diciembre 31, 2010

Año Viejo, Ilusiones Nuevas


En estas últimas horas del año, es frecuente encontrar balances de lo sucedido en prensa, televisión, cafeterías..., y por supuesto, en la Red.

Nosotros vamos a despedir el año con ARTE.

Hace unas semanas Ana Fernández nos entregó algo muy especial. Forma parte del proyecto Lalata, la revista-objeto que representa una forma diferente de hacer y entender el objeto artístico. En el Blog de la revista estáreis al tanto de esta iniciativa, que ya ha traspasado nuestras fronteras.

diciembre 17, 2010

Budapesti Karácsony Mercados de Navidad en Budapest

Puestos navideños en Vorosmarty

Lo que empezó como algo al azar, la primera incursión a los mercados de navidad con un viaje a una atípica ciudad alemana, Köln, Colonia, se ha convertido ya en una tradición para nosotros.

Adornos para Navidad en Vorosmarty

De hecho, tras la breve entrada Köln Wihnachsmärkte, llegó Colonia, una Ciudad con Vistas, y el libro City of Cologne, del que estamos a punto de publicar la tercera edición, ahora también en alemán. Después le siguieron Frankfurt y Praga; en esta ocasión la elegida ha sido Budapest.

diciembre 03, 2010

Rembrandthuis la Casa Museo de Rembrandt

Grabado de un autorretrato de RembrandtNuestra segunda visita a Amsterdam, esta vez gracias a la Oficina de Turismo de Holanda, nos permitió visitar uno de los museos que teníamos pendiente, la Casa Museo de Rembrandt.

Decía Giovanni Arpino que Rembrandt inventó por y para sí mismo un sueño suyo en el que viven como prisioneros hombres y cosas de otro mundo, sueño de una dimensión perdida.

Rembrandt ha viajado con nosotros desde muchísimo tiempo, es un viejo amigo, y aun así, sigue sorprendiéndonos a cada instante.

Ahí esta el genio, en las pinceladas, en la luz de las sombras, en los detalles ocultos y que poco a poco se dibujan ante nuestros ojos. Rembrandt hace aparente lo que es invisible, e inventa un concepto de luz nuevo, no para iluminar sino para hacer inabordable su mundo.

La casa museo de Rembrandt, en Amsterdam, es un lugar donde, por momentos, parece que el tiempo se ha detenido, con los pigmentos, los modelos escultóricos, los pinceles y el caballete con el lienzo preparado para que el maestro aparezca en cualquier momento y reanude el trabajo.

Es uno de esos museos que sigue un modelo cada vez más atractivo, al menos para nosotros. Un museo a escala humana. Pequeño, asequible, sin largas colas para acceder, llenos de historia, bien planteados y distribuidos. En este caso, además de los múltiples objetos cotidianos, reune una magnífica colección de grabados.

Una visita imprescindible.



Con esta entrada nos despedimos durante unos días; sed felices.

Entradas Relacionadas

Proeflokalen
De Meesterwerken 
Holanda en un Click 
Begijnhof de Amsterdam 
Openbare Bibliotheek Amsterdam 
Oude Kerk Amsterdam