abril 21, 2018

Basuki Restaurante, gastronomia social en Bilbao


La Zamburiña, alioli de kimchi y aire de kalamanci o el Tartar de atún rojo, totopos crujientes, guacamole y perlas de chile son algunas de las propuestas de la gastronomía social que ofrece Basuki, un nuevo restaurante que llega de la mano del grupo Bilbao Berria y que ha abierto sus puertas en el corazón del Ensanche bilbaíno, en la calle Juan de Ajuriaguerra, 14.


Ismael Valle comanda los fogones del Basuki. Ismael es el "chef de la casa". Ha pasado por los restaurantes del grupo en Bilbao, primero en Metro Moyua, luego por Bilbao Berria y finalmente llega a Basuki. En sus cocinas nos explica que el concepto en el que se fundamenta Basuki es el de maridar la cocina de vanguardia basada en la tradición con la coctelería, (que se quiere integrar totalmente en la cocina, alternando los vinos con los cócteles), la música y el arte. Desde el primer momento el equipo de Basuki se empeña en dejar claro que “gastronomía social” no es un término que se elige al azar. El restaurante es un lugar donde disfrutar y divertirse con aquellos que te acompañen en la mesa, con unos platos pensados para compartir, y donde la complicidad con el personal de sala es fundamental. Un joven equipo de 20 personas se coordinan para lograrlo.


Complementando ese aspecto social de su gastronomía, Basuki ha establecido un programa de colaboración cultural por el que, dos veces al mes, aunque la intención es que acabe siendo semanal, presentarán monologuistas, actores, mimos, magos…, que amenicen la experiencia. En nuestro caso fue un DJ el encargado de poner sonido a nuestra cena, y lo hizo de forma excelente, buena música sin interferir en el desarrollo de las conversaciones, lo que se agradece.



El restaurante se organiza en dos niveles. En el principal destacan la zona para la preparación de los cócteles, el salón comedor, la barra con cocina a la vista y la vinoteca, junto a la que se encuentra el original aseo para caballeros, una antigua cabina de ascensor...

En el piso superior, que es donde estuvimos nosotros, además de un espacio para 40 comensales, se encuentra un agradable reservado donde se pueden reunir hasta 8 personas, para las ocasiones en las que sea necesario un toque de intimidad.



Sobre la mesa, un desfile de platos representativos del estilo creado por el equipo de Basuki, acompañados tanto de blancos como de tintos, DO Costes del Segre, junto con los cócteles. Comienza el espectáculo.


El Mar de Basuki, con un toque de oro fue el cóctel elegido para maridar los primeros platos. Todo un peligro porque el jefe de coctelería, Alain Barrios, ya nos había recibido fuerte, con un Aperol Spritz, mientras charlábamos en los instantes previos con el resto de invitados y el equipo de Basuki nos daba algunas pistas sobre lo que nos tenían preparado. Sobre la mesa destaca el verde intenso de los Edamames (vainas de soja) salteados con trufa. A continuación los platos fríos: Tartar de Atún Rojo con Totopos Crujientes, Guacamole y Perlas de chile, que os hemos mostrado al principio, y Steak Tartar cortado a cuchillo, mascarpone y regaña.





Los platos calientes se inician con el que ya se ha convertido en un clásico de la cocina de Basuki a pesar de su breve andadura, la cremosa Croqueta de Pulpo con mayonesa de kimchi. Para los amantes del pan con chorizo de la merienda, una variante original en su forma y contenido es el Choripan de txistorra y manzana a la sidra.



La Alcachofa con bearnesa de trufa, jamón y trigueros ha sido, una creación aparentemente sencilla ha sido, para nosotros, uno de los platos mas interesantes de la noche. El otro candidato a top de nuestra degustación es, sin duda, el mix entre un producto típico de la cocina oriental y otro procedente de los fogones más tradicionales, que está representado a la perfección en las Gyozas rellenas de manitas de cerdo, demi glace y salsa de soja, ceps y piñones… Un plato que, según nos confiesan en cocinas, temen, porque su preparación es muy laboriosa. El resultado lo merece, aunque debemos recordar que la carta es amplia..., si no quedan gyozas, habrá más ocasiones.



No era fácil ser el siguiente plato en ese momento, sin embargo hizo su aparición el que podría ser nuestro preferido en esta sucesión de sorpresas, la Zamburiña, alioli de kimchi y aire de calamansí con la que hemos abierto esta entrada. Una transición bien ejecutada por unas Gambas fritas a la andaluza con alioli de lima, no en vano estabámos en plena Feria de Abril, nos lleva hasta el último de los platos que completan nuestro poker de elegidos, aunque no resulta excesivamente fotogénico: el Fricandó de Rape con setas y azafrán.


Poco a poco nos acercamos al final, y lo hacemos con una Picaña de vaca asada y mojo canario, preludio de la muy ligera Crema catalana Basuki, crumble de piña, helado de piña y espuma de crema catalana quemada.



Solamente podíamos terminar esta animada cena de una manera: con un cóctel, especialmente creado para la ocasión, que en realidad podría ser un postre por su consistencia, de Crema Catalana y Fruta de la Pasión.





Agradecimientos

Esta experiencia gastronómica ha sido realizada gracias a la colaboración del grupo Bilbao Berria, y especialmente a Elena Varea, jefa de marketing del grupo, y Ángela Saiz, responsable de comunicación de Basuki.

El Guisante Verde Project mantiene todo el control editorial del contenido publicado.

2 comentarios :

  1. Sinceramente viendo los manjares que nos mostráis solamente puedo decir chapó.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial