marzo 01, 2012

La Leyenda del Rey Leproso

Esculturas de la terraza del rey leproso

Cuando publicamos nuestra entrada Peregrino de Angkor, tras haber leído las páginas escritas por Pierre Loti, hicimos nuestro el título que el escritor francés dio a su obra, imaginándonos a nosotros mismos como peregrinos, ilusionados y temerosos a un tiempo, ante lo que encontraríamos al final de nuestro camino.

La Terraza del Rey Leproso no es, con total seguridad, el monumento más conocido de los antiguos khmeres, y tal vez por ello resulta fascinante recorrerla, primero por fuera, luego adentrarse en su pasadizo interior, como si realmente hubiéramos descendido al inframundo, sintiendo como las miradas de sus habitantes se posan sobre nosotros, como nos llaman, a la manera de bellísimas sirenas, solo para atraparnos en sus redes y dejarnos allí para siempre.

Accedimos a la Plaza Real de Angkor Thom a través de la magnífica Puerta Real, y la terraza se encuentra en la esquina noroeste. Las fechas de su construcción son inciertas, y si bien la datación más admitida hasta el momento señala que fue construida a finales en estilo Bayon bajo el reinado de Jayavarman VII (nuestro viejo amigo del Museo Guimet, que reinó entre 1182 y 1200), investigadores como Freeman y Jacques van imponiendo sus conclusiones y retrasan la construcción de la terraza hasta el reinado de Jayavarman VIII, y la estatua, de la que deriva el nombre, incluso más tarde.




¿Quién fue entonces el Rey Leproso?

El misterio y la incertidumbre rodean el origen del nombre. La teoría largamente sostenida de que Jayavarman VII era leproso y que por ello construyó tantos hospitales en todo el imperio no parece tener base histórica.

Algunos historiadores piensan que la figura representa a Kubera, el tesorero de los dioses, o Yasovarman I, los cuales eran, supuestamente, leprosos. La posición de la mano, ahora desaparecida, también sugiere que estaba ocultando algo.

Otra teoría, se apoya en una inscripción que aparece en la estatua original (hoy en el Museo Nacional de Phnom Phen), en caracteres del siglo XIV o XV y que pueden ser traducidas como el equivalente del asesor de Yama, dios de la muerte o de la justicia.

Friso interior con dioses y una naga en la terraza del rey Leproso

También se ha sugerido que la estatua del Rey Leproso obtuvo su nombre debido a los líquenes que crecen sobre ella.

Sin embargo, otra interpretación, que deriva de una leyenda recogida en las Crónicas de Camboya, habla de un ministro que se negó a postrarse ante el rey, quien lo golpeó con su espada. Al hacerlo, su saliva venenosa cayó sobre el rey, convirtiéndolo en leproso.

El modelo elegido para la estatua también es tema de debate. Se habla de un compendio entre diferentes dioses hindúes y los reyes khmer Yasovarman I y Jayavarman VII. Estudios más recientes se inclinan por una combinación entre Jayavarman VII y Buda.

La figura se representa en posición sentada con la rodilla derecha levantada, en una posición que algunos historiadores del arte consideran que es de estilo javanés, con el pelo recogido en una trenza. Su desnudez es inusual en el arte Khmer.

el Inframundo en la terraza del Rey Leproso

Las piernas resultan demasiado cortas para el torso, y las formas, demasiado redondeadas, carecen de las protuberancias de los músculos varoniles. No obstante,  resulta una pieza maestra de la escultura khmer, en cuanto a estudio del carácter. Aunque el cuerpo aparece en reposo, el alma hierve en su interior. Los rasgos de su rostro están llenos de pasión. Labios gruesos, barbilla enérgica, mejillas llenas, nariz aguileña y frente despejada. La boca, dibujando una sonrisa, ligeramente abierta y mostrando los dientes, supone una muestra extraña y singular en el arte camboyano.

El frente de la terraza, de 25 metros de largo y seis de alto, nos muestra figuras divinas, nagas de cinco, siete y nueve cabezas, y criaturas marinas. Los dioses, muchos de los cuales parecen terribles y diabólicos, aparecen representados junto a sus consortes y asistentes. Durante la restauración de la pared exterior, en la década de los noventa, la Escuela Francesa del Extremo Oriente, encontró una segunda pared con bajorrelieves de factura y temática prácticamente idénticas. 

Detalle del interior de la terraza del Rey Leproso

¿Por que un segundo muro? Por un lado, desde la necesidad de construirlo debido a un derrumbe del primero, apoyado por el hecho de que existen bloques reutilizados. Otras investigadores opinan que el muro fue ocultado de forma deliberada, ya que nos muestra el inframundo bajo el monte Meru.

La estructura en forma de U alimenta la teoría de que se trata de un lugar donde depositar los restos funerarios reales después de la cremación realizada en la plataforma de la terraza. Por tanto, la estatua real representaría al dios de la muerte, y estaría correctamente ubicada para servir a ese propósito.

En cualquier caso, caminar entre sus muros equivale a hacerlo por un mundo que tal vez existió, o que aun este ahí, esperándonos.

39 comentarios :

  1. Qué historia y que lugar tan interesantes! Yo me quedé con ganas de cruzar a Camboya en el viaje a Vietnam, pero decidimos que había que dedicarle un solo viaje. Espero que podamos hacerlo pronto, porque lugares como este nos despiertan mucho las ganas!

    ResponderEliminar
  2. Purkinje Ya no cabía más espera, jajaja. Camboya está en nuestra lista, pero no podíamos volver a la zona y no visitar Angkor. Además la época ha sido bastante buena; solo llovió una mañana y había tan pocos turistas como para tener las fotografías sin gente... Y no defraudó. Es un lugar mágico.
    Un abrazo! ;)

    ResponderEliminar
  3. Un lugar precioso aunque menuda historia, de todas maneras está claro que algo tenía pero las leyendas también hacen especiales los lugares. Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
  4. Muy emocionante la historia.Muchas veces me pregunto como seria el mundo de no existir estas leyendas.
    Ya sean ciertas o no la cuestión es que nos hace pensar como seria la vida de las personas en esos tiempos.
    Quizás sera mejor no saberlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, acabo de ver el vídeo del Rey Leproso.Estupendo tanto la fotografía como la música.
    Me ha gustado mucho.Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Un lugar lleno de magia, te encuentras entre tantas maravillas que no sabes donde mirar, donde poner el ojo de tu camara porque no sabes que quedara mejor...

    Ufff que recuerdos

    ResponderEliminar
  7. Acabo de venir de una leyenda maravillosa...y tan bien narrada...con varias alternativas, y esas fotos que te invitan a pasear por ese mundo que quizá existió o que como decís,...tal vez nos esté esperando.
    Desconozco mucho sobre la cultura de Camboya (es donde os referís, verdad??)
    He viajado con vosotros, con parte de ese aprendizaje que los viajes llevan...gracias por estas narraciones...
    Tal vez algún día, mis pies paseen por entre la leyenda de un rey que pudo ser leproso o no...
    Besines!!

    ResponderEliminar
  8. Sin duda alguna uno de los lugares que no se puede dejar de visitar y más si cabe leyendo vuestro post, parece que me encontraba recorriendo el templo.

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
  9. Vaya maravilla de lugar, y encima con una historia sorprendente detrás, debe dar una sensación extraña caminar entre esas piedras, tantos sentimientos concentrados, tanta historia detrás. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Interesante historia.
    La verdad es que tengo unas ganas locas de visitar Camboya, que todo el mundo habla maravillas.
    Estas historias de dioses, leyendas, ... siempre son curiosas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Uf, otro lugar excelente que no deberiamos perder. Hay tantas cosas que ver, visitar, fotografiar en Asia, que no se si tendriamos tiempo.
    Como tu mismo dices, este es un lugar mágico de los muchos que hay por aquellas tierras.
    Buen post.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Daría lo que fuera por contrastar muchas teoría actuales sobre construcciones con lo que de verdad querían representar. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Las leyendas del sudeste asiático son fascinantes y este lugar lo tengo entre ceja y ceja desde hace mucho tiempo. Os leo y más ganas me entran de irme, ¡¡eso no se hace, dejad de ponerme los dientes largos Guisantes.... Un abrazo desde el Sur!!

    ResponderEliminar
  14. Cualquiera sabe, por qué interpretar la belleza cuando es bella por sí. Saludos viajeros

    ResponderEliminar
  15. Babyboom tienes razón, leyenda e historia conforman la magia del lugar, la lluvia realzaba aún más los relieves, con esas enigmaticas miradas...
    ;-)

    ResponderEliminar
  16. Gracias Tiramillas, estas obras hacen que uno viaje en el tiempo, aunque luego miras a los camboyanos que te rodean y compruebas que será difícil recuperar esa era de esplendor, que por otra parte sólo disfrutaban unos pocos.
    Los templos de Angkor es un recurso turístico que otros países limítrofes están explotando frente a una débil Camboya.
    Qué bien que os guste el video
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  17. Inma, claro que no sabes dónde...a veces, si no fuera por las fotos, pensaría que ha sido un sueño...
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  18. Maria como me gusta que viajes con nosotros..y que suscribas la idea del viaje como aprendizaje.
    Si, es Camboya, habíamos soñado tantas veces con visitar Angkor que este ha sido un viaje dentro del viaje, hablaremos más de ellos, seguro.
    ;-)

    ResponderEliminar
  19. Gracias Carfot desde luego hay que visitarlo, y aunque fueron cuatro días intensos, nos hubieramos perdido entre piedras muchos días más.
    ;-)

    ResponderEliminar
  20. Carol, tu lo has dicho, caminar entre piedras, entre historia, los muros de los templos cuentan tantas cosas al viajero paciente y curioso...
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  21. Helena si es uno de tus sueños, la visitarás. Nosotros la hemos deseado durante mucho tiempo, y no nos ha decepcionado ;-)

    ResponderEliminar
  22. Gildo Kaldorana, Asia tiene una magia especial para nosotros, los guisantes. Y queda tanto por recorrer..., aún seguimos descubriendo detalles, relacionando lecturas, historias..el viaje a lo ancho de la vida...
    Tomaremos buena nota de tus conocimientos sobre Indonesia.
    Un saludo ;-)

    ResponderEliminar
  23. el viajero impresionista ¿no perdería parte de la magia ; la duda, la incertidumbre...alimenta más nuestra imaginación.
    La arqueología, aun con toda la tecnología actual, sigue siendo interpretativa, ¿no?
    Un saludo ;-)

    ResponderEliminar
  24. Fran este si que es para poner los dientes largos , todo el recinto de los templos...
    Siendo lo más conocido, lo cierto es que nos hemos quedado con las ganas de recorrer el país,esta vez el viaje era Vietnam, me parece que Camboya es un gran desconocido...y la comida...te gustaría, creo yo...jejeje
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  25. Paco Piniella, buena sentencia, la firmo.
    un saludo ;-)

    ResponderEliminar
  26. ¡Cuantísimo tiempo sin asomarme a EL GUISANTE! Y qué entrada más interesante. Para mi todo lo que contáis es novedad: por desgracia no tengo ni idea de la historia de por allí, ni de su arte, ni tampoco de su cultura … así que leeros es una forma estupenda de aprender, y de “despertar el gusanillo”. Seguramente no tendré tiempo para bucear en tanto material como debe haber –basta con ver los estudios que citáis, las teorías que se hacen sobre personajes y esculturas y fechas- y dudo que tenga alguna vez la suerte de de visitar todo aquello –aunque esto nunca se sabe: la vida da, gracias a Dios, muchas y buenas sorpresas- pero me gusta saber que en el otro extremo del planeta hay mucho que aprender, que mi –nuestro- mundo no es el único mundo …

    xG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xGaztelu, es un mundo mágico, que no defrauda expectativas, y del que, afortunadamente, aún sabemos poco. Lo digo, porque disfrutamos descubriendo, cotejando, te gustaría, seguro!
      Un abrazo ;-)

      Eliminar
  27. Me ha gustado mucho la reseña. Muy interesante. El video precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva que bien que te hayas visto el video...el conjunto, con esa lluvia, era algo inquietante...
      ;-)

      Eliminar
  28. Nosotros visitamos la terraza un poco con prisas y ahora me arrepiento un poco pero queríamos llegar a tiempo a ver la puesta de sol... En general, todo el complejo es un sitio mágico!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M.C, lo de las prisas por ver la puesta de sol...Hay que volver, ya que según la época del año los mejores lugares para verla, cambian, y es todo un espectáculo comprobar los cambios de color en la piedra y ver como los templos desaparecen al atardecer.
      ;-)

      Eliminar
  29. Gracias Guisantes, por recordarme estas leyendas y de paso nuestro viaje.
    Angkor me ha impresionado mucho y es para mí ha pasado a ser un sitio especial, recuerdo que me costo mucho irme de Angkor Vat ...

    Nos vemos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Mertxe, si, recuerdo lo que te costó salir del recinto.
      Ver desde lo alto toda esa extensión, y como los templos se esconden en la espesura, recorrer todas esos pasillos y terrazas, llenos de apsaras y bibliotecas, observar a los monjes ajenos a los turistas contemplando el agua....que nostalgia de Angkor...
      ;-)

      Eliminar
  30. Hola Chicos!

    Vaya completa descripción que han compartido con nosotros, realmente me podía imaginar recorriendo ése misterioso monumento... pero como saben, tengo el Museo Guimet 'a la vuelta de la esquina', así que me pasaré ésta semana por allí para ver que encuentro, después, se los cuento JAJAJAJA (¡es una broma!)

    Abrazos chicos y gracias por siempre compartir temas tan interesantes!

    GusPlanet

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GUSPLANET ya sabes la envidia que nos das !!!. Lo cierto es que el viaje nos ha servido para poner escala y situar esas magnificas piezas que tanto nos asombraron (estuvimos dos días en el museo, e incluso negociamos para que nos dejasen pasar a una de las salas de arte Thai, ya que a ciertas horas, y supongo que por falta de personal, cerraban alguna sala...) La sonrisa de Jayavarman VII, me acompañaba en nuestro recorrido por Angkor.
      Un abrazo ;-)

      Eliminar
  31. Pasaos por mi blog, que tenéis una sorpresita: http://www.locosxlosviajes.com/2012/03/los-premios-liebster.html.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias M.C por acordarte de los guisantes!!
      Un abrazo también para Gustavo ;-)

      Eliminar
  32. Estoy en la oficina, con un dolor de cabeza impresionante y ahora, de repente, me veo transportada a la Terraza del Rey Leproso, y aún más, al pasado cuando el rey sufrió un justo castigo por su crueldad, o cuando (más probablemente, en mi prosáica mente) los líquenes cubrieron un bajorrelieve dando lugar a una fascinante leyenda, o quizá cuando el generoso rey construyó las leproserías, o cuando...

    Gracias por el viajecito.

    ResponderEliminar
  33. Maravilloso Angkor y sus templos llenos de mensajes de otras épocas,como el muro interior de la Terraza del Rey Leproso, con unas esculturas fascinantes, reyes y esclavos, deseo y pecado, orden y caos, guerra y placer...

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial