marzo 20, 2017

16 imágenes que te harán querer viajar a Nantes

La Fresqu'île de Nantes por El Guisante Verde Project

Iniciamos aquí nuestro particular Voyage à Nantes, una pequeña colección de imágenes de algunos de los lugares que más nos gustaron durante nuestra escapada esta ciudad, puerta de entrada al Valle del Loira. Nantes, la Naunnt prerromana, se levanta a orillas del Loira, orientada hacia el Atlántico, hacia las grandes gestas navales y al comercio marítimo, tanto de mercancías como de personas, fuente de buena parte de la riqueza creciente de la que la ciudad hizo gala hasta el siglo XIX. En este ir y venir de naves, marineros y artículos exóticos, nace un escritor que marcará un antes y un después en la literatura de aventuras y la ciencia-ficción: Jules Gabriel Verne.

Julio Verne, Nantes por El Guisante Verde Project

Julio Verne, nace en una casa frente al mar, en la antigua isla Feydeau, así que la primera biógrafa de Verne, Marguerite Allotte de la Fuÿe debió pensar que el espíritu viajero animó a Julio desde muy pronto y lo embarcó con once años de edad, como grumete a la India. En realidad, su primer viaje fuera de Francia lo realizó a Escocia con 31 años de edad. Dinamarca, Noruega, Islandia, España, Portugal, Marruecos, Alemania, Paises Bajos, el Mediterráneo o Estados Unidos serán objeto de sus múltiples viajes. Pese a graduarse en derecho, lo que en realidad le motiva es escribir, por lo que recorre las bibliotecas de París, estudiando desde química a geología, geografía, botánica, astronomía, física..., y conversa con exploradores, periodistas y científicos. Volcará todo ese conocimiento en su colección Viajes Extraordinarios, que comenzó con "Cinco Semanas en Globo".

Les Machines de L'Île - Nantes, por El Guisante Verde Project

Las Machines de L'Île
Caminar por la Île de Nantes puede hacer que nos topemos con criaturas misteriosas, habitantes de las profundidades marinas o de las selvas tropicales, reptantes y voladoras, dirigidas por un asombroso maestro de ceremonias, el Grand Éléphant, el Gran Elefante. Las Máquinas de la Isla es un proyecto artístico que se sitúa entre los mundos imaginados por Julio Verne, los ingenios mecánicos de Leonardo y el pasado industrial de Nantes que nace de la imaginación y la observación de la naturaleza, por sus autores, Francois Delarozière y Pierre Orefice.

Iglesia de San Nicolas, barrio Feydeau - Nantes, por El Guisante Verde Project

Île Feydeau, el pasado negrero de Nantes
El barrio fue antiguamente una isla y su arquitectura civil es un buen ejemplo de la riqueza de los armadores del siglo XVIII basada, esencialmente en la trata de esclavos. Al construirse los edificios sobre lo que en realidad eran bancos de arena, las casas se inclinaron, apoyándose unas sobre otras creando un efecto perceptible en la actualidad. También la arquitectura religiosa muestra la creciente importancia del comercio y la riqueza que generó entre los siglos XVI y XIX. Así la vieja iglesia de San Nicolás, del siglo XI-XII se quedó pequeña por el aumento de la población y hubo que construir el actual templo neogótico a mediados del XIX.

Recorrido Artístico - Nantes por El Guisante Verde Project

Le Voyage à Nantes - El viaje a Nantes
Todo en Nantes evoca el viaje. Durante los meses de julio y agosto la línea verde, ligne verte, propone un recorrido artístico y poético por la ciudad, a través de las obras de grandes artístas contemporáneos, sin olvidar el patrimonio histórico, lugares clásicos y rincones escondidos.

Les Tables de Nantes
Entre la tierra y el mar, la cocina de Nantes une los productos de ambos mundos con una reorientación hacia el uso de alimentos de la región, buscando productores locales y apostando por la ecología.


Barrio Graslin
Llamado así en honor a su promotor, Jean-Joseph-Louis Graslin, este barrio semipeatonal es un buen ejemplo del urbanismo de los siglos XVIII y XIX, y uno de los más elegantes de la ciudad. En el se encuentran algunos de los lugares más monumentales de Nantes, como la Plaza Graslin, centro vital del barrio. Domina la plaza el Teatro con su gran columnata corintia, y destacan la fuente con figuras de bailarinas que homenajean a las de Matisse y las farolas en forma de candelabros. Merece la pena verla tanto durante el día, como por la noche, espléndidamente iluminada.

Plaza Graslin - Nantes, por El Guisante Verde Project

Castillo de los Duques de Bretaña
El último castillo que se alza a orillas del Loira, sus obras las inició el último duque de Bretaña, Francisco II, nos lleva de viaje a lo largo de seis siglos de historia.

Castillo de los Duques de Bretaña - Nantes, por El Guisante Verde Project

Rincones donde el tiempo parece haberse detenido
Por la callejuela de Saint-Laurent rodeamos la Catedral de Saint Pierre y Saint Paul, donde bóvedas más altas que las de Notre Dame de Paris albergan una obra maestra de la escultura, el sepulcro de Francisco II y Margarita de Foix, para acercarnos hasta uno de los rincones con más encanto de la ciudad: la Psalette, una pequeña plaza construida ante un palacete del siglo XV.

La Psalette - Nantes, por El Guisante Verde Project

Les Rendez-Vous de L'Erdre
En 1987 se creo este festival, que recupera el patrimonio fluvial de las riberas del Erdre y la Île de Versailles como lugar de ocio, regatas y guinguette (algo así como una especie de cabaret popular que se celebraba en las orillas de los rios), de comienzos del siglo XX, uniéndolo con el jazz, que hizo su aparición en Nantes allá por 1918. Varios de días de conciertos, y todo un ejemplo de multiculturalidad que lo convierten en un evento único en Francia.

Orillas del L'Erdre - Nantes, por El Guisante Verde Project

Jardin des Plantes
Uno de los más importantes de Francia, fruto de los viajes a lo largo del Globo de los marinos de Nantes y de tráfico portuario de la ciudad, además del buen hacer de los botánicos. Pasear por estos jardines es toda una sorpresa que nos traslada a un mundo de fantasía.

Jardin des Plantes - Nantes, por El Guisante Verde Project

Place Royale
Nunca hubo, a pesar de su nombre, una estatua del rey en esta plaza. Desde el principio, este espacio compuesto de edificios homogéneos, estuvo consagrado al comercio, y hoy en día continúa siendo un lugar simbólico de la ciudad, punto de encuentro de artistas y centro de manifestaciones artísticas y políticas. La fuente monumental está rematada por la figura de la ciudad de Nantes (portando originalmente el tridente de Neptuno), además de las alegorías del Loira con sus cuatro afluentes: Erdre, Sèvre, Cher y Loiret.

Fuente Monumental, Place Royal - Nantes, por El Guisante Verde Project

El Corazón de Nantes
Ana, hija única y heredera del duque Francisco de Bretaña y Margarita de Foix, nació en Nantes, fue reina consorte de Francia en dos ocasiones, aunque nunca olvidó su ciudad natal. Así fue incluso después de fallecer ya que expresamente dejó indicado que su corazón fuera llevado a Nantes, donde tendría su última morada. El Museo Dobrée, reúne desde 1896 las piezas singulares del coleccionista Thomas Dobrée con las de la Sociedad Arqueológica de Nantes y del Bajo Loira.

Corazón de Ana de Bretaña, Museo Dobrèe - Nantes, por El Guisante Verde Project

La Cigale
En la plaza Graslin e inaugurado en en 1895 encontramos este monumento histórico, una sorprendente explosión de Art Nouveau, dedicado a la gastronomía, ya que es un famoso restaurante, donde comer se convierte en un una experiencia artística.

La Cigale - Nantes, por El Guisante Verde Project

Notre Dame de Bon Port
En Nantes el mar tiene un protagonismo muy especial, y tal vez por eso, se levantó esta iglesia en el siglo XIX, cuya cúpula está construída a imagen de la de San Pedro en Roma, y era lugar de devoción para los marineros que embarcaban en una singladura llena de incertidumbres, hacia Ultramar.

Notre Dame de Bon Port - Nantes, por El Guisante Verde Project

Passage Pommeraye
Una galería comercial que nos traslada de inmediato al siglo XIX en un juego de luces y sombras que la convierte en una de las más bellas de Europa.

Passage Pommeraye, Nantes por El Guisante Verde Project

La Fresqu'île de Nantes
Todo Nantes cabe en una pared, la del Hangar 20, sobre el Quai des Antilles en la Île de Nantes. Un viaje camino del estuario, que conecta el pasado, el presente y el futuro de la ciudad.

La Fresqu'île de Nantes, Nantes por El Guisante Verde Project

Nos quedan aun por mostrar rincones de Nantes, contar su historia, profundizar en los cambios que ha sufrido, pero sabéis que, como Julio Verne nos tomamos nuestro tiempo.

1 comentario :

  1. He estado en Nantes pero me parece que no he estado. Tengo que volver.

    Gracias por el post !

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial