noviembre 03, 2011

But Thap, el Loto de Piedra

Guardián de la Pagoda de But Thap
Recorriendo el sudeste asiático es frecuente encontrar personas que al sonreir muestran sus bocas teñidas de rojo, incluso negro. Es el betel. 

No era esta la primera ocasión que lo veíamos, pero si ha sido nuestro contacto directo con los ingredientes y la manera de utilizarlos.

Fue durante nuestra visita a But Thap, reliquia y joya escultórica, olvidada, de forma incomprensible, por muchos visitantes extranjeros. Por eso estamos convencidos que esta conocida leyenda vietnamita tiene sentido en este post.

En tiempos remotos vivieron dos hermanos, Tan y Lang, hermosos y asombrosamente parecidos, que al perder a sus padres fueron acogidos por un maestro taoista. 
La hija del maestro se casó con el mayor de los hermanos, Tan, pero Lang también estaba enamorado de ella.

Un día Lang llegó a la casa de su hermano y, en la oscuridad de la noche, su cuñada le tomó por su esposo, abrazándolo como tal. En ese momento Tan llegó a la casa, provocando el injusto enfado del marido, que se creyó ultrajado.

Lang decidió abandonar la aldea, sin rumbo ni destino. Finalmente, agotado y sin alimento murió de frío. 

Los espíritus decidieron transformarlo en roca. Mientras, Tan, agobiado por el remordimiento y la responsabilidad salió a buscar a su hermano, sin poder hallar una sola huella. Por fin, agotado, llegó a los pies de una roca. 
Decidió, en un último esfuerzo, escalarla en busca de una pista que le llevara junto a su hermano. Y, allí mismo, murió.

Los genios lo transformaron en un árbol con una gran copa de hojas. Entretanto, la esposa de Tan, segura de que algo malo había ocurrido, salió en busca de su esposo. Recorrió sin descanso bosques, atravesó ríos... sin resultado. Un tarde, al borde del agotamiento, descubrió una roca, coronada por un esbelto árbol, la areca. Allí, abrazada al tronco la sorprendió la muerte, y los espíritus la transformaron en una planta trepadora, el betel.

Pebetero con ofrendas en But Thap

Un venerable, enterado de la historia, hizo construir en honor de los hermanos y la esposa un templo. En ese mismo tiempo una sequía asoló Vietnam, marchitando toda la vegetación, excepto la areca, y el betel. 

El rey, asombrado por el prodigio, hizo recoger una fruta de la areca, y hojas del betel, que masticó, apreciando su sabor y el color que impregnaron su boca.

De ese tiempo viene la tradición de ofrecerlo en las bodas, como símbolo de unión perpetua.

La Pagoda de But Thap se encuentra en la provincia de Bac Ninh, al este de Hanoi. Sus orígenes no están claros, aunque se sabe que el maestro Zen Huyen Quan fue abad aquí hacia 1300.



Tras períodos de esplendor y decadencia, y gracias al interés de la princesa, Le Thi Ngoc Duyen, la nueva pagoda se terminó en 1647

Fue el emperador Tu Duc quien, en 1876 de visita en el lugar, quien le dio su nombre actual debido a la estupa octogonal que se encuentra en el recinto.

Detalle de la Stupa de But Thap

Los diferentes edificios, con grandes salas sostenidas por columnas de madera, los puentes de piedra, la estupa en forma de loto de nueve alturas, construida a modo de rueda de oración mostrando bajorrelieves de la Tierra de la Pureza; allí y en otros pabellones, monos, murciélagos, dragones, leones, cangrejos..., realizados en piedra o en madera, nos contemplan desde los aleros, los remates de las techumbres, las vigas y columnas... Todo forma un conjunto armonioso, íntimamente integrado en su entorno, donde el tiempo parece haberse detenido.

Estatuta madera lacada en But Thap


Las estatuas de madera lacada de la sala principal son obras maestras de la escultura vietnamita. 

Al igual que la diosa de la misericordia, aquí Quan Am, de 11 rostros, 994 brazos y 994 ojos que sale del agua sentada sobre un loto llevado por un dragón, obra del maestro escultor Truong, el único de los antiguos artesanos en Vietnam que firmaba sus obras.

Hay mucho más, pero deberéis viajar hasta allí para descubrirlo. Os encantará.

33 comentarios :

  1. Nos queda mucho por contar sobre este tesoro del arte vietnamita.
    Decir que la de Truong es la única escuela de escultura con fuerte influencia en el arte budista del norte del país, y que la pintura de las piezas era tan importante como la obra, algo que las ultimas restauraciones han deteriorado en parte.
    Las figuras realistas de las mujeres, con caras "serenas como un lago en otoño", en especial la Madre del cielo muestran como "el Buda está en el frente y la Madre detrás", combinando así el Budismo y el culto nativo a la diosa Madre.
    ..."una cara ovalada, los labios redondeados en una leve sonrisa, perfectos ojos, enmarcados por pestañas como las montañas en primavera"
    Me gusta este maestro que se ocupó de retratar a las mujeres, jeje!
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  2. Qué leyenda más triste pero el lugar tiene que ser precioso así que no me lo perderé cuando vaya para allá!!! Un saludo. ;-)

    ResponderEliminar
  3. Preciosa historia y lugar, éste no lo visitamos, qué pena.

    ResponderEliminar
  4. Maribel, habría que añadir este comentario al post... :D

    Bsos!

    ResponderEliminar
  5. Te encantará, Babyboom, es un lugar precioso, y si como nosotros, tienes suerte, podrás ver ceremonias, funerales...

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. elPachinko Bueno, Pau, nosotros no vimos la Pagoda del Perfume ;-), siempre hay que elegir.

    Un abrazo!, y gracias por la visita!

    ResponderEliminar
  7. Todos los lugares místicos tienen un origen de leyenda, las esculturas deben ser impresionantes intercalando escenas sagradas con otras más naturales. Creo que es una visita imprescindible en un viaje a Vietnam.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Carfot, un lugar imprescindible; algunas de las esculturas tienen varios metros y colocarse frente a ellas impresiona.
    Esta no es la pagoda de la leyenda. Decidimos contarla porque, algunas personas asistentes a un funeral, nos mostraron como había que consumir el betel, con las hojas, la fruta, la cal...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Si que merece la visita a la pagoda de But Thap cerca del pueblo Dinh To, no está lejos de Hanoi y está “casi” en el camino de vuelta de Ha Long a Hanoi. El recorrido desde que abandonas la carretera “principal” hasta la pagoda se realiza por un dique que protege los pueblos y los campos de cultivo de las crecidas del río Duong, uno de los afluentes más grande del Song Hong o río Rojo, el segundo en importancia del país.

    El recinto de la pagoda lo forman varios edificios, unos de madera otros de piedra, puentes, estupas, estatuas de madera lacadas, incensarios, ofrendas, etc ...

    Un recinto muy coqueto donde nos encontramos una pareja de novios sacándose fotos y un grupo de señoras que después de haber asistido a un acto religioso en memoria de una persona fallecida nos enseñaron como se prepara y consume el betel.

    La vuelta por el dique la hicimos dejando atrás una maravillosa puesta de sol.

    Una visita muy interesante y muy recomendable.

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito... La leyenda, las fotografias y el sitio son, sin ninguna duda, muy especiales. Ahora cruzo los dedos para poder verlo en persona pronto ;)

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  11. Hola Guisantes.Que bonita historia a pesar del final tan triste.No cabe duda que lo habéis pasado muy bien.
    Nosotros también disfrutamos con vuestros relatos de viajes maravillosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. woww
    que sorpresa mas agradable y que gran relato chicos
    me ha encantado y teneis razon cuando ppasa inadvertida para la mayoria de viajeros y creo que mejor asi no?? que conserve un aire local y que los turistas no empañen su historia

    un fuerte abrazo y gracias por acercarme esta historia

    ResponderEliminar
  13. Bueno lo de Mertxe cada dia me sorprende mas, es una caja de sorpresas.
    La verdad que fue una visita muy interesante las esculturas de madera eran preciosas y una vez mas a Josean le dijeron que se quedase en Vietnam, menos mal que solo fueron dos veces que sino, me veo volviendo sola a Madrid
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Genial historia guisantes!! Debe ser emocionante disfrutar del lugar. Por cierto, el video de 10!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Me encanta todo el royo vietnamita.. que gran artículo! Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Ya digo, un lujo leeros y viajar con vuestros cuentos maravillosos.
    Me ha encantado el vídeo y todo.
    Sigo esperando más cosas.
    Un abrazo
    Teresa

    ResponderEliminar
  17. Gracias Mertxe, por los datos logísticos, jejeje! lo del dique no lo recordábamos. Fijarse y preguntar por los ríos cercanos es una buena referencia en un país como este donde muchos de sus habitantes viven literalmente en el agua!!
    ;-)

    ResponderEliminar
  18. madaboutravel, bienvenida.
    Asia tiene imán, si te acercas a ella te atrapa, y sólo queda volver!! Vietnam es un país con encanto, aún!!
    ;-)

    ResponderEliminar
  19. Los tiramillas, sí, es triste como muchas de las leyendas vietnamitas, el consumo de la nuez de areca y el betel quiere simbolizar el amor eterno, esa es la promesa que se hacen los novios....
    ;-)

    ResponderEliminar
  20. Gracias Bleid es verdad que cada vez se hace más dificil "descubrir", aunque hemos tenido la suerte de visitar estos espacios casi sólos y uno se siente un privilegiado.
    Una mirada atenta, curiosa, con respeto, siempre encuentra recompensa, ¿no?
    ;-)

    ResponderEliminar
  21. Inma jajaja, creo que si prueba el betel se queda...o eso le hubiera gustado a la vietnamita, esa si había sido una historia....
    ;-)

    ResponderEliminar
  22. Gracias Fran, lo cierto es que nos tomamos nuestro tiempo con las fotos...luego no veas que pelea para seleccionar, jajaja.
    El lugar es mágico, todos ataviados con cinta blanca en la cabeza señal de luto) y los nietos y biznietos con diferente color , es todo un código..además en Vietnam dicen que ver un funeral trae suerte, y es verdad que la hemos tenido.
    ;-)

    ResponderEliminar
  23. Teresa es un placer saber que nos esperas. Uno vuelve de allí con la sensación de que aquí vivimos adormecidos. Y es estimulante reflexionar, conmoverse, aprender!
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  24. Hola chicos!
    Preciosa historia, claro, todos nuestros pueblos originarios del planeta tienen en común ésa forma tan amena de explicarnos hechos de la Naturaleza y es algo inherente a todos los hombres, no?

    Aunque no comparto ninguna religión, si me siento muy cercano a la espiritualidad que emanan sitios sagrados como éste...

    Gracias por compartir tan bella hsitoria!

    ¡SALUDOS!

    (algo de ése arte búdico vietnamita lo he visto en persona en ... el Museo Guimet, por supuesto!)

    ResponderEliminar
  25. Hola Gus, es verdad, los pueblos siempre han recurrido a historias como esta para difundir sus creencias.

    Nos alegra que te haya gustado, y que vamos a decir del Guimet... ya lo sabes! Ayyy!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  26. Tenía pendiente esta entrada desde hace … puf, un siglo! (de la anterior, que no comenté aunque me interesó, ya ni os digo). Me parece que todo lo oriental tiene una sensibilidad muy fina, distinta de la nuestra pero a la vez universal, que con facilidad me toca, conecto.

    Así que, como por ahora Vietnam me queda lejísimos, viajo con vosotros y aprendo y disfruto con vuestras historias: gracias, y espero más.

    xG

    ResponderEliminar
  27. Muy buenas xGaztelu, un placer, como siempre, tenerte por aquí. La verdad es que cada día está más complicado sacar tiempo!.
    Es verdad que hay algunos lugares que nos tocan más profundamente. A nosotros, ya lo sabes, extremo oriente nos llama.
    Y nunca se sabe, Vietnam está mas cerca que Japón, y fíjate!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  28. Me he ampliado "el detalle" del dragón y me ha encantado, como la leyenda, como la entrada.

    Y gracias a vosotros, he salido del trabajo durante un rato para ir a Vietnam y descubrir nada y nada menos que por qué en Vietnam tanta gente tiene la boca teñida de oscuro.

    Salvando las distancia (y son muchas, lo sé) me he sentido como cuando veo la leyenda que se cuenta en El Río de Jean Renoir.

    ResponderEliminar
  29. Muchas gracias Loquemeahorro, tu si que eres fan! Que bien que haya gustado la entrada!
    Está bien apuntado el paralelismo, no deja de ser el fluir de la vida, en la India, Vietnam... eso es circunstancial, ¿no?

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  30. Preciosa crónica, de algún modo me he sentido transportada. Y la historia que nos habéis contado...es preciosa!! Me ha gustado mucho la foto donde parece que está lleno de incienso.
    Y eso que comentas después, Maribel, sobre las mujeres con caras "serenas como un lago en Otoño"...me encanta!!
    Sí algún día puedo perderme a estas tierras a las que nos lleváis, antes, sin duda me pongo en contacto con vosotros para ver qué os parece el itinerario.
    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  31. Gracias por tus palabras, María. Nos encantaría que, efectivamente, te perdieras por estos lugares. Creemos que te encantarían.
    La foto que mencionas es una de las preferidas de Maribel, y, ahora como Roberto, te doy las gracias por leer los comentarios. Como digo yo, cuando Maribel comenta, hay que leerlo, merece la pena. :D

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  32. Muy interesante y desconocida leyenda... nos resulta muy agradable y sorprendente aprender cosas de Vietnam de manos de un bilbaino :)
    Gran trabajo
    Un saludo
    Vietnamitas en Madrid

    ResponderEliminar
  33. Vietnamitas en Madrid, gracias!!, lo cierto es que nos gusta curiosear en las librerías antes, durante y después de nuestros viajes.
    Encontramos un librito en Saigón ( en castellano, claro!!) con el que hemos completado la historia que nos relataron allí!.
    En el mítico Rex de la actual Ho Chi Min nos dejaron como lectura la del niño de la Luna....ya os contaremos otro día.
    Un saludo, bilbaíno, jejeje ;-)

    ResponderEliminar