enero 25, 2018

Mas allá de Guillermo Tell: Museo Nacional Suizo, Landesmuseum, en Zurich


Decir que para los amantes de la montaña Suiza es un paraíso no descubre nada que no sepamos, y así lo hemos podido comprobar en nuestras tres semanas recorriendo el país alpino: bosques, glaciares, los maravillosos Alpes, ríos, cataratas..., Y sin embargo, Suiza ofrece al que se acerca hasta ella mucho más. Algo que nos llamó poderosamente la atención fueron sus pueblos medievales, los cascos históricos de las ciudades, donde conviven edificios de Le Courbusier, Botta o Herzog con castillos que parecen salidos de un cuento.



El Museo Nacional Suizo, Landesmuseum, que visitamos en Zurich, es uno de esos edificios que no te cansas de ver, con sus torres, matacanes, escudos, impecablemente conservado. La idea de construir un museo nacional surgió en el siglo XIX, dentro del movimiento europeo de creación de las colecciones nacionales y de las instituciones que velarían por ellas. En la pugna por hacerse con el edificio estaban Lucerna, Basilea, Berna y Zurich, que fue quien finalmente resultó ganadora.


El encargado de levantar el edificio fue el arquitecto Gustav Gull, que fiel al historicismo imperante diseño un coloso a medio camino entre lo medieval tardío y la época moderna.

Aunque hoy en día es una de las construcciones mas reconocidas en su categoría, lo cierto es que durante la década de los noventa, debido a dificultades diversas, tuvo que cerrar sus puertas temporalmente.




La restauración ha permitido respirar al edificio original, un tanto ahogado por ampliaciones no muy afortunadas. Reúne en su interior una gran y variada colección: la sección de arqueología reúne piezas halladas en Suiza, que abarcan desde el Paleolítico a la Alta Edad Media. Una colección de objetos realizados en metales preciosos, tanto sacros como seculares. Artes gráficas, fotografías y manuscritos. Vasijas y recipientes de cerámica medievales, así como objetos de este tipo realizados y utilizados en Suiza desde el siglo XVIII, especialmente los realizados en la Fábrica de Porcelana de Zurich. Mobiliario, numismática, joyería, carruajes, textiles, armas y uniformes, además de una gran selección de pintura y escultura, junto con múltiples objetos de la vida cotidiana de un país que tiene una historia más convulsa de lo que parece a primera vista, y que podréis conocer mucho mejor en el Landesmuseum, un lugar a incluir en vuestro viaje a tierras helvéticas.



Datos Prácticos

El Museo cuenta con una app, Landesmuseum Zurich que se puede descargar gratuitamente y nos permite visitar a nuestro aire lo más destacado de la colección. El precio de la entrada, algo menos de 9 euros, muy razonable para los estándares del país. Cierra los lunes mientras que los jueves tiene horario extendido, de 10.00 a 19.00; el resto de los días hasta las 17.00.



3 comentarios :

  1. Los edificios son muy bonitos. Supongo que la visita a esos pueblos medievales os habrá encantado.
    La nieve en las montañas siempre dan al paisaje una belleza especial.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Tiramillas incluso en verano la nieve da ese toque especial a las montañas. Los pueblos son una maravilla, bien conservados y mantenidos. En este caso, Zurich es una ciudad y aunque hay partes modernas conserva lugares como este museo y partes de su caso histórico. Muy recomendable.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Lo mío tiene delito. Casi cinco años viviendo a media hora en tren y todavía no lo he visitado. Ya os contaré cuando vaya.

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial