septiembre 12, 2008

Egipto. Dioses y Hombres

Horus y la Llave de la Vida

Egipto era para nosotros un sueño imposible, una tierra lejana e inaccesible. Un día, casi sin darnos cuenta, se hizo realidad. Nuestro primer destino fuera de Europa, y una experiencia que nos marcó para siempre. Por aquel entonces el antiguo reino de los faraones representaba para el viajero un riesgo real que pocos estaban dispuestos a asumir.>

Con un punto de inconsciencia y con el deseo de que la irracionalidad y el fanatismo no acabaran imponiendo su ley, embarcamos rumbo a El Cairo.

Anubis. Vaso canopo

Al llegar, un olor dulzón, un calor húmedo, un idioma totalmente desconocido, nos llenaron de sensaciones nuevas. Deambulamos aturdidos en la noche del Hotel Marriot, con su ir y venir de gentes, sus salas en penumbra, su espléndida decoración..., y casi sin descanso partimos hacia Luxor.

Al llegar nos impresionaron sus calles, prácticamente desiertas de occidentales, la población que nos miraba con una mezcla de preocupación y asombro, y nos interrogaba sobre nuestro viaje, nos tranquilizaba, nos pedía que, al volver, contáramos al mundo que Egipto era un país maravilloso.

Escriba del Museo del Louvre

En el muelle de Luxor subimos a bordo del que sería nuestro hogar durante muchos dias. Las llamadas a la oración servían de fondo a la hilera de barcos vacíos, abiertos a la curiosidad de cualquiera, pudriéndose al Sol en espera de tiempos mejores.

Ese recuerdo permanece muy vivo en nuestra memoria. La aventura comenzaba.


Entradas Relacionadas








Antigüedades Egipcias en el Louvre, El Guisante en Mi Nube

6 comentarios :

  1. Todo este blog está hecho con lo que en su día fueron sueños imposibles. Vivir, soñar, ¿qué es la vida sino un sueño?.
    Las fotos corresponden a las salas egipcias de el Louvre. Habrá más, Egipto es una adicción, y por eso se merece un lugar de honor en el guisante.

    ResponderEliminar
  2. Egipto es un lugar misterioso y de una embriagadora belleza en su gente su cultura y su paisaje que nunca deja de sorprendernos, por mas que lo hallamos visitado en varias oportunidades como en mi caso, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Realmente Egipto te atrapa desde el primer momento, como nos sucedió a nosotros.
    Que suerte si has vuelto en varias ocasiones.
    Esperamos verte por aqui nuevamente!

    ResponderEliminar
  4. Lamentablemente por ahora Egipto esta en mi lista de países por visitar, pero estoy seguro que mas temprano que tarde voy a poder conocer la tierra de los faraones y las piramides.

    ResponderEliminar
  5. Maribel:
    Me ha emocionado lo que has escrito, que todo lo que hay en este blog fueron en su momento sueños que creyeron imposibles...¿que mejor prueba de que los sueños son el material de las realidades futuras? ¡que bonito que pudieron hacer ese viaje!

    Es tan diferente su cultura a la nuestra que imagino que llegar a él debe ser como entrar en un cuento; como bien dices, el idioma tiene otra cadencia, los aromas son distintos...¡debe ser maravilloso!

    Espero yo también algún día poder hacer ese viaje...

    Un beso,
    ale.

    ResponderEliminar
  6. Ale, los sueños, a veces, se cumplen, puedo afirmar que sí. Es así. Tenemos que soñar, entonces.
    A nosotros nos sucedió con este viaje, que tenemos muy presente aunque quede lejos en el tiempo.
    Ahora, gracias a la entrada de Isi, estamos dándole vueltas a la tercera parte...

    Un abrazo enorme!! ;-D

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial