junio 10, 2013

Donde Viajan los Sentidos. Ruta del Vino Ribera del Guadiana

Campo de vides en Matanegra

El sol inicia su descenso sobre el horizonte inundando el paisaje de múltiples tonos cálidos; un mar de vides, verde sobre tierra roja, se extiende ante nosotros, para transformarse  sutilmente en un mosaico de vid y olivo. Un camino con más de 2000 años de historia, la Vía de la Plata, nos lleva hacia nuestro destino,  Matanegra, que forma parte de la comarca de Zafra-Rio Bodión y junto a Tierra de Barros, Ribera Baja, Ribera Alta, Montánchez y Cañamero forman la D.O Ribera del Guadiana.

Balneario El Raposo

Hay constancia de la producción de vino al menos desde el Neolítico, por lo que podemos afirmar que se trata de un fiel compañero de viaje de la humanidad, y con él empezamos nuestra Ruta del Vino Ribera del Guadiana.

Tiene algo de mágico, de fascinante, observar cómo nos sirven una copa de vino, y seguir el ritual, color, nariz, boca… tratar de identificar los matices que lo hacen único. Cerramos los ojos mientras las burbujas transforman la bañera en un mar oscuro con olor a frutos rojos, cuero, chocolate, alguna nota a tabaco, y se llevan la fatiga de viaje. Esto es posible porque en el Balneario El Raposo han entendido que existen otras formas de disfrutar de las uvas.

Presa Ibérica  con Crema de nuestra dehesa extremeña del rest. El Raposo

Alberto, nuestro chef, nos ofrece una visión de la gastronomía extremeña que no pierde de vista la tradición consiguiendo sorprendernos, maridando blancos jóvenes, o fermentados en barrica, tintos y cava, con una sucesión de platos que incluía la explicación de sus orígenes. Creaciones como los Repápalos de manitas de cerdo con reducción de vino tinto, la ensalada templada de Queso de Los Barros, o la Presa Ibérica con Crema de Nuestra Dehesa extremeña.

Con el frescor de la mañana nos dirigimos hacia la villa de Hornachos, al abrigo de la sierra del mismo nombre, uno de los principales asentamientos mudéjares y moriscos de la antigua Corona de Castilla. Historias de conquista y reconquista, de promesas y mentiras, de integración e incomprensión, que culminan con el edicto de 1610, por el que Felipe III decreta la expulsión definitiva de los moriscos. Los hornachegos fueron lo últimos.

Panel informativo del centro de interpretación de la cultura morisca en Hornachos

El Centro de Interpretación de la Cultura Morisca, que aprovecha el antiguo pósito mudéjar, nos relata cómo fue su vida, su expulsión, y su viaje hasta un punto de la costa de Marruecos, donde fundaron la República Independiente de Salé, para convertirse en temibles piratas y cuyos descendientes aun conservan gran influencia en la sociedad del reino alauita. Recorrer Hornachos desde la Fuente de los Moros, al Pilar de Palomas, o desde la Iglesia de la Purísima Concepción al convento de San Ildefonso nos hace recordar una parte de nuestra historia, enterrada en las arenas del tiempo.

Salmorejo con tortilla de patata, aceitunas mechadas, buena compañía y el frescor de un patio es la mejor forma de rematar la visita a Hornachos, en el Bar Félix, el antiguo casino.

Migas del Restaurante Nando´s

Los sabores de la tierra, productos de la Dehesa de Extremadura, la Torta de la Serena, la del Casar, el queso de los Ibores, el Pimentón de la Vera, la ternera y el cordero, aceites de Monterrubio y Gata Hurdes, la miel de Villuercas-Ibores, o la Tecula Mecula, que parece un conjuro, y es el nombre del postre con el que terminamos nuestra comida en Nando´s. Todo ello en íntima unión con los vinos, blancos y tintos de bodegas como Viña Puebla, o Viticultores de Barros nos reciben en la siguiente parada de nuestra ruta: Almendralejo, donde se encuentra la sede de la D.O. Ribera del Guadiana.

Marcelino de Bodegas Marcelino Díaz

Allí conocimos a Marcelino, de las Bodegas Marcelino Díaz. Nos decía que "lo importante es creer, hacer cosas", escuchamos, de primera mano, la aventura del nacimiento del cava en Almendralejo. Nos contagia su pasión por los caldos, tanto cuando nos explica el proceso de elaboración del cava en sus bodegas, (los detalles los da Alfonso, RobinJu, como cuando nos muestra el funcionamiento de la degolladora, o nos explica las diferencias entre las barricas de roble americano, francés o polaco. Defiende el vino y su cata como una cultura y una tradición que nos es propia. "La cata es ciencia, técnica y arte", nos decía y demostraba mientras realizábamos una cata ciega de diferentes cavas.

Interior del Museo de las Ciencias del Vino en Almendralejo

Escuchando a Marcelino pensamos en esa mezcla necesaria para que unas semillas lleguen a nuestra copa: tecnología, talento y personas. El vino es un acompañante y dinamizador de nuestras celebraciones y ritos desde ¿hace cuantos siglos? ¿como sería el vino de los tartessios? Buscamos respuestas en el Museo de las Ciencias del Vino, que conserva semillas, ánforas de transporte, herramientas del campo y también las utilizadas por los enólogos, y nos explican los diferentes tipos de terreno de la región, y mucho más. Aquí nos encontramos con otro de los nombres propios en este viaje: el maestro Morón, cuyos inventos revolucionaron la industria vitivinícola en Almendralejo.

También pusimos a prueba algunos de nuestros sentidos, como el gusto y el olfato. Conocimos las variedades de uva propias, como la Pardina, Cayetana Blanca y Eva o Beba de los Santos. La uva cayetana es el inicio de una cena que os contamos en Pámpano Vinatería;y donde, por fin, nos encontramos con Jose Ramón Álvaro, de Viajes, Rock y Fotos.

Detalle piso superior de la Plaza de Toros de Almendralejo

En esta búsqueda de los orígenes del vino en la zona, encontramos la preciosa plaza de toros mudéjar que alberga una bodega, Beatriz y Javier de Viajes de Primera nos lo cuentan.

De regreso a Mata Negra, encontramos el tercer nombre propio de nuestra ruta: Fernando Toribio, de Bodegas Toribio Viña Puebla. Mientras recorremos sus viñedos (cómo nos lo cuenta Juan Antonio, de NarroGeographic), nos hace partícipes de su mimo por el terroir, del cultivo ecológico, y de sus planes de futuro, coupages como Madre del Agua, que nos encantó.

Fernando, de Bodegas Toribio VIña Puebla

Llegar a su bodega es encontrarnos con un proyecto innovador, una apuesta por atraer también a un público no acostumbrado a la cultura del vino.

Todo un despliegue de creatividad, con vinos divertidos, jóvenes, afrutados, o como ellos dicen, vinos para humanos hechos por animales: Torivin, el torito bodeguero es su seña de identidad.

Nuestra ruta termina en Zafra, la llamada Sevilla chica. Recorrimos algunos de sus rincones emblemáticos, el Arco del Cubo, la Plaza Grande, la Plaza Chica y el Palacio de los Duques de Feria, que nos habla del poderío de la familia Suárez de Figueroa, descendientes del gran maestre de la Orden de Santiago. El Palacio es hoy día el Parador Nacional de Turismo de Zafra, y desde lo alto de sus murallas se tiene una vista espléndida de la ciudad. Cuando el calor apretaba llegó la hora de guarecernos y degustar la cocina de Lacasabar, y también la hora de dejar Extremadura, cuesta alejarse de estas tierras, de la hospitalidad con la que nos han acogido.

Zafra desde el Palacio de los Duques de Feria, Parador Nacional

Mucho más encontraréis en vuestro camino, arte rupreste, menhires y dólmenes, villas romanas, arquitectura mudéjar, vestigios del paso de las órdenes militares de Santiago y el Temple, y del poder del Ducado de Feria, además de una gran riqueza natural y etnográfica, esos paisajes naturales y culturales de los que habla con pasión nuestro amigo y cicerone excepcional, Victor Manuel Pizarro, Ciudad Dormida.

Una tierra a menudo olvidada, injustamente tratada, que forma parte de un patrimonio que no podemos perdernos. Viajad. Conoced, y disfrutad de esta ruta, donde viajan los sentidos.

Vides en Tierra de Barros

34 comentarios :

  1. wow vaya ruta, esta es de la que nos gustan ....
    Una buena zona rica en gastronomia que no se puede pasar por alto
    una entrada estupenda
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Bleid248, una zona de la que no nos cansamos de hablar bien, gastronomía, cultutal, paisaje... de todo y muy poco conocido.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Para un viaje al que nos invitan juntos... Qué rabia haber hecho ya otros planes. A ver si hay suerte y coincidimos pronto. ¡Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que así sea Marta, que ya va siendo hora.
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Gracias chicos por la mención, pasar ese fin de semana en vuestra compañía estuvo genial y espero repetirlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Robin Ju ha sido un auténtico placer compartir ese viaje; ganas de repetir ya.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Vaya pintaza tenían esas migas! :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo mejor, Edu y Eri es que estaban mejor! ;))
      Saludos!

      Eliminar
  5. Vaya ruta más completa: cultura, historia, gastronomía y sobre todo buen vino, que envidia me dais.

    Um abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carfot, el Peregrino, tenemos que reconocer que ha sido un auténtico descubrimiento. Como dices, es completísima; merece la pena, y mucho.
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Es un orgullo para los pacenses y extremeños que blogueros con tanta sensibilidad para contar sus experiencias, hablen tan bien de nuestra Ruta del Vino Ribera del Guadiana!!
    Enhorabuena y mil gracias por vuestro apoyo!! Sois unos cracks de guisantes ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Antonio Varas, para nosotros ha sido un honor haber podido disfrutar de esos días con vosotros. Hemos venido encantados.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Que buena ruta, no solo turística sino también gastronómica. ¿Qué hay mejor que una buena comida con un excelente vino? definitivamente un destino que hay que visitar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mafe Gomez, una gran ruta que hay que potenciar.
      Saludos!

      Eliminar
  8. Da gusto viajar con vosotros. Muchas gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a vosotros Maribel Cortés, ha sido un placer, de verdad. Un gran trabajo el que estáis realizando.
      Un abrazo!

      Eliminar
  9. Maravillosos los lugares tan bonitos los que podemos disfrutar en España, esperemos que dure así mucho tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un patrimonio David que hay guardar, y también ofrecer salidas a sus habitantes, hacer que tengan oportunidades y puedan mantener los pueblos. Es fundamental.
      Saludos!

      Eliminar
  10. Enhorabuena Maribel Y Roberto por este magnífico artículo sobre Ribera del Guadiana, su gente, paisajes, arte, gastronomía, vinos...Es una zona de Extremadura que no conozco y tras leeros dan ganas de coger el coche, el tren o lo que sea y ver esa tierra. Es un relato muy equilibrado entre evocación artística y descripción geográfica, que me ha encantado. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan J. Azpiroz, nos hace mucha ilusión tu comentario porque expresa perfectamente lo que pretendíamos al escribirlo.
      Un abrazo!

      Eliminar
  11. Magnifico post de Extremadura. Nos encanta como lo contáis todo, nos queda claro que allí se puede pasar unas vacaciones perfectas.Besos para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Tiramillas, es un lugar perfecto para unas vacaciones tranquilas y, a la vez, conocer lugares y paisajes preciosos.
      Abrazos!

      Eliminar
  12. Muchas gracias por los apuntes y las referencias. Tal vez así menos gente se pierda Extremadura.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala lo consigamos, El viajero impresionista, saludos!

      Eliminar
  13. Cómo la comida y la bebida cuentan historias de la Historia. ¡Magnífico viaje del intelecto y los sentidos, en cuerpo y alma!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas son, sin duda, las mejores historias, :)) Alvaro Llosa Sanz
      Saludos!

      Eliminar
  14. Quéeee buena pinta tiene siempre lo natural como Extremadura y sus vinos.

    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Paco Piniella, es una manera perfecta de conocer la tierra, un viaje sin prisa.
      Saludos!

      Eliminar
  15. Como siempre, excelente. Al leerlo da la sensación de estar allí disfrutando de todo: de los paisajes, de su gente, del balneario, de la comida, y por supuesto, del vino...

    De Ribera del Guadiana he probado viña Puebla y Torivin, y puedo decir que me gustan y me apetece probar el cava de la zona y algún blanco. Tenemos pendiente una visita a alguna bodega este verano, ya que en el verano pasado no puedo ser. Pero seguro que este año sí, y espero aprovechar para visitar algún otro pueblo de la ruta Ribera del Guadiana e ir a alguno de los locales que comentáis en el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro Mertxe que te gustará, ya conoces la zona y sabes que da para mucho. A disfrutar!

      Eliminar
  16. Pero que maravilla!!! Si es que cuando se va a una buena tierra, con buena gente y buenas matarias primas no puede salir nada malo!!! Me gusta la zona!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Fran tienes mucha razón. Está claro que aun queda mucho por descubrir, en nuestro propio país. Una zona que merece la pena, ya lo creo.
      Un abrazo!

      Eliminar
  17. Si es que al final todo es cuestión de maridajes... La Historia se entiende mejor cuando entra por los ojos y se comparte en torno a una buena mesa... Y a la buena mesa no pueden faltar las recetas de toda la vida, el buen vino y la mejor compañía... Extremadura son los extremeños y su energía para renovarse constantemente... ¡Si Pizarro levantara la cabeza, volvía de América a toda prisa! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy probable viajes de primera, grandes hechos se gestaron compartiendo mesa.
      Un abrazo!

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial