Playa de Gjipe, un paraíso en la Riviera Albanesa Albania , la Tierra de las Águilas , es un pequeño país que se encuentra en el corazón de la Península Balcánica. Una región históricamente...

agosto 25, 2019

Playa de Gjipe, un paraíso en la Riviera Albanesa

Playa de Gjipe, vista desde el sendero - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Albania, la Tierra de las Águilas, es un pequeño país que se encuentra en el corazón de la Península Balcánica. Una región históricamente convulsa, culturalmente muy diversa, donde se escucha hablar multitud de lenguas; una región donde, a pesar de todas las diferencias que separan a sus habitantes, las costumbres, tradiciones, gastronomía…, traspasan fronteras.

Riviera Albanesa, colores del mar - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Albania es hija del Mediterráneo; las aguas del Mar Adriático y del Mar Jónico rompen en sus playas y acantilados. Muy cerca del punto en el que ambos mares se encuentran, comienza la línea de costa se conoce como Riviera Albanesa. Allí podremos disfrutar de la que para muchos es un paraíso en Europa y una de sus playas más bellas: Gjipe o Gipea, en albanés.

Playa de Gjipe, extremo izquierdo - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

En nuestras primeras impresiones de un viaje por el centro y sur de Albania, ya mencionábamos la carretera que recorre la Riviera; desde el Llogara Pass hasta Lukovë el camino es una sucesión de curvas que nos descubre montañas, olivares, pueblos que parecen a punto de precipitarse por los acantilados, playas y pequeñas calas, siempre acompañados por un mar de colores cambiantes.

Riviera Albanesa, montañas - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Riviera Albanesa, playas y calas - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Riviera Albanesa, pueblos - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Playa de Dhërmi, arco iris - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Partimos desde Dhërmi, uno de los lugares de referencia para un viaje por la riviera albanesa, en dirección sur, hacia Sarandë. Al pasar el pequeño pueblo de Iljas, un desvío a la derecha nos conduce al Monasterio de San Teodoro.

Nota: En este mismo punto, existe una senda que, a pie, nos lleva hasta la playa de Gjipe, descendiendo por el cañón. Es un camino largo, difícil para la mayoría y resulta necesario el uso de cuerda de escalada en varios puntos para salvar algunos desniveles, por lo que, si no se está acostumbrado a este tipo de senderos, no es una opción recomendable.

El Monasterio de San Teodoro fue fundado en el siglo XIV, aunque los trabajos de construcción no finalizaron hasta 1860. Utilizado como base militar durante la etapa comunista, permaneció abandonado y en ruinas durante décadas. Actualmente, el pequeño monasterio ha sido reconstruido en gran parte y puede visitarse.

Carretera al Monasterio de San Teodoro - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

A los pies del acantilado sobre el que se levanta San Teodoro, se encuentra la Cueva de los Piratas, una cavidad natural a la que se puede acceder desde el mar; se hizo famosa por la obra del mismo título y llevada más tarde al cine del escritor albanés Petro Marko. Nacido muy cerca, en Dhërmi. Marko luchó en la Guerra Civil Española en el bando republicano, como voluntario. Reflejó sus experiencias en “Hasta la Vista”, su obra más famosa.

Deshaciendo un poco el camino recorrido, dejamos nuestro vehículo al cuidado de los paisanos, en un aparcamiento oficioso, y nos dirigimos hacia la playa de Gjipe, por una entretenida senda llena de rocas, tierra roja, surcos y baches, que nos llevará entre 30 o 40 minutos.

Playa de Gjipe, vista desde el camino de rocas - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Gjipe es la playa más remota de la región, Himara. La actividad humana, un pequeño camping situado a los pies del cañón, por lo que desde la playa no es visible, y un bar de temporada que sirve ensaladas, pescado y refrescos, no perturban la sensación de encontrarnos en un lugar alejado de todo; Gjipe sigue siendo una de las playas más vírgenes de la Riviera Albanesa.

La arena fina y limpia de Gjipe se encuentra salpicada con algunas sombrillas de paja, que acentúan aún más la sensación de encontrarnos en un pequeño paraíso. Las aguas son cristalinas, permitiendo la visión hasta los diez metros de profundidad. Pasear por la orilla, intentando diferenciar la variedad de colores verdes y azules, resulta hipnótico.

Playa de Gjipe, vista general - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Mientras el camino para llegar a Gjipe continúe siendo la pista rocosa que es actualmente, el arenal se mantendrá a salvo de multitudes, incluso en pleno agosto, la temporada alta aquí. En septiembre la visitamos prácticamente solos, un auténtico privilegio.

Cañón de Gjipe, interior - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Sobre la playa desemboca el rio que viene del Cañón de Gjipe, todo un reto senderista. Una vez dentro del cañón, impresionan las paredes rocosas de 70 metros de altura que flanquean el camino. Resulta curioso el silencio que reina en este lugar, roto solamente por los pájaros y las cigarras. Si queréis realizar este sendero para volver al aparcamiento, tened en cuenta que no está señalizado y que se necesita calzado de montaña y cuerda de escalada...

Cañon de Gjipe, paredes rocosas - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Playa de Gjipe, bunker - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Existe, sin embargo, una opción intermedia para regresar. Al poco tiempo de tomar el sendero de vuelta desde Gjipe, un camino se desvía a la derecha, entre bunkers abandonados, (una de las señas de identidad del paisaje de Albania), algunos pasan prácticamente inadvertidos entre la vegetación. Rápidamente va ganando altura, dejándonos unas vistas preciosas de la playa y acercándose hacía el borde del cañón. Una serie de miradores que se abren sobre las paredes verticales del cañón nos dejan ver el sendero que recorre su fondo; uno de los miradores, aéreo y con parte del suelo de cristal nos proporciona una vista espectacular.

Cañón Gjipe, mirador de cristal - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Cañón de Gjipe, vista del senderos desde el mirador - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Cañón de Gjipe, miradores - Himara, Albania, por El Guisante Verde Project

Cañón de Gjipe - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

El camino, entre matorrales bajos, avanza en paralelo al cañón un buen rato para, a media altura de la subida, separarse en dirección contraria. Ahora la mirada se llena de mar y en el horizonte surge la isla griega de Corfú. Unas aguas llenas de historia, de intensos colores que atraen nuestra vista como cantos de sirena.

Playa de Gjipe, cartel - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Playa de Gjipe, sendero bunkers - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Playa de Gjipe, sendero regreso - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

Riviera Albanesa, Mar Jónico - Himara, Albania por El Guisante Verde Project

El sendero termina en la misma carretera que conduce al Monasterio de San Teodoro y al aparcamiento, aunque aun nos quedan casi dos kilómetros de pista. Afortunadamente, el recuerdo de las aguas transparentes, de colores intensos, de la playa de Gjipe, el paraíso de la Riviera Albanesa, nos acompaña.

Playa de Gjipe, extremo derecho - Himara, Albania por El Guisante Verde Project



Viaje Albania. Entradas Relacionadas



Albania, todas las entradas (4)

2 comentarios :

  1. Viendo vuestro post no me cabe la menor duda de la existencia de paraísos. Ojalá que duren con eso del cambio climático no sé cuánto tiempo podremos disfrutar de esas maravillas.
    Excelente trabajo, bravo por vosotros. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Tiramillas. Efectivamente, todas las costas del planeta sufrirán en mayor o medida con el cambio climático; tal vez aun estemos a tiempo de frenarlo, aunque lo dudo... Un abrazo!

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial