junio 07, 2009

El Invierno en Lisboa, Antonio Muñoz Molina


"-Pero un músico sabe que el pasado no existe… Esos que pintan o escriben no hacen más que acumular pasado sobre sus hombros, palabras o cuadros.
Un músico siempre está en el vacío. Su música deja de existir justo en el instante en que ha terminado de tocarla.
Es el puro presente."


Pienso, mientras leo este libro, en las sensaciones que nos invadieron en el Dizzy´s Club de New York. En la mítica Broadway, a la altura de Columbus Circle, el Lincoln Center ofrece el mejor jazz.


El legendario saxofonista, Lee Konitz, acompañado por Peter Berstein, Ray Drummond y Matt Wilson, entre otros; el Dizzy's Cosmopolitan, con ron de vainilla, llenando las copas; la sorpresa al comprobar que una diminuta asiática haga sonar de esa forma el saxo, una sala a media luz, el público entregado, los rascacielos como fondo de la escena, la impresión de estar soñando, de no estar realmente allí.

El jazz, el bourbon, el humo, la mujer fatal, y tres ciudades imaginadas, que no reales - Madrid, San Sebastian, Lisboa- , son el trasfondo de esta novela, cine negro por escrito.

La obra fue llevada a la pantalla , y en ella participó el trompetista Dizzy Gillespie, como podéis ver en este excelente post del Blog "Jazz, ese ruido".

"Tocaban solos él y Billy Swann: la ausencia del contrabajo y de la batería daba a su música, a su soledad en el angosto escenario del Lady Bird, una cualidad despojada y abstracta, como la de un dibujo cubista resuelto sólo con el lapiz."

Es una novela predecible, llena de tópicos, donde descubro las pinceladas del futuro Molina, las descripciones que años más tarde deslumbrarán en Ventanas de Manhattan, ciudades y personajes fantasma, entro en el libro añorando la blanca Lisboa y me encuentro en la noche de los cuadros de Hopper.


Entradas Relacionadas

Windows on the World

El Viento de la Luna

17 comentarios :

  1. Parece que muchos leemos ahora a Muñoz-Molina. Tras la entrada de Isi en su blog, From Isi, me decidí a buscar un libro que tenía pendiente: La Córdoba de los Omeyas, también del mismo autor en su faceta de historiador, más que de novelista. Lo comenzaba esta misma mañana, camino del trabajo, y en él se barrunta el autor en que se convertiría tiempo después. Aún no era el Muñoz-Molina neoyorquino, pero sí el enamorado de los libros, los autores y las palabras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá algún día pueda ver la adaptación cinematográfica de El invierno en Lisboa. Sé de amigos que la vieron por el cable antes de acceder al libro.

    Les dejo mi aporte musical: Charlie Parker & Dizzy Gillespie

    Nos leemos,
    R.

    P.D. Un escritor bastante influido por el jazz es el japonés Haruki Murakami (lo han leído?). Su ensayo Jazz Messenger es revelador.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonito viajar físicamente y literariamente también! Así has podido ver el mismo lugar varias veces.
    Como me quedan pendientes todos los de Muñoz Molina (estoy dispuesta a ponerme con todas los libros que caigan en mis manos), no puedo opinar de éste. Aunque me pregunto si, debido a mi falta de cultura musical, no lo podré disfrutar lo mismo que vosotros...

    ResponderEliminar
  4. Pienso que al músico sí que le queda algo cuando toca. Me refiero a cuando graba un disco, una canción... Ese es su legado. Sino, ¿como habría conocido yo a cantantes anteriores a mi?

    ResponderEliminar
  5. Estoy encantada con vuestras aportaciones,

    Mithdraug, sondeo los trabajos paralelos de autores que me gustan, Muñoz Molina muestra su faceta de conocedor del arte en sus libros, y por supuesto tengo que leer el ensayo que mencionas, más coincidencias, je, je,

    R, gracias, magnifico el enlace músical y el de Murakami.
    Sigo la obra del japonés (autor de cabecera de Coixet), y precisamente en el New Yorker pude leer una entrevista suya, donde hablaba de su garito de jazz, suscribo todo lo que dice en Jazz Messenger, sobre el ritmo, la armonía..., de Murakami hablaremos ¿no?

    Isi, tu nos llevas a todos de blog en blog!, y nuestra cultura musical es escasa, no te creas, seguimos aprendiendo.!

    Hilario, tienes razón, te adelantas al libro, je, je, sí lo lees encontrarás reafirmada tu opinión.

    Un saludo a todos!!

    ResponderEliminar
  6. Saludos a todos, veo que Maribel os ha contestado ya; no obstante, os prometo visita y comentarios, es un placer leer lo que escribís.

    También quería dejar un apunte para Isi. Aunque me encanta la música, incluida la clásica y sobre todo la ópera, reconozco que tengo menos oido que un gato de escayola.
    El jazz me parece especialmente difícil, la verdad. Lo intento, pero me cuesta.
    Es cierto que, en un lugar como el Dizzy's, la sala llena de pequeñas mesas, en penumbra, los músicos en el escenario; detrás de ellos un inmenso ventanal, con los rascacielos iluminados... disfrutarías, como mínimo, como nosotros.

    ResponderEliminar
  7. Ya no se que decir. Me encanta ver que el "rincón musical" en cuanto asociación entre libros y música cunde.
    También me alegro de ver a R como contertulio habitual.
    Respecto a disfrutar de la música, aunque no entiendas demasiado, te transmite sensaciones y si además como dicen "el arbeyin" (dicho cariñosamente. Es que tu nick es un poco largo) el escenario ayuda, no podrás sustraerte al ambiente.
    De Murakami hablaremos. Habíamos quedado en que lo haríamos en septiembre, después de que haya leído Kafka en la orilla durante las vacaciones.
    NO conozco al Muñoz Molina historiador. Buscaré su libro.

    ResponderEliminar
  8. Maribel:

    Tendré que buscar a este autor, poque hablan maravillas de él.

    Una entrada llena de imágenes y sonidos...casi me sentí ahí en el Dizzy's Club...

    ResponderEliminar
  9. Lammermoor, me encanta tu rincón músical, y esta entrada era un guiño a la música de jazz que tu proponías en un post anterior.
    Claro que esperamos a que leas Kafka en la orilla (del mar, y con mejor tiempo, je, je..)

    Ale, espero que Molina te guste y encuentres un hueco (que no sé como lo haces! ) para leerle.
    El viaje es completo pinchando el enlace de R.

    Os dejo con otra cita del libro:

    "Sigo escuchando la canción: como una historia que me han contado muchas veces..., distingo las voces simultáneas de la trompeta y del piano, casi las guío, porque a cada instante sé lo que enseguida va a sonar, como si yo mismo fuera inventando la canción y la historia a medida que la escucho..."

    ResponderEliminar
  10. Roberto: estoy segura de que me gustaría, pero aún no me ha llegado el momento, pienso.
    Fíjate: hace un par de años que me da por la música electrónica (de la tranquilita) y me gusta mucho. También hace poco he descubierto a algunos pianistas que me han emocionado.
    Simplemente creo que aún no me ha tocado el jazz. Pero me imagino que en un ambiente como el que describís, debe uno de pasar unos momentos mágicos.

    Yo estoy abierta a todo lo nuevo, para poder opinar.

    ResponderEliminar
  11. Hola de nuevo!

    Esperaremos entonces que Lammermoor termine de leer Kafka en la orilla para hablar sobre el japonés (los libros de Murakami deberían venir con soundtracks incluidos).

    Saludos contertulianos,
    R.

    P.D. Maribel. Te vuelvo a contar acá que Fenixcidio estuvo a punto de cambiar de nombre y llamarse El Palacio de Papel... Los cambios son sólo de plantilla, por el momento.

    ResponderEliminar
  12. Desde luego que hay otros mundos, pero están... en este blog.
    Siempre que lo leo me doy cuenta de que no he ido ni a la esquina, y que no conozco nada de nada.

    Eso sí, me gustaría comentar que como dice Hilario, en realidad el músico sí mira al pasado.

    Es más, cuantísimos músicos han tenido una sola canción de éxito, o pocas más, y se pasan décadas cantándola allá donde van (personalmente me parece una pesadilla horrible)

    Sin embargo un escritor, aunque solo haya tenido éxito con un libro, por ejemplo, que siempre le estén recordando, no se ve obligado a leerlo una y otra vez, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  13. Isi, es cierto que cada cosa tiene su momento, y tienes razón en decir que estas abierta a lo nuevo para poder opinar; es la manera de moverse por el mundo. Decidiendo tú misma.

    R., cuando habléis de Murakami, os estaré esperando... Acabo de terminar "La Caza de Carnero Salvaje", y tengo una relación de amor-odio con este señor. Bueno, en realidad con los escritores y directores de cine japoneses-chino-coreanos, pero eso es otra historia... Saludos!

    Loquemeahorro, eso de que otros mundos están en este blog..., me ha "matao". Espero que no te importe que utilicemos la frase, ya sabes, autobombo y esas cosas :-DD; si quieres te cito, pero en esto soy como Shackelton, te ofrezco fama y gloria, pero ni un euro, que quede claro.

    R. (oberto), de El Guisante Verde Project :-DDDD

    ResponderEliminar
  14. Maribel:

    Ya encontraré el tiempo...primero tengo que encontrar sus libros ;) a pesar de mi propósito de no comprar ni uno más, fui a buscar a una librería algo de este autor y no encontré nada. Me dije "señal del cielo: están de acuerdo con que no compres ni un libro más. Ponte a leer los que tienes en casa" así que estoy leyendo Chesil Beach (recuerdo que tu me preguntabas si ya lo había leído).

    Pero sigo buscando sus libros, y nos conoceremos tarde o temprano...

    Un saludo a todos,
    Ale.

    ResponderEliminar
  15. Tenia muchas ganas de oir un buen concierto de jazz, pero jamás me imaginé escucharlo en el Lincoln Center de New York, todo un lujo.
    Fue estupendo, sentir esa sensación tan placentera al escuchar tan buena música.
    Mentalmente pensaba, que trompazo me voy a dar cuando despierte, pero no fue un sueño porque allí estabamos, en silencio admirando y escuchando el buen jazz.
    Yo sí estuve allí, disfrutando de una noche inolvidable, para recordar toda la vida.
    Un saludo guisante, gracias por tan estupendo regalo.

    ResponderEliminar
  16. Ale,
    qué bien que te animes con McEwan, con que te guste la mitad que a mí...
    De los que he leído el mejor ha sido "Sábado", gracias por todos tus esquemas del Reto!

    En mi caso son las estanterías las que gritan por que no les cargue un libro más, tendremos que aprender de Isi y tirar más de biblioteca, pero yo llevo un ratio de 3 a 1, no me caben!!! y se pelean con los de arte,historia, viajes, cocina...
    Imagínate las conversaciones cuando les dejamos sólos!!!

    ResponderEliminar
  17. A veces las cosas salen bien, casi sin quererlo. Recuerdo como llegamos allí, la cola, el aforo limitado, las reservas -que no teníamos-, los nervios por dónde nos colocarían..., y al final estuvimos estupendamente bien ubicados en la sala.
    Era realmente emocionante, la próxima vez tendremos que quedarnos al "after hours", seguro que será estupendo.
    Un saludo tiramillas!! :-D

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial