noviembre 27, 2007

La Conjura contra América, P. Roth

Portada de la conjura contra America de Philip Roth por El Guisante Verde Project"-Sabe lo que me encanta, Cuccuzza?- le dijo mi padre-. El día de las elecciones. Me encanta votar. Desde que tuve la edad suficiente, no me he perdido una sola convocatoria."

Con permiso de John Dos Passos, perfecto acercamiento a la vida, la historia, la política y el día a día de los Estados Unidos, esta vez, en los cincuenta.

Estados Unidos se quedó con F. D. Roosevelt, pero Lindbergh ha regresado en el siglo XXI para convertir esta ficción en realidad, no sólo para los judíos, sino para otros muchos "extranjeros".

Sólido, absorbente, prometedor el relato de Roth. La necesidad de pertenencia al grupo, de adaptación, la idealización de la democracia, del país, la ingenuidad, el patriotismo, las creencias, los valores...

¿Queda algo en las nuevas generaciones del sueño americano?

2 comentarios :

  1. Pues siento discrepar, aunque ya sabes que está en mi naturaleza. Lo cierto es que este libro me defraudó profundamente. En mi opinión no es más que una historia facilona y sentimentaloide que apela a la identificación del lector con el protagonista: un chaval judío que vive en un mundo idílico, en una especie de concha protectora contra el mundo y que ve cómo todo se derrumba a su alrededor por acontecimientos que ni comprende ni puede controlar. El autor presenta una versión edulcorada de la sociedad americana de los años 50, pintándola del color rosa pálido preferido entonces para los electrodomésticos y la política, una sociedad en la que el racismo y la discriminación son debidos a las maquinaciones de un agente externo (incluso el arquetipo de Redneck sureño resulta ser una buena persona). El pueblo norteamericano, un rebaño al que se conduce a donde se quiera, más atentos a la fama y la notoriedad de Charles Lindbergh que a los logros económicos y sociales del New Deal de F. D. Roosevelt. No es que eche de menos los panfletos sionistas de Leon Uris, pero me parece que este libro o bien ha sido escrito ex profeso para un determinado tipo de público -la extrema derecha religiosa norteamericana, aliada circunstancialmente hoy en día con los elementos más intransigentes de Eretz Israel y el Lobby que le apoya- o el pobre ha pasado por la trituradora de la editorial y se ha quedado en nada. Incluso el título -La Conjura contra América- se parece sospechosamente a la propaganda aislacionista y xenófoba, en especial contra las Naciones Unidas, que inunda Internet y las publicaciones de los grupos de milicias.

    Además, en un centímetro escaso de grosor no se puede desarrollar ni el prefacio.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Capitán Lorth Needa.
    Si no hubiera tenído noticias acerca de la muerte de Norman Mailer, habría creído que se tomaba la molestia de retarme en este espacio, en su estilo mordaz, provocador y sugerente.
    Claro que Roth hace concesiones editoriales para convertir su libro en un best seller. Que el autor de "Me casé con un comunista", compita con Faulkner y Saul Bellow, muestra la distintas caras y visiones de un país enorme, y de difícil catalogación.
    Es esa ingenuidad de niño lo que me inspira del libro de Roth, esa ingenuidad de niño grande que, a veces, poseen los estadounidenses. Algo que incluso hoy en dia, al recorrer su país, y en el trato diario, no deja de asombrarte.
    Hay un análisis sesgado, por supuesto, que puede dar lugar a interpretaciones equivocadas a aquellos lectores que no separan realidad y ficción.
    Comprobar que un modesto libro da lugar a diálogo, discusión... es lo que me hace creer en la magia de la literatura.
    Hasta pronto

    Maribel, de El Guisante Verde Project.

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial