agosto 14, 2008

Caperucita en Manhattan, Carmen Martín Gaite

Portada de Caperucita en ManhattanEs agradable reencontrarse con viejos amigos, y aun lo es más cuando esos amigos te han regalado tantos momentos especiales.

Volver a Martín Gaite y recorrer con ella las calles de Brooklyn y Manhattan es un auténtico regalo. Mi idea de New York era borrosa cuando leí por primera vez este cuento para adultos. Hoy, tras nuestro viaje a la gran manzana, es luminosa, clara, vibrante, y las imágenes están más recientes en mi memoria, cuando seguimos a Sara Allen por Columbus Circle, los alrededores del Lincon Center, Central Park…

Una preciosa metáfora de la Libertad, que te hace ver con otros ojos la estatua regalo de Francia en 1885 y realizada a imagen del la madre del escultor, Mr. Bartholdi...

Central Park New York

Recorrer sola Central Park, adentrarnos en nuestros miedos, mirar a la Libertad a los ojos… Como dice Antonio Muñoz Molina en “Ventanas de Manhattan”, en New York no soy Nadie, soy un don Nadie, y a la vez soy más yo que en cualquier otro sitio… Leed, reencontrad, disfutad, es agosto!!

8 comentarios :

  1. Un día de estos ... , tengo que hacerme con una lista de los libros que recomendais en este blog y en la página web y que me apetece leer. Luego decidiré por cual empezar.

    ResponderEliminar
  2. Es una buena idea Mertxe, porque los libros te ayudan a viajar, soñando, preparando o, simplemente, recordando el viaje. Como muestra aquí tienes un fragmento de Caperucita en Manhattan:
    "Manhattan es una isla entre ríos. Las calles que quedan a la derecha de Central Park, y corren en sentido horizontal terminan en un río que se llama el East River, por estar al este, y las de la izquierda, en otro: el Rio Hudson. Se abrazan uno con otro por abajo y por arriba. El East river tiene varios puentes, a cual más complicado y misterioso, que unen la isla por esa parte con otros barrios de la ciudad, uno de los cuales se llama Brooklyn, como también el famoso puente que conduce a él."

    ResponderEliminar
  3. Tomare en cuenta esas recomendaciones , las echare un vistazo y si me convencen a por ellas!!

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Esperamos que te gusten, de verdad. Si has navegado un poco por el blog, verás que los libros que recomendamos siempre están relacionados con viajes, aunque no se trate de literatura de viajes.
    Otro aspecto que consideramos importante es que citamos libros que hemos leído, y que nos han parecido interesantes (aunque claro, esto es subjetivo).
    Por otra parte, en nuestra sección Ad Lucernam de la pagina web (el enlace a la página está entre las dos presentaciones de fotos), puedes encontrar la lista completa, hasta hoy, de los libros que recomendamos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Los del guisante os quejáis de nuestro silencio, no es pereza de verdad, es que la recuperaciòn está siendo lenta, el viaje a USA nos dejó un poco magullados.
    Ahora estamos recordando lo bien que lo pasamos con vosotros en Nueva York, hay cosas que no olvidaremos como la vista panorámica por la noche desde el Top On The Rock, el concierto de Jazz en Columbus, y como no, pasear por el puente de Brooklyn, patear avenidas, pasear por los barrios como Chelsea Meatpaking District o Greenwich Village, Brooklyn museos, escuelas de arte en fin,una locura maravillosa. Y para reponer fuerzas y oxigenarnos Central Park. ¿Recordáis la escena del puente de los besos? y sus maravillosos lagos? y al que se durmiò en el banco?
    ¡Central Park que bonito eres!.
    ¡Ay New York,New York!

    ResponderEliminar
  6. Varias veces he tenido este libro en las manos, a punto de llevármelo de la biblioteca, pero nunca he consumado el acto. ¡A ver si me decido!

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito como lo cuentas.Yo viajé NY meses después de la caída de las torres.Es una ciudad que me encantó, pasé 10 días, paseando por sus calles, absorbiendo sus modales, me encantó y eso que estaba un poco triste.
    Me leí Ventanas de Manhattan y me volví a pasear por esas calles con Antonio Muñoz Molina.Un lujo.
    Me apunto el libro de Carmen Martín Gaite
    Un saludo
    Teresa

    ResponderEliminar
  8. Hola Teresa, es verdad que aún hoy resulta triste callejear por la zona cero.
    Releer a Muñoz Molina es recorrer Manhattan con un guía de excepción, escuchar los sonidos de la ciudad, sentir el vapor de las estaciones de metro, imaginar a Juan Muñoz, o a Manolo Valdés en busca de inspiración o materiales para sus obras, acariciar los libros en la biblioteca central...
    Un saludo.
    Hilario, tal vez Muñoz Molina te guste más, empieza por "El Jinete Polaco"
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial