marzo 19, 2012

Azul Profundo. La Catedral de Albi

La Catedral de Albi

Tras finalizar la cruzada contra los Albigenses mediante el Tratado de París de 1229, se hacía necesario reafirmar la fe católica y la fortaleza del poder político que había conseguido unir el Languedoc a la corona francesa. Así el 15 de agosto de 1282 se colocó la primera piedra del que terminaría siendo, dos siglos más tarde, el mayor edificio de ladrillos del mundo, y una de las catedrales más visitadas de Francia.

Acceso a la Catedral de Albi por la antigua muralla

Desde la lejanía, la Catedral de Albi, aparenta ser una más de aquellas catedrales-fortaleza construidas a modo de ciudadela inexpugnable, sobre una colina, dominando el espacio a su alrededor. Nos acercamos desde otro de nuestros destinos más deseados Carcassonne, y del que os hablamos en nuestra entrada Carcassonne, corazón cátaro.

Sin embargo, al acercarnos, el edificio parece aplastarnos, haciéndonos sentir cada vez más pequeños, hasta casi desaparecer si nos situamos junto a sus muros, que se levantan verticales hasta 40 metros de altura.

Campario de la Catedral de Albi

Rodeándola nos admira la solidez y austeridad de sus murallas. Los ventanales se abren a 20 metros desde la base y son estrechos, aumentando así la sensación de verticalidad.

A la altura de las gárgolas, de mediados de 1800, aparece una hilera ladrillos más claros que marca la elevación realizada por César Daly en 1849 para rematar el edificio y rehacer el tejado, origen de numerosos problemas de filtraciones y amenaza permanente de hundimiento sobre la bóveda.

Interior. Bóvedas de la Catedral de Albi

El campanario se eleva apoyado en cuatro pilares, hasta los 78 metros de altura. Desconcierta su acceso, por un lateral, que aun conserva una torre, vestigio de la muralla que rodeaba el edificio, y sobre la que Dominique de Florence edificó el porche que aun mantiene los matacanes.

Interior. Galeria del coro de la Catedral de Albi

Más arriba encontramos el inmenso baldaquino, apoyado sobre dos colosales pilares: pináculos, arcos abrazados, ojivas flamígeras…. que hacen de introducción para lo que nos espera en el interior.

De pronto, el ladrillo de tonos cálidos del exterior deja paso a la piedra blanca, y a una explosión de color que parecen la entrada a un mundo sobrenatural. 

Organo y Juicio Final de la Catedral de Albi

La impresión deja sin aliento; la altura de la nave, las bóvedas, totalmente decoradas, al igual de los muros, el trabajo en piedra, la madera… 

Avanzamos hacia el fondo de la nave, hacia el inmenso órgano y el Juicio Final, que ocupa toda la superficie de los torreones que sostienen el campanario, sintiendo que nosotros mismos formamos parte de la escena.

Decoracion en piedra interior de la Catedral de Albi

Al volver sobre nuestros pasos, estos nos llevarán a la Galería del Trascoro, o Jubé, nombre con el que se le conoce debido a la costumbre de pedir la bendición de los celebrantes por parte del encargado de leer los textos sagrados desde la tribuna. 

Con el paso de los siglos, muchas catedrales lo fueron eliminando por necesidades del culto. Albi, tal vez por su excepcional belleza, conservó, afortunadamente, el jubé.

Jube de la Catedral de Albi

Un trabajo de orfebrería, una increíble filigrana en piedra es lo que nos muestra esta galería, y a pesar de que los avatares de la Historia nos han privado de la mayor parte de las estatuas que albergaba, ese hecho no le resta un ápice de belleza. 

Atravesando cualquiera de las puertas laterales, nos adentramos en la parte de la iglesia que el jubé oculta.

Interior. Deambulatorio de la Catedral de Albi

Un deambulatorio que muestra una colección de esculturas polícromas, plenas de expresión y belleza, tal vez las mejores de esta etapa final de la Edad Media, abraza el Coro Mayor, el nuevo testamento convertido en estancia, en espacio real; el oro, el azul infinito de la bóveda, los escudos de armas, los amorcillos, los pináculos, la celosía en piedra, se unen para crear un conjunto único.


Entradas Relacionadas
Museo Toulouse-Lautrec en Albi 

43 comentarios :

  1. A parte del precioso cielo azul que has capturado :) ... que es más que bueno, ... la verdad es que con la antigüedad de éste lugar, envidio lo bien conservado que está ... mucha nota habría que tomar en España ... :)

    Gracias por compartir.
    Alfonso - www.thewotme.com -

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfonso es verdad que ese día el cielo lucía radiante, y ese azul parece enmarcar aún mejor este lugar Patrimonio de la Humanidad.
      Entiendo que en cuanto a la conservación, nos queda mucho por hacer, aunque tenemos un gran número de conjuntos monumentales (con calificación o no) por cuidar; por cierto España está en los primeros puestos, 37 como bienes culturales frente a los 43 de Italia !!
      un saludo ;-)

      Eliminar
  2. Hola chicos,
    Hemos nombrado vuestro blog como premio liebster blog. Aquí lo tienes:

    Premios Liebster

    Un saludo
    Vietnamitas en Madrid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vietnamitas en Madrid gracias , gracias!!
      un saludo ;-)

      Eliminar
  3. Hola Amigos del Guisante, una vez debo agradecerles la mención que realizan del 'GusPlanet', pero sobre, agradecerles disfrutar una vez más y de la mano de ustedes, de ésta maravilla de Catedral! Uno de los edificios más sorprendentes que he visitado y una de las ciudades que considero más bellas de Francia. Claro, mucha sangre se ha derramado por allí, una época donde se borró de la faz de la tierra todo un pueblo por poseer creencias (los cátaros) y riquezas que llegaron a disputar el poder central de los reyes y papas de entonces... Realmente Albi me parece muy encantadora, el Museo Toulouse Lautrec (hijo de la región) es otra de sus sorpresas, bien merita entonces la remarcación como ciudad Patrimonio de la Humanidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gusplanet el placer es mutuo, jejeje. Y algo contaremos del Museo Toulouse Lautrec, una de las sorpresas que nos deparó esta escapada fueron las conversaciones sobre pintura con nuestros anfitriones. Y tenía guardada tu entrada para enlazarla desde que nos planteamos hablar de Albi. La historia de los Cátaros es un aliciente más para recorrer sus calles y este imponente edificio que es una respuesta en piedra a las revueltas.
      ¿Nos veremos este año?
      un abrazo ;-)

      Eliminar
  4. La verdad que muy buena entrada sobre la Catedral de Albi, estuve el año pasado allí y me pareció impresionante. Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Babyboom, y eso que tenemos un buen angular, aún así había que alejarse y tumbarse, jejeje. Desde fuera se ve inexpugnable ¿verdad?
      Abrazos ;-)

      Eliminar
  5. Efectivamente Albi es impresionante, yo también caí en sus redes y me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco Piniella uno se deja seducir por sus encantos, y la serie que le has dedicado es para llevársela puesta.
      ;-)

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Pau en dura competencia con tus fotos de Paris, jejeje.
      ;-)

      Eliminar
  7. Sencillamente impresionante, estuve el año pasado y me fascinó toda la ciudad.

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carfot, sí, lo cierto es que te entras ganas de usar una escala...la ciudad además estaba de fiestas y tenía un ambiente tremendo. Espacios abiertos, muchas zonas peatonales, muchas terrazas...
      ;-)

      Eliminar
  8. Excelente entrada las fotos muy bonitas.La historia genial.
    Ya hace algunos años que visitamos París,pero no tuvimos la oportunidad de ver ese lugar.
    Bueno no se puede ver todo lo que uno desea,nos conformamos con disfrutar de estas estupendas entradas vuestras.
    Muchas felicidades por el premio(Liebster Blog).
    Un fuerte abrazo.:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiramillas gracias, es una zona que bien vale una visita en exclusiva...no sólo Paris merece una misa, jejeje!
      ;-)

      Eliminar
  9. ¡¡Qué preciosidad!! Por fuera impresiona, pero el interior no se queda atrás!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isi, lo cierto es que pensamos en una visita "ligera" y nos quedamos recorriendo el interior durante horas...;-)

      Eliminar
  10. Guisantitos... me ha encantado vuestro relato. Las fotos maravillosas, el texto informativo y evocador a la vez... Felicidades! Tomo nota para mi próxima escapada al sur de Francia ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madaboutravel desde luego superó nuestras expectativas, es una zona a la que volveremos. Lo cierto es que luego estás mucho más atento a lo que se publica sobre lo que has visto, nosotros seguimos tomando notas, así que estaremos atentos a tu visita, ;-)

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  11. Albí me fascinó. Me pareció un lugar magnífico! La catedral impresiona por fuera, y encandila por dentro... alucinante. Y luego las calles, el mercado, el río... y los alrededores!! Brousse le Chateau, Ambialet, Monestiés... Es una zona de Francia ideal para perderse unos cuantos días...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Purkinje ya me estás dando envidia, ya, que nosotros no tuvimos tiempo para los alrededores, vamos lento y siempre hay que dejar algo para la próxima visita ¿no?
      Anotado, anotado. Que ganas de salir para allí...
      ;-)

      Eliminar
  12. Que maravilla de sitio, precioso.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmi si, si que lo es!! Unos besos de vuelta !! ;-)

      Eliminar
  13. Una maravilla sin dude
    la verdad es que es apasionante observarla y da muestras de poderio y clase
    las imagenes me han encantado
    genial
    abrzos fuertes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bleid, encantados de tenerte por aquí, y de que te haya gustado el post. Sí que es un lugar increíble.
      Un abrazo!

      Eliminar
  14. Muy interesante chicos, no conozco Albi y no sabía lo especial que es. Además últimamente, para mi verguenza, ya ni paso por aquí más que de pascuas a ramos. Por otra parte veo que ya estáis al corriente de la noticia de nuestros amigos. Cosas tiene la vida... En fin, un gran abrazo a los dos, pareja, y a ver si en alguna de vuestras visitas por esta sucursal de Bilbao nos vemos otra vez y lo celebramos con los otros dos + uno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, estamos al corriente, Galayos. No salimos de nuestro asombro, cierto también. En cuanto a Albi, que decirte. Fue inesperado, no planificado, y nos encantó. Toda la zona es una maravilla.
      Y a ver si nos vemos prontito!
      Un abrazote!!

      Eliminar
  15. Buena entrada, como siempre. He de reconocer que conozco muy poco de Francia, a pesar de lo cerca que está. Habrá que ponerle remedio.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mertxe, creo que es algo bastante frecuente, también nosotros conocemos menos de lo que quisiéramos; tal vez precisamente porque está ahí mismo, pensamos que podemos ir en cualquier momento y al final lo vamos dejando.

      ;))

      Eliminar
  16. Debe ser realmente impresionante, son esa imagen exterior y ese espacio interior potentísimos. Y he de reconocer que el Jubé es algo nuevo para mi: supongo que es una deformación del latín “iuve”. En fin, otro edificio que apunto en mi lista de pendientes …

    xG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te encantará XGaztelu, es un contraste fantástico entre ese exterior-fortaleza y un interior casí místico.
      Y estás muy muy cerca del sentido de la palabra, porque proviene de la fórmula latina "Jube, domine, benedicere" que empleaba el lector, que se situaba en la tribuna, antes de Maitines.

      Saludos!!

      Eliminar
  17. Esta catedral no puede estar mejor descrita. Me ha parecido fantástica. Me la apunto como todo lo que contáis, jaja) Un fuerte abrazo desde el sur sur...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fran, en directo es todavía mejor, como esos reportajes tuyos de gastronomía...te mando una abrazo de vuelta desde el norte, norte jejeje ;-)

      Eliminar
  18. Impresionantes las fotos y el texto. Qué poquito queda para vernos... Y qué ganas. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta esta vez el día y la modelo se pusieron de acuerdo para lucir así de guapas, impresiona este edificio, la verdad.
      Ya tenemos ganas de volver a compartir en persona experiencias de blogs hechos a cuatro manos, jejeje! ;-)

      Eliminar
  19. Hacía días que no pasábamos por vuestro bote. Y mira que hay guisantes nutritivos que degustar! Como los de esta catedral de Albi. No la conocíamos, pero gracias a vuestro post ya la tenemos entre nuestros referentes monumentales. Y claro, después de esta gran descripción pues nos han entrado ganas de visitarla. Nos encantan las gárgolas, que le vamos hacer! Así que cuando nuestros padres nos recriminen el gastarnos el poco dinero que tenemos en una escapada, pues parte de la culpa la tendréis vosotros! ejeje
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!, ahora toca viajar así me gusta, que nos echen la culpa, y si les parece mal invertido el dinero, que nos llamen!!
      También nosotros andamos algo lentos con nuestras visitas y respuestas...el slow blog, jejeje (anoto lo de las gárgolas, que también me encantan)
      ;-)

      Eliminar
  20. Impresionante! Vuelvo a repetir lo que se ha dicho en la mayoria de comentarios, pero es que esta catedral es impresionante!
    La verdad es que es digna de visitar. Gracias por el aporte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, Varsovializate, y bienvenidos al club de blogs escritos a cuatro manos, ;)) Un lugar que impresiona, ya desde fuera, y que al entrar te deja sin palabras.

      Eliminar
  21. Qué interesante!! Durante mis viajes, suelo entrar en Iglesias y Catedrales...suelen ser, desde la más sencilla a la más compleja, obras de arte.
    No conocía esta preciosidad. Hace "siglos" visité Avignon y me quedé enamorada de la arquitectura, de la armonía que allí se respiraba. Coincidí con un festival de verano en el que aparcían juglares, mecenas,...en fin...quizá por eso tan bien guardado el recuerdo de esta ciudad francesa.
    Espero volver algún día. Y ahora mismo me apunto el nombre de esta Catedral...¿quién sabe? Algún día puede que me pierda por entre sus piedras.

    Besos mil!!! (como siempre es una delicia viajar con vosotros...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, las fiestas medievales que organizan en Francia tienen mucha fama, en especial las de lugares históricos como Avignon (que no conocemos....) así que no nos extraña que te quedasen grabadas. Entrar en las catedrales es una buena forma de acercarnos a la historia de los lugares, así que bien por esas visitas!
      Un abrazo!! Y un placer leer tus comentarios, como siempre! ;)

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial