octubre 16, 2019

Amberes y la Red Star Line, un viaje en busca del sueño americano

Red Star Line Museum - Amberes por El Guisante Verde Project

El recuerdo de la Red Star Line permanece vivo en el interior de los edificios que la compañía naviera tenía en el Rijnkaai de Amberes, a orillas del río Escalda. Los viejos muros de ladrillo acogen en su interior la historia de un viaje que emprendieron dos millones de personas que, en buena parte de los casos, anhelaban una vida mejor; un viaje lleno de esperanza, angustia, incertidumbre y coraje en busca del sueño americano.

Museo Red Star Line, pasajeros en los muelles - Amberes por El Guisante Verde Project

Amberes se destacó, a partir del siglo XV, como uno de los centros comerciales más importantes del norte de Europa convirtiéndose desde entonces en una puerta tanto de entrada como de salida del continente; un punto de encuentro habitado actualmente por personas de 170 nacionalidades diferentes. Durante nuestro viaje a Amberes, la ciudad del mítico gigante Antigoon, caminando desde la Grote Markt nos acercamos a la ribera del río, contemplando viejas atarazanas y otras instalaciones de la antigua zona portuaria del Rijnkaai hasta llegar a los edificios de la naviera Red Star Line.

Grote Markt - Amberes por El Guisante Verde Project

octubre 08, 2019

5 Destinos para disfrutar los colores del Otoño

Otoño en Vermont por El Guisante Verde Project

El otoño es la estación perfecta para disfrutar de los mil y un colores que inundan los bosques, incluso parques y jardines de las ciudades. Para nosotros es el momento de hacer una escapada, en ocasiones ha sido mucho más que eso y nos ha llevado al otro lado del Atlántico, a Estados Unidos, en busca del otoño perfecto.

Os proponemos 5 destinos para disfrutar de los colores otoñales con toda intensidad, sin perder de vista la cultura, el arte, la historia o la gastronomía...

España
Nuestro primer destino nos lleva muy cerca de casa. Nos encontramos en el Parque Natural del Gorbea, Gorbeia en euskera, que celebra su 25 aniversario y encabeza la lista de los Parques Naturales, nueve, que podemos disfrutar en Euskadi. Paseamos entre las hayas trasmochas de Otzarreta, un pequeño rincón que cada año, durante el otoño, es fotografiado por los amantes de la Naturaleza. No es, sin embargo, lo único que podéis realizar en este parque natural, como os contamos en 'Parque Natural de Gorbea, rutas para desgastar las botas', y 'Gorbea, un fin de semana mindfulness en Bizkaia'. No hay excusas...

Hayedo de Otzarreta - Parque Natural del Gorbea por El Guisante Verde Project

Otoño en la Selva de Irati - Navarra por El Guisante Verde Project

Solo existe en Europa un hayedo-abetal más extenso, la Selva Negra en Alemania. Así que es casi de rigor recorrer la Selva de Irati, en el Pirineo de Navarra. Un tesoro natural donde el otoño luce en todo su esplendor, cuando caminar por sus senderos se convierte en una sinfonía de colores ante nuestros ojos. Un lugar al que Hemingway hacía sus escapaditas de vez en cuando. Muy próximo, y en ruta hacia Irati, se encuentra el espectacular Robledal de Betelu. La ruta para disfrutar de esta experiencia os la contamos en 'Otoño en Irati, caminando por el bosque mágico de Navarra'.

Otoño en Robledal de Betelu - Navarra por El Guisante Verde Project


octubre 01, 2019

Angkor: Banteay Srei, maravilla del arte jemer

Banteay Srei, guardianes y mandapa del prasat principal - Angkor, Camboya por El Guisante Verde Project

Banteay Srei, la ciudadela de las mujeres, o ciudadela de la belleza, es un templo jemer, del siglo X. Forma parte del complejo de la antigua Angkor y fue el primero de sus templos en ser restaurado; unos trabajos que se realizaron en 1931 y actualmente, Banteay Srei, es uno de los templos mejor conservados.

Banteay Srei es el cuarto complejo de la antigua Angkor al que dedicamos un artículo. Angkor Wat, el Bayon y la Terraza del Rey Leproso le han precedido. Cada vez que afrontamos el reto de volcar en palabras las sensaciones que nos produjo caminar por las ruinas más bellas que hemos visto, nos invade una emoción y un sentimiento que nos traslada de nuevo hasta las selvas de Camboya, recordando a Pierre Loti cuando escribió: "El peso y el misterio de estas grandes ruinas que llenan la mitad del cielo me van inquietando cada vez más a medida que se van cerrando los ojos; y sólo cuando le sueño está a punto de sumirme en la inconsciencia reconozco de verdad que se ha cumplido mi sueño de antaño, que me siento realmente llegado a Angkor..."

Banteay Srei, pabellón perpendicular sur - Angkor, Camboya por El Guisante Verde Project

El complejo de Banteay Srei se encuentra algo alejado del complejo principal de Angkor, a unos 45 km, a orillas del río Siem Reap. El templo fue consagrado el 22 de abril de 967, y fue el único de los templos importantes de Angkor no construido por un monarca, sino por dos brahmanes (casta sacerdotal, la más importante): Vishukumara y su hermano mayor, Yajnavaraha. De este último, erudito y filántropo, la estela fundacional del templo aporta abundante información, como que fue él quien optó por el diseño en horizontal, siguiendo la tradición arquitectónica hindú. El templo está dedicado principalmente al dios hindú Shiva, como Gran Señor de los Tres Mundos, aunque también Vishnu tiene protagonismo en el recinto.

Banteay Srei, gopura calzaa principal - Angkor, Camboya por El Guisante Verde Project

La Trinidad Hindú: Brahma, Shiva y Vishnu
Aventurarse a desentrañar un mundo con más de 300 millones de dioses es una tarea que produce vértigo; sin embargo, unas nociones básicas de quien es quien en Banteay Srei son necesarias. Brahma es la fuente de la sabiduría, el creador de todas las cosas en el Universo, aunque no es objeto de especial de adoración, porque su labor ha concluido. Brahma nació del huevo dorado, o bola de fuego, que surgió de las aguas primigenias; cuando la bola se dividió en dos, se crearon el paraíso y la tierra, con el cielo entre ambos. Después de crearse a sí mismo, Brahma comenzó a dar forma al universo. Shiva es temible, el enlace entre la vida y la eternidad, el dios que destruye el Universo, y desde el punto de vista búdico, es el dios más poderoso que habita en la Tierra. Suele aparecer en actitud de meditación, no en vano es el maestro de los practicantes del yoga. Shiva nos recuerda que todo principio tiene un final, que todo lo que nace debe morir. Se le representa con el color blanco; tiene tres ojos que simbolizan el sol, la luna y el fuego. A través de ellos puede ver el pasado, el presente y el futuro. El ojo de fuego suele mirar hacia el interior, pero cuando se dirige hacia fuera quema todo lo que observa: el universo termina con una simple mirada. Suele aparecer con cuatro brazos, símbolo de su dominio sobre los elementos; una serpiente alrededor del cuello y una guirnalda de calaveras que representa el nacimiento y destrucción perpetuos de la raza humana.

Por su parte, Vishnu gobierna sobre los principios que dirigen la existencia y el destino, mantiene la ley y el orden para conservar el equilibrio y la armonía. Controla todo lo que sucede en el universo y es protector del ser humano. Suele aparecer con cuatro brazos que representan las cuatro etapas de la vida, acompañado del disco, la concha, la maza y el loto. En su corazón luce una brillante piedra preciosa, símbolo del conocimiento. Cuando duerme, descansa sobre el rey serpiente, que simboliza la inmortalidad. Vishnu se reencarna constantemente, junto con su amada esposa Lakshmi, que es la diosa de la fortuna y la desgracia.

Banteay Srei, guardianes mono y genio - Angkor, Camboya por El Guisante Verde Project

El nombre de Banteay Srei, es moderno; la versión más extendida es que su origen se debe a la fascinación que los habitantes del lugar sentían ante la belleza de las numerosas devatas, semi-diosas, labradas en las paredes. De igual modo, podría responder a las pequeñas dimensiones de los edificios, y a la complejidad de sus bajorrelieves. También se ha apuntado la posibilidad de que las maestras constructoras hubieran sido mujeres. En el día al día del templo, las mujeres ejercían una importantísima función para la supervivencia de la población. Cada templo tenía a su cargo múltiples villas y hospitales y era el encargado de proveer a la población de víveres, productos de uso médico, plantas medicinales... El comercio entre los templos, tanto con clientes locales como extranjeros, era llevado a cabo por las mujeres, porque en la cultura jemer, las mujeres eran las que sabían y podían comerciar. Por este motivo los mercaderes chinos, por ejemplo, debían conseguir que una mujer jemer les aceptase, si querían llevar adelante sus negocios en esta parte del mundo.

Banteay Srei, devata - Angkor, Camboya por El Guisante Verde Project