marzo 01, 2013

Museo Toulouse Lautrec en Albi

Palacio de la Berbie, Museo Toulouse Lautrec en Albi

¿Sabíais que Albi es la ciudad natal de Henri Toulose LautrecSiempre hemos asociado al pintor con las salas de baile, con el barrio de Montmartre, con el Moulin Rouge..., la noche del París de finales del siglo XIX.

Si hay algo que nos sorprendió al llegar a la ciudad mediaeval de Albi fue su imponente Catedral, que se alzaba en la distancia, imponiento su presencia en el paisaje, y de la que ya os hablamos en nuestra entrada  Azul Profundo. La Catedral de Albi.

El Palacio de la Berbie, donde se encuentra el museo, es una potente fortaleza iniciada en el siglo XIII, su nombre proviene del occitano Bisbia que significa arzobispado.

Viendo estos imponentes edificios eclesiásticos uno imagina muchos enemigos desanimados ante la altura de los muros de ladrillo. El obispo contaba con una salida propia y protegida hacia el río Tarn, que dio paso en época de paz a diferentes niveles de terrazas con un jardín a la francesa. Hoy custodia otros tesoros.

Albi vista desde los jardines del Palacio de la Berbie, el Museo Toulouse Lautrec

Tolouse Lautrec nace en Albi en el seno de una familia aristocrática, y es a esta ciudad donde regresa su trabajo a la muerte del pintor, ya que entonces los museos parisinos no muestran interés por su obra.

Son su mala salud y las largas temporadas de reposo las que llevan a Henri a la pintura y al dibujo. Aunque sus primeros trabajos reflejan su entorno cotidiano, con retratos de su madre, los caballos y la cetrería (que eran las pasiones de su padre), muy pronto necesita nuevos estímulos y maestros, y se traslada a París.

Jardines del Palacio Berbie y puentes sobre el rio Tarn

Tolouse Lautrec es un observador minucioso de la sociedad de su época, inspirado en la bohemia y en la noche parisina, eleva a categoría artística a personajes que de otra forma tal vez no hubieran llegado a nuestros oídos, como La Goulue y su moño amarillo con el bailarín Valentin le Désossé, la Loïe Fuller y su danza con velos, varillas y "efectos especiales", Jane Avril y su famosa pierna en alto, Aristide Bruant, Yvette Guilbert y sus largos guantes negros...

Cartel Ambassadeurs Aristide Bruant

El Moulin Rouge fue un escenario de experimentación para el artista, un espacio de libertad, a cambio Tolouse-Lautrec lo convirtió en el salón de baile más famoso de la historia.

El centro de su trabajo pasa pronto a ser la figura humana, el retrato, se muestra entusiasmado por la perspectiva japonesa como muchos de los impresionistas. La atenta mirada de Tulouse Lautrec, con composiciones en contrapicado debido a su corta estatura, apuesta por la linea y el color, el movimiento, con una economía de trazos que consigue captar el instante.

Inicia así sus coqueteos con la prensa, aprende y renueva la litografía con el uso de las piedras en inusuales contrastes de colores y sombras.

El Salón des Moulins en el Museo Toulouse Lautrec Albi

Toulouse Lautrec en su faceta de ilustrador, economizaba, en trazos, colores y soportes. El cartón es su elemento, le permite una base de trabajo, le aporta textura, en su Museo de Albi tenemos la suerte de ver la fuerza que consigue con ellos.

Esto le convierte en un personaje aceptado, que se mueve libremente en el ambiente nocturno, llegan sus mejores trabajos: la modista, la rubia del star, las prostitutas en sus momentos de descanso, en las que encuentra una espontaneidad que resulta difícil, o imposible, obtener en las sesiones de estudio tradicionales.


Salones de baile, cafés-concierto, circo, teatro y opereta, cualquier evento o espectáculo es una fuente de inspiración. Experimenta con las divisiones, el fauvismo, el impresionismo, la abstracción, desde sus inicios escribe que es con la crítica de sus maestros, y con el esfuerzo, con los que crece, avanza.

Es en la etapa final de su vida, de internamiento y rehabilitación, cuando intenta mostrar sus dotes en otros contextos, y dibuja de memoria escenas del mundo del circo, y arriesga de nuevo con composiciones inusuales.

Cartel del Moulin Rouge

La cantidad de obras que atesora el museo en Albi, nos permite seguir de forma cronológica todas estas etapas y comprobar las diferentes versiones de sus carteles y albumes más conocidos, sus musas, bailarinas, cantantes, actrices en el Moulin Rouge o del resto de cafés-concierto como Ambassadeurs o Divan Japonais, y de nuevo, el movimiento, los caballos del hipódromo, donde observamos la influencia de su admirado Degas, ese encuadre fragmentado que caracteriza casi todas las piezas.

El Moulin Rouge, adquirió su fama gracias a algunas de sus "vedettes" y por la cuadrilla French Cancan. Tal vez la bailarina más celebre es Louise Weber apodada La Goulue (la golosa) con un moño dorado en lo alto de la cabeza y el fuerte contraste de sus polainas blancas y sus medias negras.

Cuadro La Gouloue del MOMA

Cuatro años después de protagonizar uno de los carteles más emblemáticos del artista, se ve obligada a dejar el Moulin Rouge por su gordura; se instala en una barraca de feria y es el pintor quien decora los paneles de la entrada para ella, si queréis ver el final de la historia de la Goulue, tendréis que viajar de vuelta a París, ya que estos se conservan hoy en el Museo D'Orsay, devolviendo al pintor la fama merecida.

Baile en el Moulin Rouge del Philadelphia Museum of Art

26 comentarios :

  1. Muy buena explicación sobre el pintor Henri Toulose Lantrec. No recuerdo donde he leído que fue, uno de los personajes que mejor conocia la vida nocturna de aquella época.Bueno algún dia me acordare.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Los Tiramillas, no solo la conocía bien, sino que gracias a el, tenemos una visión de esa época que, de otra forma, no habría llegado hasta nosotros.
      Abrazos!

      Eliminar
  2. A mi me pareció un poco escaso el museo, esperaba más cuadros, aunque Albi es una maravilla.

    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Albi es sorprendente, Paco Piniella, uno de esos lugares que te sorprende y enamora a la vez. En cuanto al fondo de museo, no se que decirte; teniendo en cuenta la obra de Tolouse Lautrec, yo creo que la colección es excelente, en calidad y cantidad.
      Un saludo!

      Eliminar
  3. Me ha encantado este paseo por la vida de uno de los pintores más grandes de las historia. Un abrazo, pareja :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta nosotros habíamos visto obra de Henri... pero la verdad es que aquí nos sorprendió porque pudimos comprobar que, más allá del estereotipo del cartel o de los cuadros del Moulin Rouge, su obra es realmente amplia en temas y técnica.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Precioso la ciudad y el castillo pero mejor aún las pinceladas sobre la vida de este genial artista! Me ha encantado leeros!! Felicidades por el post! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fran, nos alegra muchísimo que te haya gustado!
      Un gran abrazo!

      Eliminar
  5. Me ha encantado el post! Albi es una maravilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maite Elizazu, sí que lo es. Un lugar tal vez no muy conocido, y a veces dan ganas de que siga así... :)
      Saludos!

      Eliminar
  6. No tuvimos la oportunidad de ir cuando estuvimos en Toulouse hace un par de meses pero nos quedamos con las ganas
    gran entrada
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bleid, a Toulouse le tenemos ganas!
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Muchos de sus cuadros e ilustraciones tienen un sello inconfundible, me gusta mucho el entorno tan ajardinado que tiene el museo :D

    Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, José Carlos DS, es inconfundible. Nos encantaron el color de sus obras, los carteles y bocetos, y el entorno, con los jardines, el río, la catedral... Un lugar para tener en la lista, si es que aun no lo conocéis.
      Un saludo!

      Eliminar
  8. Buenas noches,
    Tengo reservado un hotel en Albi para esta semana, y me encantaría ir al museo de Toulouse, pero me he metido en su web y pone que en Marzo esta cerrado. ¿De verdad esta cerrado?
    Agradezco mucho la respuesta, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Adriana, parece ser que estará cerrado hasta el dos de abril. De todos modos, te dejo un correo, tal vez te lo aclaren mejor: servicedespublics@museetoulouselautrec.com

      Nosotros estuvimos a finales de agosto, y realmente no se me ocurre un motivo por el que cierre totalmente, durante dos meses, y más teniendo en cuenta que su remodelación no ha sido hace mucho.

      Un saludo!

      Eliminar
  9. Wow!, ... vaya maravilla de lugar!! ... genial para un museo, desde luego ... aunque reconozco que la pintura no es algo que me apasione en absoluto pero ... me quedo con el entorno :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, para nosotros es lo contrario, nos apasiona, The world thru my eyes y una exposición es un motivo para viajar. En cualquier caso, Albi, es una maravilla.
      Abrazos!

      Eliminar
  10. Qué lugar tan fantástico parece, leguminosas. Y que manera de culturizarnos, como siempre... ahora con buena explicación de Toulose Lautrec.

    No conozco la ciudad, espero animarme un día a conocer algunos rinconcillos franceses, pues cada vez me entran más ganas de descubrir el país vecino.

    Un abrazote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, cierto, Antonio Ruiz, Francia tiene lugares magníficos, y en cierto modo ocurre como con Portugal. Nuestros vecinos, los mayores desconocidos.

      Un abrazo!

      Eliminar
  11. Interesantísimo! (y, como siempre, una entrada completísima …).

    xG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que es hablar de pintores y .. no sabemos parar.
      Se han quedado en el tintero el sensible trabajo que el artista dedica a las "amigas" , a la payasa chau kao, sus arriesgados amarillos, a su primo, que hizo posible que su obra llegase a Albi... en fin, muchas historias interesantes escondidas tras unas lineas apenas coloreadas.
      ;-)

      Eliminar
  12. Qué lejano parece este Albi tan medieval al París canalla!

    Y ahora, curiosamente, están unidos para siempre, como el apellido Toulouse-Lautrec que ahora es conocido a nivel mundial por el pintor de los cabarets y los prostíbulos y no por su pasado nobiliario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La relación con su familia, Loquemeahorro fue, digamoslo así, tensa. Creo que siempre se sintió más integrado y aceptado en los ambientes nocturnos, aunque también allí sufrió por su apariencia física. En cualquier caso, nos dejo obras que ya forman parte de la Historia.
      Un abrazo!

      Eliminar
  13. Excelente publicación, muy buenas fotos, no conocía por imágenes el lugar de nacimiento de Toulouse-Lautrec, si su excepcional obra, que tuve la suerte de disfrutar en directo. Excelente. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirta Ester Castillo, disfrutamos mucho de esta visita, tener la oportunidad de contemplar y comparar sus obras en directo es, como dices, una suerte. Ver los bocetos, el tamaño real de los carteles, la forma de captar el movimiento..., los dedicados a los caballos y al circo son increíbles. Albi nos fascinó. Un saludo y hasta pronto ;-)

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial