enero 26, 2014

Postales desde Coimbra. Postcards from Coimbra

Fachada Capilla de San MIguel, Universidad de Coimbra

Ciudad de contrastes, mezcla de culturas, Coimbra, vio llegar a romanos, suevos, musulmanes, y cristianos. Ya no son el motor que impulsa su desarrollo, y no obstante, la ciudad está profundamente unida a las letras, que marcan su historia desde 1307, año en que comienza su andadura la universidad, a pesar de no ser constituida oficialmente hasta 1537, año de su traslado desde Lisboa.

Patio e Paço das Escolas, Universidad de Coimbra

Largo da Portagem, Coimbra

Ciudad de amores, celos, leyendas, traición y lágrimas, como las que derramó, antes de ser asesinada, Inés de Castro junto a los muros de la Quinta das Lágrimas, en cuya Fonte dos Amores los amantes del siglo XXI se juran amor eterno.

Ciudad del saber, de humanidades, de repúblicas que conspiraban contra la dictadura, capas y cintas que antaño se exibian con orgullo de carrera y curso, de novatos, padrinos y madrinas. Ciudad de nostalgia, y tal vez, una cierta decadencia que nos recuerda a la vieja Porto, como os mostrábamos en Postales desde Oporto.

Repúblicas de Coimbra

Tiempos Modernos, carteles publicitarios en Coimbra

Hubo un tiempo en el que el hombre creía que su futuro estaba predeterminado, escrito, era el destino y contra el nada se podía. La literatura portuguesa refleja como ese sentimiento, incluso en tiempos modernos, es cosa común en el país, especialmente entre las clases mas modestas. Y es tan profundo, que su principal manifestación musical, nombre propio en Portugal, es el fado, del latín fatum, destino.

Iglesia y Monasterio de Santa Cruz, Coimbra

Un canto que duele, que lo es todo, como lo definía Amália Rodrigues:

Amor, celos
Cenizas y fuego
Dolor y pecado
Todo esto existe
Todo esto es triste
Todo esto es fado


En Coimbra, muestra de su personalidad, el fado es diferente, sus guitarras se afinan un tono más bajo que en Lisboa, también difiere en el tamaño de las guitarras, con un sonido más bohemio y refinado que el lisboeta. Tuvimos oportunidad incluso de tararear emocionados en las Noites de Fado de Coimbra en  el Café Santa Cruz en la céntrica plaza 8 de mayo.

Contemplando la ciudad desde el otro lado del Mondego es la colina de la Universidad lo que llama nuestra atención. Un abigarrado conjunto de casas que esconde innumerables calles, callejones estrechos que de pronto se abren para mostrarnos los muros de esa fortaleza sagrada que es la Se Velha.

Se Velha, Coimbra

Ciudad de rincones, donde la luz resalta o oculta una puerta, una ventana; escaleras, torres, un laberinto urbano, realizado a escala humana, donde perderse no es un inconveniente, sino un objetivo. Descubrir que habrá al otro lado de esa curva, o al asomarnos a un mirador semiescondido tras un muro, caminar siguiendo conversaciones cuyo origen permanece oculto entre las vueltas y revueltas de las calles…

Ciudad Vieja de Coimbra


En temporada estudiantil el bullicio universitario, un constante sube-baja de aquellos que buscan el saber, la juerga, o incluso el amor entre paredes centenarias, olores y sabores que llegan de las tasquinhas, las risas producto de quien sabe qué conversaciones, o de cuantos vasos de ginjinha, llena las calles.

Calles de Coimbra

En verano, la luz y la sombra se juegan la supremacía sobre la ciudadela, por donde deambulan sufridos turistas que se vuelven atraídos y sorprendidos por el sonido de unos tacones que parecen volar sin esfuerzo por las adoquinadas y pendientes ruas.

Junto al Museo Nacional Machado de Castro, desde una terraza propicia para los propósitos más románticos, contemplamos las señas de identidad de esta colina, una puesta de sol que nos revela la Torre da Universidade, con su reloj marcando el paso de la vida que se desarrolla a su alrededor, la vieja Sé, y el río.

Universidad y torre del Reloj, Coimbra

La Sé y el rio Mondego, Coimbra

En sus calles y edificios encontramos una de las más típicas manifestaciones artísticas portuguesas, una auténtica industria, el azulejo, que cuenta con un fantástico museo en la capital, Lisboa. Aquí podemos contemplar, por ejemplo, la decoración del interior de la Iglesia de la Santa Cruz, que guarda, además, uno de los claustros más bellos de Portugal, el Claustro del Silencio, decorado también, como no podía ser de otra forma, por coloridos azulejos.

Iglesia de la Santa Cruz, decoración de azulejos

Claustro del Silencio, Monasterio de la Santa Cruz, coimbra

Para un viajero, recorrer las calles de Coimbra, marcadas con una rosa de los vientos, símbolo de grandes gestas, descubrimientos y lugares desconocidos, puede ser el comienzo de una gran aventura.

Calles del recinto universitario en Coimbra

25 comentarios :

  1. ¡Hola!

    Magnífico post, nos encanta el tono nostálgico - romántico que envuelve toda la descripción de la ciudad. La verdad es que visitar Coimbra es algo único y por supuesto el comienzo de una gran aventura. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo Luis López Lainez lo cierto es que parece que hemos empezado el año en tono nostálgico, jejeje, dicen de los portugueses que son los últimos románticos de Europa... ;-))

      Eliminar
  2. Portugal un gran país ¡Cuanta historia y cuanto arte! Nos gustó muchísimo, fue un viaje inolvidable.

    ResponderEliminar
  3. Excelentes fotografías y magnífica explicación.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graacias los tiramillas no nos cansamos de repetir que nos gusta el país vecino, y lo que queda...Un abrazo ;-)

      Eliminar
  4. Preciosa fusión de historia, color, ... por un momento viendo carteles parece que estás en el pasado ... algunas pareces que has sacado en las fotos me recuerdan a La Valeta en Malta ...
    Un excelente patrimonio el de Coimbra!. y excepcionales fotografías.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfonso thewotme, un dos en uno, viajas en el tiempo, te trasladas en el espacio a otras ciudades, jejeje. Un abrazo ;-)

      Eliminar
  5. Adoro Coimbra. La verdad es que se respira ambiente algo nostálgico, me recuerda a Porto en ese sentido. Los mosaicos, las calles, los edificios... son una preciosidad, pero me quedo con la tradición universitaria. Creo que tiene una de las universidades con más tradición de Europa y desde luego, razones no le faltan. Debe de ser genial ser estudiante ahí y vivir desde las trastadas del primer año hasta el día de las fitas...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Eva Una idea, un viaje, el ambiente es único, la visita anterior nos coincidió con el final del curso y los estudiantes ataviados con largas capas, increíble.. Coimbra tiene en parte la decadencia de Porto y la vitalidad y la luz de Lisboa. Un saludo ;-)

      Eliminar
  6. Estupendo post y preciosas fotografías de un destino que escala posiciones en mi lista de tareas pendientes.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alicia Bea por la visita. Te lo recomendamos, es una ciudad con muchísimo encanto, y además buen campamento base para otras.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Excelente post, chicos.

    Me encantó Coimbra, la ciudad de la Universidad... y del Fado. Me encantó sentarme en algunos de sus locales del casco histórico para escuchar las mejores y más melancólicas noches de Fado. Y esos estudiantes vestidos al estilo "Harry Potter" con sus togas negras me hieron ver en Coimbra una ciudad mágica.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio Ruiz jajaja, es verdad que parecen salidos de otra época. Y lo cierto es que en esta ocasión hemos disfrutado más del Fado , por algo se empeñan en decir que el de Coimbra es único ¿no?
      Un abrazo ;-))

      Eliminar
  8. Genial entrada chicos
    No tenía idea que Coimbra fuera tan bonito , así que anotado queda.
    Como siempre una entrada espectacular, hacia tiempò que no pasaba, pero veo que hay muchas cosas que me estaba perdiendo
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoola Bleid mira si nos gusta Coimbra que es nuestra segunda visita, y no hay dos sin tres, jejeje. Gracias, un abrazo ;-))

      Eliminar
  9. Preciosa Coimbra! no sé por qué no conozco más a fondo al país vecino, tiene delito conocer Lisboa y poco más. Tendré que poner remedio. Felicidades por tan preciosas fotos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caliope gracias, lo cierto es que ya son varias las visitas y siempre volvemos contentos, aunque nos duele ver lo mal que lo están pasando, con recortes muy duros y las carreteras nuevas y semivacias, volveremos, Portugal tiene mucho por ofrecer, seguiremos tentando...
      ;-)

      Eliminar
  10. Me encantó Coimbra, me encantó su aire universitario.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esas tunas.. Paco Piniella, la universidad nos atrae...¿por qué será?
      Un abrazo ;-))

      Eliminar
  11. Una ciudad que no pasa desapercibida.
    Con solo pisar su Universidad, callejear su centro histórico, ver las bonitas vistas, asombrarse con sus "repúblicas" o escuchar fado ya merece la pena.
    Magnífico post...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Grau, lo has resumido perfectamente, :) Gracias por el comentario!
      Saludos!

      Eliminar
  12. No sé qué tienen las ciudades portuguesas que le dan tantísimo encanto... Bueno, sí lo sé. ¡Tienen todo! Un abrazo fuerte, pareja :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón, Marta, son una auténtica maravilla.
      Un abrazo!

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial