diciembre 20, 2007

Un Ballo in Maschera

Máscaras Venecianas por El Guisante Verde Project

Cuando pensamos en Venecia, es inevitable que acudan a nuestra memoria las vedute de Canaletto. Poco importa que la suya sea una Venecia Imaginaria; hizo conquistas en el campo de la luz, de la perspectiva atmosférica, y dio a su pintura un significado poético que ha condicionado desde entonces nuestra visión de Venecia.

Hoy en dia, Venecia puede producir sentimientos opuestos de atracción y rechazo, pero a nadie deja indiferente.

Venecia tuvo un pasado glorioso, fue dominadora, se abrió al mundo, y descubrió a los europeos las maravillas de Oriente. También fue olvidada, pero conserva, pese a todo, su propio ritmo; por eso debéis darle una oportunidad, en especial a esas horas en las que las hordas invasoras, con su armamento digital, se alejan en dirección a sus cuarteles en tierra firme.

Si sois pacientes, podréis descubrir lugares como la Ca' del Sol, en Castello, donde la magia veneciana os atrapará.

9 comentarios :

  1. Conducir de noche por la autopista desde Milan a Venecia es una experiencia que pone a prueba los nervios más templados. Atravesar a las 4 de la madrugada el Puente de la Libertad, siguiendo un cartel que pone sin más "Venezia", y llegar al Piazzale Roma desorientado, esperar hasta el primer Vaporetto de la mañana para atravesar el Gran Canal, no tiene precio. Venecia es un experiencia. La Viena Imperial, la Grecia Antigua, París, no tienen ni comparación: Venecia es una ciudad viva, donde el turista se siente un intruso al ver los barcos que transportan las frutas y verduras al mercado, los transportistas con sus carretilla de mercancías para los comercios que te piden amablamente paso por las callejuelas, los bares donde los auténticos venecianos van a tomarse unos vinos un par de calles más allá de donde pisotean las calles los turistas en su "descubra Venecia en dos horas" -Gran Canal; puente de Rialto, Puente de los Suspiros, Piazza San Marco, Torri D'arsenale- Venecia es un estado de ánimo que hay que experimentar, no una ciudad que hay que visitar.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con el capitan. Venecia es intrigante, emocionante, diferente y para mí, no sólo es un estado de ánimo, es la exaltación del estado de ánimo y ello a pesar de los modernos invasores. Pero Venecia tiene ese "algo" que te permite fácilmente aislarte, integrarte y disfrutar de otras épocas, de otras gentes y de un espacio irrepetible.

    ResponderEliminar
  3. Que Venezia es una ciudad viva y que no se mantiene gracias a sus visitantes es algo que sólo descubres al comprobar su día a día, viendo como la gente vive y trabaja afrontando los problemas de su infraestructura. Hoy, recordando la belleza de la ciudad, puedo comprender por qué los venecianos están orgullosos de su tierra, pero también recuerdo que durante mi estancia allí me di cuenta de que no es una ciudad hecha para personas nerviosas y aceleradas, ni para sillas de ruedas.
    bgo

    ResponderEliminar
  4. Venecia, yo llegué a la Plaza S. Marcos por el lado opuesto a la catedral, era el atardecer y la plaza estaba con agua, había una especie de mesas de madera para pasar.El color era dorado, me quedé sin habla. Yo había dejado de fumar un mes antes y al contemplar ese especáaculo me apeteció un cigarrillo jeje
    No fumé y así sigo.
    Venecia es una ciudad mágica.
    Gracias por recordarlo
    Teresa

    ResponderEliminar
  5. Hola Teresa
    gracias por bucear en entradas antiguas, y mi enhorabuena por no rendirte a la tentación.
    Sentarse en el Quadri o el Florian, con la plaza como telón de fondo, buena música, café (ese es mi vicio), era como estar dentro de los cuadros que has admirado durante años..., tienes razón, es mágica!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Realmente Venecia es mágica. Quizás no lo sea para quienes no la han pisado, pero todo lo que encuentras tiene encanto. Yo siempre que veo una máscara la asocio con Venecia, aunque también puede haber cierta relación con la máscara China de Tiens. Os invito a indigar sobre el tema. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. A mi las máscaras la verdad es que me dan un poco de miedo. De pequeño soñaba que unas mascaras gigantes me perseguían y me querían comer...Pero Venecia no asusta para nada.

    La ciudad hay que reconocer que es espectacular, yo estuve en Venecia hace un año y la verdad es que era increíble, un lugar con muchísimo encanto.

    ResponderEliminar
  8. Venecia es mágica, probablemente por ese aura de fragilidad que la envuelve, como si fuera a desaparecer mañana. Pasear por sus calles es una necesidad, Europa

    ResponderEliminar
  9. Máscaras como estas no asustan, claro! Recorrer Venecia al atardecer es una maravilla, Barcelona

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial