøy kirke - Tromsø, Noruega por El Guisante Verde Project
Aurora sobre Elverhøy Kirke - Tromsø, Noruega

Sentados en el lado izquierdo del avión, nuestra emoción aumenta a medida que nos acercamos al paralelo 66ºN, el Círculo Polar Ártico, el hogar de las Luces que Bailan. Desde que traspasamos esa puerta, nos pegamos a las ventanillas, esperando ver en el cielo las Luces del Norte. Y, de pronto, entre las nubes, aparecen apenas dibujadas, escurridizas, breves..., suficientes para saber que estamos llegando a nuestro destino: Tromsø, el reino de la aurora boreal; la pequeña ciudad capital de la Noruega Ártica, blanca durante el día, verde al llegar la noche.

Aurora sobre Sognsvann - Oslo, Noruega por El Guisante Verde Project
Aurora sobre Sognsvann - Oslo, Noruega

Sin embargo, nuestro primer contacto con las auroras se había producido unos días antes, también en Noruega, aunque mucho más al sur…, en su capital, Oslo. Sí, habéis leído bien. Sobre el congelado Sognsvann contemplábamos, un poco por encima del horizonte, lo que a nosotros nos parecían unas pequeñas nubes grises, o incluso calima... Sin embargo, allí estaba, ante nuestros ojos, dejándonos sin palabras; preludio de lo que nos esperaba más al Norte.

Aurora Boreal sobre Sognsvann - Oslo, Noruega por El Guisante Verde Project
Aurora Boreal sobre Sognsvann - Oslo, Noruega

En esta entrada os daremos algunos consejos básicos sobre cómo abrigarse para las largas horas de espera, el equipo fotográfico necesario y cómo utilizarlo o las aplicaciones que os ayudarán a localizar las Auroras, entre otras cosas... También tenemos que dar las gracias a Mónika y Álvaro por algunas de las imágenes de este artículo, auroras de hace poco más de dos semanas, y a Mónika por el curso acelerado de aplicaciones para cazar auroras.

Las Auroras son origen de múltiples mitos y leyendas, transmitidas de padres a hijos en todos los lugares de la Tierra donde es visible este fenómeno natural. En nuestro reciente viaje a Toulouse, pudimos ver en el Planetario de la Ciudad del Espacio el magnífico trabajo de Kwon O Chul, "Auroras, lights of wonder" donde se ilustra la leyenda más conocida: los samis creen que la aurora es el reflejo de las chispas que produce la cola del zorro ártico al golpear la nieve mientras corre por las colinas.

¿Cómo se producen las Auroras?

La explicación científica del origen de las Auroras es menos poética, aunque nos sirve para hacernos una idea clara del privilegio que supone poder contemplarlas, si no se vive en el Ártico: depende totalmente de las condiciones meteorológicas y de la actividad solar, a lo que se añade la poca duración, por lo general, que los viajeros pueden dedicar a aquellas latitudes.

Viento Solar y Magnetósfera

El Sol emite un flujo continuo de partículas, llamado viento solar que en aproximadamente dos días llegan a la Tierra, donde es desviado por el campo magnético o Magnetósfera. Este escudo se genera en el núcleo de la Tierra y se forma por líneas invisibles que parten de los Polos. Las partículas que se quedan atrapadas en la magnetósfera colisionan con los átomos de la atmósfera cargándolos de energía, hasta que no pueden almacenar más y aquella se dispara en forma de radiación electromagnética que se extiende por la Ionósfera. Un proceso que se desarrolla en millonésimas de segundo creando un fenómeno que está dentro del espectro visible del ser humano, en forma de luces de diferentes colores: las Auroras.

Aurora Boreal sobre Ersfjordbotn, Kvaløya, Noruega por Mónika - El Guisante Verde Project
Aurora Boreal sobre Ersfjordbotn - Kvaløya, Noruega, por Mónika

Normalmente, las auroras tienen color verde o verde-amarillo. Los átomos de oxígeno son los responsables. El cambio que el átomo de oxígeno necesita se produce con poca energía, en comparación con, por ejemplo, el nitrógeno, que es el que produce los colores rojos y púrpuras. El hidrógeno produce los colores azulados. Además, el oxígeno atómico es el componente más denso de la atmósfera a la altura en la que se forman las auroras, por lo que tiene más posibilidades de recibir energía. Por último, el ojo humano es más sensible al color verde, lo que provoca que otros colores más sutiles nos pasen desapercibidos.

Por si no lo habéis hecho ya, tenemos que recomendaros leer nuestro artículo, Noruega y las Luces del Norte, viaje hacia la Aurora Boreal, donde recorremos la historia de las exploraciones árticas y antárticas que se expone en el Museo del Fram, una visita ineludible en vuestro viaje a Oslo.

Museo del Fram - Oslo, por El Guisante Verde Project
Museo del Fram - Oslo, Noruega


La Mejor Época para Viajar en busca de las Auroras Boreales

Tromsø es un lugar fantástico, uno de los mejores del mundo para disfrutar del espectáculo natural que son las Luces del Norte, situado en pleno centro del llamado Óvalo de las Auroras Boreales. Nosotros podíamos contemplarlas desde el salón y la terraza de nuestra casa en Tromsøya, a pesar de la iluminación de la ciudad.

Aurora desde el balcón - Tromso, Noruega por El Guisante Verde Project
Aurora Boreal desde la terraza - Tromsø, Noruega

Desde mediados de septiembre hasta el final de marzo es la época adecuada. Durante el resto de meses, la luz solar lo complica bastante, hasta hacerlo imposible durante el verano, porque Tromsø se encuentra a 350 km al Norte del Círculo Polar Ártico. Se sitúa en plena zona del sol de medianoche, por lo que, desde mediados de mayo a mediados de agosto, la oscuridad no llega a ser total en ningún momento. Por contra, también sufre el fenómeno de la noche polar, desde el 27 de noviembre al 21 de enero el sol permanece oculto. Y aquí hay que tener en cuenta dos aspectos. Por un lado, la oscuridad favorece la visualización de las auroras y además durante los meses más fríos los cielos suelen estar más despejados. Durante el día, no es completamente de noche. Lo que ocurre es que el Sol se encuentra por debajo del horizonte. Así, la luz solar tiñe de rosa las cumbres nevadas, y los cielos se llenan de colores púrpuras, rojos, rosas y naranjas. Es la hora azul, que aquí puede prolongarse durante todo el día. Por contra, esta ausencia de luz solar impone una limitación importante para realizar el resto de actividades que Tromsø ofrece; debéis tenerlo presente a la hora de elegir las fechas de vuestro viaje.

Aurora Boreal sobre Grøtfjord - Kvaløya, Noruega, por Álvaro, El Guisante Verde Project
Aurora Boreal sobre Grøtfjord - Kvaløya, Noruega, por Álvaro


No es de extrañar, por tanto, que algunas oficinas de turismo nórdicas recomienden viajar desde finales de septiembre a mediados de noviembre y desde mediados de enero hasta finales de marzo. De esta forma, además de salir a la búsqueda de las auroras, se puede disfrutar plenamente de las excursiones en trineo de perros, con raquetas de nieve, esquí, senderismo..., y el paisaje nevado de los alrededores de Tromsø es, creednos, un espectáculo.

Ersfjordbotn, Kvaløya - Noruega por El Guisante Verde Project
Ersfjordbotn, Kvaløya - Noruega

Día "D", hora "H", a la caza de las Auroras Boreales

Los cazadores de auroras, además de su propia experiencia, utilizan diversas páginas web y aplicaciones, con el fin de hacer una estimación lo más precisa posible de la probabilidad de que se produzca una Aurora, cuándo y si será posible verla. Hay muchos indicadores que tener en cuenta. Tal vez el más conocido y utilizado, sea el kp, que mide los niveles de la actividad solar, con valores que van desde 0 a 9 (auroras que podrían ser visibles incluso en el norte de España). No es una garantía, aunque cuanto más alto mejor, y existen muchos otros factores que influyen en el resultado final. Otro valor realmente interesante es el índice Bz, que es una medida del campo magnético de la Tierra, que se orienta hacia el Norte, mientras que el viento solar tiene un campo magnético orientado hacia el sur. Esto impide la formación de muchas auroras. Sin embargo, cuando el campo magnético terrestre se orienta al sur..., aunque el índice kp sea bajo se producirán auroras espectaculares.

Space Weather Live (izq) y Aurora Service Europa (dcha) por El Guisante Verde Project

Aplicaciones que proporcionan información completa hay muchas, algunas realmente complicadas. Os dejamos en primer lugar las que hemos utilizado nosotros: Aurora Forecast Alaska University, Space Weather Prediction Center, y la joya de la corona, Northern Lights Alerts, una app. creada por Letovaltsev Maxim, para iOS. Hay otras páginas que también podéis utilizar, como Aurora Service, SpaceWeatherLive, o My Aurora Forecast.

Aurora Forecast (izq) y Northern Lights Alerts (dcha) por El Guisante Verde Project

Tened en cuenta, además, que las Auroras Boreales...

Las Auroras Boreales son un fenómeno cambiante e impredecible. El dónde y el cuándo podrán verse son las preguntas que todo el mundo se hace durante la temporada. Contemplarlas requiere una combinación de conocimiento, tiempo de dedicación, paciencia y tolerancia a la frustración. Un cielo cubierto por las nubes, incluso si no van acompañadas de lluvia intensa o nieve, impide la experiencia y, aunque las condiciones climáticas sean óptimas, puede que esa noche la Aurora decida no aparecer; o que si lo hace, su intensidad sea muy baja, o dure, tan solo, unos instantes...

Aurora Boreal y Luna, sobre el mar - Tromsø, Noruega por El Guisante Verde Project
Aurora Boreal y Luna sobre el mar - Tromsø, Noruega

Eso sí, cuando se tiene la fortuna de contemplarla es algo que no se olvida. Uno tiene la conciencia de que está experimentando algo único, todas son diferentes. Las luces de colores cambian de forma ante nuestros ojos, se mueven, giran, desaparecen y aparecen en otro punto, a nuestra espalda, encima..., y cuando llenan el cielo quedándose casi inmóviles, es un momento mágico. En ese instante, la espera, el frío, el cansancio, merecen la pena.

Aurora Boreal sobre Tromsøya, Noruega, por Mónika
Aurora Boreal sobre sobre Tromsøya, Noruega, por Mónika

Ropa adecuada; el primer paso, mantenerse caliente

Tromsø, gracias a la corriente del Atlántico Norte, que es una continuación de la Corriente del Golfo hacia el noreste, y a la proximidad del mar, disfruta de un clima más suave del que debería corresponderle por su situación al norte del círculo polar ártico. No obstante, hay que tener en cuenta que en vuestra búsqueda de la Aurora Boreal podéis esperar temperaturas de 25ºC bajo cero, por lo que consultar la previsión meteorológica se hace, una vez más, imprescindible. Y equiparse en consecuencia.

Desde la Oficina de Turismo de Tromsø recomiendan utilizar calcetines y ropa interior larga, de lana, preferiblemente, de merino. Jersey y chaqueta de lana (o algún sustituto técnico); pantalones y chaqueta exterior impermeables y corta-viento. Los guantes o manoplas (es una buena idea llevar debajo un par fino), también impermeables y corta-viento. Gorro y bufanda o buff. Botas altas impermeables y, muy recomendable, aptas para bajas temperaturas. En Tromsø, si tenéis necesidad, podéis alquilar buena parte de este equipo, así que tranquilos.

Aurora sobre Grøtfjord - Kvaløya, Noruega, por Mónika. El Guisante Vede Project
Aurora sobre Grøtfjord - Kvaløya, Noruega, por Mónika

El Equipo Fotográfico, y como utilizarlo

Sin querer ser exhaustivos, sobre todo teniendo en cuenta que hay webs especializadas que explican con detalle esta parte, os dejamos algunos consejos básicos que nos han servido a nosotros. Las cámaras fotográficas no son inmunes a las condiciones de la noche boreal, especialmente las baterías. No escatiméis. Llevad todas las que tengáis, (lo mismo puede decirse para las tarjetas de memoria. Tened la precaución de guardarlas en algún lugar en contacto con el cuerpo para que se mantengan algo más calientes y no se descarguen tan rápido. (Nosotros le colocamos un buff a la cámara, cuando estaba montada sobre el trípode y lista para disparar).

Grøtfjord, aurora boreal - Kvaløya, Noruega, por Mónika. El Guisante Verde Project
Grøtfjord, aurora boreal - Kvaløya, Noruega, por Mónika

En nuestro caso, la cámara que usamos fue nuestra Nikon 5300 (hubiera sido mejor disponer de una full frame, claro) y un objetivo Tokina 11-16, con apertura 2.8. No obstante, se pueden utilizar otros objetivos, incluso tele-objetivos, todo depende de la composición de la escena que queráis obtener. Por eso es importante que, si no conocéis la zona, os acerquéis durante el día, para haceros una idea tanto del paisaje como de los elementos artificiales que pueden incluirse, desde casas o granjas a saltos de esquí...

Grøtfjord, aurora boreal - Kvaløya, Noruega, por Álvaro
Grøtfjord, aurora boreal - Kvaløya, Noruega, por Álvaro

El trípode garantiza buena parte del éxito al capturar la imagen. Los tiempos de exposición son más bien largos y que la cámara esté bien asentada es fundamental. El control remoto del disparador también es una opción muy a tener en cuenta. En diversas tiendas online hay modelos compatibles con todas las cámaras, que funcionan de forma correcta. También es muy útil un frontal para moveros con seguridad en la noche.

Trabajad en RAW, cada detalle importa y el raw es el único formato que captura toda la información de la escena. El "ruido" es otro factor a considerar; no apuréis el ISO a los valores máximos que en teoría os permita la cámara; las aberraciones cromáticas y el ruido dan mucho trabajo en la edición y a veces no es posible eliminarlos completamente. El balance de blancos en 3000K da buenos resultados.

Aurora sobre el Salto de Esquí, Tromsøya, Noruega por Álvaro - El Guisante Verde Project
Aurora sobre Salto de Esquí, Tromsøya, Noruega, por Álvaro

Mientras esperáis que aparezca la aurora, podéis aprovechar para hacer varias cosas: bajad el brillo de la pantalla; ajustad el enfoque, que es la madre del cordero... Generalmente, resulta complicado enfocar durante la noche. Hay que tratar de buscar un punto de referencia, una estrella o un planeta, para ajustar a infinito; o bien, una construcción, un elemento del paisaje que queramos incluir y enfocar. En modo manual. Si vuestro objetivo tiene un bloqueo del anillo de enfoque, perfecto; en caso contrario deberéis tratar de que ni el enfoque (hay quien lo fija con cinta aislante...), ni la focal del objetivo se muevan; de lo contrario, deberéis empezar de nuevo; por último, probad con diferentes tiempos de exposición, que son muy variables en función de la intensidad de la aurora y de la luz ambiental; si la exposición es muy larga, las estrellas pueden aparecer como estelas de luz, debido al moviento de rotación de la Tierra. Los tiempos máximos de exposición para evitarlo dependen de la focal utilizada. La regla de los 500 es fácil de utilizar: dividid ese número entre la focal (nosotros, al tener una Nikon con sensor APS-C debemos, primero, multiplicar la focal por 1.5), y os dará el tiempo máximo para conseguir estrellas como puntos. Mucho más precisa es la regla de los 600, que utiliza, además, la declinación de las estrellas, por lo que resulta más complicada, aunque existen aplicaciones, como PhotoPills que utilizan este método. Por último, después de la captura echad un vistazo al histograma, a veces las imágenes en la pantalla pueden engañarnos.

En cualquier caso, lo que de verdad importa es que disfrutéis del espectáculo, siendo conscientes de que es un privilegio. Que las fotos no os impidan ver la Aurora...

Aurora Boreal sobre el lago Prestvannet - Tromsø, Noruega por El Guisante Verde Project
Aurora Boreal sobre el lago Prestvannet - Tromsø, Noruega




Viajes a Noruega (4). Entradas Relacionadas



Noruega, todas las entradas (16)

2 comentarios :

  1. Una entrada tan al detalle que es como si la estuviera reviviendo:-) magníficas explicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Álvaro, aunque tu necesitas leer para revivirlo, ¡solo asomarte a la ventana!

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial