julio 19, 2011

Paseando con Gaudí

Balcones de la Casa Batlló en Barcelona

Recorrer Barcelona siguiendo la ruta del arte modernista que inunda la ciudad nos sumerge en una realidad muy alejada de la actual, donde tratamos siempre de doblegar a la Naturaleza.

En el modernismo prima lo Humano en unión y no en oposición a la Naturaleza, una interacción entre el hombre y el medio no destructiva. Una ruptura con la estética de la época que originó un movimiento que recorrió gran parte del mundo occidental y que, en nuestra opinión, no está valorado como merece.

Chimeneas en la Casa Milá Barcelona

Los edificios, el mobiliario, los objetos de uso cotidiano, la cartelística, incluso lugares de reunión pública..., tienen algo de orgánico, que nos integra en la naturaleza de la que proceden. Los objetos que este art nouveau nos dejó son un regalo para los sentidos. 

Aunque no el único, recordar a Lluís Domènech i Montaner, Josep Puig y Cadafalch, Pujol i Bausis, Alexandre de Riquer, Josep Maria Jujo, Eusebi Arnau, Santiago Rusiñol o Ramón Casas entre otros, Gaudí es, sin duda, el gran artista de este movimiento.

Azotea de la Casa Batlló en Barcelona

Patio interior de la Casa Batlló

Fue capaz no solo de imitar la naturaleza, sino que logró reflejar la adaptabilidad de los seres vivos al medio en sus creaciones. 

Incluso sus fachadas están vivas, se ondulan y juegan con las luces y las sombras, con la textura de los diferentes materiales, como si de un paisaje natural se tratara. 

Tal vez su obra más nombrada y la que le ha valido fama universal sea la Sagrada de Familia de Barcelona. A ella dedicó cuarenta y tres años de su vida.

No obstante, nosotros preferimos otros trabajos, desde El Capricho o el Parc Güell a la Casa Batlló, porque conceptualmente los preceptos del modernismo los vemos mejor reflejados en estas obras, y no tanto en la considerada su obra cumbre. Al menos en lo que al exterior se refiere. 


En el interior del templo volvemos a reconocer al arquitecto que observa y analiza estructuras de barcos, esqueletos de serpiente, o caracolas y conchas marinas para obtener soluciones imposibles. Nos ha sorprendido el espacio, la sensación de encontrarnos en el interior de un descomunal conjunto de huesos que sustentan el cielo sobre nuestras cabezas o, tal vez, en una inmensa gruta, bañada por la luz del sol.

La ausencia de lineas rectas en algunas de sus creaciones, la utilización de múltiples combinaciones de color, la falta de simetría... podrían hacernos pensar en cierta desorientación, o inestabilidad y sin embargo no es así.

Interior patio Casa Batlló en Barcelona

Al contrario, observando las chimeneas, las sillas, las ventanas, las escaleras o los tiradores de las puertas, sabes que estás en casa.

Aspectos como la preocupación por la luz natural, la ventilación y la funcionalidad de los espacios, son elementos que Gaudí consideraba básicos para lograr espacios habitables, a escala humana.

Terraza de la Casa Batllo en Barcelona

Aprovechar fragmentos de cerámica y vidrio para decorar diversas superficies y dotarlas múltiples colores y brillos realza aun más la unión entre su arte y la propia existencia, mostrando que el color es vida y como tal debe tener un papel principal en sus creaciones.

Si tenéis ocasión de visitar Barcelona, no olvidéis recorrer los espacios que ofrece el modernismo catalán. Una experiencia para los cinco sentidos.

30 comentarios :

  1. Pues sí que tengo pendiente una visita a Barcelona, sí, que no lo conozco todavía.

    ResponderEliminar
  2. He estado dos veces en Barcelona y no he visitado aún la casa Batlló!! Espero pronto remediarlo! ;-)
    Aunque como bien decís, la Sagrada Familia es la obra cumbre de Gaudí, me quedó con otras obras suyas que con el templo, que cuando estuve la primera vez hace 15 años no me gustó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Anda! Isi, la primera! Tiempo ha, pardiez!! Barcelona está genial, en cuanto puedas escápate!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Carmen, también nosotros estuvimos hace mucho tiempo, y nos dejó un poco fríos. Ahora, con el interior prácticamente terminado, hemos tenido otra impresión, mejor con diferencia.

    En cualquier caso, el resto de su obra, como dices, nos atrae más.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Para nosotros la obra de Gaudí transmite tranquilidad, alegria, y en cierto modo nos convierte en niños asombrados por los colores, luz,y naturaleza. Un combinado genial.

    ResponderEliminar
  6. Tiramillas nosotros no lo habríamos expresado mejor!

    Bsos!!

    ResponderEliminar
  7. Qué maravilla!! He paseado con vosotros por la obra de Gaudí...que me encanta!!
    Todo me suele gustar de él, pero reconozco que la Sagrada Familia me apasiona. A mí más que huesos, me recuerda a un bosque...con altos árboles, y un poco a Tolkien...no me preguntes por qué.
    Un abrazo gigante y gracias por una entrada tan bella.
    (aún no conozco todo de Gaudí, la casa Baltó la vi por fuera y me faltan más cosas).

    ResponderEliminar
  8. Hola María, gracias por tu comentario, y por disfrutar de la entrada! Nos gusta ese recuerdo a Tolkien!!

    Que siempre nos queden cosas por ver, y curiosidad para aprender!

    Un abrazo, y buen finde!

    ResponderEliminar
  9. Qué bonitas fotos, cierto que la obra de Gaudí es impresionante y a mi también me transforma en niña, es como jugar con los elementos. La Sagrada Familia me impacta y no la he visto terminada, tengo que ir.
    El color y las ondulaciones me encantan.
    Buen verano
    Teresa

    ResponderEliminar
  10. como siempre, venir a visitarlos es darme la oportunidad de hacer un pequeño viaje...¡que fotos tan maravillosas! sin duda es una de las ciudades que quiero conocer antes de morir ¡gracias por su blog!
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  11. Teresa, no lo había pensado pero es verdad que Roberto y yo parecíamos niños recorriendo las naves, las salas de la Pedrera, el apartamento que recrea la época, buscando detalles y admirando las soluciones "sencillas" que encontraba para una cúpula...., aunque es verdad que no es para nosotros su mejor obra tienes que darte un salto para ver el interior de la Sagrada Familia, y jugar claro!!
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  12. Hola Ale, qué ilusión que nos visites!!, te gustará seguro, y sí no quieres ir sola...te acompañamos los guisantes, jejeje!
    Nosotros también tenemos que conocer tu tierra, que ya sabes que tenemos pendiente...cualquier día!!
    Un fuerte abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  13. Yo tengo pendiente también una visita junto a Azote. A ver si no tarda en llegar (como alguna otra por el norte, pues por falta de ganas no será).

    Por lo pronto, nos conformaremos con la entrada, que no deja de ser preciosa. :)

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta Gaudí, Barcelona es una joya en sí misma, pero gracias a la arquitectura en la calle de Gaudí es aún más joya. Me quedo con la casa Batlló, daría lo que fuera por vivir en ella y que fuese mía je je Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Si algo recuerdo de mi lejanísima visita a Barcelona (podría poner alguna petardez del tipo "la Barcelona preolímpica" pero vamos, que fue la Barcelona pre-todo) es el Parque Guell y la Sagrada Familia.

    Sobre todo el primero que me enamoró.

    En fin, que aquí estoy, volviendo al cole (con lágrimas en los ojos), poniéndome al día con los blogs y alucinando una vez más con vuestras descripciones y fotos.

    Una cosa ¿qué opináis del cómo van las obras de La Sagrada Familia? Es que hará un par de semanas oí que cada vez se parece menos a Guadí, claro que teniendo en cuenta que realmente lo está haciendo el japonés ese...

    ResponderEliminar
  16. Muy buenas, Homo Libris, hay tanto para ver, que nuestra lista de pendientes crece sin descanso. Barcelona no ha dejado de mejorar desde los Juegos Olímpicos, así que esa visita tiene que ser ya!

    Y por el norte, ya sabéis, cuando queráis.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Pasear por Barcelona es todo un lujo, Carol. Nos encantaría vivir en esa casa, jajaja. Ojalá los arquitectos de hoy pensaran en soluciones como las que aporta Gaudí en sus estancias, todos viviríamos mucho mejor.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Bienvenida Loquemeahorro, y no es coña!!, aunque te toque "regreso a la realidad", jajaja.

    El parque es maravilloso, y si coincide, cosa rara, con poca afluencia turística... miel sobre hojuelas.

    En cuanto a la Sagrada Familia, bueno, el debate se abrió desde el principio. A nosotros nos parece un horror, sin más. No obstante, la idea de los responsables era precisamente que la diferencia de estilos fuera palpable.

    Yo creo que se hubiera debido seguir trabajando según el estilo de Gaudí. Pero no hay marcha atrás.

    En fin, un abrazo, y bienvenida, again!

    ResponderEliminar
  19. Pues a mí aunque me enamoró la ciudad y visité el Parque Guell y la casa Batllo, no estuve en la SAgrada Familia. Tendré que volver.

    Ale, cuando tengas hecha hucha te organizamos un periplo por España

    ResponderEliminar
  20. Lammermoor, si que tienes que volver, si. Sólo por ver la nave sin andamios, todas esas formas que reclaman nuestra atención..., merece la pena, ya nos lo dirás.
    Han editado libros fantásticos sobre su obra, ya sabes que seguimos disfrutando a la vuelta (nos vinimos con 2, si es que no puede ser, uff)
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  21. Estupenda entrada y magníficas fotografías: tengo que volver cuanto antes a Barcelona!

    xG

    ResponderEliminar
  22. Acupuntura Argentina8 de agosto de 2011, 22:48

    Las imágenes realmente son impresionantes!!! Espero algún día poder visitar Barcelona, tengo amigos allá y están encantados con esa fabulosa ciudad.
    Saludos desde Buenos Aires!

    ResponderEliminar
  23. Gracias XGaztelu, te habiamos saltado!!. Lo cierto es que siempre hay excusas para volver, y luego estaremos esperando que lo cuentes para ver los detalles en los que tu pones el foco!
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  24. Desde que Subirachs comenzó a esculpir la Fachada de la Pasión de la Sagrada Familia, la obra comenzó a desdibujarse bastante, en los años 80 del siglo XX si no recuerdo mal. A pesar de todo será por siempre el icono principal de Barcelona.

    ResponderEliminar
  25. En eso tienes razón, siempre será un icono de Barcelona, y desde luego, preferimos la obra original.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  26. Sin duda Barcelona es una ciudad que merece la pena visitar. Os recomiendo que vengáis a verla para la Merçe (este fin de semana) Os dejo un post sobre las fiestas. No os arrepentiréis:

    http://www.llegarasmejor.com/fiestas-de-la-merce-2012/

    ResponderEliminar
  27. Muy recomendable visitar el parque Güell, con tiempo y tranquilidad, paseando. Os recomiendo visitarla el 23 de abril: toda una fiesta del libro! Libros y rosas por todas partes.
    Llum

    ResponderEliminar
  28. Cierto Llum, no importa la gente, que hay mucha, el parque Güell es imprescindible. En esta ocasión no nos acercamos, aunque como dices, hay que verlo. Seguro que el 23 de abril es un dia magnífico para hacerlo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  29. Voy muchas veces a Barcelona y el edificio que nunca me pierdo es la Casa Batlló. Me encanta esta casa! y además es vecina de otras casas modernistas aunque no son de Gaudí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una casa magnífica, y también las que están junto a ella, merece la pena esa visita, sin duda.

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial