noviembre 19, 2013

Los Guerreros de Terracota de Qin Shi Huang. En busca de la Inmortalidad

Detalle nave principal guerreros de terracota, Xian

Huang Ti, el Emperador Amarillo, vivió en los tiempos legendarios de China, antes de la historia escrita. Trabajó duramente para conseguir la paz y la prosperidad de su pueblo. Una tarea agotadora que le absorbió por completo, y para la que se sentía cada vez más cansado y viejo. Durante un tiempo, la búsqueda de la renovación física, el secreto de la longevidad, le hizo abandonar sus deberes de gobernante, sin resultado.

Museo de los Guerreros de Terracota Xian

Hasta que un día comprendió que el secreto está en el equilibrio entre las cosas. Libre de ataduras, volvió a gobernar al tiempo que profundizaba en su conocimiento del tao. Finalmente, logró fabricar la píldora de la inmortalidad, y se dispuso a realizar su último viaje.

Recorrió nuevamente su reino, y lo encontró pacificado, prospero y al pueblo contento. Un día luminoso, tomó la píldora mágica, y ascendió a los cielos a lomos de un dragón.

Guerreros de Terracota, Xian

Ese elixir de la vida llegó a obsesionar a Qin Shi Huang, el primer emperador de la China unificada, que se consideraba a sí mismo como un ser excepcional, muy diferente de los comunes reyes que le precedieron en el gobierno de las diferentes regiones. Por eso debía tener un lugar especial, no solo en el mundo terrenal, sino entre las divinidades, entre los inmortales.

Frente de la nave principal de los guerreros de Xian

En uno de sus viajes en busca de la isla de los inmortales, la muerte sorprendió a Qin Shi Huang.  El monarca había organizado con cuidado su lugar de reposo, y antesala de los cielos. Fue enterrado en un mausoleo, que es realmente un reino subterráneo, custodiado por un colosal ejército de figuras de terracota: caballos, carros, guerreros…

Carro del ejjército de terracota en el Museo de Shanxi

Ante nosotros, en formación, miles de figuras humanas de tamaño real, cada una con un rostro único, representando a las diversas etnias que poblaban el reino de Quin, mirando al frente, esperando una orden para comenzar a caminar. Y allí estábamos, absortos, hipnotizados ante esa visión, con el convencimiento de que súbitamente, el suelo comenzaría a temblar, sacudido por las pisadas de los guerreros.

Guerrero con Caballo, Xian Museo de los Terracotas

Actualmente solo podemos hacernos una vaga idea de la riqueza de este lugar. Las figuras resultaban inquietantemente reales, ya que se encontraban policromadas, portaban armas reales y tenían incrustaciones de plata y oro.

Lo único que ha sobrevivido al pillaje es la coloración de las piezas, aunque su contacto con el aire hace que se pierda en pocas horas. Ese es el motivo por el que no se ha continuado con la excavación, a la espera de un método que permita preservarla.

Guerrros y Caballos de Terracota, Xian

En China nada es sencillo, y la historia no podía ser una excepción. La figura del emperador siempre ha estado envuelta en la controversia. Su obsesión por la vida eterna, su megalomanía, y la crueldad de su comportamiento, tanto con sus enemigos como con el pueblo, fueron puestos de manifiesto por los filósofos confucianos coetáneos del gobernante, y, especialmente, durante la dinastía Han.

Sin embargo, cuando las enseñanzas confucianas se consideraron un impedimento para el progreso del país, y tropas extranjeras invadían China, el primer emperador vio su papel de reunificador nuevamente reconocido por los historiadores del Kuomintang.

Detalle Guerreros Terracota, Xian

Volvió a ser denostado durante la instauración de la República Popular, y su derrocamiento por el pueblo se explicó en términos marxistas de la lucha de clases, el pueblo contra el tirano.

Aunque, a partir de los setenta del pasado siglo XX su figura ha vuelto a ser considerada ejemplo de la figura del gobernante, con visión de futuro, unificador, pacificador y con mano dura contra aquellos elementos que desean la caída del estado.

Aspecto original de los guerreros de terracota, Xian

En cualquier caso, Qin Shi Huang no fue un hombre corriente. La figura del primer emperador sigue envuelta en el misterio, a lo que contribuye el hecho de que su cámara funeraria no se ha excavado aun. Su mausoleo, el ejército que debía conducirle y protegerle en su viaje a las estrellas es Patrimonio de la Humanidad.

Para nosotros, la visita a Xian y a la tumba del primer emperador es un viaje a la China legendaria.

Qin Shi Huang, finalmente, ha visto cumplido su ansiado deseo: es inmortal.

Guerreros de Terracota, Xian. Nave principal

20 comentarios :

  1. Hola chicos
    genial artículo, sobre Terracota
    Estuvimos este verano por allí y la verdad es que no nos defreudaron , solo empañado por la exagerada cantidad de gente en cada Hangar
    Habeis hecho que recuerde lo que me encantó este lugar y Xian en general
    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bleid que bien haberte traído buenos recuerdos. Desde luego nosotros lo visitamos a nuestras anchas. En cuanto a Xian, hay que quedarse allí unos días, los guerreros son el mayor reclamo, pero la ciudad merece ser recorrida, lo pasamos fenómeno.
      Un abrazo ;-))

      Eliminar
  2. Los vi en el Museo Guggenheim de Bilbao, bueno unos cuantos... Lo impresionante es verlos a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Varenka tienes razón, la exposición del Guggenheim sobre China ha sido una de las mejores, y sí, aunque ya teníamos referencias, ver todas esas hileras en formación impresiona, daba la sensación de que iban a cobrar vida de un momento a otro...

      Eliminar
  3. Para los q China está cada vez más lejos...aparecen post como este, y después de expos como esta: hasta 2 de marzo de 2014 en la sala de exposiciones del Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa (plaza de Colón 4, metro Colón)....La historia de Había una vez un rey, un rey joven de apenas trece años... Qin Shi Huang, Primer Emperador de la Gran China, que buscó la vida eterna y la encontró a través de Guerreros de Terracota después de su muerte....se acerca de manera mágica!
    Besitos y gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ana afilando los dientes para ver si podemos acercarnos a verla. Qué bien acercarte, aunque sea un poquito a este pais-continente. Besos y mil gracias por el recordatorio;-))

      Eliminar
  4. Jo, pues ¿os podéis creer que yo me quedé un poco defraudada con esta visita? Era uno de los lugares que más ganas tenía de visitar y sin embargo me quedé algo desilusionada tras la experiencia. Tal vez por la masificación turística (estaba a tope de gente), tal vez porque no se puede llegar a ver las esculturas de cerca... no sé. Creo que me dejó un poco indiferente y de hecho recomendaría a la gente saltarse esta visita... Pero al final cada uno tiene sus propias vivencias. Está chulo, en todo caso, recordar mi paso por allí, pensar en la cantidad de años que todo esto estuvo oculto, y que son unas esculturas espectaculares :)
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una idea un viaje desde luego cada viaje es único, y las expectativas con las que llegamos a un lugar nos influyen y mucho. Para nosotros era un sueño, viajar con Roberto, que tiene experiencia de campo como arqueólogo, también ayuda, jejeje, y tuvimos suerte, estuvimos varios días en Xian y no encontramos esa masificación.
      Un saludo ;-)

      Eliminar
  5. Sencillamente impresionante. Las esculturas son preciosas, pero la vida del emperador no tiene desperdicio, gracias por contárnosla. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los tiramillas que bien que os haya gustado, bucear en la historia y el contexto nos hace admirarlas más. Besos ;-)

      Eliminar
  6. Yo recuerdo que me quede extasiada ante este "colosal ejército de figuras de terracota: caballos, carros, guerreros…" no me quería ir, cosa que me suele pasar a menudo.

    Por lo que veo, tuvimos suerte, no había demasiada gente y pudimos estar todo el tiempo que quisimos. ¡La cantidad de fotos que sacamos!

    谢谢(xie xie)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MertxeGL, si que tuvimos suerte, si. Y tu te enganchas cuando te gusta un lugar, desde luego merece la pena dedicarle tiempo, a veces me parece increíble que hayamos estado allí, las fotos ayudan ¿no?, jejeje ;-))

      Eliminar
  7. ¿Se moverán cuando nadie los ve como los muñecos de Toy Story? jejeje.
    blog.weareroamers.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Gonzalez Alberola es una buena pregunta, alguno ya le ha sacado partido en una película de acción... y en el plano artístico, las figuras de Juan Muñoz invitan a pensar precisamente en que hacen las obras de arte cuando no estamos. Y los blogs, ¿hablarán entre ellos? ;-)

      Eliminar
  8. A mi estos guerreros siempre me han parecido enigmáticos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo son de verdad, Rubén lugares que visitar, nosotros teníamos la sensación de que en cualquier momento se despojarían del polvo que los recubre y comenzarían a andar hacia nosotros. :)

      Eliminar
  9. Completamente alucinante!! Interesante y misterioso. Me encantó la entrada. Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que tiene algo de fascinante este lugar, Amparo Muñoz, y la de sorpresas que aún guarda esa montaña en su interior… ¡Gracias por la visita!

      Eliminar
  10. En Agosto era igual pero con mássssssss muchos más chinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginamos hordas de chinos, Paco Piniella recorriendo el lugar… Nosotros tuvimos suerte, la verdad es que hasta nos sorprendió la poca gente que había; claro que fue hace algún tiempo, :)
      Saludos!

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial