agosto 25, 2016

Antelope Canyon, agua, viento, luz y sombras en la tierra de los Navajo

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Antelope Canyon, situado muy cerca de la ciudad de Page, Arizona, toma su nombre de los antílopes que, en gran número, pastaron en una época por este territorio del Southwest de Estados Unidos. El agua y el viento lo crearon. La luz y las sombras lo mostraron al mundo.

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

La nación Navajo, en cuyas tierras se encuentra, le dio, a nuestro modo de ver, un nombre más apropiado, Tsé bighánílíní, que podría traducirse como “el lugar donde el agua corre a través de las rocas” para la sección conocida como Upper Antelope Canyon y Hazdistazí o “arcos de piedra en espiral", para el llamado Lower Antelope Canyon.



El agua procedente de la lluvia produjo rápidas inundaciones del cañón, que cada vez era más profundo, y arrastraba con fuerza la arena que erosionaba las partes más blandas, mientras el aire que se filtraba esculpía las paredes y rocas del interior hasta producir las características y caprichosas formaciones que hoy nos encontramos.


Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Para los antiguos navajo el cañón era un lugar sagrado, y nada más poner el pie en su interior, comprendemos esa sensación, al contemplar el espectáculo que la Naturaleza nos ofrece y que nos hace, una vez más, inmensamente pequeños.

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Antelope Canyon es uno de los destinos favoritos de los fotógrafos de todo el mundo. Hasta allí viajan con la esperanza de capturar los finos chorros de arena que se deslizan por la roca y caen al vacío, los rayos de luz que se filtran, innumerables, hacia el suelo, las formas redondeadas, suaves y sinuosas que nos hacen preguntarnos si verdaderamente es roca lo que vemos, los colores, del amarillo al violeta que se combinan produciendo formas imposibles… Y cada día, hora, mes, estación, año, la visión es diferente.

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

El cañón se visita en dos partes, muy diferentes entre sí. El Upper Antelope Canyon es el mas frecuentado por la facilidad del acceso, la variedad de tonos y colores superior al Lower Antelope Canyon, y porque los haces de luz que se filtran a su interior son mucho más frecuentes aquí. Este último, además, tiene un acceso más difícil, con empinadas escaleras, es más largo, y presenta partes complicadas y muchos recovecos para recorrerlo. Otras, sin embargo, son bastante abiertas, menos claustrofóbicas, y la luz entra abundantemente.

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Sin embargo, no todo es como lo pintan..., porque de lugar sagrado, Antelope Canyon se ha convertido en duro y puro negocio turístico. El punto de partida lo produjo una de las repentinas inundaciones del cañon, en concreto la del 12 de agosto de 1997, y que ocasionó la muerte de 11 turistas de diversas nacionalidades. Desde ese momento, las visitas fueron reguladas por los guías navajo, de manera que no es posible acceder por libre.

Han corrido ríos de tinta digital sobre las diferencias entre uno y otro, sobre cual es más interesante, sobre el precio de la entrada, el de los llamados “tour fotográficos”, las horas del día, el mes a elegir…

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Uno de los aspectos más sorprendentes que rodea la visita es el uso horario se utiliza: la hora estándar de las Montañas, la de Navajo Nation, la de Arizona..., provocado en parte porque muchos turistas realizan esta visita en ruta, y Estados limítrofes, con la misma hora en teoría, la de las Montañas, tienen una diferencia de una hora en verano, como ocurre con Utah y Arizona. Y el horario, recordemos que son visitas concertadas, es fundamental en Antelope Canyon. Bien, la respuesta es sencilla, horario de Arizona. Y menos mal que nosotros nos quedamos más días en Page, ya que las lluvias pueden trastocar tus planes.

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

De finales de marzo a primeros de octubre son los meses en los que más rayos de luz se filtran al interior del Upper Antelope Canyon, así que parece interesante hacerlo durante esta época. Las horas del mediodía son, en teoría, las mejores para apreciar como se filtra la luz, aunque es algo muy variable, porque en verano también hay días nublados, y las luces de la mañana y la tarde aportan colores y sombras suaves, con un resultado muy atractivo.

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

A nosotros nos resulta muy difícil elegir uno de los dos, porque la experiencia fue completamente diferente. Visitamos Upper Antelope Canyon en un tour regular, la masa para entendernos. A ritmo casi militar, de hecho buena parte de los guías son antiguos marines, vamos recorriendo el interior del cañón, intentando absorber todo lo que vemos, dar el esquinazo al grupo en la medida de lo posible, y realizar fotografías con la esperanza de conseguir alguna decente.

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

En algún momento se nos pasa por la cabeza haber contratado el bastante caro tour fotográfico para poder disfrutar de los rincones de este paraje único con tranquilidad…, hasta que nos vamos cruzando con alguno de esos grupos. Apiñados, con los trípodes unos encima de otros y decenas de personas pasando por delante. Sinceramente no creemos que desde mediados de junio a mediados de septiembre merezca la pena pagar este tipo de tour. La visita si, por supuesto.

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

El recorrido por el Lower Antelope Canyon comenzó accidentado. Cerrado por inundación. Al día siguiente, las aguas bajaron, los navajo limpiaron lo que pudieron, y adelante. Aquí si realizamos un “tour fotográfico”. Dos personas y una guía. Accedimos al cañón por la salida, de forma que al ser los primeros en entrar estuvimos completamente solos hasta la mitad del recorrido. La experiencia fue mucho más cercana a aquello que significaba para los antiguos navajo, y que tan difícil resulta encontrar actualmente.

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

No somos capaces de elegir uno de los dos, por eso os recomendamos visitar ambos, y reducir vuestras expectativas pensando en la gran afluencia de visitantes, contar con las tormentas que en verano inundan regularmente, y cierran, el cañón, planificar tres o cuatro días en Page, que además de Antelope Canyon os permitirán visitar el imprescindible meandro del rio Colorado, Horseshoe Bend, y disfrutrar del area de Lake Powell, o incluso acercaros a Grand Staircase-Escalante National Monument.

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Upper Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

Antelope Canyon nos muestra un mundo de fantasía, casi irreal, de colores imposibles, insólitas formas y texturas que debemos tocar para convencernos de que realmente es piedra lo que tenemos ante nuestros ojos. Y es que al revisar nuestras tomas sentimos que algo del espíritu navajo equivoca nuestros sentidos y nos lleva a ver montañas, lobos, dragones, tejidos... sólo es necesario dejarse llevar.

Lower Antelope Canyon - Arizona, por El Guisante Verde Project

15 comentarios :

  1. Es una preciosidad!! Enhorabuena por las fotos!!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ignacio, muchas gracias, si que lo es, fantástico, casi irreal.

      Eliminar
  2. Hace tiempo que lo tengo en mi lista para incluirlo en un posible recorrido por EEUU, pero quiero hacerlo con calma, y por ahora eso no puede ser. Impresionantes las fotos. Yo también me quedaría con los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tawaki, un viaje a Estados Unidos es casi como hacerlo a otro planeta, jajaja. Hay tanto para ver... y con calma porque hay que disfrutarlo.

      Eliminar
  3. Yo solo visité Upper y me encantó. Me pareció un lugar mágico... Aunque bien es cierto que el que hubiera tanta gente y que la visita se haga deprisa y corriendo no me gustó en absoluto. Pero aún así, es uno de los lugares que más me fascinaron en la costa oeste.
    Leyendoos sobre el tema de las tormentas... la verdad es que cuando planifiqué la visita, nunca tuve en cuenta esa posibilidad. Sabía que se cancelan los tours en caso de lluvias porque puede ser peligroso, pero al ir en verano, en ningún momento pensé que pudiera lloverme. Si hubiera pasado, me habría dado algo si no hubiera podido hacer la excursión porque era uno de los sitios que más ganas tenía de conocer.
    Y sí, coincido en que en el Upper no merece la pena contratar el tour fotográfico en verano porque hay demasiada gente, y ni los que van en ese tour se libran de fotos con turistas.
    Preciosas fotos!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M.Carmen Cruz, es algo bastante normal. Se suele pensar que no llueve, pero que va, lo hace. Además no es necesario que llueva allí mismo... Coincido en lo de la gente, y eso que en nuestro caso, las lluvias también hicieron que estuviéramos muchos menos, así que imagino en plena temporada... tremendo. En cualquier caso, es un lugar para no perderse.
      ¡Abrazos!

      Eliminar
  4. Envidia me dáis amigos, como siempre, no conozco ninguno de los dos. Hace poco me entró este post de uno de los fotógrafos que sigo (bajad un buen cacho hasta que habla de cómo hizo la imagen y lo que hay detrás). Creo que no tiene desperdicio: http://www.throughstrangelenses.com/2016/07/19/why-im-giving-up-life-on-the-road/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Martinez, menudas fotos que sacarías por allí... a ver si algún día, :) gracias por el link, siempre se aprende, :)

      Eliminar
  5. A propósito, las fotos son excelentes, que no lo he dicho

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. El Baile del Norte, nos alegra que te haya gustado, muchas gracias por comentar. ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Sentimientos encontrados: Reducir el mundo a un espectáculo. La belleza del lugar no tiene objeción. Ahora bien ¿Vale la pena convertirlo en un espectáculo turístico? Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahoratocaviajar, efectivamente son sensaciones contradictorias. Es un lugar que merece ser conocido, y una fuente de ingresos para los nativos americanos que de, otro modo, se verían aun más perjudicados en su situación socioeconómica. Confinados en una tierra que apenas ofrece oportunidades, el turismo es una industria imprescindible. Tal vez sea el modelo de explotación intensiva que han elegido el que se debería revisar...
      ¡Un abrazote!

      Eliminar
  8. Flipado, alucinado, asombrado, extasiado, admirado...Así me he quedado viendo vuestras imágenes de Antelope Canyon. Felicitaciones por la experiencia, por el artículo y por las imágenes. ¡Bravo!

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial