octubre 03, 2016

Adirondack Park, los mil colores del otoño en el estado de Nueva York

Cobble Hill Trail - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Los Adirondacks, enclavados en el norte del Estado de Nueva York, constituyen una de las regiones de Estados Unidos con el otoño más espectacular y, dada su extensión y variedad de cotas, donde más tiempo se prolonga esa explosión de color que cada año atrae a miles de visitantes. Hemos tenido la fortuna de recorrer caminos y carreteras por el que para nosotros es uno de los grandes desconocidos del gigante norteamericano, el estado de Nueva York, y siempre que tenemos ocasión lo reivindicamos como hemos hecho en 20 Razones y pico para visitar el Estado de New York, y otras entradas que os dejamos al final...

Owls Head - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Además, si viajáis con tiempo suficiente por esta zona del país en otoño, el estado de Vermont, del que ya os hemos hablado en más ocasiones, es otra de las maravillas de Norteamérica, aunque ahora nos centraremos en la región que da título a esta entrada.

Owls Head - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

El Parque Adirondack fue creado en 1882 por el Estado de Nueva York, y su origen se encuentra íntimamente ligado al Erie Canal. Alrededor de las Montañas Adirondack hoy dia nos encontramos con la mayor área natural protegida de todo Estados Unidos, y, parte de ella forma parte de la Champlain-Adirondack Biosphere Reserve de la UNESCO. En Adirondack conviven varios usos administrativos, dependientes de la administración federal, del estado y también privados, por lo que no es un National Park, y se puede acceder a el sin pagar entrada alguna.

Cobble Hill Trail - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

El origen del nombre no está claro del todo, aunque parece claro que deriva del iroqués. La primera referencia escrita data de 1724, por el misionero francés Joseph-François Lafitau, si bien la ausencia de lenguaje escrito entre los Mohawks dificultaba la transcripción del nombre con el que los nativos americanos se referían a esta región, y que finalmente ha pasado a los libros como Montañas Adirondack.

Owls Head - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Aun hoy día, atravesar estos parajes causa una profunda impresión de encontrarnos en medio de la Naturaleza más salvaje. No es que la presencia humana no este presente, existen numerosas poblaciones, aunque no afectan a esa sensación de soledad que sentimos recorriendo sus senderos porque son enclaves de pequeño tamaño. Tal vez el mas conocido sea la, en dos ocasiones, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno, Lake Placid, con menos de 3000 habitantes.

Mirror Lake - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Durante el invierno, la nieve lo domina todo, es un paraíso para los esquiadores, mientras que en el resto de meses, especialmente durante el otoño, caminar por los numerosos senderos que la rodean nos muestra lo mejor de los bosques, plenos de colores, y nos permite una desconexión del mundo urbano prácticamente total.

Cobble Hill Trailhead - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Como siempre, resulta difícil elegir, aunque si no disponéis de mucho tiempo, podéis elegir el sendero que lleva hasta Cobble Hill, en un precioso paseo de otoño lleno de color y, como ocurre siempre con los trails en Estados Unidos, bien señalizado.

Peninsula Trails - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Incluso nos ofrece dos diferentes alternativas más o menos duras, en función de nuestra forma física. En algunos momentos resulta difícil vislumbrar el camino, cubierto de una alfombra formada por hojas de mil colores. Es un gran mirador sobre la ciudad, a orillas del Mirror Lake, y también sobre el gran East Lake.

Cobble Hill Trail - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Otro lugar al que acceder a pie desde el caso urbano es Brewster Peninsula, que separa East Lake de Lake Placid, y que cuenta con variados y sencillos senderos, como Corridor, Lake Shore, Boundary..., con abundante información acerca de la fauna y flora que nos podemos encontrar en nuestro camino.

Brewster Peninsula Trails - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Durante el invierno, la mayoría de estos senderos se dedican al esquí de fondo en un paraje que invita a practicar este deporte como pocos que hayamos visto, sin olvidarnos de la posibilidad de caminar con raquetas.

Brewster Peninsula Trails - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Brewster Peninsula Trails - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Brewster Peninsula Trails - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

También muy cerca de Lake Placid, aunque en esta ocasión debemos utilizar el coche para acercanos al comienzo del sendero, se encuentra uno de los recorridos cortos, algo menos de 2'5 Km ida y vuelta, más populares, es el que nos lleva hasta Owl's Head.

Owls Head Trailhead - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Este entretenido camino nos lleva hasta una cumbre desde donde tendremos unas impresionantes vistas, sin gran esfuerzo, aunque todo el camino sea ascendente. Si os sentís con ánimo también resulta recomendable realizarlo una noche de invierno con el cielo despejado para admirar el firmamento que se hace infinito ante nuestros ojos.

Owls Head - Lake Placid, por El Guisante Verde Project

Long Lake - Adirondack, NY, por El Guisante Verde Project

Long Lake - Adirondack, NY, por El Guisante Verde Project

Nuestra visita a los Adirondack ha sido demasiado breve, tan solo una aproximación, que nos deja con ganas de mucho más, al igual que localidades, llenas de encanto, como la propia Lake Placid, Saranac Lake o Long Lake, solo por citar algunas. Una región para descubrir, Visit Adirondacks.

Cobble Hill Trail - Lake Placid, por El Guisante Verde Project


Entradas Relacionadas
Vermont, el Otoño Perfecto
Los Mil Colores del Otoño, un road-trip por las Carreteras de Vermont
Green Lakes, un regalo de los Glaciares en Nueva York
Watkins Glen State Park
Noche de Reyes en Cataratas del Niágara

2 comentarios :

  1. Espectacular. Ya os había visto alguna que otra entrada y ya me las había apuntado para un posible viaje, pero septiembre y octubre suelen ser meses con mucho trabajo y por ahora no es posible. ¿Cuándo es el mejor momento para ir?

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Qué Otoño, y con qué colores!! Lo más cerca que he estado es cuando fui a Canadá hace ya unos años...Fui a las Cataratas del Niagara...que fueron una decepción, no por las cataratas, sino por lo que le rodea. El pueblo, Niagara Falls, es una maravilla, lo peor es la especie de "Vegas" que han hecho alrededor de un medio tan bonito...tan lleno de vida, y de historia y que siempre que vayas será diferente por la erosión.
    Vuestro paseo, por entre las hojas mojadas del Otoño...me dejan sin aliento y confirman mis sospechas de que EEUU tiene rincones maravillosos, que transmiten parte de esa energía que tenían los que allí vivían antes...los americanos autóctonos.
    Un abrazo chicos, y gracias por llevarme de viaje...Siempre que vengo por aquí disfruto muchísimo.

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial