junio 08, 2016

Ibiza, hippies, flaó y posidonia

Aguas azules y verdes en Cala d'Hort Ibiza, por El Guisante Verde Project

Si os hemos hablado en la entrada anterior de Dalt Vila, considerada por la UNESCO una de las fortalezas amuralladas mejor conservadas del Mediterráneo, y de la importancia de la Necrópolis de Puig des Molins para conocer las culturas fenicias y cartaginesas, no podíamos irnos de Ibiza sin indagar en otras de sus señas de identidad: el movimiento hippie, su gastronomía enraizada en la tradición y sumergirnos en sus increíbles aguas azules y verdes para conocer su tercer Patrimonio de la Humanidad: la posidonia oceánica, espejo y reflejo del carácter de la isla.

Una planta que huyó al mar y que nos habla de simbiosis y acogida. La posidonia juega un papel en la conservación del medioambiente, libera más oxigeno que un bosque tropical, ayuda a frenar el deterioro de la costa y ofrece un rico ecosistema donde flora y fauna conviven y encuentran refugio. Salimos a su encuentro.

La Posidonia Oceánica en Ibiza, por El Guisante Verde Project


El espacio de acogida que la posidonia propicia bajo el mar, parece haber contagiado a los habitantes en la superficie. Ibiza es ante todo una isla tolerante, al igual que otros lugares fronterizos, encrucijada de diferentes culturas, la población se ha acostumbrado a incorporar a sus costumbres y tradiciones, modas y usos venidos de fuera.

Agua en Cala Benirras, Ibiza, por El Guisante Verde Project

Se ha hablado mucho de la Ibiza hippie, de estas comunidades llegadas como un movimiento de protesta en busca de libertad. En parte ofrecían una imagen abierta, desenfadada, moderna, de una España en plena represión, y por otro lado resultaba fácil mantenerlas aisladas. El mar filtra las noticias y las órdenes llegadas de la península, y todo parecía tener aquí su propio ritmo.

Ibiza siempre fue una isla olvidada, incluso el constructor de baluartes y murallas en Dalt Vila, Giovanni Battista Calvi se negó a volver para reparalas. También su dialecto lo refleja, es el más arcaico, el menos contaminado.

Bar Anita en Sant Carles, Ibiza, por El Guisante Verde Project

Vamos a encontrarnos ecos del movimiento Hippie en mercadillos, el de Las Dalias es el más conocido, aunque no apto para todos los bolsillos; en calles, como el Passeig de S´Alamera en Santa Eularia des Riu, y también en bares como el Anita en Sant Carles. No nos resulta difícil imaginar el reto que para las mujeres de la isla supuso la llegada de nudistas, el tremendo contraste que estas comunidades crearon frente a los y las payesas.

Ibiza ofrece lugares de encuentro que favorecen el intercambio, el mestizaje sigue latente en los visitantes actuales, que conversan en el Anita, atraídos por un pasado hippie y ajenos a los buzones instalados dentro del local, que nos hablan del espíritu práctico del payés, el cartero dejaba aquí las cartas para todo el pueblo.

Bar Costa en Santa Gertrudis de Fruitera, Ibiza, por El Guisante Verde Project

Santa Gertrudis de Fruitera es otro de esos pueblos que exhiben su tolerancia. La isla siempre ha sido un imán para los creadores, y muestra de ello son las obras de arte coleccionadas por Vicent Roig, el dueño del bar Costa, tal vez el bar de bocadillos más famoso de Ibiza. En los años setenta, en plena efervescencia hippie, el pintor chileno Andrés Monreal le ofreció a Vicent pagar las consumiciones con cuadros. Fue el comienzo de una colección que hoy constituye una amalgama desordenada de estilos, expuesta junto a sus famosos jamones.

Sombreros de cuerda y abalorios en Ibiza, por El Guisante Verde Project

Entre vestidos de gasa, sombreros de cuerda, esparteñas, abalorios que nos invitan al disfrute, a la calma, la convivencia parece haberse resuelto hoy en día en una animada mezcla. Observar como niños y mayores disfrutan de una exhibición de capoeira en Santa Gertrudis, animando la plaza con su coreografía, es una muestra de ello.

Nos acercamos a Benirrás, tenemos suerte y encontramos allí, aunque es jueves, el ritmo de la percusión, la ceremonia de los tambores que acompaña a la puesta de sol, un ritmo que invita al abandono, a la meditación en movimiento, que va incrementando su cadencia a medida que el astro solar se adentra en el horizonte.

Ceremonia de los Tambores, Cala Benirrás Ibiza, por El Guisante Verde Project

Contemplar la puesta de sol es un rito, cada isleño nos va a contar que tiene una cala o una atalaya favorita para observarla, y recorrer la zona norte de la isla, con paisajes más abruptos, nos ofrece miradores improvisados para los que buscamos despedir el día a solas.

Puesta de Sol en Cala Benirrás - Ibiza, por El Guisante Verde Project

Benirrás, sin embargo, se abre al visitante, quiere hacernos participe de la importancia de este viaje del sol hacia la oscuridad, pone el énfasis en el momento presente y el islote, Cap Bernat, el “dedo de Dios”, que sobresale ante nuestra mirada, contribuye a enmarcar el espectáculo que la naturaleza nos ofrece cada día. No es la mejor playa, está descuidada, con restos de las fiestas improvisadas en su arena. Decadencia que acentúa en parte la nostalgia por el espíritu libre de épocas pasadas. 

Terminar la jornada en el Restaurante 2000, con una sencilla y rotunda parrillada de pescados autóctonos es una celebración acorde, sin duda, con el ambiente creado por los tambores.

Parrillada pescado en Restaurante 2000 - Ibiza, por El Guisante Verde Project

La finca ecológica Can Muson nos deparaba una de las mejores sorpresas del viaje, María Marí Colomar, es una payesa reinventada. En el taller para preparar un postre típico de la isla, el Flaó, ella es nuestra anfitriona y el trabajo se convierte en toda una declaración de intenciones de su modelo de vida, que aspira a contagiar a cuantos más mejor. Nos habla de la historia reciente de Ibiza, con la explosión de la moda, la industria textil, las gasas, los degradé que se convirtieron en icono y se exportaron a medio mundo. Éxitos y fracasos, nuevas demandas la situaron en el negocio de la decoración hasta que aparece en su vida la ecología. María vive hoy por y para la finca Can Muson, un espacio de 65.000 m2, un proyecto de divulgación, conservación y sobre todo un sueño. Mantener y recuperar cultivos, animales como la cabra pitiusa, la gallina o el cerdo negro ibicencos.

Cartel Cabra Pitiusa en Can Muson - Ibiza por El Guisante Verde Project

El proyecto S´lot verd, el niño verde, es su apuesta por un futuro mejor, su objetivo son los niños. María quiere que recuperaren el contacto con la naturaleza y con la vida tradicional de Ibiza. Comprobar que son muchas las familias y chefs los que se acercan a realizar la compra diaria en este mercado al aire libre, nos habla de cómo esta risueña y entusiasta mujer va sumando hitos.

Escucharla es una inyección de optimismo, es una isla dentro de la isla, una lucha frente a modelos consumistas y una invitación a detenernos y contemplar con otros ojos lo que nos rodea.



Preparar el Flaó es solo una excusa para tener las manos en la masa, para tocar y compartir. La hierbabuena y la ralladura de limón ponen la nota olfativa, las ramas de romero con las que limpia el horno de leña, nos mantienen atentos a la tarea. Es una lucha contra la prisa y el estrés, nos lleva casi dos horas ver el resultado salir del horno y sonreímos como niños satisfechos, que además reciben el premio de probar la Coca, la butifarra..., parece que el aire de la finca ha estimulado nuestro apetito.

Comer en unas antiguas escuelas, la Oleoteca Ses Escoles en Sant Joan de Labritja, parecía adecuado después de reflexionar sobre niños y futuro. Un espacio que nos acerca también a uno de los cultivos característicos de la isla, los olivos.

Oleoteca Ses Escoles - Ibiza por El Guisante Verde Project

El mar es generoso en Ibiza, y el pescado de roca está presente en casi todas las propuestas de Guisat de Peix y Bullit de Peix acompañado o no de arroz. Terminar la comida con Greixonera o Flaó y licor de hierbas ibicencas es lo suyo. En terrazas como la del Restaurante El Carmen, en Cala d'Hort, los platos son sencillos y rotundos, las vistas hacen el resto...

Restaurante El Carmen en Cala d'Hort - Ibiza por El Guisante Verde Project

Todos los habitantes de la isla parecen latir al ritmo de las migraciones turísticas, la adaptación es una constante, la flexibilidad una competencia bien desarrollada. Una conductora que durante la época baja, de octubre a mayo, se transforma en una consumada senderista, descubriendo rutas y rincones recónditos, suscita todo nuestro interés y ya hemos anotado que los cielos de Octubre son especiales.

Acantilados - Ibiza por El Guisante Verde Project

Paisaje Pinos - Ibiza por El Guisante Verde Project

Por eso decidimos caminar entre los pinos y sabinas, que en forma de vigas sustentan las casas payesas, de la costa noroeste y que a cada paso nos invita a asomarnos a los acantilados. Almendros, higueras, algarrobos, olivos..., Ibiza es una isla verde, tal vez emulando esas praderas bajo el mar.

Es Canar - Ibiza por El Guisante Verde Project

En Es Canar, donde podemos tomar el ferry para Formentera, es donde ese bosque bajo las aguas parecía llamarnos más fuerte, los tambores en la cala de Benirrás resonaban en nuestro recuerdo creando el ambiente propicio para sumergirnos en su busca.

Kayak en Cala d'Hort - Ibiza por El Guisante Verde Project

Acudimos finalmente a su llamada en Cala d’Hort frente al impresionante islote de Es Vedrá, para imitar a los navegantes fenicios y bordear la costa remando. Raul, un ibicenco que se presenta como un apasionado del mar, nos invita a fluir, a acompasarnos con el ritmo de las olas, ofreciéndonos durante el recorrido detalles no sólo de la flora y la fauna de Ibiza, también de su historia y sus leyendas. La Torre des Savinar, también conocida como la torre del pirata, nos observaba desde lo alto mientras la posidonia tiraba de nosotros.



En realidad la posidonia ha acompañado nuestro viaje por la isla desde el inicio, ya que David Reartes nos contó en su restaurante Lips sobre la Platja d’En Bossa que usan las cenizas de posidonia para salinizar sus platos. Sobre los tejados payeses la posidonia seca constituye un perfecto aislante. Nos atraía como las sirenas a Ulises haciendo que tuviéramos que parar una y otra vez para acercarnos al agua.

Restaurante Lips Reartes - Ibiza por El Guisante Verde Project

El agua estaba fría, pero los verdes ondeantes nos esperaban para mostrarnos la riqueza del fondo. Dicen que Es Vedrá es un espacio de silencio, y nos ofrece su mejor música bajo el agua. Tal vez sólo este al alcance de quienes se acerquen sin ideas preconcebidas hasta la isla en primavera u otoño, fuera del bullicio, a este lugar único. De cualquier forma, esa mole de casi 400 metros que se alza ante nosotros es ya uno de nuestros amigos en Ibiza, al que seguro, tendremos que volver a visitar. Es Vedrà es una reserva natural donde las fuerzas telúricas de la diosa fenicia Tanit siguen presentes mezclándose con las numerosas leyendas nacidas al abrigo de sus acantilados. Magón, hermano de Anibal o los vikingos, entre otros, se dejaron poseer por la magia de esta isla y este islote, también nosotros nos llevamos parte del botín en nuestras cámaras y en nuestra memoria.

Es Vedrá - Ibiza por El Guisante Verde Project

Entradas Relacionadas
'Ibiza, un réquiem por la Fiesta'

6 comentarios :

  1. Un rosario de propuestas a cada cual más apetitosa. Tengo hambre de buceo y de productos del mar no digamos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces te está esperando Tawaki jejeje.

      Eliminar
  2. Genial reportaje Roberto sobre Ibiza..me dan ganas de volver pero fuera de temporada turística...cuando se encuentra más tranquila. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Merche Gallart, es la temporada en la que para nosotros resulta perfecta, un abrazo de la otra mitad de El Guisante, jejeje.

      Eliminar
  3. muy chulo el report. Te da la sensación de estar ahí. Con ganas de volver!! Y por cierto, genial el blog. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantados de llevarte Toni Martinez, jejeje, gracias por acercarte por aquí y comentar, es una ilusión escuchar que te parece estar ahí. ;-))

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial