mayo 27, 2011

Redes Sociales y Polainas: una Historia de Amor

Subida al refugio de Vegarredonda

Mientras preparábamos el equipo para una caminata hasta el Mirador de Ordiales, un magnífico dia de marzo de 2009, no imaginábamos la sorpresa que nos deparaba el destino.

Al poco de comenzar la subida, más o menos en El Pozo del Alemán, un compañero de ruta se nos unió. Poco a poco aquel montañero nos fue narrando retazos de su vida, su pasión por la montaña, por la fotografía y los viajes...

Ascendimos casi sin prestar atención al paisaje, contando anécdotas, descubriendo lugares comunes, desgranando materiales y técnicas; los que nos conocéis podréis pensar que jugábamos con ventaja al ser dos, y charlar por los codos.

mayo 17, 2011

EventoNomaders Bilbao, the Human Factor

Proyecto ZAWP

Aun tenemos frescas en la memoria imágenes de días atrás, llenas de color, de sabores, texturas, palabras…

Una experiencia que no habría sido posible sin la participación de un grupo de personas unidas por la necesidad de viajar, de aprender y contar historias.

Resulta extraño llegar a un lugar alejado de los circuitos turísticos tradicionales en Bilbao, la Plaza de la Encarnación, y encontrar allí a Javier y Pau, acompañado de Vero y el pequeño de la familia, Teo, compartiendo terraza y charlando como si de un día cualquiera se tratase.

Nomaders, en la Librería Tintas Bilbao

Javier, viejo amigo ya, lleno de energía, capaz de conversar con todos y de todo, de hacer que te sientas a gusto y te olvides de la hora. Un rato después de conocerle, sabes que te ha ganado, que es normal que le sigan desde Finlandia o Mongolia, aunque no comprendan lo que escribe.

Pau consigue, sin quererlo, atraer la atención, y tiene una innata capacidad de caer bien. Por eso resulta tan fácil estar con él, incluso la primera vez, como nos ocurrió a nosotros en Barcelona.

Poco a poco, nuestro grupo se fue incrementando. Llegaron Txema, un viajero sin destino, de fácil conversación y lleno de conocimientos técnicos, mochilero y fotógrafo, listo para salir al Mundo y contarlo.


Y Mario. A Mario nos gusta llamarle Caballero Portugués. Siempre atento, siempre preocupado por los demás, infatigable conversador, una persona que nos hace sentir bien. Durante esta semana, uno de nuestros tweet decía que Mario era uno de nuestros mejores "descubrimientos"; refleja lo que pensamos sobre Portugal. Ahí, al otro lado, tan cerca, tenemos grandes amigos.

Todo viaje necesita un cronista, y aunque en este caso, todos jugamos un poco ese papel, fotografiamos, escribimos, reflexionamos… y lo compartimos, sin duda destacamos el trabajo de Haritz, nuestro cámara en estas ocasiones, que es quien construye la película del camino que recorremos. El resultado siempre es un espectáculo. Ve lo que los demás no vemos, fragmentos de realidad aumentada, pedazos de un puzzle que es capaz de ordenar en su cabeza para ofrecemos ficciones que son reales.


El grupo se completó con David o JD… realmente le da igual como le llames. Responderá siempre. Todo vitalidad y ocurrencia, se desenvuelve con la naturalidad que a todos nos gustaría tener, en cualquier situación. Apasionado por la vida, viajar, comer, amar… Le conocimos en una reunión de bloggers en Barcelona hace muy poco, y ya le echamos de menos.

Se encargó de traerle desde el aeropuerto Egoitz , vizcaíno de Mungia, orgulloso de vivir en su pueblo, de sus alrededores, de poder mostrarlos. Elige calidad de vida, huyendo de las grandes ciudades, y apostando por un trabajo que le permita seguir disfrutando. A veces, charlando con él mientras se fuma un cigarrillo da cierta envidia, por esa tranquilidad que refleja y porque sabes que siempre puedes contar con el.

Restaurante Arandia de Julen

Ya reunidos, alrededor de una mesa, Julen como si de viejos amigos se tratara nos recibió en su restaurante: Arandia. Cocina desnuda de artificios, natural y espontánea, basada en la sencillez de los ingredientes y el mimo en los fogones.

A tiempo para disfrutarla llegó Alvaro, desde Algorta. Un auténtico tweet-boy, que nos fue aportando detalles desconocidos, como el del primer tendido eléctrico. Su capacidad para narrar y subirlo a la red es increíble.

Después de la sobremesa acudimos al encuentro de otra amiga, fundamental en este grupo. Laura, italiana, su apellido nos traslada a la Scala, a la Arena de Verona, a los grandes escenarios donde el bel canto arranca pasiones. Cuando habla todos escuchan. Tal vez sea la lingua que le da un acento especial, aunque lo cierto es que hay que escuchar con atención porque merece la pena. Verla exponer un proyecto nuevo, un libro, un recuerdo, hace que nos emocionemos con ella.


Nuestro punto de encuentro, e inicio oficial de esta reunión que es el Eventonomaders Bilbao, fue el 'Kafe Antzokia', antiguo cine, reconvertido en espacio donde la cultura vasca, girando alrededor del euskera, trabaja desde hace mucho tiempo por mantener sus señas de identidad. Allí nuestros compañeros pudieron disfrutar de su primera clase de euskera, práctica, por supuesto, y además aprobaron con nota.

Alhóndiga Bilbao

En el txakolí de bienvenida, para soltar los nervios, se nos unieron Laura,de todo el grupo es a ella a quien hace más tiempo que conocemos y siempre tiene nuevas propuestas. Llegó, como no podía ser menos, al atardecer. Miguel, entusiasta, con el bloc de notas a punto, fotografiando experiencias.

Jesús, si decimos Fotonazos está todo dicho. Fotógrafo lleno de recursos, creador de mundos, y Vero, que nos contaba que en la cocina son tres, ellos dos y la cámara!!

El grupo casi se completó con la llegada de Ana, como buena bilbaína, seria al principio y entregada después; organizadora infatigable y creadora de opinión; y Jesús que pudo comprobar que los adictos al smartphone son legión!.

El farolillo rojo, con forma de troley, anunció la llegada de Natalia, trotamundos y apasionada de la Gran Manzana desde donde traslada su experiencia.

Alma de Cacao, Bilbao

Como buenos bilbaínos, recuérdese que el bilbaíno nace donde le da gana, nos encaminamos hacia el Casco Viejo, donde tomamos contacto con la tradición: pintxos y tragos. El Erreka, el Charly y el Kasko se ocuparon de que no nos faltara de nada. Incluso el tiempo, que mientras charlábamos sentados en las terrazas de la Plaza Nueva, amagó con aguarnos la fiesta, tuvo que reconocer que nos debía una.

A la mañana siguiente un cielo gris Bilbao nos aguardaba agazapado. Nos encontramos con Itziar. Entusiasta de su trabajo, de la divulgación para todos los públicos, nos llevo al Antiguo Egipto a través de la gastronomía. Viajera, y gran comunicadora, con unos conocimientos de arte e historia excepcionales, no podíamos elegir mejor compañía para recorrer el pasado de la Villa, desde sus orígenes, a la transformación provocada por la industrialización, con parada en lugares insólitos del Casco Viejo.


Su labor en el Museo de Reproducciones de Bilbao, el mejor del Viejo Continente, es un ejemplo de como deberían ser las instituciones que velan por la cultura.

En nuestro camino hacia el Arenal, y al Ayuntamiento, una breve pero intensa parada en Alma de Cacao, (un negocio que cerró sus puertas en 2015), donde Celia nos llevó a las selvas tropicales, al sabor y olor, del cacao puro. Las trufas, bombones y cremas nos pusieron una sonrisa en los labios.

Junto a la Variante Ovoide de la Desocupación de la Esfera finalizamos la mañana, y nos dirigimos a visitar a otro amigo, Aitor Elizegi.

Restaurante Bascook, Bilbao

Nada más traspasar las puertas del Bascook ya intuyes que algo especial va a suceder. Este viejo almacén de sales marinas es fruto de la ilusión, y de la innovación en la cocina. Un trabajo de equipo que el cocinero bloguero y viajero nos narró a pie de mesa. Luego, la fiesta. Una comida para disfrutar en compañía, viendo las caras de sorpresa, las fotos, escuchando los comentarios. Olores, colores, sabores y texturas fruto del mestizaje de culturas que nos hacen pensar en lo absurdo de las fronteras. Una cocina de maleta, de fusión de sabores de otros mundos.

Kurding Club

Aunque hubiéramos querido dar un paseo y contar algunas anécdotas por el paseo de Abandoibarra hasta el museo marítimo, lo cierto es que el slow food ( si, si muy slow….) nos hizo cambiar de planes y apretarnos en el tranvía disfrutando ya el ambiente previo al partido del Athletic!!

Nuestra siguiente parada, un proyecto con fecha de caducidad, dispuesto a aprovechar su tiempo. Creatividad, rehabilitación urbana, una alternativa a espacios rígidos y reglas inflexibles. El proyecto ZWAP en Zorrozaurre, futura isla del conocimiento, trabaja hoy mirando al futuro. Hay que darse una vuelta por aquí para sentir nostalgia del pasado industrial de nuestra ciudad, para ver que esa mal llamada generación NINI, se esfuerza, se ilusiona y quiere cambiar el mundo.

A la carrera y no exentos de sustos… (en nuestra divertida clase de Euskara todo parecía posible con 50€, pero no pedir cuatro taxis de una vez… si es que seguimos siendo pequeños, mecachis!!), llegamos a charlar de libros y viajes con Fernando en una librería, Tintas, cuya sección de viajes es un ejemplo a seguir. Gracias Fernando por tus recomendaciones, por buscar para nosotros esos ejemplares de la guía Michelin de 1910.

Restaurante Atril 20 uno

Ya desesperaban en La Alhóndiga - Azkuna Zentroa donde Verónica encandiló a todo el grupo, las vistas desde la terraza en tan grata compañía son uno de los momentos estelares de la jornada. Sólo quedaba la cena en la bombonera, el Teatro Campos Elíseos, donde el equipo de Atril 20 Uno tuvo el acierto de ofrecernos un espacio cómodo, intimo y una cena en las alturas para los nómaders.

Palacio Urgoiti

La mañana del domingo deparaba aún muchas sorpresas, una recepción impecable en el Palacio Urgoiti, Vicky Urretxa, que contextualizó nuestro recorrido por la historia de Bizkaia, una clase de golf convertida en mini competición giputxis-bizkotxos, lo cierto es que tuvimos ganas de secuestrar el Palacio y quedarnos unos días ¿verdad?.

Ya fuera de programa Jesús, y unos cuantos más pudieron por fin, conocer San juan de Gaztelugatxe...

¡Gracias a todos por compartir estos momentos!

mayo 09, 2011

El Mundo en una Lata


Este fin de semana hemos tenido muchas alegrías.

Por un lado el Eventonomaders Bilbao nos ha permitido además de reencontrarnos con muchos amigos, conocer a otros, y participar en la organización de un encuentro que transforma lo virtual en real, demostrando, una vez más que las redes unen, y que los lazos que crean son tangibles. Hablaremos de ello próximamente.

La otra alegría nos la han dado nuestros amigos de Panpikutxa. Y ese es el motivo de este post. Hace algunos meses os hablamos del proyecto de esta pareja, Patxi y Ana


Un trabajo totalmente artesanal, personalizado, y en el que ponen algo más que trabajo (mucho).

Las Panpikutxa no son reproducciones exactas de sus modelos. Son mucho mejores, porque reflejan lo que sienten, lo que les gusta e incluso lo que piensan, aquellos a quienes representan.

En nuestro caso, han elegido el símbolo de El Guisante Verde Project: la Lata, que resume nuestra manera de sentirnos en el Mundo, y la mirada que tenemos al acercarnos a el.

Además, han decidido no ponernos puertas porque saben que es vano intento tratar de contenernos en nuestro afán por seguir buscando y aprendiendo de otras culturas. 

Patxi y Ana, son dos ejemplos más de como el mundo virtual en el que nos movemos tiene una firme base en otro real, donde las personas son lo que importa.