mayo 05, 2014

Oude Kerk, el centinela del Barrio Rojo de Amsterdam

Interior de la Oude Kerk Amsterdam

En Ouderkerksplein 27, Amsterdam, encontramos un auténtico superviviente: la Oude Kerk, o Iglesia Vieja. Una primera iglesia de madera se levantó en este lugar en el siglo XIII, destruída posteriormente por el fuego. Fue reconstruida, ya en piedra, durante el siglo XIV y ampliándose hasta llegar a ser la basílica gótica que contemplamos hoy día.

Paradojas del destino, la ubicación de la iglesia provoca una situación como poco comprometida, ya que se encuentra ubicada en pleno Barrio Rojo, y resulta sin duda curioso pasear por sus calles y contemplar, a un tiempo, los escaparates del barrio y los viejos muros del templo.

Exterior y torre de la Oude Kerk Amsterdam

En el exterior llama la atención especialmente su aguja gótica, de 1565. Alberga un carillón de 47 campanas, que se añadió en el siglo XVII. También nos encontramos aquí con la campana más grande de la ciudad.

Durante el llamado período iconoclasta, que comenzó en 1566, los calvinistas, contrarios a la presencia de imágenes dentro de las iglesias, saquearon los templos católicos; en la Oude Kerk salieron indemnes únicamente las pinturas del techo y las vidrieras. El saqueo terminó en 1577 con el triunfo de los calvinistas.

Aunque en esta iglesia se sigue celebrando culto, es frecuente que su espacio se utilice como sala de exposiciones temporales, en una mezcla que resulta habitual en Amsterdam.

Organo Vater-Müller de la Oude Kerk en Amsterdam

Dentro de ella podemos destacar varias partes: El órgano mayor, también llamado órgano Vater-Müller, con ocho pares de fuelles, su tubería encajada en madera de roble, estatuas de madera amarfilada y esculturas doradas, es un auténtico tesoro. Fue construido por el fabricante de órganos de Hamburgo, Christian Vater en 1726, trabajando duramente durante dos años. En 1738 debido a las reformas necesarias en la torre, el órgano debió ser desmontado y fue Caspar Müller el encargado de recomponerlo. Además lo modificó sustancialmente.

El órgano pequeño data de 1658, y conserva el revestimiento original, aunque su interior ha sufrido numerosos avatares. Durante 1954 y 1965 un nuevo órgano fue fabricado para el antiguo mueble, y ampliado en el 2001; se afinó al estilo del siglo XVII, y es habitualmente utilizado para conciertos.

Cubierta de Madera Decorada Oude Kerk en Amsterdam

El gran techo abovedado, de madera, pasa por ser el mayor de Europa Occidental, y una vez concluida en 1979 la restauración que se inició en 1955, lucen de nuevo en todo su esplendor las pinturas sobre la madera.

Resulta curiosa la puerta de la vieja sacristía, que era de color rojo, de donde proviene la expresión pasar por la puerta roja (en holandés, puerta roja se escribe rodé deur o, abreviado, roôdeur), que significa 'celebrar esponsales'. Encima de la puerta puede leerse la expresión: Het is haast getrouwd, dat lange rouwt, y que se traduce como "Casamiento con prisas, pena para siempre".

Nave y Coro de la Ouede Kerk en Amsterdam

Aquí se casó en 1634 Rembrandt con Saskia van Uylenburgh. Y aquí fue enterrada, en la capilla de los Mercaderes de Trigo (Weitkoperskapel). Sin embargo, Rembrandt, que falleció el 4 de octubre de 1669, fue enterrado en la Iglesia del Oeste (Westerkerk). También en Amsterdam se encuentra, como ya os contamos, la Rembrandthuis, la casa museo del pintor.

Llaman la atención los pilares decorados, auténticas reliquias anteriores a 1578, y que soportaban las hornacinas de los Apóstoles, destruidas. Los pilares fueron pintados simulando brocados, ya que uno auténtico no habría resistido la humedad del interior.

Escudos burgomaestres de Amsterdam en la Oude Kerk

La sillería del coro, de autor desconocido, está decorada con figuras de misericordes, que ilustran diversos proverbios y escenas de la vida cotidiana.

Capítulo aparte merecen las vidrieras. Destacan las que flanquean el coro, representando los escudos de los burgomaestres de la ciudad entre 1578 y 1807, y especialmente las vidrieras de la Capilla de Nuestra Señora, donde se relatan diversas escenas de la vida de la Virgen, como La Anunciación, la Visitación de María a Isabel; la Dormición de la Virgen…

Vidrieras de la Oude Kerk en Amsterdam

Al igual que en otros lugares de la ciudad, aquí nos encontramos con varias representaciones del característico escudo de Amsterdam, de color rojo con una franja vertical central y tres cruces de San Andrés, en forma de aspa o "X" mayúscula. Lo flanquean dos leones y lo remata la Corona Imperial Austríaca.

Frecuentemente se afirma que las cruces simbolizan las amenazas que sufrió la ciudad en el pasado; fuego, inundaciones y peste negra. Sin embargo, no hay base histórica que lo sustente, siendo lo más probable una referencia al blasón de los Persjin, y en concreto al caballero Jan Persjin, señor de Amsterdam entre 1280 y 1282, y de otras poblaciones vecinas.

La Oude Kerk merece que la visitemos y nos detengamos en ella, una isla de calma en pleno bullicio del distrito más irreverente de Amsterdam.

Detalle vidriera con el escudo de Amsterdam en la Oude Kerk

14 comentarios :

  1. Maravilloso lugar. Gran reportaje!
    ¿Te fijaste justo delante una placa que hay en el suelo de bronce que era una mano agarrando un pecho?. Nos llamó mucho la atención.
    Un saludo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias por el aporte, Carmen O, porque no lo recordamos. Y repasando las fotos, tampoco... que cosas. ¡Tendremos que estar más atentos la próxima vez!
      Saludos!

      Eliminar
  2. En mi visita a Ámsterdam no pudimos entrar en esta iglesia (aunque no recuerdo por qué). Una lástima, porque ese techo de madera y esas vidrieras, entre otras cosas, bien habrían merecido una visita a su interior!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que es una pena, M.Carmen Cruz, afortunadamente Amsterdam es de esas ciudades a las que se vuelve.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Gracias que dejaron algo. La vidriera donde está el portal de Belen me parece preciosa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, Los Tiramillas, una suerte, y si, las vidrieras están preciosas.
      Abrazos!

      Eliminar
  4. Los contrastes de esta ciudad siempre me han llamado la atención. La conozco solo por fuera y me ha encantado!!! Un abrazo amigos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Fran Soler, una ciudad realmente vital y llena de contrastes. Ánimo, te toca volver, y entrar... :)
      Abrazos!!

      Eliminar
  5. Una iglesia que parece muy interesante. Me han encantado las vidrieras.
    Anotada para cuando me deje caer por la zona.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una visita obligada, Helena Botella, por la historia, por la curiosidad de encontrarse donde se encuentra, y por la propia iglesia, que lo merece, :)
      Saludos!!

      Eliminar
  6. Las vidrieras son una auténtica maravilla. Singular el lugar en el que se encuentra, en ocasiones caprichos del destino :)

    Saludotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, Jose Carlos DS, quien se lo iba a decir a sus patronos... :)
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Tuve la misma impresión que narras al pasear por el Barrio Rojo. Un mundo de contrastes.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un paseo que no deja indiferente, María Pilar.
      Saludos!

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial