febrero 26, 2015

20 razones y pico para viajar al Estado de Nueva York

Vista de Long Lake en el estado de Nueva York

Nueva York. Pocas veces dos palabras aglutinan tantos significados, tantas sensaciones, tantas visiones… Sin embargo, nosotros vamos a huir, o al menos a intentarlo por unos momentos, del influjo que ejerce la Gran Manzana para adentrarnos en el otro Nueva York, el Estado, que injustamente pasa desapercibido, empezando por su capital, que pocos sitúan en Albany. Tras leer esto, comprenderéis que cuando hace unos días nos propusieron desde El Viajero – El País publicar nuestra recomendación sobre un destino para este año, vimos una nueva oportunidad para dar a conocer aquel territorio. Nos pusimos a escribir, sin prestar atención a la distinción entre palabras y caracteres, de modo que para cuando caímos en la cuenta de lo que nos pedían ya era tarde. Había que recortar…, y mucho.

Muelle en el Seneca Lake, Estado de Nueva York

En cualquier caso, no hay mal que por bien no venga, así que aquí os presentamos la versión extendida de nuestra colaboración periodística.

febrero 19, 2015

Mata do Buçaco, el bosque encantado de Portugal

Mata do Buçaco, el bosque y el hotel Palace

Muy cerca de Coimbra, existe un lugar conocido como el bosque encantado, la Mata do Buçaco que sorprende de forma inmediata.

Su origen se remonta al siglo VI, cuando una comunidad de monjes benedictinos recala en el valle, pasando posteriormente los terrenos a manos del Obispado de Coimbra, que, a principios del XVII lo cedió a los carmelitas descalzos, quienes construyen el monasterio, en 1628 y que le proporcionaron al lugar su época de mayor esplendor. Actualmente solo quedan la iglesia, cuya fachada principal tiene tres arcos, interior de nave única, y planta de cruz latina, y el claustro, rodeados por el hotel.


Los monjes, en su afán de conseguir un lugar para el recogimiento y la oración, deciden levantar un muro de piedra de 5750 metros de longitud que delimita el bosque, y continúan con la plantación de especies forestales exóticas, provenientes de las colonias portuguesas.

febrero 09, 2015

Santa Sofía, Ayasofya, en Estambul. Ochenta cumpleaños del museo más bello del mundo

Santa Sofía, vista exterior desde los jardines y la fuente

“Gloria a Dios que me ha juzgado digno de semejante obra. ¡Salomón, te he vencido!”. Las palabras que exclamó Justiniano el Grande al consagrar el 27 de diciembre de 537 la basílica de Santa Sofía muestran claramente la función del edificio: glorificar la religión cristiana y el imperio dirigido por la Sabiduría Divina, Aya Sofya, demostrando además la indisoluble relación entre el poder espiritual y el político.

Santa Sofía, Cristo, mosaico de la Déesis

Han transcurrido dos décadas desde que nuestros pasos nos llevaron ante sus muros y traspasamos su entrada por primera vez. Resulta curiosa la sensación de volver a un lugar como Santa Sofía cuando las cicatrices del tiempo han dejado su rastro. Ni ella, ni nosotros, somos ya los mismos. En estos años, ella ha contemplado a millones de personas admirar sus mosaicos, asombrarse ante esa cúpula flotante, descubrir todos sus entresijos.