septiembre 01, 2009

California, de Cine en Cine


Visitar California y no recorrer su geografía a través de unas gafas solares con filtro de celuloide es algo, simplemente, impensable, o cuando menos, injusto. Y diría que imposible.

A pesar de la industria tan abusivamente comercial en que se ha convertido (sin negar algunas películas excelentes que sólo la tecnología hollywoodiense es capaz de apoyar), California atesora, como tantos otros lugares de los Estados Unidos, un inconfundible conjunto de rincones que el buen cine ha hecho reconocibles y familiares, iconos puros, para cualquiera que haya disfrutado alguno de los géneros del cine estadounidense del siglo XX. Pero esto forma parte de otro artículo que próximamente podrás visitar aquí.


Sin duda, muchos viajeros buscan el paseo de la fama y las estrellas en Hollywood Boulevard, Los Angeles, y anhelan cruzarse con algún miembro del star system por Sunset Boulevard en Santa Monica, al sur de California; sin embargo, es posible que pocos hayan tenido en cuenta añadir a su recorrido de turista o viajero curioso la visita de algún cine, entre los muchos que hay, no ya en el sur, donde se concentra gran parte de la industria, sino incluso en el norte o centro del estado, especialmente en torno a San Francisco y sus alrededores.

Y no se trata sólo de visitar en esta ciudad el cine del Castro, quizás más conocido por ubicarse en el meollo del barrio gay más antiguo del país, allá donde Harvey Milk comenzó su carrera política para defender los intereses de la comunidad homosexual antes de ser asesinado por ello. Si el Castro bien merece una visita externa al ser uno de los escasos edificios para exhibición cinematográfica que quedan en activo de aquellos locos años 20, su interior no desmerece, por su estilo ecléctico, su magnífico telón y su estupendo órgano, un atento paseo y, por supuesto, una sesión de cine.


El Castro presenta un programa heterogéneo que proyecta selectos estrenos de los directores de culto del momento (como Tarantino), una serie de festivales temáticos y nacionales (cine erótico, cine alemán o español) y clásicos hollywoodienses, sin duda lo más interesante por estar en el lugar que las vio nacer.

Pero el Castro no es una excepción, y numerosos pueblos de California mantienen su cine, muchos de ellos de los años 40 y 50, con una estética moderna derivada del art-deco llamada streamline moderne que nos recuerda con sus neones la cultura del diner (nota del editor: podéis leer nuestra entrada dedicada a estos lugares, American Diner), y a los anuncios con las mujeres enfundadas en vestiditos chocholísimos orgullosas ante su nueva y tecnificada lavadora. En ellos, dependiendo del tamaño del pueblo donde se ubican, se exhiben los taquillazos del momento o bien se mantiene una línea discreta de cine independiente: es, por ejemplo, el caso del Varsity en Davis, al norte de San Francisco, ciudad que acoge además una de las sedes de la conocida Universidad de California.


Las ciudades un poco mayores se permiten el lujo de disponer de programas algo más variados, alternando una clara apuesta por el cine internacional de calidad procedente de principales festivales reconocidos, con algunos títulos del cine de culto más reciente, como es el caso del Tower Theatre, en Sacramento, capital del estado.

En este caso, como otros, el cine pasa por una continua etapa de dificultades financieras que lo mantiene al borde de su desaparición por su escasa competitividad ante las nuevas multisalas de los centros comerciales cercanos, lo que da lugar a iniciativas como Save the Tower Theatre.

Para solventar estos problemas, otros, como el Crest también en Sacramento, y restaurado a su estética art-decó de los años 40, optan por ofrecer conciertos de calidad, conferencias o mítines políticos que incluyen en su programación.


Sin embargo, quizás una de las mejores y exclusivas experiencias sea la del cine Stanford en Palo Alto, cuyo programa está al nivel de prestigio de su afamada y también polémica Universidad. Este cine se dedica en exclusiva a ofrecer ciclos de películas de la edad de oro de Hollywood. La Fundación que lo mantiene (The David and Lucile Packard Foundation) está comprometida también con la restauración de dichas películas, en colaboración con la UCLA Film Archive.


El interior ha sido bellísimamente restaurado según la decoración original de 1925 y la experiencia de ver películas ya viejas -que muchos sólo hemos podido disfrutar en televisión-, ahí mismo, en pantalla grande, devuelven la grandiosidad del cine a su justo lugar. El órgano Wurlitzer que surge del escenario en los intermedios es solamente una maravillosa muestra de cómo los cinco sentidos (pues sin duda, se babea de gusto y se tiembla en la butaca de emoción) ponen a prueba al viajero.

Los programas dobles que ofrecen son excelentes, y vemos desfilar desde John Wayne con su rifle hasta los zapatos de claqué que hacían volar a Fred Astaire. Palo Alto tiene además una buena variedad de restaurantes en University Avenue y un par de librerías y cafés con las que completar una tarde cultural.


Literalmente, California tiene recorridos de cine(s). Quizás, y para terminar la jornada y poner la guinda al postre, podemos viajar a tan sólo hora y media de Palo Alto, donde el restaurante y hospedaje Mission Ranch nos espera en la costera y elegante Carmel by-the-sea, un hermoso lugar ante el Pacífico donde cenar unas estupendas baby back ribs a la llama de unas velas; no es difícil que su dueño, Clint Eastwood, se pase un rato por el bar, donde toma una copa con sus amigos de toda la vida.


Texto e Imagen: The Littera Project
Edición: El Guisante Verde Project

30 comentarios :

  1. California se convirtió en la sede de la industria del cine hace ya bastantes años, después de que sus magnates abandonaran New York City.
    En sus ciudades y pueblos, los cines son, en muchos casos, un ancla que nos lleva directamente a un pasado mucho más glorioso, en cuanto a locales de proyección se refiere, y que son ya parte de la historia, tanto del cine, como de los propios Estados Unidos.
    Nosotros, desafortunadamente, no acudimos a ninguno, aunque esperamos hacerlo en un futuro no demasiado lejano. De momento, tenemos que conformarmos con leer la entrada, que no es poco. :-)

    ResponderEliminar
  2. oye, aún no he leído la entrada, pero la leo en un ratín. Lo que venía a decir es que me encanta el cambio de look del blog.
    No me gustan nada los blogs de fondo negro y letra blanca porque me cuesta mucho leerlo, como que hacen daño a la vista.
    Ahora está estupendo! Muchas gracias!!

    Luego vuelvo!

    ResponderEliminar
  3. Lo siento, pero a mí me pasa lo contrario que a Isi ¡no veo las letras!.
    Supongo que es por el navegador (Internet Explorer), pero ahora no veo las letras, solo el fondo oscuro y alguna palabra que esté en otro color, como los enlaces.

    He tenido que ir seleccionando todo para poder leer el texto.

    Oh, campos de soledad, oh, mustios collados.

    Respecto a la entrada, a mí me encantan los cines antiguos, y como decís, ver una película clásica, de las que ya parece que solo puedes ver en DVD o TV, en pantalla grande.
    Hace años, cuando era estudiante y había más cines en Madrid, veía clásicos en el Bellas Artes y otros sitios que ya no existen. Recuerdo haber visto en v.o.s. y pantalla grande: "Arsénico por compasión", "El rato de Bunny Lake", ....
    Ahora voy a la Filmo (de pascuas a ramos)

    ResponderEliminar
  4. Isi, pues nada espero que vuelvas, y me alegra que te guste el cambio, jejeje.

    Loquemeahorro, que me dices!!, ahora mismo estoy usando Explorer y se ve bien. Con Firefox y Safari también. Primero se carga el blog como estaba antes, con el fondo negro, y luego (cuatro segundos o así), el fondo nuevo. Jo, espero que no sea general..., pero no le veo manera de saberlo porque ya te digo que en el trabajo utilizo iE, y va bien.
    No se que decirte :-(

    Los cines antiguos... Aquí no queda prácticamente ninguno. Todos son multichiringuito, y por supuesto de pelis clásicas nada de nada. Una pena.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Un voto por el diseño nuevo!
    Yo lo veo fabuloso, es cierto, me gusta mucho más que el anterior, estoy con Isi.
    La entrada, como siempre, fíjate que voy corriendo a Guión original para decírle que venga por aquí...¡las cosas buenas hay que compartirlas con los amigos!
    Ya les cuento en mi blog que llegó a Mi Librería la representación oficial de Los Guisantes...¡próximo comentario!¡no se lo pierdan! Mil gracias por el libro...¡qué detalle, qué detalle, amigos!
    Un beso,
    AD.

    ResponderEliminar
  6. jeje, nunca se me había ocurrido que se hicieran unas visitas a los cines de California. Me ha gustado mucho el interior del cine Stanford, porque da la sensación de teatro antiguo; en teatro Emperador de León tiene también un aire a ese cine.
    Y el de la fachada blanca me ha gustado mucho también.
    Jo, te imaginas que vas a cenar y te encuentras a clint?? eso sí que sería como estar en el cine!! (aunque ahora pienso que sin maquillaje ni pistola ni nada, igual le confundes con un abuelete!!)

    Bueno, siento no haberlo leído antes, pero ¡¡¡¡ tuve que ir a aprobar un examen !!! (el deber me llamó)

    ResponderEliminar
  7. Un comentario rapidísimo para decir que me gusta la nueva decoración de vuestra casa. Loque, también yo uso explorer y no tengo ningún problema.
    Por la noche vuelvo a leer con tranquilidad y comentar.

    ResponderEliminar
  8. Hola Guisantes!

    A mí también me gusta el nuevo rostro de vuestro blog!

    Salvando las distancias, leer está entrada me ha hecho recordar lo que he leído (y aún se deja apreciar) acerca del esplendor y decadencia de las antiguas salas de cine en Lima: sus fachadas y decoraciones imponentes. Para bien o para mal, ahora proliferan las multisalas.

    Saludos,
    R.

    ResponderEliminar
  9. Ade Que alegría!! Saber que ha llegado ya un trocito del Guisante por esas tierras... esperamos que algún dia sea el Guisante al completo :-D, el que lo haga.

    Isi, enhorabuena!!!, si es que te da para todo!!
    Pues sí, no es que se visiten los cines como objeto turístico, pero sí que resulta otra forma, diferente, de recorrer California.
    Que suerte que al menos en León, quede alguno de estos cines.

    Lammermoor, gracias, esperaremos tu visita!!, y bienvenida!!

    Gracias R por tu visita. A pesar de la globalización que nos inunda de multisalas, sería interesante y precioso recopilar todos esos cines y teatros en un libro.


    Nos alegra que os haya gustado el cambio de look, que ha sido poco, la verdad; a ver si podemos solucionar los problemillas que ha generado.

    Saludos a todos!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Guisante, ya he vuelto ...
    Me encanta el nuevo look, se lee mejor.
    ¡Qué lujazo contar con la colaboración de Monika y de Alvaro! Besos para los dos. Dejaremos la visita de algunos de los cines que citáis para otra ocasión...
    Yo me quede con mucha pena de ver una película en India.
    En Sri Lanka pudimos entrar a una “sala” de cine que estaba vacía de un pequeño pueblo, no veáis que sala de butacas, en realidad eran sillas y que sistema de proyección, que muebles, que ventanuco, que aparatos eléctricos, ... Mereció la pena verlo.
    Guisante ¿nos vemos este finde, aunque sea el domingo a la tarde?

    ResponderEliminar
  11. Guisantes, una que usa Chrome lo ve bien. Mejor que bien, pues me encanta la nueva decoración.

    A lo mejor loquemeahorro debería actualizar la versión de su Explorer; últimamente, las más antiguas, incluso IE6 o IE7, están dando problemas con bastantes foros, blogs y demás.

    Por lo que respecta al comentario de Isi, ¿a que todavía le pongo al mío las letras rojas? :P

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Azote no te enfades, pero no se por qué me cuesta mucho leerlo en los blogs con esos colores. Y eso que me revisé la vista hace justo un año y me dijeron que estaba bien; igual es de estar cansada o algo, pero no los leo bien.
    Incluso si la entrada es larga, la intento leer de dos veces (en el de Hilario me va bien, porque son cortitas, jeje).
    Bueno, pero es una opinión, no me azotes!!!

    ResponderEliminar
  13. El estilo se ve bien, únicamente puede ser por versiones antiguas del navegador. De hecho, a mí me encanta como os ha quedado :)

    Coincido con Isi en las páginas negras con texto blanco, o claro, sobre todo si el tipo de letra es pequeño. No es que me moleste demasiado leerlo, aunque cuesta más que con uno de fondo blanco, es que luego cambias de página (o de aplicación en el ordenador) y te pasas varios segundos viendo las letras flotando, como en los dibujitos estos que se veía un rostro tras pasarse medio minuto mirando cuatro manchas en un papel :D

    En cuanto a la entrada, que es lo interesante aquí, me ha encantado. Por desgracia, el lado romántico del cine se va perdiendo, y nos queda la "industria del cine", los "multicines" de tropecientas salas (y la SGAE, pero eso ya es otro cantar).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Confieso, completamente avergonzada, mientras me doy latigazos virtuales en la espalda, con el rostro hundido en la más miserable de las miserias.... que no me dí cuenta de que habían cambiado el diseño... ya sé, ya sé...no digan nada...
    Y me encantó el post, que leí sin darme cuenta de nada, como les dije, no tenía ni idea de que hubiera cines tan interesantes por California.. siempre aprendo..
    menos a ser más observadora, claro.

    Qué verguenza!!!!

    ResponderEliminar
  15. Marchando una de domingo Mertxe, jejejeje. Sí es un lujo leer post así, y, una vez más queda claro que te encantó el viaje a Sri Lanka, al final acabaremos volando allí. Por cierto, que no recordaba esto que comentas del cine, y seguro que fue chulo.
    Ver una película en la India tiene que ser un espectáculo, otra vez será, digo yo.
    Pdta. no trabajes mucho, que es malísimo para la salud. :-D

    Azote gracias. Que bien que te guste, y que lo veas sin problemas. Utilizas Chrome, mmm, a la última.
    Un abrazo.

    Isi, Hilario ha hecho en su última entrada una defensa a ultranza de las letras blancas sobre fondo negro, con el que estoy de acuerdo. Para nosotros era hora de cambiar, aunque fuera un poquito.
    Ah, y el amigo Clint debe ser bastante parecido al natural, y no es raro encontrarle en su bar...
    :)

    HomoLibris, pues nada, bien, me alegra que os guste!, si lo se, lo cambio antes, jejejeje.
    Y la entrada también, claro!, aunque esta vez el mérito no es nuestro. A mi me gustó mucho, igual es porque en el fondo soy un sentimental... Y es, como dices, una lástima pero esa parte de romanticismo que ha tenido el cine se va perdiendo, y en ello tiene mucho que ver la desaparición de las salas clásicas.
    Saludos!

    Estodevivir, por favor, deja el látigo, que no es nada recomendable, jjejejeje. En tu defensa diré en primer lugar, que si tienes una pantalla de menos de 17 pulgadas, puede, perfectamente pasarte desapercibido el cambio, porque apenas se ve el nuevo fondo.

    En segundo lugar, y lo más importante de todo: me encanta que hayas leído la entrada sin darte cuente del cambio, porque eso significa que realmente te gustó.
    :-D
    Al fin y al cabo, es lo importante, ¿no te parece?
    Un abrazo!, y gracias por la visita!

    ResponderEliminar
  16. Me he bajado el Mozilla, y he podido cambiar las opciones de colores (el IE es corporativo y no me deja cambiar nada), y ¡¡veo la luz!!
    A-le-lu-ya!!!

    Bueno, un poco raro sí que se ve, pero puedo ver!!!

    bss

    ResponderEliminar
  17. Uhhh! ¿Como raro?, deberías verlo sin problema. ¿O es que no te gusta? :-((((

    Cuando cargas el blog, durante unos segundos tres o cuatro, lo que ves es todo un fondo negro donde solamente destacan las fotos, y el texto de colores.
    El texto no se ve porque es negro.

    Después de esos tres o cuatro segundos, se carga una especie de telón floral, en tonos marrones bastante oscuros, en los laterales, y por el centro es convierte en un marrón clarito y semitransparente, en el que el texto ya se lee sin problema, pero ya te digo todo eso debería pasar muy rápido, casi sin darte cuenta.

    En fin, lo que importa es que lo veas, jo ya me tenía agobiado.

    Ale, buen finde!!!
    :-D

    ResponderEliminar
  18. De verdad hay un fondo floral????
    Yo no veo nada de eso, en IE lo veo como dices que después se me debería quitar, oscuro sobre oscuro, y en Mozilla, veo un fondo blanco y letras negras, y de flores, pues ni ídem

    Oye, que gracias por el interés, pero que no importa, en todo caso, ya lo leía copiándolo o cómo fuera
    ¡¡todo menos quedarme sin mi ración de guisantes!!

    (hay que ver lo que entretiene este tema)

    ResponderEliminar
  19. Cierto, si que entretiene...
    Haces bien en no perderte la ración de guisantes, jajajajaja, son buenísimos para la salud! :-D, ah, y que sepas que tengo lista una entrada para que vayas preparando el horno... :-)))

    Por cierto, mira esta dirección porque deberías ver las entradas sobre ese fondo:
    http://www.thecutestblogontheblock.com/free/free-backgrounds/item/594/asInline.html

    ResponderEliminar
  20. Nos gusta el nuevo look pero también el antiguo era muy bonito.
    Bueno, pues nosotros estubimos en un cine en Davis (California)viendo una película que no se había estrenado en España, WALL·e, que por cierto nos gustó mucho. Contamos con la gran suerte de tener intérpretes a nuestro lado, aunque esta peli se comprende perfectamente sin saber inglés.El cine en sí era modesto pero acogedor,semejante a nuestros antiguos cines de barrio.

    ResponderEliminar
  21. En San Francisco, en cambio, no he estado nunca –habrá que pensar en poner remedio a este asunto- pero la entrada me ha parecido interesantísima: otra forma de ver la ciudad, seguramente fuera de los tópicos habituales.

    También he leído lo que decís de Egipto y de McCarthy. No comento todo por no agotar (y porque de Egipto no sé casi nada ...), pero con lo que apuntáis de la novela me han entrado ganas de leerla: aunque he oído hablar muchas veces de la famosa Trilogía dela Frontera, de este autor sólo he leído La Carretera.

    xG

    ResponderEliminar
  22. Hola XGaztelu
    ¿cómo que agota?, comenta, comenta.
    La verdad es que California tiene mucho por ofrecer, más allá de los tópicos.

    En cuanto a McCarthy, Roberto está entusiasmado, aunque en la trilogía se nos ha colado Meridiano de Sangre, ya te contaremos...

    ResponderEliminar
  23. Echo de menos en este artículo de los cines en California alguna referencia a los cines medio abandonados de la calle Broadway en Los Angeles o a los restaurados de Sunset Boulevard. Hace unos años estuve por California y también tuve ocasión de ver el Castro en San Francisco. Me gustan mucho estos clásicos modernos...
    (Ala, Maribel, ya he comentao)

    ResponderEliminar
  24. Bienvenida Alice, por fin, yupi... (Maribel me secunda en esto). Tomamos buena nota de tu comentario, aunque creo que el motivo de esta ausencia, es que ni nosotros ni nuestro equipo americano -ahora de gira-, hemos estado en Los Angeles; si en nuestra tercera visita a California aterrizamos por allí, seguro que nos daremos una vuelta para verlos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  25. ¡Los cines!
    Justo hoy estaba yo también recordando la visita a un cine mítico en una ciudad impresionante. Al igual que la industria de Hollywood creció, también en India han logrado dar con la tecla y su Bollywood produce una cantidad de películas al año nada despreciable.

    Si vais a Jaipur también hay que pasar por su cine y disfrutar de una sesión, el Raj Mandir

    ResponderEliminar
  26. JAAC@SltCnmg queda anotado para nuestra asignatura pendiente con este país...India, que se nos escapa.
    Nos resultó chocante encontrar en el Jungfrau ( o la Jungfrau por aquello de "la doncella") en Suiza una avalancha de Hindues en sandalias por la nieve atraídos por los paisajes suizos que tanto gustan en las producciones de Bollywood!!
    Y a rescatar cines.
    ;-)

    ResponderEliminar
  27. Me ha encantado la entrada!
    No te conocía pero te sigo!!

    milittletreasure.blogspot.com

    ResponderEliminar
  28. Bienvenida Nere y qué vivan los cines con historia!! ;-)

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial