agosto 22, 2013

Marionetas de Agua, el arte del arrozal

Marionetas de Agua, Thang Long

Una llanura inundada se extiende en el horizonte. Los habitantes del delta del Río Rojo esperan pacientemente el momento en que el arroz brote. Fue durante esos períodos cuando surgió el arte de las marionetas de agua. El principal teatro de Hanoi que ofrece el espectáculo de las marionetas acuáticas es el Thang Long. En poco menos de una hora asistimos al repaso de las leyendas y mitos vietnamitas, como el de la Espada devuelta por Le Loi a la tortuga dorada del lago Hoan Kiem o el baile de los cuatro animales sagrados, dragón, león-perro, tortuga y fénix.



Las leyendas y cuentos populares de Vietnam nos narran la existencia de la comunidad vietnamita desde tiempos muy antiguos,  como la que los describe como descendientes de la madre AuCo, quien dio a luz cien huevos, casi siempre para poner de manifiesto la relación de estos moradores con la naturaleza. Hablan de dioses creadores, de diosas protectoras, aunque la mayoría son relatos milagrosos y leyendas para explicar los fenómenos naturales, la lucha por la sobrevivir, los usos y costumbres de una comunidad agrícola, que lucha por la supervivencia.

Marionetas de Agua, campesinos

Es el cultivo del arroz en el delta del río Rojo el que da origen a este espectáculo milenario. Mientras el arrozal estaba inundado, los campesinos competían con sus narraciones, tallando en madera de higuera a los protagonistas, que eran pintados y lacados para resistir esas alocadas carreras por el agua. Formaban parte de corporaciones que mantenían en secreto sus creaciones e historias frente a otros artesanos de pueblos cercanos.

Marionetas de Agua Dragones

Tras una tela opaca que hace de escenario varios titiriteros se afanan por dar vida, por medio de cañas y cuerdas sumergidas, a estas pequeñas obras de arte. En las actuaciones más elaboradas son varias personas las que tienen que trabajar con una única caña. Son historias corales, y por ello muchas de las marionetas van unidas sobre la misma base de madera. Ante nuestros ojos desfilan soldados, enamorados, campesinos...Los efectos pirotécnicos, las "desapariciones", las transformaciones, como la del pez en dragón, siempre forman parte de la obra.

Marionetas de agua del Museo Etnográfico de Hanoi

Aunque los repertorios pueden variar en el número y en las leyendas, nunca falta el maestro de ceremonias, Teu, un niño grande con sólo dos pelos, amigo de hacer trastadas, que le llevan a perder literalmente la cabeza.

Hoy en día las marionetas son acompañadas por una orquesta tradicional, con repertorio de cantos Chau Van, un arte popular, o el canto Quan Ho, que desde 2009 forma parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO y que que nos habla de las canciones de cortejo de hombres y mujeres durante la primavera y el otoño en las aldeas. Nosotros tuvimos la suerte de escuchar en directo una muestra del mismo en la provincia de Bac Ninh, donde también visitamos la magnífica Chua But Thap, el loto de Piedra.

Teatro de Marionetas en la Pagoda Thay

Si sois inquietos, en la pagoda de Thay, en las afueras al noroeste de Hanoi, aún se conserva uno de los escenarios más antiguos, un thuy dinh, donde en ocasiones especiales hay representaciones. Precisamente, esta pagoda, del siglo XI, está dedicada al creador de las marionetas de agua, Tu Dao Hanh, como os contamos en nuestra entrada, Thay y Tay Phuong, las Pagodas del Oeste en Hanoi.

También en el Museo Etnográfico de la capital, aunque con menor número de representaciones podéis verlos en acción, las marionetas más antiguas, y sus creadores más famosos tienen su espacio en el museo.

Al salir del espectáculo en Thang Long, uno puede pasear por las orillas del lago Hoan Kiem e intentar ver a la tortuga que reclama la espada, como nos cuenta una de las más famosas leyendas:


La Espada Mágica Restituida
La historia se remonta a la época de los Ming, cuando la dominación china pesaba gravemente sobre Vietnam. El pueblo, agotado por los impuestos, odiaba al ocupante. En la provincia de Thanh Hoa, distrito de Lam Son, los patriotas, ávidos de libertad, se sublevaron. No obstante, las fuerzas eran muy desiguales y sufrían derrota tras derrota. Losn Quan, rey del imperio de las aguas, decidió intervenir.

En esa época vivía en Thanh Hoa un pescador llamado Le Than. Una noche, cuando levantó su red, la sintió mucho más pesada que de costumbre. "Un grueso pez" pensó muy feliz. Pero no era más que una barra de hierro que arrojó de vuelta al agua. Poco después, al alzar de nuevo la red, encontró allí la misma barra de hierro. Y así tres veces seguidas. Sorprendido, observó más de cerca el objeto insólito.
-¡Oh! ¡Oh! Es una espada, gritó el.
Poco tiempo después, se unió a los voluntarios de Lam Son.

Marionetas de Agua, princesas y príncipes

Un día, el comandante en jefe de Le Loi y algunos hombres de tropa entraron en casa de Than. La cabaña era oscura, aun en pleno día, pero en un rincón brillaba la espada. Sorprendido, Le Loi la tomó, la examinó y vio grabadas en el metal estas palabras _ "¡Por la voluntad del cielo!" En ese momento nadie le concedió mayor importancia.

Y, poco después, Le Loi y sus lugartenientes debieron batirse en retirada. Atravesando un bosque, percibió de repente una extraña luz en la copa de una higuera. Trepando rápidamente al árbol, vio que provenía de una vaina de espada incrustada en jade. Entonces recordó la espada vista en la casa de Than.

Al día siguiente, reencontró al joven pescador y le habló de su descubrimiento. ¡Milagro!, la vaina se adaptaba perfectamente a la espada.
-Mi príncipe, ¡es el cielo que se la envía!, exclamó Than. ¡Juramos seguirle y sacrificar nuestras vidas por la independencia de la Patria!

Marionetas de agua, soldados

Desde entonces, la espada sagrada en manos de Le Loi multiplicaba el ardor de los soldados y hacía milagros. Pronto, todo el país fue liberado. Un año después de haber expulsado a los agresores Ming, Le Loi, convertido en rey, se paseaba por el lago de Te Vong, en el corazón de la capital, y desde la barca real vio surgir repentinamente de las aguas una tortuga de oro.

-Haz el favor, dijo ella, de devolver a mi dueño, Long Quan, Emperador del reino de las Aguas, la espada que el te confió.

De pie en la barca, Le Loi sintió vibrar la espada que llevaba siempre en la cintura. La tomó y la echó al agua. La tortuga de oro la agarró con la boca y se sumergió. Durante largo tiempo una claridad fulgurante surcó la superficie del lago.

Marionetas de agua, pescadores

Desde ese día el lago de Ta Vong tomó el nombre de "Lago de la Espada" o más exactamente "Lago de la Espada Restituida",  Hoan Kiem.

22 comentarios :

  1. Me ha encantado como habéis contado esta tradición vietnamita. A mí me llamó muchísimo la atención, pero no la pude disfrutar a tope porque fuimos a verla nada más aterrizar en Hanoi y teníamos un jetlag de tres pares de narices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Pau a nosotros también nos cuadró ir el día que llegamos porque planificamos sin contar con el jetlag. Por suerte habíamos dormido un ratillo y a la tarde estábamos pletóricos, jajaja.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. No conocía esta tradición. Muy curiosa sí señor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bastante extendida Ruben / lugares que visitar, aunque tal vez sea el de Vietnam el más famoso. En cualquier caso, cuando visites la zona, no te lo pierdas! , :)
      Saludos!

      Eliminar
  3. Muy interesante la tradición y que bonitas son las marionetas. Espero cuando vaya por allí poder disfrutar de este espectáculo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si, Jose Carlos DS, os van a encantar como nos ocurrió, y de hecho una se vino con nosotros... :)
      Saludos!!

      Eliminar
  4. Qué bonito! Las culturas orientales tienen son tendentes a este tipo de representaciones artísticas, una preciosidad. En junio he visitado un museo de miniaturas chinas, y me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las culturas orientales Lola Kabuki son fascinantes, llenas de sensibilidad (aunque a veces al occidental nos resulte dificilísimo comprenderla), y siempre, siempre captan nuestra atención. Cuenta lo de ese museo :)
      Saludos!

      Eliminar
  5. Las pequeñas cosas son las más importantes de la vida, y lo mismo pasa con los viajes. Tradiciones como ésta son las que realmente hacen que merezca la pena gastarse tiempo y dinero en salir de casa y conocer mundo :-) Nos ha encantado el post ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Edu y Eri la magia está en los detalles. Un saludo ;-)

      Eliminar
  6. Una tradición muy curiosa y muy bonita, merece la pena verla. A lo largo del viaje nos contaron leyendas como estas que nos ayudaron a comprender un poco más las tradiciones vietnamitas.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad MertxeGL que uno escucha con más atención esas historias y leyendas mientras recorre el escenario que las ha originado. Es una bonita forma de rememorar el viaje. ¿verdad? ;-)

      Eliminar
  7. Las marionetas la verdad que nunca me han gustado ... me han dado ... "miedo" pero son un gran pilar en la cultura asiática ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿te dan miedo? thewotme, aunque es verdad Alfonso que algunas marionetas impresionan, lo cierto es que las elegidas por los vietnamitas nos han parecido más "aniñadas" que otras de Asia, las caras son más sonrientes, los gestos menos agresivos...

      Eliminar
  8. Impresionante lo que hacen con estas marionetax. Una historia muy bonits. El video ha quedado genial

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado tu post, las marionetas, el teatro, muy bonito todo.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco Piniella así da gusto, jejeje. Saludos.

      Eliminar
  10. Hola! llevaba tiempo sin visitar a los amigos, y he decidio darme una vuelta por la red: como siempre, vuestras entradas son magníficas. Un saludo,

    xG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola xGaztelu ya sabes que a nosotros nos pasa igual, esa sensación de no llegar.. Gracias, te debemos visita ;-)

      Eliminar
  11. Que interesante!
    La verdad que solo hay que ver mundo para ver la diversidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María Grau, siempre decimos, precisamente, que viajar es la mejor cura de humildad.
      Abrazos!

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial