Noruega: Región de los Parques Nacionales Visitamos la Región de los Parques Nacionales de Noruega: Breheimen , Jotunheimen , Rondane , Reinheimen , Dovre y Drovrefjeld . Seis e...

agosto 12, 2019

Noruega: Región de los Parques Nacionales

Rondane Parque Nacional - Noruega por El Guisante Verde Project

Visitamos la Región de los Parques Nacionales de Noruega: Breheimen, Jotunheimen, Rondane, Reinheimen, Dovre y Drovrefjeld. Seis espacios naturales, inabarcables en un solo viaje, que han sido nuestros lugares de acampada; grandiosos y diferentes ecosistemas donde situar nuestra tienda y  abordar los 12 senderos elegidos, todos ellos con espectaculares vistas. Estas son nuestras primeras impresiones.

Parque Nacional Rondane - Noruega por El Guisante Verde Project

Brudesløret, Rondane - Noruega por El Guisante Verde Project

Bygdin, Jotunheimen - Noruega por El Guisante Verde Project

Nonshøa, Trollheimen - Noruega por El Guisante Verde Project

También hemos acampado en Trollheimen y disrutado de una etapa intermedia en los Alpes Sunnmørs, Sunnmørsalpane, nuestro centro de operaciones desde el que nos hemos trasladado a visitar una ciudad a la que le teníamos ganas, Alesund. Su conjunto de casas Art Nouveau, por un momento, nos trasladaron a otros lugares de Europa. Ha sido nuestra oportunidad para recorrer a placer el fiordo de Geiranger y la increíble isla de Runde, paraíso para los amantes de los pájaros.

Alesund - Noruega por El Guisante Verde Project

Fiordo Geiranger - Noruega por El Guisante Verde Project

Frailecillo en Runde - Noruega por El Guisante Verde Project

Trondheim - Noruega por El Guisante Verde Project

Catedral de Nidaros, Trondheim - Noruega por El Guisante Verde Project

Al final, nos hemos acercado también hasta Trondheim, la antigua Nídaros, para adentrarnos en su famosa Catedral, acortando nuestra estancia en Oslo, aunque si nos ha dado tiempo de regalarnos con un baño en Tryvannstua y un picnic de despedida, huyendo del calor y las aglomeraciones de la ciudad, las vistas de todo el fiordo de Oslo desde Frognerseteren son el cierre perfecto para nuestra escapada.

Este ha sido un viaje diferente en el que ponernos a prueba, sin apenas conexión, sin compartir en redes. Atentos a seleccionar recorridos, y conscientes de que ha sido una aproximación, nos quedamos con ganas de más. En esta ocasión se trataba no sólo abordar hikings o senderos más o menos exigentes, sino de lidiar con los mosquitos más insistentes que habíamos visto (no en vano resisten temperaturas extremas), de recorrer y evaluar terrenos en los que acampar, evitando zonas inundables, revisar y contrastar las previsiones meteorológicas. En fin, todo lo que cobra sentido sobre el terreno, aquello que no sale en las fotos ni en las curvas de nivel de nuestros mapas.

Geiranger Fiordo - Noruega por El Guisante Verde Project

Ferry - Noruega por El Guisante Verde Project

Tromsdal - Noruega por El Guisante Verde Project

Sendero a Brudesløret, Rondane - Noruega por El Guisante Verde Project

Acampada libre en Rondane - Noruega por El Guisante Verde Project

Aunque podemos practicar la acampada libre en toda Noruega, la realidad nos demuestra que muchas de las mejores zonas disponibles están hoy ocupadas por campings y autocaravanas, nunca habíamos visto tanta concentración de ambos, en ninguno de nuestros viajes. La suerte nos ha acompañado de nuevo y como en nuestras anteriores escapadas Noruega, hemos tenido un tiempo cálido, con días en general de cielos azules y despejados, que hacía que parte del equipo de acampada fuera innecesario, aunque, desde luego, en montaña, siempre es mejor ir preparado. Por mucho que nos recuerden que estamos en un país de días grises, gélidos y con mucha lluvia, nuestra experiencia ha vuelto a ser la de días luminosos, con tan sólo un par de ratos de lluvia en casi tres semanas.

Ramstaddal - Noruega por El Guisante Verde Project

Acantilados de la Isla de Runde - Noruega por el Guisante Verde Project

Trollstigen - Noruega por El Guisante Verde Project

Jotunheimen - Noruega por El Guisante Verde Project

Hemos tenido que armarnos de paciencia para capturar la llegada de los frailecillos en los riscos de la bella isla de Runde, esos simpáticos pájaros que parecen salir directamente de una peli de Disney se hicieron esperar, bromeábamos diciendo que parecían robots fabricados en Japón. Lo de avistar el Buey Alzmizclero en Dovre y Dovrefjeld nos costó un poquito más y fue solo gracias a los prismáticos. El verano no es una estación en la que los renos, alces y demás mamíferos grandes se prodiguen, y menos con el calor reinante; la verdad es que, junto con los noruegos, los almizcleros parecían haberse escapado todos de vacaciones. Hemos disfrutado de unos cuantos días casi en soledad, veíamos innumerables hytte, las cabañas a las que los noruegos se retiran para reencontrarse con la naturaleza, pero nos topábamos sólo muy de vez en cuando familias y excursionistas que se sorprendían al ver hacer cumbre a foráneos en zonas que se salen del turismo habitual de fiordos.

Hytte en Nonshøa - Noruega por El guisante Verde Project

Trollheimen - Noruega por El Guisante Verde Project

Gjendehøe en Jotunheimen - Noruega por el Guisante Verde Project

Stuttgongfossen - Noruega por El Guisante Verde Project

Trollstigheimen - Noruega por El Guisante Verde Project

Ulafossen - Noruega por El Guisante Verde Project

Fiordos, lagos, cataratas, la fuerza y la presencia del agua es impresionante en verano. Si en nuestras anteriores visitas al ártico, Tromsø y Lofoten en invierno, las enormes masas congeladas y cubiertas de blanco nos hipnotizaban, ahora, tras el deshielo, nos atraen las radiantes tonalidades de verde en los valles y forrando las montañas de flores azules, lilas, rosas, blancas… Un mullido y acolchado manto de musgo y matorrales cedía ante nuestras botas. Como ya nos había sucedido en Suiza hace años, sorprende encontrar tanta variedad botánica en pleno verano. Y eso sí, nuestro sentido de la orientación ha venido tocado tras tantas vueltas y revueltas, sinuosas carreteras con un firme impecable, islas, ferrys, túneles bajo los fiordos y limitaciones de velocidad que hacían de un trayecto de 400 km una experiencia del siglo pasado.

Trollstigheimen mirador - Noruega por El Guisante Verde Project

Decimos que nos gusta el viaje slow, perdernos, disfrutar del entorno y la gastronomía, y aquí, en el interior de Noruega, tenemos la posibilidad de combinar espacios bien señalizados y dotados de infraestructura turística como el fiordo de Geiranger o la transitada carretera Trollstigen, junto a otras zonas desiertas donde somos nosotros quienes damos forma al recorrido. Comprar fresas recién recogidas en el fértil valle de Valdall, pararnos a contemplar ejemplares de caballos vikingos, los caballos de los fiordos, que acudían curiosos hacia nosotros, compartir peculiares rincones y puertecitos pesqueros con trabajadores que estaban preparando las tejas de pizarra que protegerán los tejados, o alojarnos en cabañas con techumbre de hierba, dejar pasar la tarde frente a un lago, trepar por el camino de las águilas para tener una vista de Geiranger desde lo alto, descubrir los fjellstue, los refugios de montaña (algunos propiedad de la DNT, la Asociación Noruega de Trekking), donde probar un café, un wafle o un smørbrød… En un país preparado como pocos para el invierno y la nieve, acertar con los horarios de apertura y comidas en estos lugares es casi una cuestión de azar, por lo que hacer acopio de víveres y agua antes de nuestras escapadas se vuelve imprescindible. Aunque los horarios de la mayoría de cadenas de supermercados son amplios, los domingos suelen estar cerrados y en las zonas de montaña se reducen las horas de apertura.

Dalsnibba - Noruega por El Guisante Verde Project

Dovre Sunndalsfjella - Noruega por El Guisante Verde Project

Snøhetta mirador - Noruega por El Guisante Verde Project

Storfjorden - Noruega por El Guisante Verde Project

Hemos compartido trepadas y baño en pozas y lagos, en amigable charla, en muchas ocasiones en torno al cambio climático, con altas temperaturas que tienen, en estos últimos dos o tres años, muy sorprendidos a los lugareños. Al partir hemos dejado la capital, Oslo, con más de 30º, y lo cierto es que recorridos que esperábamos haber hecho en Jotunheimen, Rondane, Trollheimen y Dovrefjeld en torno a los 12ºC o 15ºC, nos han deparado en esta época de sol de medianoche temperaturas más altas de lo esperado. Aunque las noches blancas son propias de latitudes más altas, y en nuestro viaje hemos podido disfrutar de un breve intervalo nocturno; amanecía antes de las 4 y el calor del sol aprieta fuerte ya a las 7 de la mañana, se llega con facilidad a los 24º, así que aunque nos miraban raro, nos hemos paseado en algún sendero con paraguas, para protegernos del sol.

Estas son sólo unas notas a vuelapluma sobre un viaje que sin duda vamos a revivir muchas veces; un viaje que no hubiera sido posible sin nuestro equipo en Noruega, Mónika y Álvaro; un recorrido del que iremos dando cuenta en distintas entradas, ya que han sido varios viajes en uno y necesitamos tiempo aún para comprobar que lo vivido no ha sido solo un sueño.

Fiordo Stor - Noruega por El Guisante Verde Project




Viajes a Noruega (6). Entradas Relacionadas



Noruega, todas las entradas (21)

4 comentarios :

  1. Espectacular. Es lo que se nos ocurre decir viendo las fotos. Maravillosos paisajes que sí, puede parecer un sueño haberlos visto. Un abrazo. Otro abrazo también para los asistentes en Noruega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiramillas, así es, un espectáculo. Muchas gracias por el comentario y los abrazos, :D

      Eliminar
  2. Vaya... A que me piro de vacaciones a Noruega?
    Las fotos, como decía alguien, im-presionantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran destino, tanto en verano como en invierno, :) Gabia de Grills

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial