agosto 20, 2015

Las Caldas Villa Termal, el secreto del Balneario

Las Caldas Villa Termal por El Guisante Verde Project

Corría el año 1776 cuando el Balneario abrió sus puertas a ocho kilómetros de la hoy capital del Principado de Asturias, Oviedo. Fue un año interesante. En España la convulsa vida política no da tregua, se produce el motín de Esquilache, que entre otras consecuencias daría mas tarde lugar a la expulsión de los jesuitas por orden de Carlos III. Un año en el que entre otras cosillas que ocurren por aquel entonces en el mundo, George Washington declara la independencia de los Estados Unidos de América.

Es una etapa de grandes cambios políticos, económicos y sociales, el Balneario de Las Caldas de Oviedo es testigo y reflejo de ellos, y su historia y arquitectura en realidad nos cuentan el desarrollo, declive y renacimiento de los balnearios. La curación a través del agua, con antecedentes en las termas romanas e influencias árabes y judías no es sino el comienzo de toda una puesta en escena que incluye hoteles, salas de baños, manantiales, quioscos, paseos, en esencia una forma diferente de entender la vida.

Son las clases aristocráticas en el siglo XVII las primeras en dejarse seducir por la terapia del agua. En época de Carlos III, el Despotismo Ilustrado, impulsa los conocimientos técnicos y científicos, entre ellos los del termalismo. El balneario de Oviedo ya aparece en las primeras descripciones de establecimientos para la toma de baños en el Tratado de 1791 del médico R. Tomé. Se encuentra entre los cuatro establecimientos que a finales del XVIII muestran ya, de la mano de arquitectos ilustrados, edificios específicos de una instalación balnearia.

Las Caldas Villa Termal en Oviedo por El Guisante Verde Project

El cambio de siglo y la Restauración, propician la construcción de Grandes Hoteles, de la mano de la nueva burguesía, y será a finales de siglo cuando llegue el turno de las salas de baile, casinos, teatros, quioscos, pabellones... que atraen a una nueva clientela y dan lugar a la aparición del llamado turismo termal.

agosto 07, 2015

Vinh Trang la pagoda vietnamita junto al rio Mekong

Puerta Principal de Vinh Trang Pagoda por El Guisante Verde Project

La Pagoda Vinh Trang es un colorido templo perteneciente al budismo del Gran Vehículo, situado muy cerca de la ciudad de My Tho, punto de paso casi obligado en el mapa de la mayoría de los recorridos turísticos por Vietnam, en una ruta que parte de Saigón, actualmente Ho Chi Min City, hacia el delta del rio Mekong. Para nosotros, al igual que para una mayoría de sus habitantes, e imaginamos que para disgusto de las autoridades, resulta mucho más evocadora la denominación anterior de la antigua capital de Vietnam del Sur, Saigón.

Fachada y jardines de Vinh Trang por El Guisante Verde Project

El cambio de nombre forma parte del proceso de restablecimiento de la identidad nacional tras la marcha de los franceses primero y el fin de la guerra civil que asoló el país después. Tras la anexión por los vietnamitas de una parte del territorio camboyano en el siglo XVII, la antigua ciudad jhemer recibió un nuevo nombre. Sin embargo, pronto la población paso a denominarla Saigón (nombre que también adoptaron los franceses), ignorando la nomenclatura oficial, algo que ha vuelto a ocurrir tras su "bautizo" como Ho Chi Min City en 1975.