septiembre 07, 2017

Viaje a Dordoña Perigord, el Grand Tour I

Château de Beynac - Dordoña Perigord, por El Guisante Verde Project

Un viaje por Dordoña - Périgord, en el corazón de Francia, nos traslada casi de una forma imperceptible, a los tiempos del Grand Tour; aquel viaje que las clases altas, fundamentalmente inglesas, pusieron de moda en el siglo XVIII y el primer cuarto del siglo XIX, como un complemento fundamental para su formación cultural y también, por qué no, como una experiencia vital.

El transcurso de la Historia ha dejado su huella en este lugar de la Francia profunda en forma de abadías, jardines de postal, bastidas, monasterios, o diez de los llamados Pueblos más bellos de Francia,  sin olvidar al Périgord también se le conoce como la tierra de los Mil y Un Castillos.

Château de Feyrac - Dordoña Perigord, por El Guisante Verde Project

Nuestro recorrido por esta región francesa de 9.060 km² (algo más que Almería), y poco más de 400.000 habitantes ha resultado ser todo un Gran Viaje. El departamento de Dordoña nació a partir de la reorganización territorial de Francia en 1790, y comprendía casi toda la extensión de la antigua provincia del Périgord. En realidad, este es el nombre por el que se conoce comunmente aun hoy en día al departamento, no en vano sus habitantes continúan llamándose périgourdins.

Actualmente, otra vuelta de tuerca a las fronteras administrativas del pais galo ha incluido al Périgord dentro de Nueva Aquitania, junto a su más directo competidor turístico, la propia Aquitania y, en especial, su capital, Burdeos.



El Périgord es un territorio fértil, separado por la misma distancia del Polo Norte que del Ecuador, con los ríos y sus valles como principales arquitectos de su fisonomía. El río Dronne, que se ganó en el siglo XIX el distintivo de más bello de Francia. L'Isle, transita tranquilo por la capital, Périgueux, una ciudad que nos ha vuelto a reafirmar en nuestra apuesta en pro de las ciudades hechas a escala humana. El Vézère, que forma el Valle del Hombre, un tesoro arqueológico donde nombres como Cro Magnon, Lascaux o Le Moustier forman parte de los hitos en la investigación de los orígenes de la Humanidad. Y, por último, el Dordogne, que da nombre al departamento y alimenta las vides del Pays de Bergerac.

Vinos de Monbazillac - Dordoña Perigord, por El Guisante Verde Project

Los ríos y valles sirven también como guia a la hora de trazar una ruta por este territorio, plagado de pequeñas carreteras y caminos, a menudo ausentes en los mapas más comunes y que ponen un punto de incertidumbre y también de descubrimiento en cualquier traslado que realizamos, recuperando la sensación de viajar antes de que la tecnología nos dictara, como el pastor a las ovejas, por donde ir y que ver.

Puelbos Mas Bellos de Francia - Dordoña Perigord, por El Guisante Verde Project

El Périgord es una tierra de colores, una división que tal vez va perdiendo fuerza pero que resulta aun muy gráfica para los viajeros. De norte sur nos vamos encontrando con el Périgord Verde, que tiene al Parque Natural Regional de Pérgirod Limousin y la ciudad de Brantôme como protagonistas. El Périgord Blanco, que toma su nombre de la piedra cálcarea de la región, utilizada en la construcción de edificios y pavimentos, con Périgueux, la capital, como principal muestra.

El Périgord Negro, simbolizado por la espesura de sus bosques, donde se encuentra, además, uno de sus tesoros gastronómicos, la trufa negra. Y por fin, el Périgord Púrpura, el país del vino, a orillas del rio Dordoña.

Café en Monpazier - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Durante siete días hemos recorrido los caminos del Périgord, trazando un mapa de sonidos donde el silencio tiene un protagonismo especial. El canto de los pájaros, el rumor del agua y el viento entre las hojas nos han acompañado constantemente, incluso en las poblaciones más grandes, donde competían con el bullicio de los mercados.

Périgord huele a fresas, agua, flores, uvas, hierba, miel y a queso, a bosque..., dejando la sensación de haber realizado un viaje donde los sentidos despiertan y se agudizan.

Claustro de Cadouin - Dordoña Perigord, por El Guisante Verde Project

Conscientes de muchos lugares se han quedado por el camino, nuestro viaje comienza por el valle del rio Vézère que nos dirige por el camino de la Prehistoria. Es el Valle del Hombre, con 15 lugares Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y vestigios de la presencia humana desde hace casi 400.000 años. En Montignac, al noreste, visitamos la asombrosa neo-cueva, Lascaux IV, casi recién inaugurada y que nos permite recorrer uno de los mejores yacimientos de arte rupreste del mundo. Siguiendo el curso del Vézère, en canoa, o, como hicimos nosotros, a pie por el Sendero de los Hombres de Lascaux, llegamos a Sergeac y a Castel Merle. Les Eyzies, conocida como la capital mundial de la Prehistoria, cuenta con numerosos lugares de interés, como el abrigo Cro-Magnon o el Laugerie Basse, el Museo Nacional de la Prehistoria o el Polo Internacional de la Prehistoria.



Íntimamente unido a este conjunto se encuentran, por una parte, el patrimonio geológico, representado por espectaculares grutas como Proumeyssac (la Catedral de Cristal),  Roc de Cazelle, Rouffignac... o Villars, al norte de Brantôme, por citar algunas, y por otra, los asentamientos prehistóricos fortificados durante la Edad Media, como La Roque Saint-Christophe o la Maison Forte de Reignac.

Este último, es el único monumento de su clase, château falaise, que se conserva intacto en Francia.

Maison Forte de Reignac - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Con vestigios de presencia humana durante mas de 20.000 este lugar estuvo cerrado al público hasta el año 2006 y tras su pequeña fachada se oculta una construcción gigantesca, absolutamente imposible imaginarla desde el exterior, que incluye grandes habitaciones, un enorme hall, armería, refectorio, cocinas, estancias de usos diversos, pequeñas habitaciones, capilla, mazmorras, bodegas..

Château de Losse - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Sin dejar el valle del rio Vézère encontramos los Jardines y el Château de Losse, de 1576. Un buen ejemplo de arquitectura renancentista, protegido tras una muralla y un profundo foso, posee una gran terraza con vistas al río. Pasear por sus jardines y visitar sus habitaciones nos proporciona un buen ejemplo de la vida de los nobles, en este caso Juan II de Losse, durante el reinado del último rey de la dinastía Valois, Enrique III y el primer Borbón, Enrique IV.

Salón Château de Losse - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Dormitorio del Château de Losse - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Saint Léonce en Saint Leon sur Vézère - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Nuestra ruta nos lleva hasta un recoveco del Vézère, donde se encuentra el pequeño pueblo medieval de Saint Leon sur Vézère, uno de los pueblos más bellos de Francia, de casas de piedra y tejados de pizarra que se agrupan alrededor del Castillo de Cleran, la Casa Solariega de la Salle y la iglesia románica de Saint Léonce.

Saint Leon sur Vézère - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Casa solariega de Lasalle en Saint Leon sur Vézère - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Calles de Saint Leon sur Vézère - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Château de Campagne - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Finalmente llegamos al Château de Campagne, un edificio cuyos orígenes se remontan al siglo XII, propiedad del arzobispo de Burdeos y que durante un breve período de tiempo estuvo bajo dominio inglés. El edificio actual, construido entre los siglos XV y XVIII fue legado al Estado por el último Marqués de Campagne, en 1970, y presenta un excelente estado de conservación, al igual que el parque que lo rodea.

Jardines y Château de Campagne - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Sarlat - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Dejamos el Vézère y buscamos las riberas del Dordoña, aunque partimos del interior, de una de las llamadas Villas de Arte e Historia, la joya del Périgord Noir, Sarlat. Sus inicios, alrededor de un monasterio benedictino, estuvieron guiados por la actividad comercial y los talleres que la hicieron prosperar durante la Edad Media. La gran restauración de sus edificios, donde predomina la piedra, la ausencia de tráfico en su centro histórico y sus casi 80 lugares de interés catalogados, hacen obligada la visita a esta villa del Perigord Negro.

Calles de Sarlat - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Plazas de Sarlat - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Sarlat-la-Caneda en Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Gabarra en La Roque Gageac - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Nos dirigimos al Sur, ahora ya si junto al sinouso rio Dordoña. Nuestra primera parada será La Roque Gageac, otro de los pueblos más bellos de Francia. Construido entre al acantilado y el río, estuvo habitado por los hombres prehistóricos, y aun quedan restos galo-romanos y romanos, al igual que de las casas fortificadas construidas contra los invasores vikingos que remontaban el rio e hicieron de la Roque-Gageac una auténtica fortaleza. Una fama que se acrecentó durante la Guerra de los Cien Años y las guerras de religión. Como curiosidad, hay que decir que su microclima ha permitido la existencia, junto a la iglesia, de un jardín tropical.

La Roque Gageac - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Una vista típica de la Roque-Gageac la tenemos desde los Jardines colgantes de Marqueyssac, nuestra siguiente parada. Tanto el castillo como los jardines son propiedad de la misma familia desde 1692, si bien los jardines como objeto de embellecimiento del paisaje se deben a Julien de Cerval cuando regresó de su viaje a Italia, a fines del siglo XIX y se consagró a dar esplendor a Marqueyssac, un emplazamiento desde el que tendremos algunas de las vistas panorámicas mas bellas del Périgord.

Jardines Colgantes de Marqueyssac - Dordoña Perigord por El Guisante Verde Project

Segunda Parte

Viaje a Dordoña Perigord, el Grand Tour I





Agradecimientos

Este viaje ha sido posible gracias a la colaboración del Comité Départemental du Tourisme de la Dordogne.

El Guisante Verde Project mantiene todo el control editorial del contenido publicado.

3 comentarios :

  1. Impresionante la foto de los jardines colgantes !!

    ResponderEliminar
  2. Qué ganas tengo de conocer esta zona!!! Me encanta cómo lo contáis. Gracias por la sugerencia, a ver si podemos escaparnos pronto para verlo.

    ResponderEliminar
  3. Acabamos de llegar a este blog un poco por casualidad y este post nos tiene alucinando. ¡No conocíamos esta parte de francia y ahora ya estamos mirando cómo podemos ir a visitarlo! Por otra parte, os damos la enhorabuena por el blog porque no solo está muy bien redactado sino que lo contáis de forma amena y las fotos son de muy buena calidad. Nos hacemos vuestros seguidores sin dudarlo :D

    Irene y Xavi
    https://scottishaccent.wordpress.com/

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial