noviembre 03, 2015

Otoño en Irati, caminando por el bosque mágico de Navarra

Atardecer en Irati, por El Guisante Verde Project

La Selva de Irati, en el Pirineo de Navarra, es el segundo hayedo-abetal mas extenso de Europa, solamente superado por la Selva Negra, y el otoño es, para nosotros, la época perfecta para visitarlo. A menudo os hemos hablado de uno de los otoños más espectaculares del mundo, el que puede verse en el estado de Vermont (EEUU), si bien en esta ocasión nos quedamos mucho más cerca de casa. El recorrido que hoy os proponemos comienza al sur, más allá de los límites del bosque, en uno de los extremos del embalse de Itoiz, atravesando la Foz de Iñarbe, por un precioso tramo de la carretera NA 2040 que nos recordaba muchísimo a las highway que transcurren por los tupidos bosques coloreados de otoño en las Adirondack Mountains del estado de Nueva York.

Bosque de Irati, por El Guisante Verde Project

Nuestro camino nos lleva a través de pequeños pueblos llenos de encanto, como Orotz-Betelu, con sus casas de piedra y sus contraventanas de madera, o Aribe, donde aun puede verse la antigua Casa de Baños de Iturrialdea. La actividad balnearia se inició en 1768, aunque su época de mayor esplendor llegó durante el siglo XIX. El propio Hemingway, un tipo que verdaderamente supo vivir la vida, se escapaba de tanto en tanto al "... territorio más malditamente salvaje de los Pirineos", como él se refería a Irati, tomó las aguas aquí.

Mirador de Ariztokia, por El Guisante Verde Project

En uno de los muchos recodos de la ruta, se encuentra el acceso al Mirador de Ariztokia que se alza sobre una formación rocosa que domina el fondo del valle, por el que se abre paso el río Irati entre un mar de robles, hayas, abedules, castaños y cerezos. Se trata del Robledal de Betelu uno de los bosques de roble albar mejor conservados de toda la Península Ibérica, y en él se encuentra un ejemplar de más de 600 años de edad, catalogado como Arbol Monumental de Navarra.

Robledal de Betelu, por El Guisante Verde Project

Bosque de Betelu, por El Guisante Verde Project

Desde el mirador, a lo lejos, divisamos el pueblo de Aribe además del comienzo del Valle de Aezkoa, nuestro destino porque es en las cabeceras de los valles de Salazar y Aezkoa donde se encuentra la Selva de Irati, aunque la naturaleza no entiende de fronteras y la selva se prolonga más allá de la divisoria con Francia.

Robledal de Betelu y pueblo de Aribe, por El Guisante Verde Project

Una vez pasado otro de los pueblos en los que merece la pena pernoctar, Orbaizeta, continuamos por la carretera que lleva hasta la antigua Real Fábrica de Armas y Municiones.. Hoy declarada Bien de Interés Cultural  languidece en un estado de ruina y deterioro a pesar de los, insuficientes aun, trabajos de restauración por lo que su visita debe realizarse con suma precaución. No obstante, nuestro punto de llegada es otro, y a medio camino entre Orbaizeta y la fábrica, tomaremos el desvío que nos lleva hacia el albergue en el barrio de Larraun, y punto donde perderemos la última rayita de nuestra cobertura telefónica...

Selva de Irati, por El Guisante Verde Project

Sendero 51C de Irati, El Guisante Verde Project

Sendero 51C comienzo de Irati, por El Guisante Verde Project

Sendero 51C entre hayas, Irati por El Guisante Verde Project

Seguimos por una estrecha pista cementada que discurre entre árboles hasta llegar al área de información de Arrazola, donde aparcaremos y, esta vez si, mochila al hombro empezaremos a caminar para realizar el sendero balizado con marcas blancas y verdes, SL51C.  Nos esperan aproximadamente seis kilómetros de camino entre hayas, en un recorrido circular que nos llevará hasta una altura de unos 1200 metros (hemos partido de 800), a una zona pastos, Azalegi, desde donde tendremos unas vistas que compensarán sobradamente el pequeño esfuerzo de la subida.


Irati sendero 51C , por  El Guisante Verde Project


Eermita de San Miguel - Irati, por El Guisante Verde Project

Continuamos, ahora en descenso, hacia la pequeña ermita de San Miguel, y de allí, nuevamente entre hayas hasta el parking, en un recorrido que tiene en el otoño su mejor aliado, aunque habría que verla nevada... Aun estáis a tiempo esta temporada de hacer la ruta que os proponemos, o cualquier otra, porque Irati es, simplemente, mágico.

Sendero 51C en el Bosque de Irati, por El Guisante Verde Project

16 comentarios :

  1. Precioso el otoño en la sierra de Irati, pero como bien decís con nieve no lo será menos. Tenemos lugares así de bonitos para visitar y - no lo olvidemos - también para respetar y cuidar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad verdadera los tiramillas imposible disfrutar de todo esto sino se cuida la montaña, los cortafuegos, si el visitante deja basura...
      En Otoño, donde el paisaje cambia con la luz del sol, no podríamos disfrutar de estos recorridos si no se mantienen y se señalizan correctamente.
      A cuidar se ha dicho ;-)))

      Eliminar
  2. La Casa de la Favorita3 de noviembre de 2015, 14:16

    Hola chicos, Impresionantes fotografías, el lugar tiene que ser algo único, deseando conocer la sierra del Irati de Navarra y descubrir esa gran variedad natural, aunque nos pilla un poco lejos :( Por aquí, en Cádiz tenemos el parque natural de los Alcornocales y de Grazalema con el Pinsapar que también merece la pena conocer. Un saludo y enhorabuena por vuestro artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que merece la pena conocer el destino que mencionas, La Casa de la Favorita, y quien sabe, tal vez algún día nos dejemos caer por allí, ganas no faltan.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hace años que ando detrás de ir a Irati, pero la distancia que hay desde Madrid es la que siempre me echa para atrás y cuando buscamos destino nacional para una escapada de fin de semana, solemos tirar hacia otro sitio... Me habían hablado maravillas pero no imaginaba cómo sería y por vuestras fotos luce precioso! Habrá que hacer verdadero propósito de ir a verlo, y más ahora en otoño... Aunque las rutas son fáciles para ir con un crío pequeño??
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M.Carmen Cruz teneis en Orbaizeta un albergue con servicios de comida, parque.. donde había muchas familias con niños, y una vez en la caseta de información podeis optar por recorridos hacia el embalse muy fáciles, parcialmente en coche o hacer otros de forma parcial. Es una zona preciosa.
      Un abrazo ;-))

      Eliminar
  4. Gracias por el paseo, las fotos de envidia: luz y otoño, vaya vicio! Irati enamora, y de vuestra mano, ni te digo. Saludos y buen camino chicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra Salvadó, ¡cuanto tiempo! También tu puedes decir lo mismo, lo sabemos... Ayssss, no da la vida para todo, ¿verdad? Irati está precioso en esta época, para nosotros la mejor, encantados de encontrarnos en el camino, y te debemos visita, por supuesto.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Esos colores otoñales me fascinan, qué pasada! (están en mi recuerdo vuestras fotos de Vermont que me dejaron enamoradita, espero poder ir alguna vez, esto de no poder viajar más que en unas fechas determinadas es chungo para según qué viajes). Preciosas fotos y paisajes. Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caliope es que lo nuestro con el Otoño... tenemos predilección. Y es verdad, a veces cuesta cuadrar fechas, la suerte es que a nuestro alrededor hay maravillas. Y siempre estamos preguntando a los lugareños por hayedos que no conocemos. Lo de Vermont, hay que ir, jejeje.
      Un abrazo ;-)))

      Eliminar
  6. Irati es una maravilla, uno de los más bonitos rincones de España y lo he visitado varias veces, que nunca son suficientes. En la primera ocasión, la fábrica de armas se podía ver sin problemas, pero luego la vi rodeada de una valla metálica, imagino que para proteger los restos y para evitar accidentes. De todas formas, hace demasiado tiempo que no voy por allí. En primavera, también es precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tawaki, en primavera es cuando más hace honor a su nombre, Selva, aunque la verdad es que el otoño nos puede... :) Están trabajando en la fábrica, aunque no se si aun puede visitarse. En cualquier caso, esperemos que la recuperen lo suficiente como para que no desaparezca del todo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Genial recorrido, las fotos son espectaculares y dan una ganas tremendas de estar allí. La selva de Irati en otoño debe ser espectacular. De hecho, el otoño en general es fantástico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juanan G. C. nos quedan ganas de volver para hacer otros recorridos. Y si, el otoño es un imán para los fotografos. Ojo, hay que ir con alguien a quien también le guste, porque si no puede acabar saturado de hojas, jejeje.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. ¡Un espectáculo asombroso!, ;) Este maravillosomundo, y gracias por la visita.

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial