abril 29, 2011

Plan de l'Aiguille Montenvers

el Glaciar, Mer de Glace

Después de un tiempo, nos calzamos las botas de nuevo. Este verano nuestro viaje puede parecer, a primera vista, menos "exótico" de lo habitual.

Sin embargo, los paisajes han sido de los más espectaculares por donde hemos tenido la fortuna de caminar. Además nos ha traído a la memoria a compañeros que nos hubiera gustado tener con nosotros, compartiendo la sensación, sin igual, de ver el mundo desde lo alto.

Los Alpes nos han llenado la retina de colores, de caminos, de rocas y flores, de nieve y de un azul que siempre recordaremos.

Camino Henri Vallot en Chamonix

Donde
La primera de las rutas que subiremos, es un recorrido sencillo, unas dos horas y media, solo ida, casi sin desnivel, en Chamonix, aunque espectacular como todos los que hicimos al final del viaje en esta localidad francesa a los pies del Mont Blanc. Es el llamado camino Henri Vallot.

Plan de l'Aiguille en Chamonix

La Guía
Como en otras ocasiones, utilizaremos además de la información local, la Guía Excursionista Rother, en esta ocasión la de Mont Blanc. Nos brinda una descripción aceptable del recorrido, suficientemente señalizado sobre el terreno y sin problemas de orientación.

Grupos de senderistas por la ruta Henri Vallot

De todos los recorridos que hicimos, este fue con diferencia, en el que más compañeros de ruta encontramos, hasta el punto de registrar auténticos atascos, en especial en aquellos tramos más empinados. Especialmente llamativa nos resultó la presencia de grupos de japoneses, muy animados y receptivos. La recomendación que figura en la guía, en el sentido de hacer la excursión por la tarde, es acertada, tanto por la menor afluencia de caminantes, como por la luz, que es magnífica. Nosotros, por exigencias de la agenda no pudimos elegir y tuvimos que hacerla de mañana.

Vista hacia el Mer de Glace

También lo es subir (casi al final encontramos la bifurcación que nos lo indica), a Signal Forbes, y desde allí descender hacia Montenvers.

Si, aprovechando la luz hasta el final, llegáis tarde a Montenvers (consultad los horarios de los trenes), el camino de vuelta, de unas dos horas, no tiene pérdida. Informaos de la climatología en Chamonix, en la Casa de los Guías, una recomendación que nos dió nuestro amigo y alpinista, Luis.

Vista del Mont Blanc desde la plane de l'Aiguille

Aciertan con una frecuencia pasmosa, y aquí, las buenas condiciones meteorológicas son fundamentales para realizar las rutas, en especial un camino panorámico como este.

La Ruta
Partimos de la estación intermedia del Teleférico de la Aiguille du Midi, en Plan de l'Aiguille, a 2310 metros, tomando el camino balizado que desciende suavemente hacia el nordeste.

Valle de Chamonix

Las vistas que tenemos del valle de Chamonix, entre Les Houches y más allá de Argentiere son perfectas. Con un día claro veremos todo el macizo desde la Aiguillete du Brévent hasta la Reserve Naturelle des Aiguilles Rouges. Casi al final nos encontraremos con una bifurcación, que parece hecha por el enemigo. El camino por el que circulamos parece continuar en suave descenso hacia izquierda. El camino que se dirige hacia la derecha, más estrecho, asciende con una buena pendiente, que no invita para nada a seguirlo.

Vista del Mer de Glace

Sin embargo, es el camino correcto, el que nos llevará nuevamente por encima de la cota 2000, a Signal Forbes, situado a 2198 metros. Una vez arriba, comprenderéis el por qué de esta elección. Frente a vosotros, la vista del Mer de Glace, y de algunas de las cumbres míticas de esta zona, os compensarán el esfuerzo.

A nuestra derecha queda la Aiguille de l'M, la Aiguille des Grands Charmoz, y girando hacia el glaciar, el Dent du Géant, el Dôme de Rochefort, los Grandes Jorases, la Aiguille du Moine, Les Drus, y por último la Aiguille Verte.

El Mer de Glace es el glaciar más grande de Francia, con 7km de longitud y aquellos que lo conocen desde hace tiempo, son conscientes de su fragilidad, ya que retrocede entre 3 y 4 metros al año, desde 1988.El nombre viene de sus características "olas" de hielo que cubren su superficie, y le fue dado por los ingleses Windham y Pocock, tras su descubrimiento en 1741.

Recorriendo el camino Henri Vallot en Chamonix

Nuestra ruta termina en la estación de Montenvers, completa desde el punto de vista turístico, con tienda, museos, gruta de hielo, restaurantes y mucho público.

Aunque no estemos preparados para enfrentarnos a la ingente cantidad de personas que se acercan a este paraje, no hay que olvidar que tanto el tren como el Grand Hôtel, inaugurado en 1880, forman parte del patrimonio histórico de Chamonix.

Estación tren a Montenvers

En este sentido merece la pena hacer una visita y no marcharnos sin más del lugar tras la caminata. Tras un viaje en zig-zag por la ladera de la montaña, de unos 20 minutos, en uno de los dos últimos trenes cremallera de Francia. Atravesaremos praderas, bosques de abetos, túneles excavados en la roca, viaductos, y llegaremos a Chamonix, con una sonrisa en la cara.

Antiguo tren de vapor en Chamonix

28 comentarios :

  1. Aún no me lo creo... Y habéis hecho esto sin mi???? No sé si lograré perdonaros algún día... Una txulada, el recorrido, las fotos... Qué maravilla. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Ejeeemmmm!, pues si, y esto solo es el principio..., le daremos un tiempito, para que te hagas a la idea. :)
    Otra vez será, jijijij.

    Btos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Que maravilla de paseo guisantes!O sea que uno se va a la montaña a desconectar y se encuentra hasta japoneses...tremendo.
    Unas fotos magníficas y espero más rutas, más viajes, más experiencias etc etc.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor no es todo lo exotico a lo que nos teneis acostumbrado pero sin duda un destino genial. Mi hermano ha estado alli varias veces y siempre habla maravillas... asi que seguro lo pasareis genial

    una buena entrada para un buen destino

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. No será tan exótico pero pinta bien! Y si os encontrais a japonesitos, ahí, tendréis el puntito de exotismo que le pudiera faltar ;-)
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Como mola!!!
    Buena idea que unifiquéis todo en uno.

    Os deseo lo mejor para el fin de con nomaders en Bilbao, yo andaré haciendo paracaidismo, submarinismo, bici y vela adaptada por Costa Brava, en un viaje de promoción de la zona.

    Un fortísimo abrazo


    A Salto De Mata
    Viajeros Sin Limite

    ResponderEliminar
  7. Bonita ruta, no dudo que la hayáis disfrutado. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Ei Me encanta la ruta!!! Aunque soy más de bajar esquiando la montaña ;)

    ResponderEliminar
  9. Hola chicos!
    Gracias por rememor éste viaje en las fantásticos Alpes, no sabía que tienen un blog de senderismo, qué bien y qué arduo mantener tantos espacios, la comunicación instantánea, ustedes realmente están en lo último!

    Espero más entradas de éste tipo y sobre todo que me cuenten qué han probado de delicioso por allí.

    ¡Un saludo Grande!

    GUSTAVO

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, Fran fue una cosa realmente chocante, pero estaban muy organizados y eran muy simpáticos.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  11. Tiene razón tu hermano, Bleid, yo creo que incluso al que no le guste la naturaleza, los Alpes le impresionarán.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. No lo habíamos pensado Carmen, jajaja. Pero tienes razón. Es una zona a descubrir, magnífica, merece la pena el esfuerzo que supone.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Si Miguel. No podemos mantener vivos ambos, y al final, el senderismo es parte importante en nuestros viajes. Nos daba pena que la gente no leyera las entradas, así que a partir de ahora las iremos traspasando aquí.

    Eres terrible!, No Limits!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Ciertamente la disfrutamos Jose, como todas por la zona, que es una maravilla. Gracias por la visita!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Jajaja, Alejandra, son sensaciones diferentes, y en verano aquí no hay forma!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Un pozo de sorpresas, Gus, jajaja. Pues si, pero no vamos a continuar con el porque no somos capaces de hacerlo como se merece. Eso si, las entradas irán pasando a este blog. Y las que escribamos nuevas, ya directamente.

    La gastronomía en estas rutas no es muy variada, ajajaja, salchi, jamón... chocolate y poco más!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  17. Qué buena pinta tienen estas rutas guisantes!!!

    Saludos,

    viajesdeprimera.com

    ResponderEliminar
  18. Qué viaje!! Necesito de las montañas de cuando en cuando y los alpes tienen que ser una maravilla. Me ha gustado mucho cómo lo habéis contado. Desde ese inicio de ponerse las botas, hasta llegar a la ciudad y ver el tren. Las fotos son formidables.
    Nada...que me daís una envidia sana increíble!!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  19. María la montaña es algo especial, igual que el mar. Nosotros tenemos la suerte de poder disfrutar de ambos aquí.

    Las fotos no reflejan más que un poquito de los Alpes. Un lugar maravilloso, que no puedes perderte!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Qué imagenes tan bellas. Realmente me da una envidia vuestro espíritu... de todas formas sé que en el mundo tambien tiene que haber gente tan pachorra como yo, si no, no estaríamos compensados.

    ResponderEliminar
  21. Pues tienes razón, incluso nosotros mismos cambiamos para compensarnos, Eva MMM. El equilibrio del ying y el yang a nivel planetario!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  22. Enhorabuena por la entrada! Se ve que había unas vistas de ensueño! ¡Esperando que publiquéis más!

    ResponderEliminar
  23. Realmente merece la pena Ysius, son paisajes que te llevas en la mochila para siempre.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  24. ¡Las vistas son espectaculares! Me encanta el senderismo y la naturaleza y este es un lugar perfecto para disfrutar de ambas. Sin duda me lo apunto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De los mejores lugares Mindful Travel by Sara en los que hemos caminado. Los Alpes, tanto franceses como suizos, una maravilla.
      Saludos!

      Eliminar