marzo 15, 2011

Ciudad Púrpura


Probablemente nadie en su época hubiera pensado que el hijo de un agricultor, y nieto de un buscador de oro, nacido en 1328, cuya única opción para escapar al hambre era ingresar en un monasterio, obraría el milagro tanto tiempo esperado por el pueblo chino: sacudirse el yugo mongol. Tampoco que sería el primero de una dinastía cuya fama ha superado las barreras del tiempo y del espacio: la Dinastía Ming.


Hongwu sentó las bases de un imperio, en lo militar y político; en lo social, restaura el orden en el campo, totalmente desestabilizado por los traslados masivos iniciados en la Dinastía Song, y organiza a la población de acuerdo a los intereses del estado, lo que provocará numerosas revueltas internas. Su obra no tuvo continuidad en su sucesor, que fue derrotado por Zhudi, y accedió al trono con el nombre de Yongle. Su reinado fue uno de los más fastuosos de la dinastía Ming. 


Los numerosos éxitos militares, son acompañados de una intensa actividad diplomática, que buscaba el reconocimiento de país central por los periféricos. Otro dato para la Historia: este es el emperador que encarga las siete expediciones marítimas a Zhen He.

Y traslada la capital de Nanking a Pekín. En el año 1406, casi veinte años después de acceder al trono, comienzan las obras de la llamada Ciudad Púrpura Prohibida, 紫禁城, el palacio imperial de Pekín -el color es el de la Estrella Polar, porque el edificio constituía el centro del Universo-. 


Las obras se prolongaron durante 15 años y su recinto está separado del resto de la ciudad por altas murallas y zanjas. Al sur se abre con la famosa puerta de la Paz Celeste (Tian Anmen). Su interior lo forman una serie de patios con grandes puertas y edificios oficiales, pabellones de la Armonía del Medio, de la Armonía Protectora y la Pureza Celeste, se encuentran entre los más conocidos. Finalmente, encontramos la residencia privada del emperador. 

El emperador gobierna, prácticamente invisible a su pueblo, rodeado de un estricto ritual acorde a su categoría de Hijo del Cielo, en un lugar inaccesible donde entradas y salidas son controladas de forma permanente.

Muchas cosas han cambiado en China desde entonces, otras no tanto, y una de ellas es que la Ciudad Prohibida se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas del Centro del Mundo. 


Cuando Bernardo Bertolucci estrenó El Último Emperador, nos maravilló con las escenas rodadas en lo que fue el hogar de los emperadores chinos. 

Contemplando su trabajo, dejábamos volar la imaginación y por un momento nos trasladábamos a miles de kilómetros, siglos atrás, aunque la acción se desarrollara solo unas décadas antes.

Años después, al caminar por sus callejones, de un patio a otro, un puente, una estancia, una puerta... todo da la sensación de estar allí desde siempre, inalterable al paso del tiempo y al devenir de la Historia. 

35 comentarios :

  1. Con vuestra explicación he vuelto a revivir nuestros paseos por esta inmensa ciudad: su colorido, sus puertas, calles, pabellones, edificios, tejados, garzas, tortugas, ...
    Una gozada para todos los sentidos como vuestro blog.

    Mertxe

    ResponderEliminar
  2. Mertxe, buenos días! La verdad es que hemos estado pensando que apenas hemos subido entradas sobre el viaje a China. ¿Motivo? Ni idea, la verdad. Pero eso va a cambiar... :-D

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Qué bonitoa, y además no conozco nada de la historia de China (aunque lo de la dinastía Ming me quiere sonar).
    Menudas edificaciones, con tantos detalles, ¡hasta en el tejado! En fin, debe de ser un destino maravilloso!

    ResponderEliminar
  4. Hola Chicos! Muy buena presentación, me han cautivado por el dinamismo del relato y la simplicidad del mismo ... China es una cultura que realmente apasiona, creo que nunca voy a sentir que realmente 'he viajado' hasta que no ponga un pie allí. Espero que sea antes que tanta modernidad la cambie una vez más, para siempre.

    Aquí en Paris tenemos el 'Museo de Arte Asiático Guimet', y es sin dudas uno de mis favoritos porque me gusta perderme entre las piezas de éstas disnastías que uds hoy nos muestran ...

    SALUDOS!

    ResponderEliminar
  5. Chicos!!! en dos semanas me voy a China!!! estoy muy contento y emocionado!! quiero gritar de emoción!! jajajaaja! no me lo puedo ni creer!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Si, Isi la decoración es algo increible, y no solo el exterior, los interiores de las residencias palaciegas son fabulosos.

    Un saludo ;-)

    ResponderEliminar
  7. Gus, nuevo logo! Muy chulo, jajaja. China cambia a cada instante, y pierden parte de su identidad. Tal vez no lo vean ahora, pero acabarán echando de menos algunas cosas. Nosotros vimos una imagen del skyline de Shanghai unos meses después de haber estado, y ya no era igual. Es algo increíble.
    En cuanto al Guimet... que decir. Es el museo perfecto. Le dedicamos una entrada, Musée Guimet, que es de nuestras favoritas, seguro que ya te lo hemos contado, jajaja.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Ismael Disfrutalo! no te podemos decir más. Cada viaje, y cada viajero es diferente, pero te aseguramos que no te dejará indiferente. ¡¡¡Come de todo!!!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Magnífico relato de este archifamoso lugar. Sin duda la ciudad prohibida debe ser un lugar mágico y visita obligada en Pekín. Espero algún día poder disfrutarla con mis propios ojos. De momento me conformo con saber algo más de ella gracias a vosotros.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  10. Buenas, Fran, también nosotros esperamos que puedas recorrerla, más pronto que tarde, porque te va a fascinar.

    ResponderEliminar
  11. Siempre he sospechado que, como decís, aquello debe ser realmente impactante, un lugar que hay que conocer. Después de lo visto (muchas fotos, la película que citáis ...) lo imagino sutil y enigmático, complejo, espacialmente variadísimo, lleno de circulaciones y recorridos interesantes y estudiados, pero no agobiante. Lleno de guiños para el que lo ocupa y de trampas para quien intenta colarse o conquistarlo. Rico, digno de un "hijo del cielo". Otro destino para la interminable lista de pendientes!

    xG

    ResponderEliminar
  12. Sí, sí, contad más cosas de China, por favor, y más fotos. Es precioso, de verdad.

    pd. Qué triste ironía el nombre de la Paz Celeste.

    ResponderEliminar
  13. China no estaba entre mis destinos, pero la verdad es que tal y como lo habéis pintado, creo que lo tendré en cuenta. Muy interesante el relato!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Tu análisis es correcto, xGaztelu, es un lugar lleno de rincones y corredores que cambian a voluntad, transformando el espacio y las sensaciones. Sorprendentemente íntimo, a pesar del elevado número de visitantes. En ocasiones produce una sensación de vacío, como cuando visitamos Versalles por primera vez y la falta de mobiliario, de "vida" te dejaba frío. En otras, los pequeños objetos que se conservan, algunas estancias sublimes, dan la medida del significado de "hijo del Cielo".

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Jajaja, se hará lo que se pueda, Loquemeahorro. Espero que no te defraudemos!, y si, cierto lo del nombre...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Carmen, creo que estáis pensando ir hacia Oriente. China es una opción mucho más que recomendable.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado esta entrada, cómo me gustaría poder visitar China algún día, tiene que ser algo impresionante. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Estuve dos veces en China cuando se empezaba a abrir al mundo, en total alrededor de un mes, ahora debe ser un país completamente diferente.
    De lo mucho que vi y no se conoce tanto destacaría Leshan, no por la ciudad en sí que no tiene mayor interés, sino por la visita de su famoso Buda sentado, un monumento curioso y primitivo de cerca de 80 metros de alto que merece un buen rodeo. Y si podéis, pero esto ya es más conocido puesto que es la quintaesencia del paisaje chino y sus pinturas, no dejéis de visitar Guilin y su paseo por el río.
    Y si podéis los jardines de Shouzou son también lo mejorcito de los jardines chinos. Y ya puestos no hay que perderse Lhasa. Sí, ya se que está en Tibet, pero no está tan lejos...
    Un abrazo a todos y a ver si es verdad que subís más cosas de China.

    ResponderEliminar
  19. Aún no he visitado China, pero tengo amigas que sí...y no hacen más que hablar de las maravillas que allí se pueden ver...casi por todos lados.
    Me ha gustado leer la entrada mientras se entrelaza la historia de un viaje, y la que ellos han vivido.
    Precioso!!
    Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado vuestra clase de Geografía e Historia. Muy interesante y amena. GRACIAS

    ResponderEliminar
  21. Cómo me encanta China!

    Estuve hace unos años en Pekín y en Sanghai por trabajo y no pude disfrutar mucho pero lo poco que vi me encantó.
    Ahora quiero volver pero de turismo, disfrutando como el que más de este bonito país.

    Enhorabuena por tu blog por cierto

    ResponderEliminar
  22. Y se me olvidaba!

    Cuando estuve me llamó la atención muchas de las costumbres de los chinos.

    No estaría mal que publicaras algo sobre ello.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Tienes razón Carol , es un lugar impresionante, aunque está cambiando tan rápido...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  24. Galayos seguro que tendrá poco que ver con el país que conociste, al ritmo que cambia. Leshan hubo que dejarlo, pero certifico que el paseo por Guilin y el río es una experiencia magnífica, y los jardines de Shuzhou... para un fotógrafo, son una maravilla. Y para perderse.
    El Tibet, asignatura pendiente, jaajaja.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  25. Gracias a ti por la visita, Eva , y que bien que te haya gustado!

    A ver si repetimos el BIB.. ;-D

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  26. Nunca es lo mismo que ver en Madrid, viajar por trabajo, no da tiempo de casi nada. Esperamos que puedas volver pronto, eso si, a disfrutar!.
    Lo de las costumbres en complicado, porque no hemos estado tanto tiempo, pero desde luego hay cosas que llaman la atención a primera vista.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  27. Hola María casi te dejo perdida, jajaja. Me alegra que haya gustado el planteamiento de la entrada. A nosotros nos encantó viajar a China, organizar el viaje como queríamos... eso es lo mejor. Siempre sorprende, ojalá viajes hasta allí pronto, te gustará.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  28. Qué recuerdos! Me impresionó mucho la Ciudad Prohibida... y la Muralla, el Palacio de Verano... Muy interesante la historia, no la conocía! La verdad es que lo poco que sé de China lo aprendí antes o después del viaje jajaja. Allí no me enteré de nada :P Un abrazo!

    ResponderEliminar
  29. Pruden, esa es la magia, que después de volver seguimos aprendiendo, porque allí, era complicadillo, si, jajaja.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  30. Pues nada, nos alegra que te parezcan interesantes, y que puedas aprovecharlos, Viajesdeprimera

    ResponderEliminar
  31. En algunos lugares es fácil hacerlas, casi salen solas!
    Nos alegramos que te hayan gustado, Noticias

    ResponderEliminar
  32. Una autentica preciosidad, auqnue a veces noto como que son decoraciones un poco cargantes y con mucho boato,pero me encantarái visitarlos y verlos con mis propios ojos.
    Gracias por compartirlo e ilustrarnos, un besazo.

    ResponderEliminar
  33. Estoy seguro, Leo de que te encantaría verlo, y seguro que así será, cuando menos lo esperes.

    Un bste!!

    ResponderEliminar