enero 25, 2012

Carcassonne, corazón cátaro

Carcassonne visto de los viñedos

La historia de Carcassonne, o más bien de lo que hoy es la Cité, arranca en el siglo VI a.C. Es una historia convulsa, con épocas de esplendor y decadencia, nombres propios como Bernard Anton Trencavel, Simón de Montfort, Felipe el Atrevido…

Sin embargo, un nombre brilla con luz propia en la historia de esta magnífica ciudad fortificada: Violet-Le-Duc, artífice de una restauración adelantada a su época, muy cuestionada con posterioridad, y mucho más comprendida hoy en día.

Vista nocturna del exterior de Carcassone entre murallas

"Restaurar un edificio no es mantenerlo, repararlo o rehacerlo, es restituirlo a un estado acabado que pudo no haber existido jamás en un momento determinado".

Además de la restauración de Carcassonne, Violet-le-Duc realizó la de los principales monumentos góticos franceses, entre ellos la catedral de la Ciudad de la Luz, como ya os contamos en Cathédrale Notre Dame de París.



En Francia, el Romanticismo literario, liderado por Hugo y Chateaubriand empujó a la sociedad a mostrar un renovado interés por el mundo medieval, que venía de perlas al espíritu de la Restauración porque propugnaba la recuperación del genio que caracterizó el nacimiento de Francia como nación: la arquitectura gótica. Tanto la Societé Française d'Archéologie, 1834, como la Comision National des Monuments Historiques, 1837, fueron las encargadas de recuperar y mantener la recuperación del pasado bajo el ideal nacionalista. 

Violet le Duc rompió este goticismo de raíz romántica y nacionalista fusionándolo con el racionalismo, al proponerse dotar a los edificios restaurados de un nuevo estado mediante elementos creativos sugeridos por el propio esquema estructural del edificio. De este modo se despoja de la nostalgia del pasado unida al historicismo gótico para sentar las bases de un estilo adecuado al siglo XIX. 

Carcassonne tras la restauraciónd e Violet-le-Duc

La restauración de las fortificaciones de Carcassonne, que Violet-le-Duc no pudo ver completada, nos ha dejado un maravilloso conjunto medieval. Al igual que Canaletto con sus vedutas de Venecia que se quedaron grabadas en el imaginario colectivo, hasta el punto de que hoy día los viajeros siguen buscando en su visita a la ciudad italiana esas imágenes imposibles, Violet-le-Duc ha conseguido que cuando nos vamos aproximando a Carcassone, inmediatamente comprendamos que esa es la ciudad medieval con la que todos soñamos.

Como todos los lugares que se convierten en iconos turísticos, Carcassonne que nació con voluntad de ser inexpugnable, es "invadida" a diario por los visitantes, que encuentran las puertas abiertas de par en par.

Sin embargo, no hay que desanimarse. Antes de la diez de la mañana o después de las seis de la tarde podemos pasear por ella e imaginar como sería aquí la vida siglos atrás. El castillo, las torres, las murallas, los caminos de ronda, cambian con la luz del día, invitándonos a recorrerlos una y otra vez.

El laberíntico interior de la Cité, está repleto de rincones donde el tiempo parece haberse detenido, un castillo dentro del castillo, la Catedral de Saint Nazaire, cuyos coro y crucero son una de las maravillas del gótico meridional.


Por la noche, el sonido de nuestros pasos nos acompaña, y es cuando contemplando la Porte Narbonnaise, o en el pasaje que nos lleva hacia la Porte d'Aude sentimos que ya antes habíamos estado aquí.

La vista de la Cité desde la ciudad baja al atardecer a orillas del Aude, es una imagen que nadie debe perderse, al igual que la entrada que nuestro amigo Gus le dedicó: Carcassonne, sueño medieval.


Relatos de otros viajeros #postamigo

50 comentarios :

  1. Me encantó cuando la visité aunque me hubiera quedado allí varios días, es como retroceder en el tiempo!!! La foto desde los viñedos os ha quedado genial. Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy bien documentada, como siempre.
    Espero ir pronto y oir mis pasos recorriendo esta ciudad medieval.
    El atardecer tiene que ser espectacular!
    Nos vemos el finde.

    ResponderEliminar
  3. La ciudad está tan bien conservada que seduce al viajero según subes hacia las murallas, parece sacada de un cuento de hadas. Muy buena entrada.

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
  4. Aún recuerdo cuando visité esta ciudad casi sin saber de ella gracias a una amiga que viajaba conmigo a Niza en coche. Ya la he visitado dos veces, y no puedo esperar para la tercera...

    ResponderEliminar
  5. Cómo me gustan las ciudades medievales, con sus calles estrechas, pero una pregunta (no tan) tonta ¿Muchas cuestas?

    Es que es lo que me ha parecido en una de las fotos, y en las otras, no.

    Ajajá, yo conocía el tema del historicismo gracias a un sabio arquitecto.

    ResponderEliminar
  6. Es una ciudad de ensueño, mientras estudiaba historia medieval no paraba de pensar en esos lugares que son la historia misma: castillos y pueblos milenarios de la vieja Europa. Es algo que los americanos siempre soñamos visitar algún dia. No creo que sea mi caso pero de cualquier manera uds. me lo acercan desde este excelente blog que de aquí en adelante seguiré. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Un lugar increíble, aún no he podido ir pero cualquier día me largo para allá y sentir que viajo en el tiempo :p Fue un placer desvirtualizaros en Fitur, ¡ya era hora!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Babyboom, es verdad que a esas horas mágicas, sin el bullicio y escuchando sólo tus pasos por los adoquines retrocedes en el tiempo ;-)

    ResponderEliminar
  9. MertxeGL es una hora en que las almenas cobran vida, y ya sabes que es la luz que más nos gusta...
    ;-)

    ResponderEliminar
  10. Carfot, recorriendo los corredores entran ganas de empuñar la espada, jejeje.
    Poder ver esos matacanes y las techumbres es desde luego un lujo. La infografía que acompaña a la visita ayuda.
    Gracias ;-)

    ResponderEliminar
  11. Victor (Vivir Europa), que suerte...yo siempre pienso que no hay 2 sin 3...en Budapest se ha cumplido, jejeje ;-)

    ResponderEliminar
  12. loque sólo es necesario zapata o cómodo para disfrutarla, aunque si me hubieran dado a la entrada un traje de época tampoco me hubiera importado, jejeje. Pocas cuestas, pero es que somos de Bilbao!!
    ;-)

    ResponderEliminar
  13. Bienvenido Omar, para nosotros es una motivación importante visitar lugares que hemos estudiado, de hecho pensamos que nuestra formación "deforma" nuestra manera de viajar, y vivimos con emoción la visita de este enclave cátaro.
    Como dices, es Historia.
    ;-)

    ResponderEliminar
  14. Inés tienes razón ya era hora de ponernos cara ; y sí, en Carcassonne uno viaja en el tiempo sin máquina, jejeje.

    ResponderEliminar
  15. No conozco Carcassonne “en vivo”, aunque más de una vez he paseado por sus calles con la ayuda de documentales magníficos: debe ser una ciudad preciosa. Y qué interesante es VIOLET, ese “re-creador” del gótico: una figura discutible y discutida, pero de indudable peso en la historia del arte.

    xG

    ResponderEliminar
  16. Cuando estuve viviendo en Montpellier fui a conocer la cité y me encantó!! gracias por traerme hoy un tas de souvenirs...!!!

    ResponderEliminar
  17. Pues no he tenido la suerte de visitar esta ciudad pero con vuestra entrada y descripciones tengo claro que la disfrutaría muchísimo. Gracias por llevarme de viaje en el tiempo!! Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Se ve muy civilizada y muy poco medieval ahora, excepto por los bárbaros turistas. :-)

    ResponderEliminar
  19. Hola amigos del Guisante!
    Luego de algunas semanas me puedo sentar tranquilamente a recorrer blogs amigos y qué sorpresa leer ésta entrada vuestra y la 'recomendación' final para que visiten mi entrada sobre Carcassonne: muchas gracias por vuestra generosidad y me alegro mucho que les haya gustado la ciudad. Claro, mucho tema para tratar, sobre la historia de los cátaros, sobre el Languedoc, sobre los pueblos vecinos a Carcassonne... Ojalá, entonces, lo podamos discutir personalmente en éste transcurso del año. París aquí estará y yo podré ser, tal vez y humildemente, vuestro 'héroe local', JE!

    Abrazooooosssss!

    ResponderEliminar
  20. xGaztelu me has recordado el documental que precede a al visita (merece la pena detenerse) en el que vemos la obsesión de Violet-Le-Duc por esta re-construcción.
    Como también piensa Roberto, labor discutible, aunque nos regala unas techumbres de madera , nervaduras, bóvedas que no hubieran llegado a nosotros....
    Disfrutamos desde todos los ángulos, jejeje!
    ;-)

    ResponderEliminar
  21. Ismael de nada...seguro que tu sacaste chispas a la visita, jeje, en la próxima te invitamos de interprete!
    ;-)

    ResponderEliminar
  22. Fran, te encantaría seguro!!, es un buen capricho...y como dices viaje en el tiempo. Regalateló!
    ;-)

    ResponderEliminar
  23. Alvi....igual hay que visitarla con Esperando a los bárbaros.....¿no?...jajajaja, tal vez somos nosotros los medievales.
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  24. Gus, tu ya eres nuestro Héroe, y con mayúsculas...no sabes la de veces que estás en nuestras conversaciones...y en esa próxima visita....cuánto de que hablar, quién nos iba a decir hace años leyendo a Peter Bierling y sus novelas sobre los Cátaros...
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  25. Cuantos sitios me faltan... ufff.. creo que quiero ir a Carcassonne desde hace por lo menos 10 años, así que he disfrutado esta entrada como si hubiera ido.
    Muchas gracias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que la ciudad es preciosa y verla iluminada debe ser una maravilla...
    Yo estuve por allí una mañanita (una turista más invadiendo sus calles, jejeje) y tuve bastante suerte porque no había mucha gente... eso sí, hacía un frío que pela.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  27. Un lugar increible Carcassone
    me encanto y se que volvere ,
    gracias por recordarmelo

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  28. A nosotras nos gustó mucho Carcassonne... Además tuvimos la suerte de que no era temporada de turismo, y hacía bastante mal tiempo (a primeros de mayo). Lo que parecía que iba a ser un contratiempo fue lo mejor del viaje, ya que el segundo día por la mañana !comenzó a nevar!

    Fue una forma genial de disfrutar sus calles...

    ResponderEliminar
  29. Bien! Esta vez puedo decir que he estado en Carcassonne, estuve hace unos años y me encantó, es realmente precioso. Bsos

    ResponderEliminar
  30. Vaya!, ... y cómo que yo no sabía de la existencia de ésta zona? ...

    Me lo apunto (obviamente)!!

    Un saludo y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  31. M.Eugenia, hasta esta visita a nosotros nos pasaba igual...mucha espera, es bueno desear, todo llega,jajaja; Ha sido un aquí te pilló aquí te mató... y hemos disfrutado como niños.
    Tu nos tienes absortos con tu recorrido!!
    ,-)

    ResponderEliminar
  32. Helena, que suerte, lo del frío...más o menos como hoy ¿no?..
    A nosotros nos regaló una luz perfecta, sólo nos faltaron los caballos, jeje, aunque recorrimos el foso, el perimetro, las almenas en una y ora dirección, peleando con espadas imaginarias...
    ;-)

    ResponderEliminar
  33. Bleid, debemos en parte esta visita a tus indicaciones en tu blog, Roberto y yo hablabamos estos días de tí; ya entonces teníamos en mente esta bella ciudadela, gracias !!
    un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  34. Purjinke perfecto, con Nieve, que suerte.
    Lo cierto es que me costó admitir que el castillo es tal cual lo veía en las postales, como coloreado con lapices de colores..
    Un buen lugar para buscar un tesoro, jejeje
    Un saludo ;-)

    ResponderEliminar
  35. Carol, tan precioso como para querer volver, tiene que estar precioso en invierno....
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  36. Alfonso, lo cierto es que nos queda mucho por descubrir...
    En este caso: historia, paisaje, arte...a los guisantes esto nos atrae como un imán.
    Gracias ;-)

    ResponderEliminar
  37. Pues no se que estará ahora, pero cuando fuimos, tesoros pocos... una pena porque un lugar así da mucho juego y nunca mejor dicho!!!

    ResponderEliminar
  38. Purjinke, era un guiño para provocar,jejeje, la historia de los cátaros, pistas, aprendizaje...y el tesoro lo pondría mapaygps ¿no? ....¿cómo que no hay tesoros? ;-) ;-) ;-)

    ResponderEliminar
  39. Cierto, cierto! ;D

    Pero es que ya nos hemos acostumbrado a que sitio bonito al que vamos (sobre todo en Europa), sitio en el que hay bastantes geocaches! Y Carcassonne nos sorprendió por la escasez...

    ResponderEliminar
  40. Purjinke, anotado. Cuánto me queda por aprender....
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  41. La foto de la ciudad con los viñedos es preciosa!!!!
    Estoy segura que si está tan bien conservada como decís, me encantará visitarla! Adoro las ciudades medievales!! Tienen un gran poder de atracción para mí!
    Un abrazo, chicos!

    ResponderEliminar
  42. Otra ciudad medieval que tiene mucho encanto, que no queda lejos de Carcassone y que tiene menos turismo es Aigües Mortes, cerca de la desembocadura del Rodano...

    ResponderEliminar
  43. M.C. gracias , merce la pena pasear por los alrededores, precisamente por las vistas.
    Alojarnos en el Ecurie Saint Croix fue un acierto.

    Si te gustan las ciudades medievales, Olite, y en especial el Festival de Teatro que celebran en verano, con todo el pueblo engalanado es otro lugar a recomendar, el castillo enamora.
    ;-)

    ResponderEliminar
  44. Purjinke, anotado, anotado, gracias ;-)

    ResponderEliminar
  45. Es muy comentado Carcassonne en la blogosfera. Muy recomendable el post de Gus que coemntáis. Lugar desconocido hasta la fecha, aunque esos viñedos invitan...Saludos.

    ResponderEliminar
  46. Viajero, creemos intuir que te sentirás realmente bien recorriendo estas antiguas piedras. La vista desde los viñedos nos encantó. Esperamos que a ti también.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  47. Ohhh me encantaría ir, la veo una ciudad preciosa y muy especial. Gracias por vuestro relato. Me encantaría haber tomado hoy un vinito junto con una cassoulet, mmmm Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero Si que es una ciudad especial, cómo lo es el Cassoulet, un plato muy medieval, jeje, que cómo no, probamos en esta escapada.
      Un saludo ;-)

      Eliminar
  48. EStuve más o menos por la misma época que vosotros guisantitos! Y Carcassonne también me encantó! Por cierto, la foto con los viñedos en primer plano y luego la ciudadela me encanta ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda! Podíamos haber coincidido madaboutravel Es un lugar precioso, al que hacía años teníamos en la agenda. La foto, jejeje, era la vista que teníamos desde el camino que llevaba a nuestro hotel.
      Un abrazo!

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial