marzo 25, 2014

Una noche en el Metropolitan Museum de Nueva York

Náyade reclinada

Una de las características que siempre alabamos del Metropolitan Museum of Art de Nueva York es su magnífica iluminación, perfecta cuando se trata de iluminar las piezas con luz artificial, y sobre todo, por el buen uso de la luz natural en sus espacios, que a menudo nos hace olvidar que nos encontramos en el interior de un edificio, y provoca que el tiempo transcurra en su interior a otro ritmo. Tal vez precisamente por eso hemos decidido dedicar estas líneas a una visita diferente, casi furtiva, bajo el manto de la noche.

Perseo con la cabeza de la Medusa

El Museo Metropolitano de Nueva York, el MET, tal vez el más emblemático de la gran manzana, tiene sus raíces, sin embargo, al otro lado del Atlántico, en París, en fecha relativamente reciente para un gran museo, 1866. Con motivo de celebrar el 4 de julio, un variopinto grupo de amigos se reunió en un restaurante del Bois de Boulogne. Allí John Jay, hijo de un famoso jurista y notable hombre público él mismo, propuso a sus compatriotas la creación de una galería nacional de arte. La idea fue acogida con entusiasmo y durante los años siguientes el Union League Club presidido por el propio Jay atrajo para la causa a hombres de negocios, artistas, filántropos, coleccionistas de arte y líderes civiles.

Las Tres Gracias

The Metropolitan Museum of Art, se constituyó el 13 de abril de 1870, y abrió sus puertas al público en el Dodworth Building en el 681 de la Quinta Avenida. El 20 de noviembre de ese mismo año, el museo adquirió su primera obra, un sarcófago romano. Y ya en 1871, 174 trabajos de pintores europeos, entre los que se encontraban van Dyck, Poussin o Tiépolo formaron el germen de la colección. Durante esa la década de los setenta mudó su ubicación en varias ocasiones hasta que el 30 de marzo de 1880 se trasladó a Central Park entre la 82 y la Quinta Avenida, donde fue creciendo hasta convertirse en el museo que admiramos actualmente.

Hércules con la piel de león

Venus itálica

Hemos visitado el MET en varias ocasiones, como corresponde a un museo con mas de tres millones de piezas y con un asombroso número de ellas expuestas al público. Siempre encontramos algo nuevo, un ángulo diferente para una escultura o un pintura ya conocida, viejos amigos a los que saludar cada vez que aparecemos junto a ellos.

Andrómeda y el monstruo marino

Siempre a la luz del día. Hasta ahora. Al caer la noche el museo se libera de la mayoría de sus inquilinos humanos y caminamos solos por salas y pasillos donde resuenan nuestros pasos. Donde antes había luz ahora es la oscuridad la que se impone. Es un museo absolutamente diferente, envuelto por una atmósfera de irrealidad que lo convierte en mágico.

El sátiro Marsyas

Espacios en negro, donde resalta el blanco de las esculturas, como islas en medio de la nada. Seres formados ya no de piedra sino de carne y hueso, que nos hipnotizan con sus expresiones y sus movimientos, que nos hacen detenernos y esperar, con la firme convicción de que en cualquier momento veremos a Perseo agitar la recién cortada cabeza de la Medusa, a Andrómeda librarse de la cadena que la deja a merced del monstruo marino, al traidor Ugolino derramando amargas lágrimas por sus hijos condenados a muerte por el pecado de su padre, o sufrir como nuestra la tortura al sátiro Marsyas.

Ugolino y sus hijos

Pretender mostrar todas las piezas es como tratar de redactar una guía que las incluya, una tarea imposible y opuesta a lo que buscamos al visitar un museo. Se trata de una elección personal, probablemente arbitraria, y que revisaríamos y cambiaríamos cada vez. Cada una de las secciones que componen el Metropolitan Museum es un museo en sí mismo. Os dejamos con una pequeña muestra de lo que podréis admirar, mejor a pantalla completa y HD, en este salón de las maravillas.

29 comentarios :

  1. Preciosas fotos y relato, me habéis convencido!! Anotadísimo para cuando me decida a ir a New York ;)
    Un abrazo
    Alicia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegramos mucho, Alisetter, seguro que te encantará
      Abrazos!

      Eliminar
  2. Aún recuerdo mi otra vida, cuando me reunía con mis amigos parisinos allá y entre copas, en vez de apostar quién bebía más absenta o decir aquello de "tú eres mi mejor amigo" acordábamos la creación de uno de los mayores/mejores museos del mundo.

    No me extraña que siempre descubráis algo nuevo, solo el hecho (físico) de recorrer todas sus salas, es meritorio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que tiempos Loquemeahorro Jajaja, todas las salas de una vez es demasiado, incluso para nosotros!
      Saludos!! :)

      Eliminar
  3. Impresionante la visita al caer la noche... debe de ser una experiencia totalmente diferente. Me la apunta para la próxima vez que visitemos la Gran Manzana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que lo es, Libreta Vijaera, de día nos encanta el museo, ya lo habíamos visitado varias veces. Esta vez se nos hizo de noche, y fue alucinante. Recomendable, al cien por cien.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Definitivamente cuando vuelva al MET será en horario de tarde noche. No sé que tienen la noche y los museos que casan tan bien. En mi museo abrimos una noche al año en verano y siempre es un éxito. Preciosas fotos y una entrada genial. Enhorabuena guisantes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo Calíope que la noche casa tan bien porque el ambiente nocturno del exterior provoca una mayor concentración en lo que ocurre en el interior, es una sensación de recogimiento que hace disfrutar al visitante. Ayuda, claro, que el público sea, normalmente, menor que durante el día. En este caso, el MET estaba prácticamente vacío, fue un lujo.
      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Uno de los grandes museos mundiales que aún me quedan por ver, sin duda será visita obligada cuando al fin pueda conocer NY, pues hasta la fecha lo único que conozco es el aeropuerto JFK...xD

    Además pinta que a esa hora la galería luce de una manera impresionante :)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Carlos DS, Nueva York..., todo lo que te diga es poco. Al principio vas con un poco de desconfianza por aquello de esperar mucho..., te olvidas rápido. Es genial. Y el museo, efectivamente, es visita obligada. Si vas en otoño, una época magnífica, lo puedes ver de noche a las seis, así que perfecto.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. En HD me va a tirones, pero a 480 he podido disfrutarlo plenamente.

    Qué decir, es una maravilla ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegramos mucho, Enrique Carratalá, a veces verlos en HD es problemático por las conexiones. En cualquier caso, el video no le hace justicia. Mejor en directo, :)
      Saludos!

      Eliminar
    2. Eso siempre... ¡pero mejor esto que nada!

      Eliminar
  7. Hola chicos!

    Es uno de los grandes museos del mundo que faltan por ver. Excelente idea visitarlo a esas horas. debe ser una experiencia realmente fantástica. Tomamos nota para una futura visita a NY.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es una buena opción, Antonio Ruiz, a nosotros, que ya lo conocíamos, nos sorprendió la prácticamente nula presencia de visitantes en muchas salas. Se ve que los horarios de cena condicionan mucho la visita. :)

      ¡Abrazos!

      Eliminar
  8. Por supuesto que podéis elaborar "una buena y completa guía del museo".

    Os imagino cerrando el museo, de sala en sala, fijándoos en todos los detalles ...

    Qué buen recuerdo de la visita que hicimos juntos a New York y a este museo entre otros y ya estoy deseando volver después de haber visto el video.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, MertxeGL, nos conoces bien... Efectivamente, cerramos el Museo... ;) Y, si, nos dan ganas incluso a nosotros de volver.

      Abrazo!!

      Eliminar
  9. Excelente visual, vaya paseo más guapo, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  10. Preciosas fotos! Y sí, su visita es obligada cuando uno va a Nueva York. Mira que nosotros no somos muy de visitar museos, pero éste no nos lo quisimos perder.
    Por cierto, ¿las visitas nocturnas son en algún día en concreto?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo M.Carmen Cruz que es una visita imprescindible en Nueva York, pero claro, nosotros no somos imparciales, jajaja.
      La visita nocturna, es más bien una visita de noche. Habitualmente el museo cierra los viernes y sábados a las 21.00h, por lo que si vas fuera de verano (nosotros esta vez lo visitamos a finales de octubre), a las cinco o seis de la tarde ya es de noche. Lo curioso es que los visitantes también se van a esas horas, con lo que tienes el museo para ti. En muchas salas estuvimos solos. :)
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. No recordaba que había días que cerraba a las 21.00 horas... También es verdad que cuando yo estuve era aún verano y el sol se ponía sobre las 19.30 - 20.00 horas... Lo tendré en cuenta para próximas ocasiones.
      Un abrazo

      Eliminar
    3. M.Carmen Cruz en verano es un poco más difícil jejeje. El otoño es genial. Si tenéis ocasión no lo dudéis.
      Abrazos!

      Eliminar
  11. Un museo fantástico, para visitarlo una y otra vez y vuestras fotos también. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bien que lo recorrimos juntos, Los Tiramillas, :)
      Abrazos!

      Eliminar
  12. Que maravilla
    uno de los lugares que visitar de forma obligada supongo no??
    genial entrada chicos
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, Bleid, creo que ir a New York y no visitar el MET es como no ir… ;)
      Un abrazo!

      Eliminar
  13. Fantástico museo, queda apuntado!
    Gracias
    Un saludo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen O es un museo en el que siempre uno se siente a gusto.
      Saludos!

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial