agosto 12, 2014

Postales desde Zaragoza. Postcards from Zaragoza


Hacía mucho que teníamos pendiente volver a Zaragoza. Nos hemos reencontrado con una ciudad acogedora, vital y muy, muy cambiada. La antigua Caesaraugusta luce hoy sus mejores galas.


Hemos podido por fin visitar la Aljafería, testimonio de su pasado musulmán y mudéjar, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 2001, una visita que no podéis perderos para repasar diez siglos de la vida, la historia y el arte de Aragón.




Nosotros tuvimos la suerte de tener a Paula de guía por la ciudad, que a petición nuestra comenzó la visita en estas dependencias, preguntad por ella en Zaragoza Turismo.



Fuimos los primeros en entrar al Palacio Islámico. Es fácil entender la admiración que suscitaba esta corte y que servirá de inspiración a los arquitectos de los Reales Alcázares de Sevilla y la Alhambra de Granada.


Los alfarjes del Palacio Cristiano Medieval, cuando la Alfajería pasa a ser el palacio de los monarcas aragoneses tras la reconquista, han sido cuidadosamente restaurados.

El Palacio de los Reyes Católicos, construido en el estilo del mismo nombre funde aquí el mudéjar, medieval y renacimiento. Hay que buscar el nudo gordiano, detenerse en los bellos artesonados y en los azulejos de cerámica de Muel.


Nos acercábamos a ver la parte más antigua del Palacio, del siglo XI, la torre del Trovador que inspiró a Giuseppe Verdi. Pocos saben que fue el drama de Antonio García Gutiérrez titulado El Trovador y ambientado en el Aragón del siglo XV, el que dio lugar a la adaptación y la opera del maestro italiano.


El drama también está presente en la historia de la Alfajería que fue sede del Tribunal de la Inquisición y a partir de 1706 lugar para el acuartelamiento de tropas y cárcel. Sus paredes, con abundantes graffitis de los presos, son testimonio de ello. Actualmente se reúnen aquí las Cortes de Aragón. Hay que prestar atención a sus actividades que restringen la visita al Palacio varios días por semana.


Zaragoza fue la única ciudad romana con el privilegio de llevar el nombre completo del emperador y por ello llamada Caesaraugusta, de la que dan testimonio los museos del Foro, del Puerto Fluvial, de las Termas y del Teatro Romano. En este último disfrutamos de la completa recreación, paneles y maquetas que tanto se echan en falta en otras visitas, y por si fuera poco, personajes de época nos cuentan de primera mano las costumbres romanas. Todo para disfrutar como niños, o como emperadores. Señalar que este año, 2014, la ciudad celebra el Año de Augusto.


El perfil barroco de la Basílica de El Pilar, omnipresente, posa para nuestras cámaras. Hay que subir a sus torres para tener una vista privilegiada de los azulejos que rematan las cúpulas exteriores. En su interior una elegante sillería dominada por una diminuta figura llama nuestra atención.



Hoy nos encontramos con una plaza al fin adaptada a las colosales dimensiones de la Basílica donde la Fuente de la Hispanidad nos invita a viajar, llevados por la fuerza del agua desde Yucatán a la Tierra de Fuego.


Nos acercamos a la Seo, Catedral de San Salvador, que se construye en el espacio que habían ocupado anteriormente el templo romano del foro, la iglesia visigoda y mezquita mayor musulmana. Hay que rodearla para deleitarse ante el muro mudéjar y buscar en él el escudo del Papa Luna.


La antigua lonja de mercaderes es hoy un palacio de exposiciones, situada en la plaza frente a la Catedral. La Lonja es el primer edificio renacentista de la ciudad.



El torreón de la Zuda, sede de los gobernadores musulmanes y la Iglesia de San Juan de los Panetes con su torre campanario octogonal completan el conjunto de esta escénica plaza.

Y no podíamos marcharnos sin recorrer El Tubo, y el Casco Histórico para comprobar que los zaragozanos siguen siendo contundentes en su comida y en el trato franco y alegre con los visitantes. 




Nos queda por recorrer la zona ampliada por la Expo de 2008, aunque como ya sabeis, nos gusta dejar algo para una próxima visita ¿no?. Y, además, no necesitamos tener una excusa para visitar a Miguel, de A Salto de Mata, y a Eva que nos han hecho sentir como en casa. Volveremos a la ciudad de Goya, seguro.

14 comentarios :

  1. Qué bonita Zaragoza! Yo (Judith) no he estado, pero Carol dice que es preciosa!! Un saludo y esperamos que te guste nuestra crónica sobre el Monasterio de Piedra de Zgz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ameseros Viajeros anotamos entonces, que nuestra visita al Monasterio de Piedra, donde dicen se tomó chocolate en Europa por primera vez es de hace unos añitos, así que repasaremos ;-))

      Eliminar
  2. Que guapo es Zaragoza, no pude entrar en la alfajería, me queda pendiente.
    Maravillosas fotos!!!!
    Un saludo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen O tienes que volver, lo cierto es que teníamos muchas ganas de ver la alfarería, es un lujo de visita, y para completar la forma en la que te acogen los maños es muy especial.
      Saludos ;-)

      Eliminar
  3. La Alfajería es lo que más me gustó de Zaragoza!!!! Mira que he estado varias veces en esa ciudad, pero hasta la última visita no descubrí esta joya!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. Carmen Cruz genial ¿verdad? nos pasaba en parte lo mismo, y desde luego a partir de ahora recomiendo a todos los que visiten Zaragoza que se acerquen allí, como dices una joya!
      Un fuerte abrazo ;-))

      Eliminar
  4. El mudéjar es precioso y los monumentos asi limpios y restaurados una maravilla, como se aprecia en vuestras fotos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los tiramillas es que es verdad que la ciudad se ha puesto guapa, y con ese luz todo luce mejor, no tenemos mérito. Abrazos ;-))

      Eliminar
  5. Qué bonita ciudad, preciosas fotos, la verdad que nunca entenderé el poco bombo que se le da a Zaragoza, es una maravilla y mucha gente aún desconoce los encantos que tiene.

    Tengo que volver pronto, pues hace ya muchos años que no voy por allí :D

    ¡Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Carlos DS ya nos contarás seguro en cuanto vuelvas, desde luego hay que recomendarla, ¿verdad?
      Un abrazo ;-))

      Eliminar
  6. Yo recordaba una Zaragoza de polvo seco y calor extenuante. ¡Y este relato está lleno del frescor olvidado del mudéjar zaragozano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Alvaro te ha quedado la frase paradar letra una "jota" aragonesa, te imagino cantando a pleno pulmón ;-))

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucha la entrada, a nosotros también nos encanta Zaragoza, La Seo por dentro me gusta incluso más que El Pilar. Saludos viajeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bonito es viajar tal vez El Pilar es muy solemne, acorde a su tamaño. Las dimensiones nos aplastan un poco y la Seo tal vez tiene una escala más humana. Gracias!
      Saludos ;-))

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial