septiembre 06, 2012

Patio de Butacas, Segunda Fila a la Derecha

Folleto de Hopper en el Museo Thyssen

Aunque hace unos años perdimos la oportunidad de ver en el Museo Ludwig de Colonia una retrospectiva del artista estadounidense Edward Hopper, ha merecido la pena esperar a ver esta exposición, que tras su paso por el Museo Thyssen-Bornemisza, viajará a París, y en la que sólo se echa de menos su obra Nighthawks del Art Institute of Chicago,  y alguno de sus faros. 

Cartel creado por Hopper

Precisamente, la exposición  comienza con un repaso de su etapa de aprendizaje, completada en 1906, como era obligado, en París. Allí no acudió a ninguna escuela ni academia, sino que se paseaba por las exposiciones y pintaba al aire libre. Consideró malo el certamen anual del Salón de Otoño, con retrospectivas de Cezanne, Gauguin, y las vanguardias no le impresionaron.

Sombras Nocturnas, aguafuerte de HopperEn este primer viaje también visitó Londres, donde conoce el trabajo de Turner, (podeís ver una muestra en nuestra entrada sobre sus acuarelas venecianas), y Amsterdam, Haarlem, y habla en especial de Rembrandt (cuyo trabajo reseñamos en nuestra entrada sobre su casa museo: Rembrandhuis), y Frans Hals.

Viento en la Tarde, aguafuerte por HopperEncontrar en esta exposición sus trabajos como ilustrador, es uno de los aciertos de la muestra, ya que podemos comprobar como en adelante el estilo para ilustrar portadas, los enfoques fotográficos, la forma de dirigir la mirada del espectador, van a estar presentes en el resto de su obra.

Sus primeros éxitos se deben a grabados y aguafuertes. Poderosa esa vista cenital de Sombras nocturnas y encontramos ya en Viento en la tarde algunos de los elementos centrales y obsesivos de su creación: el viento, la cortina, la mujer y la iluminación. Pero es una técnica que ya tenía tradición en norteamerica, la Acuarela, la que le permite abandonar la ilustración y dedicarse por completo a la pintura.

La Casa en la Via,  Hopper en el MOMA

Aún cuando en USA no existía una diferencia entre arte mayor y artes aplicadas, los casi 50 años de obra pausada, reflexiva, repetitiva de Hopper, parecen tener por objeto lograr un estilo pictórico entre los grandes. 

Autorretrato de Hopper, Whitney Museum of American ArtEs curioso como en el Renacimiento, los artistas trabajaban todas las técnicas, no huían de su condición de artesanos; algo que en en el siglo XX parece una obsesión. La publicidad no es el arte con mayúsculas, seguro que Hopper no esperaba que el movimiento Pop Art lo adoptase como precursor.

Edward Hopper es un artista esquivo, sobre el que se han hecho múltiples interpretaciones. Él mismo dio muy poca información acerca de su vida o su obra. El hecho de que uno de sus primeros maestros fuera Robert Henri, que defendía un realismo orientado hacia la representación de temas de la vida cotidiana de la sociedad americana, es más que significativo. 

Su éxito coincide con el New Deal, el proteccionismo para los artistas estadounidenses y un intento de alejarse del modernismo europeo, entendido como el conjunto de las vanguardias que llegaban de allí.

Patio de butacas, segunda fila a la derecha, Hopper

De sus visitas a Paris adopta de los impresionistas la variedad de temas, el mundo del espectáculo, el teatro, el café. Es en realidad en la composición donde vemos la huella de Degas, al que admiraba.

En 1962 afirma que ... sigue siendo impresionista; el llegó al final del puntillismo en la capital parisina, no le impresiona el ambiente bohemio... no ha oído hablar de Picasso... le influyen más Daumier y Courbet.

Atardecer en Cape Cod, Hopper

Habrá dos viajes más a París, y también visita Madrid y Toledo, con algunas salidas a México, aunque apenas se mencionan sus viajes a la costa oeste, a Utah, Nevada, Yosemite... Esos grandes espacios abiertos, sus primeros viajes en automóvil debieron influir en esas telas que recuerdan un storybard y en el que pensamos en un travelling, con la cámara sobre railes, preparada para moverse y filmar fuera del encuadre a nuestra vista.

La Ciudad, Hopper

La carretera, los puentes, los postes de telégrafos, los trenes, las gasolineras, en definitiva la actividad humana, señales de civilización que se oponen a la naturaleza, al paisaje, son una constante.

Se habla de soledad, de aislamiento en sus cuadros, habitaciones de hotel, oficinas, no parece haber diferencia entre el ocio y el trabajo, y sin embargo hay guiños de juego, de representación teatral, de puesta en escena.

Oficina de Noche, Hopper

Edward y su esposa Jo, que también era una de sus principales modelos, daban nombres a los personajes de los cuadros, inventaban historias sobre lo acontecido en el cuadro. Los cuadros de Hopper parecen invitarnos a pensar más allá del lienzo, ¿qué mira el personaje? ¿qué cuenta esa carta qué lee? ¿qué ha sucedido entre esa pareja que no mantiene el contacto visual? ¿qué hay más allá de esa puerta, esa ventana, esa casa, ese bosque? 

El símil del teatro del mundo se reconoce en muchos cuadros de Hopper, a veces de manera explícita como en  Soir Bleu, deudora de Manet, donde un Pierrot es el personaje central, identificado con el artista, y en su última obra Dos cómicos,  una pareja de comediantes saludando al auditorio.

Dos comicos, Hopper

Hemos visto tantas veces las fotografías, postales, reproducciones de la obra de Hopper, que resulta extraño contemplar los originales. Parecen excesivos en tamaño, desproporcionados, como si la escala impuesta por la obra gráfica condicionase nuestra mirada. 

En el fondo, y a su pesar, Hopper me sigue pareciendo un ilustrador.


El final de la exposición ofrece un guiño con un montaje que por una vez nos permite ver más allá del cuadro.

26 comentarios :

  1. Lo sabía, sabía que con ese título esta entrada solo podía hablar sobre Hopper (me encantó ese cuadro).
    La expo está muy bien aunque, como ya dije, me supo a poco. Y sí sus cuadros esconden historias que el espectador (o esta espectadora) intenta descubrir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ¿qué se habrá perdido bajo la butaca? Lammermoor escenas ambiguas, personajes que no mantienen contacto visual, colores calidos para relaciones gélidas.. tal vez por eso uno se quede con ganas de más..
      Un abrazo ;-)

      Eliminar
  2. Os felicito por la entrada, además me habéis convencido de ir, hasta ahora pensaba que ya había visto gran parte de los expuesto.

    De todo lo que habéis comentado, me quedo con la idea de que no le gustaba explicar su pintura. Me parece perfecto porque yo soy de las que cree (esto ya lo he comentado con vosotros) que el arte, digamos con mayúsculas, no necesita explicación.

    Otra cosa es que con más información puedas apreciar nuevos puntos de vista, pero creo que te debe "llegar" sin necesidad de manual de instrucciones.

    Y esto probablemente sea una parte de la popularidad de Hopper, y empleo la palabra "popularidad" con todo el sentido, es decir que es un pintor que gusta mucho a la gente normal y corriente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Loque .. recuerdo muy bien tu argumentación, aunque una cosa es que el artista no explique y otra las interpretaciones que una belleza incontestable y maléfica como tu puede hacer de la obra; cómo me gustaría acompañarte.
      Y, no se, no sé si te va a gustar.., tu no eres normal y corriente ;-D

      Eliminar
  3. Dan ganas de escaparse a Madrid sólo para verla.

    Un abrazo y hasta el viernes que viene en Vitoria :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pau pues nada,nada, haz una paradita antes de Vitoria ;-)) Se acaba el 16 de septiembre!!
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. A mi gusto la exposición pero me resulta pequeña.
    Saludos viajeros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco Piniella es curioso que uno se quede con esta sensación, la obra de Hopper no es muy extensa, pero no eres el único al que le ha parecido pequeña.
      Saludos, viajero!! ;-)

      Eliminar
  5. Primero de todo, felicitaros por el salto a la fama, ya soy de primera (según Paco Nadal). Lo acabo de ver...
    Nosotros vamos mañana a ver por fin la exposición, que la quitan esta semana y casi se nos pasa. Ya os contaremos.
    Venga, un grossen abrazo, pareja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorry, quería decir ya sois, se me fué la olla, cosas de las horas a la que hice el comentario tras una sobredosis de programación para una página web...

      Eliminar
    2. Gracias galayos y nada de error, es que tu si que eres de primera!! Espero que la disfruteis, al menos que suponga un parentesis entre tanto trabajo, besos a los dos!! ;-)

      Eliminar
  6. Completísima entrada: una expo de este calibre no se merece menos!

    xG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XGaztelu yo ya no contaba con poder verla, y me voy inmediatamente a tu blog a ver que has contado tú ;-)
      Tenía la duda de hacer una entrada relacionada con las peliculas influídas por su obra, como alguna de Coixet.
      Un abrazo ;-)

      Eliminar
  7. no lo conocia , la verdad es que en el tema arte, no soy muy bueno y mas bien entiendo poco , pero me parecen geniales las imagenes que muestras
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bleid, al final, en arte, como en casi todo, lo importante es que te guste, o no. No se trata de entender. Hay artistas que te llegan, y otros se quedan por el camino.
      Un abrazo!

      Eliminar
  8. Yo soy un poco negada para el arte... pero pinta muy bien esta exposición.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como hemos dicho, Helena, todo es cuestión de gustos, nada más. Hay demasiados intereses a la hora de decir que "es bueno"... ;)
      Saludos!

      Eliminar
  9. Pues personalmente me parece fascinante.
    Colonia además (lo poco que vi) me pareció una ciudad limpia y bonita ... lástima que mi visita fue por trabajo (sólo un día) y me dió para poco, ... Catedral, rio y cuatro calles más ...

    Pero cierto es ... que aquella ciudad universitaria tiene rincones, museos y eventos (como el magnífico carnaval) que bien merecen una visita de varios días.

    Un saludo y hasta pronto!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfonso, la pintura de Hopper si que tiene algo de fascinante, tal vez porque hemos visto mucho cine influido por sus planos, no lo se.
      En cuanto a Colonia, nos encantó. Estuvimos unos días, y hasta publicamos un libro.. :)
      Un abrazo!

      Eliminar
  10. Hopper es maravilloso, este fin de semana pude ver su obra en Madrid, salí encantada. Os dejo el post de mi blog sobre sobre la exposición http://www.planificatuviaje.es/viajes-relampago/museo-thyssen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros teníamos muchas ganas de verla Hormiguita Viajera; hace un tiempo se nos escapó otra en Köln, y teníamos clavada la espinita. Nos alegramos de que te gustase.
      Saludos!

      Eliminar
  11. Hola chicos! Así que para enterarme 'qué pasa' en Paris debo visitar el Guisante? JAJAJAJAJA Estoy casi recién bajado de las montañas de Luberon y viendo qué ofrece la ciudad. La verdad que otoño es la temporada alta de eventos y ésto se 'anuncia' como el más destacado... No sé, la verdad que ésto de los museos y ésas exposiciones ya no me impresionan, a veces siento que debo perderme por pequeños espacios y no tanto por galerías donde toooooodos dicen que debemos estar. Será que estoy en una etapa rebelde? JAJAJAJA ... o en realidad ya nada me impresiona tanto... Hopper? Ah si, cuando éra chico tenía un poster de uno de sus cuadros, la verdad que nunca pensé que se merecía otro tipo de 'emplazamiento', JA!

    ResponderEliminar
  12. ...más allá de mi comentario anterior, mis palabras surgen porque hace años que leo notas que hablan cómo los grandes museos y/o galerias (como lo es el Grand Palais) arman éstas giras itinerantes e inundan revistas y medios especializados para 'atraer' a la clientela. Deben atraer público sea como sea y más allá de la excusa del arte y de los artistas, la necesidad obvia de 'facturar' e inventar éstas grandes muestras... de ahí mi desdén por lo que considero 'tratar de salirse un poco del sistema' y no caer en el rebaño...

    Como siempre, chicos, un placer inmenso regresar a vuestro espacio!

    GUS PLANET

    ResponderEliminar
  13. Gusplanet bienvenido de vuelta!. Ya sabes que somos apasionados de los espacios museisticos, y es cierto que muchas veces estas "grandes muestras" parecen eclipsar las colecciones permanentes. De ahí que en nuestro viaje a Köln, la prioridad fueran sus magnificos museos y Hopper quedase fuera.

    Escaparse a ver una de estas muestras temporales, siempre en función de los gustos de uno, es en muchos casos un motivo para revisitar una ciudad.
    Acudir a ver "Los colores de la noche" de Van Gogh en Amsterdam,( y comprobar que se han traído "Noche estrellada" del MOMA) nos ilusionó tanto como ver en París la casa museo Rodin, El museo Carnavalet, El Guimet...

    Creo que tendremos que volver a París para ver una obra de arte que tenemos pendiente : Gusplanet, jejeje. Y entonces hablaremos largo y tendido de cultura en pequeñas dosis, como el Marmottan o una selección del D´orsay o el Louvre. Hemos evolucionado y ahora nos ponemos tiempo límite para las visitas...antes Roberto tenía que sacarme de los pelos, jajaja

    Por cierto, el Grand Palais lo vimos en primicia "vacio", ya que estaban preparando la retrospectiva de Courbet...

    Lo cierto es que hemos tenido unos años en que el nivel de las exposiciones temporales ha sido muy alto, creo que la situación actual va a llevarnos a muestras más austeras con fondos propios. Hay que ofrecer cultura, cultura, cultura.

    Y tienes razón, cuantas más cosas has visto, más cuesta recuperar esas sensación de "impresión" de las primeras veces, yo creo que un encuentro "Guisantes-Gusplanet" sería el evento destacado de esta temporada ¿no? :DDD

    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  14. Gracias opor compartir. Muy bueno!

    LLUM.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una expo que nos encantó, mereció mucho la pena, Llum
      Saludos!

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial