julio 12, 2013

Bergen, el poder de la Hansa

Vista de Bergen

Bergen parece un decorado listo para recibir al viajero que llega por mar; en el muelle, los vendedores de pescado y marisco van a tentarnos con salmón, bacalao, cangrejo.., aunque es la hilera de casas de madera, la imagen más conocida de la ciudad noruega, la que parece posar para nuestras cámaras. 

Casas de Bryggen

Tejados en punta, tan pegados que parece van a inclinarse juntos, con sus fuertes colores nos dan la bienvenida al Bryggen. Es el barrio desde el cual los comerciantes de la Liga Hanseática dominaron el comercio del bacalao y el trigo durante siglos.  Es, como nos cuenta Eva Paris, Patrimonio de la Humanidad. Siguiendo la línea del muelle encontramos el Hakonshallen, el pabellón construido por el rey Haakon Haakonsson.

Cocina de la Casa Comunal

Fue él, Hakon IV, quién puso fin a un siglo de enfrentamientos dinásticos que habían consumido las fuerzas económicas y demográficas de Noruega, y logró una paz con la que afrontar la regeneración del reino. Su labor reformista se dirigió contra las leyes feudales que mermaban el poder real, normalizó las relaciones entre la corona y la iglesia, y fomentó los tratados comerciales. Entre ellos, el de 1250 con la ciudad alemana de Lubeck, que llegaría a ser conocida como "La Reina de la Hansa".

Vidriera hanseática

El término hansa, que inicialmente designaba a una pequeña cooperativa mercantil, aparece en 1161 en la ciudad germana de Wisby. Poco a poco, los comerciantes alemanes de diversas ciudades fueron creando agrupaciones con la intención de comerciar, en condiciones ventajosas, tanto en el Báltico como en el Mar del Norte. 

Oficina Museo Hanseático

Firmaron acuerdos que les conferían el control de rutas comerciales, privilegios especiales, derechos sobre el comercio y exención de peajes. La primera Hansa nació en 1281 impulsada por las ciudades de Lubeck, Hamburgo, Wismar y Rostock, para culminar con la unión de todas las asociaciones hanseáticas en la Liga Hanseática, fundada oficialmente en 1356.

Museo Hanseático, interior

En el puerto de Bergen, la Liga disponía de una de sus oficinas, y los mercaderes hanseáticos estaban confinados en un barrio exclusivo, el Bryggen; allí no podían alojar a sus familias e incluso el contacto y los intercambios comerciales con la población local estaban muy restringidos. 

Hablaban su lengua natal, lo que tuvo mucha influencia en las regiones costeras del Báltico, ya que el lenguaje comercial y el derecho se germanizaron. Sin embargo, el mestizaje era inevitable, como lo demuestran los sepulcros de los delegados locales de la Hansa enterrados en el cementerio junto a la iglesia románica de Mariakirken, así como muchos apellidos de origen alemán en la población actual.

Escritorio del Museo Hanseático

El poder económico de los comerciantes alemanes no dejó de crecer, y pronto la Hansa intervino en la política. Su principal arma era el boicot a un puerto o una región, aunque tampoco dudaron a la hora de emplear la fuerza militar, contra los piratas o los países que se le oponían con más fuerza, como Dinamarca.

Callejear hoy por el antiguo Bryggen sólo nos permite hacernos una mínima idea de la vida de estos poderosos teutones, calles estrechas, la amenaza continua de los incendios medievales, la maestría heredada de los vikingos al utilizar los árboles como arbotante, viga y soporte natural de los edificios.

Estancias del Museo Hanseático

Detrás de ese muro de colores que se alza frente al puerto, las casas se extienden formando patios interiores, callejones, una intrincada red de comunicaciones entre las viviendas. Lo cierto es que hoy el conjunto es una animada zona para turistas, con tiendas de artesanía y regalos, en la que sobrevive el primer restaurante de la ciudad.

Dormitorio Museo Hanseático

Es necesario visitar el Museo Hanseático para hacer un viaje en el tiempo, además de los mapas, monedas, escritorios… lo cierto es que son las habitaciones con sus camas empotradas, como si de un armario se tratase, las más elocuentes, y nos hablan de una comunidad de hombres amontonados como en los camarotes de un barco. Algunas nos parecen diminutas y asombra saber que dormían casi sentados... ¡por miedo a ser confundidos con un "cadáver"!.

Habitación con Armario Cama

Lo que de verdad nos da una idea del poder de la liga Hanseatica es el edificio comunal, Schostuene, donde observamos la gran cocina, las salas para fiestas y reuniones, el espacio de las discusiones, las decisiones, las intrigas...

Comedor Casa Comunal

Al salir de nuevo a la calle, no dejábamos de mirar al puerto con la tentación constante de los barcos que salen hacia Sogne, el fiordo más largo de Noruega, o el Expreso de la costa, el Hurtigruten que nos lleva hasta Tronheim, destino de peregrinación desde la edad media, aunque ese es ya otro viaje…

Museo Hanseático

Bergen, situada entre siete verdes montañas, por lo general una ciudad lluviosa, aunque nos ha regalado unos días espléndidos. Bergen y el bacalao noruego..., un funicular y una red de senderos que las familias recorren los fines de semana, ¿cómo no iba a gustarnos a los de Bilbao?

Bergen desde lo alto

Mas entradas sobre Noruega

Invierno en Oslo, experiencias para que el frio no te deje en casa
Oslo de Vigeland Park a Supreme Roastworks, el mejor café del Mundo se sirve en Noruega
Invierno en Oslo, la ciudad que se asoma al fiordo
Pyramiden, de la opulencia al olvido. Un pueblo fantasma en el ártico de Noruega
Noruega insólita. Geoparques y Svalbard, frontera del Polo Norte
Postales desde Stavanger
Preikestolen, el púlpito de los dioses en Noruega
Stavanger, los dos púlpitos de Noruega
Postales desde Bergen

24 comentarios :

  1. Fantástica y acogedora ciudad, Bergen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si que lo es!JR Álvaro Gonzalez, y con opciones para todos, diurnas,nocturnas.. hay que volver, un abrazo ;-)

      Eliminar
  2. Hola Guisantes!!!

    Bonito lugar parece Bergen. Estuvimos a puntito de ir a Noruega este año, pero finalmente como sabes nos decantamos por dos ciudades hermanas, Copenague y Estocolmo.

    Excelente post, guisantes!!!

    Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio Ruiz, nada, nada, la próxima vosotros a Noruega y nosotros a Estocolmo ¿hace?, un abrazo ;-)

      Eliminar
  3. Grandes recuerdos me habéis evocado de mi paso por allí :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, Pau,ya sabes la envidia con la que te escuchabamos hablar de Noruega, :P

      Eliminar
  4. Me encantan esas casas! Cada vez que veo algo de Bergen me trae muy buenos recuerdos, como todos los países nórdicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto Maria-Lugares que visitar es que ese es el icono que tenemos en la mente al pensar en Bergen,aunque las casas de Stavanger también nos gustaron mucho. Tendremos que recorrer más para comparar, ¿verdad?.
      Un saludo ;-)

      Eliminar
  5. Siempre que veo ciudades del estilo de Bergen, me hacen pensar que realmente son pueblos o ciudades de cuento y que no existen, tan perfectas, tan coloridas, con ese verde alrededor, una auténtica pasada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja,José Carlos DS lo cierto es que nos hizo un tiempo increíble y parecía que la ciudad posaba para nosotros. Tuvimos que luchar contra la tentación de perder el vuelo y quedarnos ;-)

      Eliminar
  6. Es un artículo excelente, dan ganas de sumergirse a través de las fotos y pasear entre las calles de esta preciosa ciudad. Gracias por el aporte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Helena Fernandez, lo cierto es que cuando pasa un tiempo y volvemos a las fotos, apenas creemos que ha sido verdad. Un saludo ;-)

      Eliminar
  7. Bonitas fotos de Bergen,las del museo son preciosas, la de las cocinas con los mismos pucheros que antiguamente usaban en Galicia colgados de la angarela y la garmalleira sobre el fuego de leña.:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos encanta Los tiramillas recuperar todas esas palabras que se pierden en el lenguaje cotidiano.En noruego estña un poco más difícil, jejeje. Bergen es una ciudad amable para el visitante, y, si, el museo es para perderse un rato. ;-)

      Eliminar
  8. Qué ganas de conocer Noruega... ¡Y Bergen es una ciudad de cuento! Un abrazo, pareja :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, nada Marta animaté, por mucho que uno haya oído hablar de las noches blancas, lo cierto es que la luz hipnotiza y con estas vistas no te quieres ir a dormir. Un abrazo ;-)

      Eliminar
  9. Yo subí en el funicular, pero hacia muy mal tiempo, lluvioso y casi sin visibilidad, me encanto el gnomo gigante. La pena es que es un sitio muy, muy caro. un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos Javier Vazquez, si que hemos tenido suerte, si. El gnomo gigante y las esculturas de madera que hay en el camino, subimos en funicular y bajamos andando, hacen las delicias de niños y mayores, como una señal que prohibe el paso a las brujas, jeje. Un saludo ;-)

      Eliminar
  10. Bergen es uno de los sitios que estoy deseando visitar, pero por ahora los países nórdicos se nos han resistido, aunque ya digo que no es por falta de ganas. La imagen de las casas de colores del puerto me encanta, pero veo que aparte tiene mucho más atractivos. El museo me parece estupendo. Genial entrada, enhorabuena guisantes! un saludo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Calíope Lo cierto es que a nosotros también se nos resisten los países nórdicos. Esto fue un auténtico regalo, y una aproximación, porque nos quedamos con las ganas de todo! :)
      Saludos!

      Eliminar
  11. Más vale tarde que nunca... Ahora veo este post y me ha traído muy buenos recuerdos. Me alegro de haber encontrado el edificio comunal!! :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva Paris los buenos recuerdos no caducan, jejeje. Un abrazo ;-))

      Eliminar
  12. genial post chicos. esta claro que aqui se jugaban en "grandes ligas" en términos mercantiles. gracias a eso esta ciudad es lo que es. preciosa, con encanto y con todo lo necesario para triunfar.un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria Grau tu lo has dicho, grandes... ese poder se siente, se toca en estos espacios. Habrá que volver ¿verdad? ;-))

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial