octubre 12, 2014

Los Mil Colores del Otoño. Un Road Trip por las Carreteras de Vermont


El otoño es una estación realmente mágica en todo el noreste de los Estados Unidos de América. Durante nuestro road trip en busca de los mil colores de ese otoño, recorrimos buena parte de los estados de Vermont y Nueva York. En este post, no obstante, nos centramos en el primero, el estado de Vermont, y en un mapa que ofrece muchas posibilidades.

En el menú desplegable de la izquierda hemos señalado tres rutas en coche por las que disfrutaréis de paisajes magníficos, sin apenas esfuerzo, incluidos algunos de los famosos puentes cubiertos, covered bridges que caracterizan la región, y que cuentan incluso con un museo, en Bennington. La mayor concentración de estos puentes la encontraréis al sureste del estado, en Windham County.

Vermont Puente Cubierto, Smugglers Notch Stables


En rojo destacamos pueblos como Brandon, donde  alojarse o simplemente tomarse un respiro para observar la vida, que tiene su propio ritmo, opuesto al de las grandes ciudades. En la esquina de Franklyn con Park visitamos un local de antigüedades, helados (con el riquísimo de sirope de arce) juguetes, carteles, una mezcla ecléctica donde es fácil sentirse transportado a la infancia, casi tienes ganas de jugar al béisbol. 

Local de Brandon, Vermont

Hortonia Lake, Vermont

Existe, sin duda, una forma mucho mejor de acercarse al paisaje de otoño en Vermont: caminando. Aquí podéis recorrer, entre otros, el primer camino de larga distancia (señalizado como tal), del país: el mítico Long Trail. Entre Massachusetts y Canadá recorre 264 millas, y buena parte (un poco menos de la mitad), discurre por el Green Mountain National Forest.

Vermont Texas Falls Trail

Recorridos en los que tan pronto nos encontramos sumidos en la penumbra y piedras cubiertas de musgo nos llevan a lugares como las Texas Falls, como nos conducen entre bosques que parecen infinitos, donde los colores pugnan por engañar a nuestra vista y a nuestras cámaras, dando la sensación de ser irreales. Una alfombra multicolor que se extiende a nuestros pies.

Hojas de otoño

Cartel indicador en el Long Trail en Vermont

Vermont Sterling Pond

Otro camino de leyenda es el Appalachian Trail que a lo largo de sus 3500 km de recorrido, atraviesa el estado por el sur de las Green Mountains. Caminar por un tramo de este sendero os asegurará una experiencia magnífica de lo que supone el otoño aquí, la fall foliage season. Uno siente que la escala es otra, que se ha hecho pequeño, que la calma te hace percibir más olores y sonidos, las ardillas acuden a compartir el bocadillo con nosotros.

Además de senderos para realizar a pie, las carreteras que recorren la zona nos permiten experimentar  algunos tours singulares, como el Cheese Trail, elaborado por Vermont Cheese Council y que incluye casi cuarenta granjas que podremos visitar para conocer de primera mano el proceso de elaboración de quesos artesanales, y también del conocido cheddar.



La visita de granjas es una actividad muy desarrollada en toda Nueva Inglaterra, también en el estado de Nueva York, y aquí, en Vermont, las encontraremos en cantidad y variedad. Manzanas, calabazas, fresas, frambuesas… que pueden ser recogidas por nosotros mismos durante la visita. Las cervezas artesanas se han convertido en un auténtico boom, al igual que los supermercados y restaurantes donde lo ecológico es seña de identidad.

Vermont, Winslow Farms

Granjas de Vermont

Vermont, granjas

No hay ciudades de gran tamaño en Vermont, la mayor es Burlington, con algo menos de 40000 habitantes (la mayoría, además, está muy por debajo de esta cifra), se encuentra en el noroeste del estado. Las vistas y recorridos junto al Lake Champlain, el mayor del país después de los Grandes Lagos, o el Shelburne Museum son motivos más que suficientes para una parada.

Vista de Vermont junto al lago Champlain

Nosotros elegimos Stowe como campamento base, al norte de las Green Mountains. Un enclave privilegiado desde donde tendremos acceso a un buen número de trails, como el moderado Taft Lodge/Mt.Mansfield via the Long Trail o el exigente Hellbrook Trail. Nuestras carreteras de referencia son la 7, 100, 108, 125, 12…

Stowe, Vermont

Muy cerca de Stowe, en Waterbury, es obligada la parada ya que podremos conocer la historia de Ben Cohen y Jerry Greenflield que en 1978 fundaron aquí, en una vieja gasolinera abandonada, su fábrica de helados, hoy mundialmente conocida, Ben & Jerry's Ice Cream Factory.

En el centro del estado, uno de los lugares mas bucólicos es Mad River Valley y Sugarbush, con dos pintorescos pueblos, Warren y Waitsfield. Aquí encontramos también las llamadas gap roads (Brandon Gap, Middlebury Gap o Lincoln Gap que cruzan las Green Mountains de este a oeste y que no debéis dejar de hacer porque os ofrecen unas vistas incomparables, siendo la mejor de todas la del Appalachian Gap en la VT 17.

Jeffersonville, Vermont

Orwell, Vermont

Bennington, en el sur, en especial su parte antigua o Brattelboro son ciudades a visitar. Como curiosidad, Rudyard Kipling se casó con una vecina de Brattelboro en 1892, y mientras vivió aquí escribió su obra El Libro de la Selva. Son muchas las sorpresas que nos depara el recorrido, como encontrarnos de pronto en Orwell.

También en el sur, Newfane, alrededor de 100 habitantes, aparece como la postal perfecta de lo que es Vermont: árboles, iglesias blancas de tejado apuntado, casas señoriales, y una naturaleza que muestra las estaciones como ninguna. 

Casas en plena naturaleza, Vermont

Grafton, un auténtico reflejo del viejo Vermont, gracias al programa de restauración y conservación impulsado por Windham Foundation, también merece una visita.

Campos de color naranja donde miles de calabazas aguardan su momento, cultivos de café, los famosos helados de Ben & Jerry, el imprescindible sirope de arce, la sidra, las micro-cervecerías, pueblos llenos de fantasmas que nos saludan anunciando Halloween, árboles de todos los colores, lagos que se confunden con el cielo... todo eso y mucho más es Vermont en otoño. ¿Os apetece descubrirlo?

Vermont roads

Entradas Relacionadas:
Vermont, el otoño perfecto

18 comentarios :

  1. SI la primavera la sangre altera, contrariamente a lo que se dice, podríamos decir que el otoño levanta el ánimo. Lástima no poder disfrutar del lugar adecuado cuando se necesita. No conocemos Vermont pero si el norte del estado de NY donde también es espectacular el otoño, tan bonito que casi parece irreal como se ve en vuestras fotos. Un abrazo muy cariñoso y gracias por esta entrada tan bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Los Tiramillas, el norte del estado de Nueva York tiene un paisaje fascinante y, en otoño especialmente, compite con sus vecinos por los mejores colores.
      Abrazos!

      Eliminar
  2. Guauuuuuuuu, guisantes!!! Impresionantes fotos, chicos, qué colores!!! Me gustan especialmente la tercera y la quinta foto. Qué vida muestran!!!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio Ruiz gracias, así da gusto, miro cuales te gustan más y me pongo a pensar en algunas tuyas… los dientes largos, jejeje, un abrazo ;-))

      Eliminar
  3. Unas fotos preciosas! Al no salirnos de la ruta típica no pudimos disfrutar de estos pueblos tan coquetos de los que habláis... en otra ocasión será! Por cierto, la fábrica de Ven and Jerry se puede visitar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! M. Carmen Cruz tuvimos la suerte de deambular a placer… Y si la fabrica de helados se visita, ya sabes que ellos tienen una conciencia muy clara de hacer y comunicar, los anuncios de Ben & Jerry los encuentras en toda la zona.
      Un abrazo ;-))

      Eliminar
  4. ESPECTACULARRRR! desde que vi un documental del otoño en Vermont estoy con unas enormes ganas de hacer esa ruta, la cosa es que por ahora tengo crudo lo de viajar en esta época del año, pero en cuanto pueda me escaparé...esa amalgama de ocres, rojos, naranjas, marrones…hay que disfrutarla en directo, mientras tanto me lo paso en grande con esta entrada vuestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Caliope te aseguro que era como estar dentro del documental, y el color te asaltaba en todas partes, nos encanta esta estación, aunque claro hay que encajar agendas, te encantará seguro.
      Un abrazo ;-))

      Eliminar
  5. Preciosas fotos. Una experiencia multicolor que tiene que ser todo un espectáculo. La anotamos por si un día podemos escaparnos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá siuler viajes y fotos y desde luego estaremos atentos a vuestras experiencias, un abrazo ;-)

      Eliminar
  6. Las fotos son espectaculares, y la entrada anima avistar esta zona. Me la apunto para un posible viaje que espero que sea más pronto que tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tawaki aunque nos parece que las imágenes no hacen justicia a la maravilla que vimos… Es un viaje espectacular, solo podemos decir eso.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Desde luego...el otoño te puede dejar sin aliento si lo disfrutas en todo su esplendor. Por aquí, a los más que llego es a la Tejera Negra que está en Guadalajara, y es preciosa...por sí hacéis una escapada por aquí algún año.
    ¡¡Qué bellas imágenes habéis retratado!! Me llevan a poner en el mapa un nuevo destino que tenía olvidado...los EEUU. En especial esa zona...y en esta época.
    Un abrazo grande...es una delicia venir por aquí...parece que me acabo de quitar las botas y de dar un paseo por ese otoño tan bonito...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hayedo de Tejera Negra lo tenemos en nuestra lista de pendientes, Maria, así que algún día caerá. Las fotos no tienen mucho mérito, jajaja, solo estar allí, 😋

      Eliminar
  8. Hola ¿me podrías decir cuando es la mejor fecha para ver la mayor variedad de colores en los árboles? Estoy pensando en ir el año próximo. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fecha oscila Manuel este año el pico ha sido el 28 de septiembre, hay un margen de una semana o dos y encontrarás información detallada de las zonas y colores en http://www.foliage-vermont.com
      Nosotros viajamos en Octubre, espero que te guste y nos lo cuentes a al vuelta, jejeje.
      Un saludo ;-)

      Eliminar
  9. ¡Qué maravilla de sitios y qué bien lo habéis pillado, en el momento justo! Unas fotos excelentes además. Lo de Tejera negra está muy bien pero seguro que tenéis otros más cerca de Bilbao mejores aún. De todas formas muy cerca de Tejera negra os encontráis con el Hayedo de la Pedrosa que ese aún más interesante en mi opinión, pero no hay caminos, lo cual es creo yo una ventaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier Martinez lo de las fotos viniendo de ti tiene más valor, jejeje. Como me acuerdo de Toledo y el musgo...
      Creo que tenemos la suerte de tener entornos priviliegiados muy cerca, y siempre estamos explorando para conocer nuevos hayedos, teneis que venir a ver nuestros nuevos descubrimientos, en tus manos las fotos han de ser palabras mayores, seguro.
      Que ganas de ese "no camino" en la Pedrosa, a ver si podemos recorrerlo juntos, un fuerte abrazo ;-))

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial