noviembre 29, 2016

Otoño en el Cañón de Añisclo, la Ruta de San Úrbez

Mondoto - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

En la entrada a uno de los entornos más espectaculares de los Pirineos, el Cañón de Añisclo, encontramos este otoño una ruta sencilla, que nos lleva hasta la Ermita de San Úrbez y el Molino de Aso. Un camino de entre dos o tres kilómetros de recorrido, en función del cartel indicador que decidáis creer, sin apenas desnivel, en el que apreciaremos la fuerza imparable de agua; no en vano también se la conoce como Ruta del Agua, elemento creador de los paisajes que ya asombraron al escritor parisino Lucien Briet, hasta el punto que sus trabajos dejaron clara la necesidad de crear un parque nacional para protegerlos.

Río Aso - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

Difícil de conseguir, el libro "Bellezas del Alto Aragón" sigue siendo, más de cien años después de su primera edición, una referencia para los viajeros, montañeros y amantes de la naturaleza, además de un testimonio gráfico vital para observar los cambios que, generalmente de la mano del hombre, se han producido en este espacio natural.

Carretera a Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

La ruta se encuentra en los límites de ese magnífico paraje que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, y el otoño es una época fantástica para realizarla, aunque el tiempo es cambiante y hay que tenerlo en cuenta, no tanto para esta ruta como para otras que supongan distancias más grandes. Coincidir con los colores más intensos suele ser complicado, y es posible que en algunas zonas el otoño luzca espléndido y en otras aun no haya terminado de mostrarse plenamente, como nos ocurrió a nosotros. Aun así, cuando luce es sol la naturaleza es un espectáculo y no cuesta identificarse con algunos de los paneles que, a lo largo de la ruta, nos dejan textos de Briet.

Molino de Aso - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

Esta ruta, en realidad un paseo, nos permite contemplar el encuentro entre los ríos Aso y Bellos, además de las ruinas del viejo Molino de Aso, al que se accede por un pequeño sendero que separándose del principal nos conduce hasta las paredes que aun permanecen en pie y hasta el nivel del río, donde podemos colocarnos, saltando de piedra en piedra, en medio de cauce si, como en nuestro caso, el caudal lo permite.

Cascada del rio Aso - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

Continuando nuestro camino llegamos a la Cascada del Rio Aso, frecuentada por los barranquistas. Podemos admirarla desde la pasarela metálica que sobrevuela el rio y que, a pesar de no llevar gran cantidad de agua, producía un ruido atronador que nos acompañó hasta el nivel más bajo de la ruta donde el cañón se abre y permite que el agua se remanse un poco.

Rio Bellos - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

En este punto, junto a la cascada, es donde podemos dejar el camino para hacer una pequeña incursión hasta la llamada Cueva de los Moros, donde se encontró un asta de ciervo con indicios de haber sido tallada por seres humanos durante el Paleolítico, o bien continuar en el sendero que nos llevará de vuelta al punto de partida pasando por la Ermita de San Úrbez, incluida en la Ruta de los Santuarios Rupestres de Aragón.

Interior Ermita San Úrbez - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

La ermita se encuentra encajada en una pared rocosa, aprovechando tanto la cavidad natural como la techumbre, que la protege de los elementos. De esa forma y con un sencillo muro de cierre se delimita el espacio, al que se accede a través de una puerta con arco de medio punto. Normalmente la verja metálica permanece cerrada, pero el día de nuestra visita se celebraba una pequeña romería, con lo que tuvimos acceso al interior, más amplio de lo que parece desde la pista de acceso.

Exterior Ermita San Úrbez - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

Leyenda San Úrbez - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

En los orígenes de San Úrbez, como suele ocurrir a menudo, se mezclan la historia y la leyenda. Así, tenemos a Urbicio, originario de la francesa Burdeos que recaló en estos parajes para vivir en armonía con la naturaleza y meditar. Vivió en la cueva, hoy lugar de culto, y, como pastor, recorría estos parajes con su ganado allá por el siglo VIII. Un día se vio sorprendido por una terrible tormenta, de la que consiguió librarse gracias a su valor y a la ayuda divina que le permitió amansar las aguas del barranco con la única ayuda de su cayado. Pronto los hechos extraordinarios que se producían en su presencia le hicieron ganarse la admiración de los pueblos de la comarca que, hasta hoy en dia, mantienen su culto.

Puente de San Úrbez - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

Continuamos caminando en dirección al aparcamiento, y pasamos por el Puente de San Úrbez, un viejo puente medieval construido en piedra caliza que salva el desfiladero del río Bellos, proporcionando unas vistas espectaculares, no solo del cauce, muchos metros por debajo, sino de la montaña que nos rodea.

Parque Nac. Ordesa y Monte Perdido - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

Antes de finalizar esta rápida excursión, tomad la carretera en dirección a Buerba. A medida que ganamos altura las vistas son una maravilla, aunque deberéis estar atentos a una señal de vista panorámica, ya que merece, de verdad, ese nombre, porque se encuentra en una curva cerrada, y es fácil pasarlo de largo. Un panel informativo os ayudará a identificar las montañas frente a vosotros, el Valle de Vió, y mucho más lejos, si el día lo permite.

Valle de Vió - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

En esta última imagen podemos apreciar, en primer plano, iluminadas por el la luz del atardecer, las Puntas Sestrales, y a su derecha O Flaire y Os Pueyos, mientras que la fotografía que abre esta entrada muestra el Mondoto. Entre ambas se abre el enorme tajo del Cañón de Añisclo y bajo nuestros pies se encuentra el Valle de Vió, en una vista de más de 200 grados, que os recomendamos sin duda alguna. Ya nos diréis...

Puntas Sestrales - Añisclo, Huesca por El Guisante Verde Project

2 comentarios :

  1. Espectaculares fotografías de unos impactantes paisajes de enorme belleza. Gracias por compartir vuestra experiencia que nos ayudan a disfrutar de esa zona de Aragón, aunque sea en escala menor mientras no podamos hacerlo en persona.

    ResponderEliminar
  2. Una de las cosas que más echo de menos al vivir fuera de España es la posibilidad de disfrutar de nuestro maravilloso país. Las apunto con ganas de poder hacerlas en un futuro, cuando vuelva, pero lo que en realidad me apetece es recorrerlas ahora.

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial