Slider

junio 14, 2022

Plasencia y las Edades del Hombre: Viaje por una "Tierra de Paso"

Catedral Nueva, pináculos - Plasencia, por El Guisante Verde Project

En nuestro viaje hacia Aracena, realizamos una breve parada en la medieval y palaciega Plasencia. Una ciudad fundada a finales del siglo XII y que en 2022 nos da un motivo más para visitarla: es la sede de la exposición ‘Las Edades del Hombre’. Hasta ahora, la exposición había viajado en dos ocasiones fuera de nuestras fronteras: en 1995 hasta la Catedral de Nuestra Señora (Amberes), y en 2002 a la Catedral de San Juan el Divino (New York City). Esta es la primera vez en la que la sede se encuentra en una comunidad autónoma distinta de Castilla y León.

'Torre del Melón', Catedral Vieja - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Hotel Alfonso VIII - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Palacio de los Monroy 'Casa de las Dos Torres' - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Puerta del Sol - Plasencia, por El Guisante Verde Project

Plasencia hasta hace muy poco tiempo y sin razón aparente, había quedado fuera de nuestras rutas. Una vez instalados en pleno casco histórico, en un hotel que fue todo un icono de la ciudad, el Alfonso VIII, y cuenta con más de 60 años de historia, nuestros primeros pasos por sus calles empedradas nos llevaron hasta la Plaza de la Catedral. En ese momento nos quedó bien claro que había que prolongar al máximo esta etapa y pensar en volver con la calma que merece.

Catedral Vieja y Catedral Nueva - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Seminario Mayor - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Puerta Coria - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Artesonado de Las Claras - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Calle de San Esteban - Plasencia, por El Guisante Verde Project

Plasencia se fundó sobre un territorio ya habitado por cristianos, musulmanes y judíos (que llegaron a tener aquí una de las mayores comunidades sefardíes de Extremadura). El avance de la Reconquista llevó a fortificar el enclave, que sería el germen de Plasencia. La fundación corrió a cargo de Alfonso VIII, en 1186, quien otorgó el lema que aparece en el escudo de la ciudad, ‘Ut placeat Deo et Hominibus’ ('Para que plazca (agrade) a Dios y a los Hombres'), y del que deriva su nombre. Solamente 3 años después, en 1189, el Papa Clemente III creó la Diócesis de Plasencia, lo que mostraba claramente la importancia que el nuevo asentamiento tenía en los planes de la Corona. Su ubicación, en plena zona fronteriza con los territorios bajo dominio musulmán, provocó que los comienzos no fueran fáciles para la población, y marcó buena parte de su fisionomía. Su bien conservado casco histórico muestra el típico modelo cristiano medieval: calles principales radiales que unen las Puertas de Acceso (9) con la Plaza Mayor, y calles secundarias concéntricas que unen las principales.


Puerta de Trujillo - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Ayuntamiento - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Calle de las Cuces - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Plaza de la Torre Lucía - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Plaza e Iglesia de San Nicolás - Plasencia, por El Guisante Verde Project

La ciudad puede descubrirse poco a poco, siguiendo las rutas señalizadas: 'Clérigos, Caballeros y Judería', 'Caballeros y Mercaderes', o 'Paseo de Ronda'. En nuestro caso, no hubo posibilidad de planificar una ruta óptima, aunque un vistazo al plano del casco histórico permite hacerse rápidamente una idea del camino a recorrer. El tiempo transcurre rápido, a cada paso encontramos un edificio, una esquina, un arco, una fuente, una calle singular que nos hace detenernos; no podemos dejar de lado el gran ambiente que se respira, multitud de terrazas, especialmente en el entorno de la Plaza Mayor. Un ir y venir incesante de camareros y parroquianos en busca de una, muy cotizada mesa.

Muralla - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Casa del Dean - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Casa del Doctor o Arcediano de Trujillo - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Palacio del Marqués de Mirabel - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Iglesia de San Nicolas - Plasencia, por El Guisante Verde Project

Las Edades del Hombre en Plasencia, Transitus.

Las Edades del Hombre llegan por primera vez a Extremadura. Este año (2022) acoge la muestra desde mayo a diciembre. En nuestra visita a Plasencia del pasado verano conocimos la noticia, y al visitar la Catedral de Santa María, con su magnífica sillería, nos preguntamos cómo habíamos tardado tanto en visitar Plasencia.

La Fundación las Edades del Hombre, cuya sede es el monasterio de Santa María de Valbuena, en Valladolid, además de divulgar, realiza una importante labor de investigación y restauración. Las 25 exposiciones previas han convertido las catedrales de las diócesis de Castilla y León en espacio expositivo, Valladolid, Burgos, Salamanca… y, a partir de 2010, se celebró también en localidades emblemáticas como monasterios y basílicas.


Iglesia de San Vicente Ferrer - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Rosetón alabastro, Catedral Vieja - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Parador de Turismo, claustro - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Parador de Turismo - Plasencia, por El Guisante Verde Project

Es la XXVI edición de este proyecto cultural emblemático, que ha mostrado desde 1988 casi 4.800 obras de arte: pintura, escultura, textiles, pétreas, orfebrería…

Su epicentro ha sido la comunidad autónoma de Castilla y León. “El arte en la iglesia de Castilla y Léon” fue su primera edición y, hasta la de 2021: “LUX”, han recorrido las muestras casi 12 millones de visitantes.

Gracias a Las Edades del Hombre nosotros descubrimos, por ejemplo, la bella y menos conocida Catedral de Palencia, o disfrutamos con los códices de ‘Monacatus’ en el Monasterio de San Salvador en Oña (Burgos),y hemos visto como los avances de la museística se iban incorporando en las diferentes ediciones. Espejos o andamios se habilitan para disfrutar de las zonas más altas de los templos; maquetas, audiovisuales, guías, y también, un trabajo transversal con un centro de documentación digital y un Museo Virtual aún por desarrollar. La Comunidad de Castilla y León posee el mayor porcentaje de patrimonio propiedad de la iglesia en toda Europa, y este proyecto que acumula ya tres décadas tiene por tanto la misión de preservarlo.

Catedral Vieja - Plasencia, por El Guisante Verde Project

'Transitus' es el título de la exposición de 2022, que reune alrededor de 180 piezas de arte, de las Edades del Hombre. El interior de la Catedral es el espacio elegido, un espacio singular, ya que, en realidad, se trata de dos catedrales. La Catedral Vieja, cuyas obras se iniciaron en el siglo XIII y se prolongaron hasta el XV. Del estilo románico inicial se fue pasando paulatinamente al gótico. Se conservan la Fachada Oeste, el Claustro (donde podemos ver la unión de las dos catedrales) y la Sala Capitular, o Capilla de San Pablo, que se reconoce fácilmente desde el exterior por su cubierta, que forma un gran pináculo cubierto con gallones y "escamas" de piedra, conocido como 'Torre del Melón'. Esta tipología podemos verla también en la Catedral de Zamora, en la Catedral Vieja de Salamanca y en la Colegiata de Santa María la Mayor, Toro.

Claustro Catedral Vieja - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Catedral Vieja unión Catedral Nueva - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Detalle, claustro de la Catedral Vieja - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Catedral Vieja, interior - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Catedral Vieja, bóveda - Plasencia, por El Guisante Verde Project

La Catedral Nueva comenzó a levantarse en los primeros años del siglo XVI, una vez concluida la Reconquista, en gótico renacentista y provocó cambios en el inacabado edificio de la primera catedral, como el incremento de la anchura de sus naves para adaptarse a las dimensiones del nuevo templo. Las obras se paralizaron a finales del siglo XVI por problemas de financiación. A pesar de diversos intentos en siglos posteriores, los trabajos nunca se terminaron, dejando esta catedral, al igual que la anterior, inacabada. Muchos elementos son destacables en el exterior, como las portadas platerescas y en el interior, como el Retablo Mayor. Sin embargo, llamaremos la atención sobre la Silería del Coro. Contemplarla supone una inmersión en la mentalidad del siglo XV, gracias a su riquísima iconografía llena de motivos religiosos y profanos, que recorren asientos, brazos, respaldos y misericordias. Una obra de arte capital que, lamentablemente, no se puede fotografiar.

Catedral Nueva - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Catedral Nueva, Retable Mayor - Plasencia, por El Guisante Verde Project
Catedral Nueva, Reja Sillería del Coro - Plasencia, por El Guisante Verde Project

'Transitus', Tránsito, cambio, transformación, y sus distintos significados son la propuesta que, en esta edición de Las Edades del Hombre, recorre la historia de Plasencia, desplegada en 7 capítulos. Tierra de paso, tránsito espacial, cruce de caminos, la trashumancia del ganado por tierras extremeñas, huellas de romanos, visigodos y musulmanes hasta la fundación de la ciudad en el siglo XII. Plasencia como espacio donde confluyen el cristianismo, el judaísmo, el islam.

Cambio de época, o transito temporal, de la Edad Media a la Edad Moderna, siglos XV y XVI, Los Reyes Católicos, el cardenal Cisneros, Carlos V, Felipe II, las corrientes humanistas, la literatura.

Catedral Nueva, portada - Plasencia, por El Guisante Verde Project

El lema de Plasencia: “Agradar a Dios y servir a los hombres” encaja con una muestra de arte sacro que nos va a contar la importancia de la diócesis en el siglo XVII, sus obispos, la reforma de Trento y su reflejo en el barroco, el descubrimiento del Nuevo Mundo y el intercambio cultural que supuso, con sus luces y sombras. El protagonismo de los extremeños en la aventura americana. Y cierra el ciclo el tránsito como misión: la evangelización como motor, los misioneros. No olvidamos que es también uno de los objetivos del patronato de la Fundación de las Edades del Hombre.

Palacio Episcopal - Plasencia, por El Guisante Verde Project

Aunque el visitante no distinga entre capa pluvial y casulla, va a poder disfrutar de esta muestra de arte sacro. La demostrada capacidad de atraer visitantes hace que la sede elegida, este año la ciudad extremeña de Palencia, despliegue una propuesta de visitas, eventos, gastronomía, y recorridos, además de una guía de 20 rutas por la región, Transita por Extremadura con las Edades del Hombre que complementa la guía de la exposición.

Es la primera vez que para el cartel de la exposición se elige una vista panorámica de una ciudad, en este caso de su trazado medieval en un manuscrito de Luis de Toro de 1573, el documento más antiguo que nos habla de Plasencia.

Desde mayo hasta diciembre de 2022 se puede disfrutar de Transitus en la ciudad extremeña.

Unión de las dos Catedrales - Plasencia, por El Guisante Verde Project

Y este “tránsito” parece hacer referencia también a los ecos, flecos de la edición anterior y proyectos aledaños. La noticia de la prolongación del Año Santo Jacobeo y el Camino de Santiago Francés a su paso por Castilla y León, sirven de excusa para prolongar parte de la muestra de 2021 en Carrión de los Condes y Sahagún.

¿Será esta competencia entre distintas sedes y autonomías la que genera una información confusa, escasamente difundida, o será el agotamiento de un proyecto cultural que acumula tres décadas y que precisa de una cuidada colaboración público privada?

Precisamente de las colaboraciones con la Fundación de las Edades del Hombre surge la iniciativa Campos de Renacimiento, una iniciativa que funde el concepto de ruta y museo, “museo territorial”, que en torno a cuatro pueblos de Palencia y 5 personajes históricos nos propone 5 etapas y 5 iglesias a visitar para conocer el rico patrimonio de Tierra de Campos..., pero esta ya es otra historia, que tenemos que explorar.

Calustro de la Catedral Vieja - Plasencia, por El Guisante Verde Project

mayo 31, 2022

Noruega: Casco Histórico de Fredrikstad, la ciudad fortificada

Casco Histórico de Fredrikstad, calle Tolbodgaten - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

El casco histórico de Fredrikstad, es un auténtico tesoro arquitectónico; sus edificios de madera, sus calles adoquinadas y su muralla en forma de estrella dibujan una de las ciudades fortificadas mejor conservadas del norte de Europa. Fue fundada por el rey Federico II de Dinamarca en 1567, en el estuario del río Glomma, a poco más de una hora del centro de Oslo.

La esencia renacentista de Fredrikstad se mantiene actualmente, gracias a su muralla, los bien conservados edificios, sus casas de madera, las calles adoquinadas y los puentes levadizos. Todo el conjunto se recorre a pie fácilmente; caminar y callejear nos acerca y permite recordar mejor. El mapa, la escala, se va dibujando a medida que andamos. Con la retirada del Regimiento Østfold en 2002, se puso fin a 350 años de presencia militar continua. Las antiguas dependencias militares hoy día albergan diversos comercios e instituciones culturales.

Plano de Fredrikstad - Noruega, por El Guisante Verde Project

El ambiente en Fredrikstad es muy agradable, especialmente animado los fines de semana, cuando hay mercadillo al aire libre; en sus calles encontramos una mezcla de arte, historia, y vida cotidiana de una pequeña localidad, con actividad comercial desde 1640. Resulta sencillo imaginarse en otra época, siglos atrás, a pesar de, no debemos olvidarlo, la sensación de encontrarnos en lo que nosotros llamamos pueblo-tienda es evidente desde el primer momento.

La muralla en forma de estrella es el elemento que define la ciudad, y el que nos traslada a sus orígenes. A falta de dron, subimos y bajamos por los muros de hierba para ver las puntas de esa estrella, aunque cuesta hacerse una idea clara lo que sí nos traslada es la facilidad para defender el terreno que proporciona esta fortificación. Durante la Guerra de los Siete Años del Norte, o Guerra de las Tres Coronas, la ciudad del rey Olav II, Sarpsborg, fue incendiada por las tropas suecas. Aunque algunos de sus habitantes decidieron quedarse y reconstruir su ciudad, la mayoría se trasladó al nuevo asentamiento que Fredrik II decidió fundar: Fredrikstad.

Cañones guardando el foso - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Acceso al foso desde la muralla - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Cañón, muralla y foso - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

Mejor ubicada, con defensa más sencilla, sobre la orilla este del río, y más próxima al mar, Fredrikstad era un lugar prometedor para la actividad comercial. Sin embargo, a pesar de los numerosos privilegios y el favor real, la nueva ciudad tardó en prosperar. Una de las razones, probablemente, fueron los numerosos incendios que, de forma periódica, consumían buena parte de las edificaciones de madera, como ocurrió en el último gran fuego, en 1764.

Las limitaciones de espacio provocaron que en 1635 se fundara un suburbio en la orilla oeste del río Glomma, Vestsiden, que incrementó rápidamente su población hasta convertirse en el centro demográfico de Fredrikstad. Actualmente es la parte “nueva” de la ciudad, por oposición a la parte antigua amurallada. En la oficina de turismo, encantados de recibir foráneos, nos facilitaron información detallada para recorrer no sólo esta población, sino ¡toda Noruega!.

Vista de la Ciudad Nueva de Fredrikstad - Noruega, por El Guisante Verde Project

La Guerra de Torstensson (1644 – 1645), una derivada de la Guerra de los Treinta Años, fue catastrófica para Dinamarca y Noruega; la pérdida de territorio, con la entrega a los suecos, entre otros lugares, de la provincia de Bohuslän, junto con su fuerte, reveló la posición estratégica de Fredrikstad y la convirtió en una pieza clave para la defensa del país. La fortificación temporal fue pronto sustituida por otra permanente. La característica muralla en forma de estrella y rodeada de canales de Fredrikstad se construyó sobre los planos del intendente general Willem Coucheron, aprobados en 1663 por Fredrik III. El foso que rodea la muralla está en un nivel más alto que el río Glomma, contaba una zanja demasiado profunda para ser vadeada, y está represado en cada extremo.

Foso Inundado de la Muralla de Fredrikstad - Noruega, por El Guisante Verde Project
Cañones del Almacén de Piedra - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

Muy próximo al casco antiguo, se encuentra un risco, utilizado antiguamente como lugar de ejecuciones. Ante la posibilidad de que el enemigo pudiera utilizarlo como punto de ataque a la fortaleza, se fortificó de forma provisional en 1677. Esta construcción, conocida como Svenskeskremm, fue sustituida en la década de 1680 por un fuerte permanente, que se levantó siguiendo los planos del general Caspar von Cicignon. En 1685, el rey Christian V visitó el fuerte, que cambió su nombre por el de Christiansten, sin mucho éxito, ya que, fue rápidamente sustituido por el de Kongsten Fort. Su característica principal eran las contraminas, los pasajes subterráneos. Con 20 cañones y una guarnición de 150 hombres, fue retirado del servicio en 1903, al igual que la fortaleza. Junto con el ‘Camino Cubierto’, construido para comunicar de forma segura la fortaleza con el fuerte, se conserva como monumento nacional.

Voldportravelinet - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Antiguo Puente Levadizo - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

En nuestro tranquilo paseo por la ciudad, son muchos los elementos de interés señalados en el mapa, ya desde antes de la la entrada a Fredrikstad a través del puente. La pequeña construcción que hoy en día alberga el taller de un artesano del vidrio, fue en su día, la década de 1740, un elemento defensivo para proteger la propia muralla. El Puente Levadizo original fue instalado en 1667, por lo que ha sido reconstruido en numerosas ocasiones. En los momentos en los que se alzaba la pasarela se requería la intervención de hasta 30 soldados.

Nos encontramos a la salida del viejo puente en una pequeña plaza un edificio (a la izquierda de la imagen), en color blanco, que acoge el Museo de Maquetas Ferroviarias de la Ciudad Vieja, el mayor de su clase en toda Escandinavia; también expone una maqueta de la ciudad vieja.

Museo Maquetas Ferroviarias - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Casco Antiguo de Fredrikstad - Noruega, por El Guisante Verde Project
Antiguo Ayuntamiento - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

En la Plaza de Rey, se encuentra el Antiguo Ayuntamiento, que fue construido en 1784. Allí se eligieron los primeros concejales y alcalde de la villa. El predicador laico Hans Nielsen Hauge fue encarcelado aquí en 1797. La Casa Rosing (de fachada con tablones amarillos), es de principios de la década de 1830; perteneció a W. Rosing, propietario de una fábrica contigua que producía clavos y ganchos.

Casa Rosing (en amarillo) en la Plaza del Rey - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

La Plaza del Rey, donde puede verse la estatua realizada en 1917 por W. Rassmusen en honor al fundador de la ciudad, Fredrik II. Allí también se encuentra el Cuartel de Infantería. Inaugurado en 1788 y supuestamente construido según el calendario: las 4 entradas representan las estaciones del año, las 12 chimeneas los meses; las 52 habitaciones, las semanas; las 365 ventanas, los días; los 24 cristales de cada ventana, las horas del día y las 60 puertas, los minutos de una hora. Fue cuartel militar hasta 2002.

Plaza del Rey y Cuarteles de Infantería - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Kasernegaten - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Voldgaten - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

La Iglesia actual fue reconstruida en 1779 tras el incendio de 1764. Las campanas, del siglo XIV y del XVI, fueron donadas por la reina viuda Juliane Marie.

Iglesia - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Edificios de piedra y ladrillo - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Ayuntamiento Nuevo - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

El Ayuntamiento Nuevo fue construido por Emil Victor Lenglet, arquitecto del edificio Storting (Asamblea Nacional), en Oslo. Inaugurado en 1864, anteriormente se utilizó como cárcel de mujeres; hoy es la sala de reuniones para el Consejo Municipal.

Panadería - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

La Panadería fue reconstruida en 1764 tras el incendio. A partir de 1824 la guarnición tuvo aquí dos habitaciones para los oficiales y la tropa, así como una sala de detención, y una celda para presos rebeldes.

Museo de Fredrikstad (fachada al río) - Noruega, por El Guisante Verde Project
Museo de Fredrikstad - Noruega, por El Guisante Verde Project

El Arsenal fue finalizado en 1775, y durante mucho tiempo ostentó el título de edificio más grande del Noruega. En la actualidad alberga el Museo de Fredrikstad y otras instuciones culturales.

Casa Kiørboe - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

La Casa Kiørboe de 1765, fue propiedad de Hans Kiørboe, un comerciante que no tuvo demasiada fortuna con los negocios y se arruinó. Hay otras muchas casas de personajes ilustres de Fredrikstad, algunas visitables. La Casa de la Salamandra, de 1780. Propiedad de un comerciante que se fugó de sus acreedores, se le concedió asilo en el pueblo y aquí amasó una considerable fortuna. La Casa Bing, de la década de 1830, perteneció al registrador de la ciudad, Just Johan Bing, hoy es la Oficina de Turismo. La Casa Mulvad, construida después del gran fuego de 1830. De 1846 a 1900 fue propiedad del consul Hans Christian Mulvad. La Casa Bull, restaurada después de sufrir graves daños por un incendio en la década de 1830, fue propiedad de Peter Bull, un próspero comerciante local. Su hija menor fue la madre de Marcus Thrane, el primer laborista de Noruega. La Casa del Barredor, de la década de 1780. En 1814, el edificio fue Propiedad del Comandante Teniente Coronel Niels Hals.

La Casa Dunkejon, se levantó en 1784. En la década de 1860, un tal Jon Larsen, propietario de una tienda en la bodega, vendía aquí licores de tonel "dunker" ( lo que conocemos como garrafón), de ahí el nombre. Ahora es propiedad de la Old Fredrikstad Society, y se utiliza para funciones sociales. La Casa de los Arnes, de 1806. antiguamente propiedad de un constructor de ruedas y carretas llamado Andersen, que dirigía el salón de baile, L.ven (León) en un edificio en la parte trasera. Vennehaabet, un edificio construido en 1796 por el Vennehaabet Club. Antes utilizado para banquetes cívicos, bailes y funciones oficiales, ahora es propiedad de la masonería.

La muralla tiene abiertos varios pasos y puertas, como la Puerta del Rey, construida en 1684, está rematada por el monograma del rey Christian V.

Puerta del Rey - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Puerta de la Muralla y Sala de Guardia - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Piedad y Justicia - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

Imponente resulta la Puerta de la Muralla y Sala de la Guardia. Construida en 1695, la puerta está coronada por el anagrama del rey Christhian V y lleva su lema, Pietate et Justitia, Piedad y Justicia. Durante muchos años, los convictos fueron alojados en una de las habitaciones.

La Puerta Central, de 1727, está coronada por el monograma del rey Federico IV. A la derecha, en ladrillo rojo oscuro, se encuentra la Casa Sinding, de finales de la década de 1760, fue propiedad de Holger Sinding, un boticario, cuya tienda 'El Rey Salomón', estaba en las instalaciones.

Puerta Central y Casa Sinding - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Bastión de la Princesa Carlota - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

La fortaleza está protegida por numerosos bastiones defensivos, como el Bastión de la Princesa Carlota, que se denominó así en honor a la consorte del rey Christian V, la reina Carlota Amalia. Estaba armado con 15 cañones. Otros ejemplos son: Bastión del Principe Georg, nombrado para honrar del hermano menor del rey Christian V. Fue Polvorín desde 1736. Armamento, 24 cañones. Bastión del Príncipe Christian, nombrado así en honor al rey Christian V; el Bastión del Principie Federico, en honor al fundador de la fortaleza, consta de 10 cañones, o, el Bastión de Gyldenløve, llamado así en honor al gobernador de Noruega, Fredrik Gyldenløve (1638 - 1704), armado con 13 cañones.

Almacén de Piedra - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

El Almacén de Piedra fue construido entre 1674 y 1691 y es el edificio más antiguo que se conserva dentro del fuerte. Dos grandes salas con bóvedas de cañón en el sótano se han convertido en salas de recepción, y constituyen una atracción por derecho propio. Hay cuatro grandes hornos para hornear en la sección norte del edificio. Galerías y talleres de artistas se asientan en la planta baja. La terraza tiene excelentes vistas del río y es un lugar magnífico para detenerse a comer, si encontráis mesa... Junto a este edificio, se alza la Sala Principal de la Guardia. Se construyó en 1731, para sala de guardia y custodiar a los presos condenados a trabajos forzados. El predicador laico hans Nielsen Hauge (lider espiritual, empresario y reformador, se enfrentó a la iglesia estatal), estuvo preso aquí durante dos días. Hoy día es un café.

Café de la Sala Principal de la Guardia - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project
Emblema Real - Fredrikstad, por El Guisante Verde Project

Además de los mencionados, la presencia militar en Fredrikstad ha dejado otros muchos edificios. La Sala de Entrenamiento, construida por los militares en 1808, también fue utilizada como escuela de equitación. Ahora es sala de conciertos. Los Apartamentos del Coronel; Ernst Melchior Leschy, funcionario de aduanas, lo construyó en 1768, fue comprado por los militares en 1796 para residencia del comandante. El Cuartel de Soldados de Artillería fue construido para servir de depósito para la artillería en 1733, también fue utilizado como prisión para los convictos en la fortaleza, en 1825. El piso superior se añadió entre 1841-42. En los Apartamentos del Oficial Comisionado se reunían para despachar los asuntos de su competencia las comisiones reales. Posteriormente se utilizó como oficinas para la prisión penal y para los tribunales marciales. También podemos ver aun el Laboratorio, la Herrería, el mercado de esclavos...

En medio del río, entre ambas partes de la ciudad, se encuentra la bonita isla de Isegran. Allí estableció una pequeña fortaleza para la defensa del río el conde de Borgarsyssal, Alv Erlingsson. Hasta 1685 la isla fue el astillero real de la flota dano – noruega, y durante la Gran Guerra del Norte fue la base naval de Peter Wessel Tordenskiold. Continuando con la tradición de la industria maderera de Fredrikstad y la construcción naval, muy importante desde la primera mitad del siglo XIX hasta el cierre del astillero en 1988, Isegran cuenta con un centro para la restauración y reparación de barcos antiguos de madera.

Jardín Botánico de Tøyen - Oslo, Noruega, por El Guisante Verde Project

También puede visitarse el jardín renacentista, en la Isegranhuset, diseñado con flores de época, hierbas y plantas medicinales de acuerdo con los registros del siglo XVIII. Uno similar podéis encontrar en el Jardín Botánico de Oslo, en Toyen. El antiguo Arsenal, Minemagasinet, ofrece alojamiento y cafetería. Podéis llegar a la isla a través del puente Kråkerøy o con el ferry urbano gratuito.

Muy cerca de Fredrikstad, una interesante excursión entre islas y playas, se encuentra otro de los puntos que visitamos, el Parque Nacional Ytre Hvaler, el primer parque marino de Noruega y del que os contaremos más en un próximo artículo. Tanto el parque nacional como la visita a Fredrikstad son dos de las excursiones incluidas en nuestro artículo: ‘Oslo, Noruega un verano de sol y playa’. No os lo perdáis.

Hamacas junto al Nøklevann - Noruega, por El Guisante Verde Project


Viajes a Noruega (7). Entradas Relacionadas


Noruega, todas las entradas