junio 23, 2018

Butrint, descubriendo un tesoro cultural en Albania

Basilica de Butrint (interior) - Albania por El Guisante Verde Project

La historia del Mediterráneo cuenta con dos tesoros excepcionales en Albania: las antiguas ciudades de Butrint y Apolonia de Iliria. La primera forma parte desde 1992 de la lista Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es, además, el destino turístico cultural mas visitado del país. Apolonia (objeto de un próximo artículo), con toda seguridad, formará parte de ese club a corto plazo, ya que la UNESCO ha reconocido su excepcional valor universal.

Apolonia - Albania por El Guisante Verde Project

Como ya le ocurrió a Croacia primero, y a Montenegro después, Albania, hasta hace pocos años el país más hermético de Europa, se está poniendo de moda entre los viajeros que buscan nuevas experiencias sin salir del Viejo Continente. Cuando, hace unos meses, pusimos nuestros pies en este pequeño país de los Balcanes, muy pronto comprendimos que Albania no tardaría en convertirse en uno de los destinos a tener en cuenta, y así os lo contamos en nuestro anterior artículo "Viaje por el Sur y Centro de Albania, primeras impresiones".

Blue Eye - Albania por El Guisante Verde Project

Ambos lugares sirven para mostrar las posibilidades de un destino que lo tiene todo: playas formidables, montañas y valles majestuosos, ciudades sorprendentes, carreteras con vistas de vértigo, una gastronomía auténtica, gentes amables, un rico patrimonio histórico-cultural..., y sin competencia en cuanto al coste de un viaje.

Fuente del s.II en Butrint - Albania por El Guisante Verde Project


Origen e Historia de Butrint

Virgilio nos cuenta en la Eneida que Butrint, Buthrotum, fue fundada por Heleno, hijo de Príamo y hermano de Paris y Héctor, que había huido de la Guerra de Troya. Eneas, el héroe troyano, en su camino hacia Italia tras escapar de la destrucción de Troya, buscaría refugio primero en Butrint, para continuar después hasta el Lazio, donde sus descendientes fundarían Roma. Otras versiones atribuyen al propio Eneas la fundación de la ciudad, como ofrenda a los dioses por haber escapado de la muerte. El toro elegido para el sacrificio saltó al mar, cruzó una laguna y murió en la orilla. Ese fue el lugar para fundar Butrint (toro herido).

Termas Romanas de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

Basílica de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

Torre Veneciana de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

En cualquier caso, los restos arqueológicos nos embarcan en un apasionante viaje que comienza en el siglo VIII a.C., y transcurre por las civilizaciones helenística, romana, bizantina, veneciana y otomana. Alrededor del siglo IV a.C., la ciudad, rodeada de murallas, se transformó en un centro de culto, donde tuvo especial importancia Asclepio, el dios de la medicina. En el 220 a.C. Butrint fue conquistado por los romanos y ya en el siglo I a.C. pasó a formar parte de la provincia romana de Macedonia. Ya con Julio César, aunque especialmente bajo Augusto, la ciudad se vio enriquecida con templos, foros, fuentes, termas y el remodelado teatro. De los primeros cristianos la ciudad conserva el gran baptisterio y la basílica, del siglo VI. Ya en este siglo y en el VII, Butrint redujo su tamaño y se convirtió en un puesto fortificado que peleaba por su supervivencia frente a normandos y búlgaros.

Murallas de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

Los bizantinos recuperaron el control de la zona en el siglo IX, aunque la caída del Imperio Bizantino en 1204 dio lugar a siglos de disputas entre venecianos, angevinos y bizantinos. Finalmente, en 1386 los venecianos compraron Butrint a los angevinos, aunque la Serenísima centraba su interés en Corfú y excepto alguna fortificación extra para la protección de sus barcos, dejaron que la decadencia de Butrint fuera definitiva.

Villa Romana de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

A comienzos del XIX el centro de Butrint ya se había convertido en un pequeño asentamiento pesquero, aunque Ali Pasha estableció su fortaleza para protegerse de los ataques que los franceses lanzaban desde Corfú. Tras la muerte de Pasha, Butrint se mantuvo en manos otomanas hasta la Declaración de Independencia de Albania.

Lake Gate de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project


Qué ver en Butrint

En cuanto a que nos vamos a encontrar allí, llama la atención, en primer lugar, la escasa información que hemos sido capaces de rastrear en la red. No en cuanto a la historia del asentamiento, aunque tampoco puede decirse que sea muy abundante, sino en relación a los monumentos que se conservan. Ni siquiera en la web de la UNESCO que, por cierto, los enlaces que aportan para mayor información no funcionan... En segundo lugar, nos ha sorprendido muy gratamente la calidad y cantidad de información que encontramos in situ. Paneles extraordinarios, con reconstrucciones que muestran la evolución de Butrint y sus monumentos e información mas que suficiente para realizar una visita completísima.

Panel Informativo de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

Por ese motivo, aportamos, a modo de ejemplo, lo referente a dos lugares, el Baptisterio y el Teatro. El Baptisterio de Butrint, del siglo VI, es uno de los primeros monumentos bizantinos realmente excepcionales del Mediterráneo central. Su estructura es redonda, con 14,5 metros de diámetro, y estaba incluida en un espacio rectangular, parte de una terma romana. La fuente en forma de cruz posee dos escalones interiores que facilitan el acceso de los fieles a la balsa, cuya agua se templaba gracias al uso de las conducciones de la antigua terma. Dentro de una estructura arqueada en la pared del Baptisterio hay otra fuente pequeña, frente a la entrada. Los arqueólogos creen que este inusual elemento tiene un carácter simbólico, en referencia a la Fuente de la Vida.

Baptisterio de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

El techo de madera que cubría el edificio estaba soportado por dos columnatas concéntricas de ocho columnas cada una, realizadas en granito egipcio apoyadas en basas reutilizadas. Los capiteles jónicos fueron realizados específicamente para el Baptisterio. El interior de la pared, cubierto de yeso pintado, poseía 24 medias columnas y estaba recorrido por un banco. Su compleja estructura lo ubica junto a los grandes baptisterios independientes de finales de la antigüedad y la Italia medieval.

Mosaico del Baptisterio de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

El extraordinario pavimento de mosaico es el mejor conservado y, con mucho, el más elaborado de todos. El diseño del piso consta de siete bandas que rodean la fuente bautismal en el centro, lo que hace un total de ocho, el número cristiano de salvación y eternidad. La salvación es uno de los temas principales del mosaico, expresado como el agua del bautismo y el agua de la vida. Dos escenas destacan en el mosaico. En una de ellas vemos pavos reales (símbolo de la vida eterna al creerse que su carne no se descomponía), junto a un kantharos del que cuelgan vides con racimos de uvas. En la segunda escena, aparecen dos ciervos en una fuente, uniendo el agua al concepto de vida eterna, en referencia a un versículo del Salmo 42: "Como el ciervo brama por los arroyos de agua, así palpita mi alma después de ti, oh Dios".

Los mosaicos restantes muestran animales que no tienen un claro significado cristiano. Mamíferos, aves, animales marinos, exóticos y domesticados se entremezclan y podrían, por ejemplo, en el caso del leopardo junto al perro de caza y la red, hacer referencia a algunos aspectos de la vida de la aristocracia.

Detalle Mosaico Baptisterio de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

Al noroeste, o a la izquierda de la fuente, una puerta conducía a una habitación contigua que también está decorada con un piso de mosaico, y que pudo ser el antiguo caldarium de los baños. La función de la sala es difícil de determinar, aunque es muy probable que sea un espacio adjunto utilizado por el obispo para instruir y confirmar a los candidatos al bautismo antes y después de su renacimiento espiritual a través del rito bautismal. El mosaico es contemporáneo del pavimento del Baptisterio, aunque de un diseño diferente: un rollo de hiedra corriendo alrededor de las paredes de la habitación contiene dos grandes áreas, una que consiste en cuadrados y motivos de aves, ramas con frutas y pavos reales flanqueado por jarrones; el otro, medallones, octógonos entrelazados con árboles negros y una inscripción con el nombre de un obispo.

Templo de Esculapio en Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

Lo ideal sería que el complejo del Baptisterio y sus mosaicos permanezcan en exhibición. Sin embargo, los cambios estacionales del nivel del agua en la laguna circundante ocasionan la inmersión y el secado repetidos del pavimento. Si el mosaico estuviese expuesto al aire, este proceso llevaría rápidamente a un deterioro permanente e irreversible. Por lo tanto, para garantizar la conservación a largo plazo de los mosaicos, el piso del Baptisterio normalmente se mantiene cubierto, aunque cada pocos años los mosaicos se descubren durante un período limitado. De hecho, apenas días mas tarde después de nuestra visita los mosaicos volvieron a ser recubiertos de una capa de grava y arena, por lo que fuimos realmente afortunados al poderlos contemplar.

Teatro Romano de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

El arqueólogo italiano Luigi Maria Ugolini descubrió el Teatro en 1928-30, con especial importancia de una línea de estatuas, incluida la famosa Diosa de Butrint, frente al edificio del escenario.

El primer teatro siguió el estilo griego y habría sido utilizado por los fieles y los sacerdotes del Santuario para ceremonias religiosas y asambleas públicas. Una inscripción de finales del siglo IV a.C. (ubicada en los asientos del teatro) nos dice que la construcción del teatro fue financiada por donaciones al Santuario. En las paredes circundantes se pueden ver numerosas inscripciones de "manumisión" que registran la liberación de esclavos en honor al dios Asclepio.

En el siglo II d.C. el teatro fue reconstruido y ampliado en el estilo romano con un escenario. El teatro romano es la pieza central de la ciudad.

Castillo Veneciano de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

En la parte alta de la ciudad se encuentra la Acrópolis, donde destacan el Castillo Veneciano, un edificio de los siglos XIV y XVI, reconstruido en la década de los años 30 de pasado siglo XX y desde el que se tienen unas vistas espectaculares de la ciudad, la laguna y el canal de Vivari. También encontramos allí el pequeño, aunque interesante, Museo de la Antigua Ciudad de Butrint.

Museo de Butrint - Albania por El Guisante Verde Project

Hasta aquí, este paseo por uno de los tesoros de la civilización mediterránea que guarda Albania, la antigua ciudad de Butrint. El siguiente recorrido nos llevará, en breve, a caminar por las empedradas calles de Apolonia de Iliria, el parque arqueológico más grande de Albania.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial