enero 15, 2009

El Museo del Prado en Google Earth

En El Guisante Verde Project, no suele ser habitual que comentemos algo sobre temas tecnológicos, sin embargo, creemos que la ocasión lo merece.

Hemos probado la nueva versión de Google Earth, con especial atención a las imágenes obtenidas en el Museo del Prado.
Es realmente espectacular, y el grado de definición de las imágenes resulta, sin duda, increíble.


Es cierto que no es igual que poder contemplar los lienzos en su ubicación física, y tampoco resulta tan emocionante como estar delante de cualquiera de ellos, obras fundamentales, en este caso para la Historia de la Pintura.

Tampoco permite apreciar adecuadamente las diferentes texturas del lienzo, ni produce esa sensación de casi poder tocar la obra.

Ahora bien, este método tiene sus ventajas. El nivel de aproximación que se consigue, y por tanto, el detalle que se puede ver es espectacular, con el añadido de poder verlo cuantas veces quieras, y sin que te importunen los demás visitantes, el horario del museo...

Incluso podríamos en algunas ocasiones solventa la deficiente iluminación que puedan tener las obras y, en no pocos museos, supone un serio inconveniente a la hora de apreciar, en especial, la pintura.

También para muchas personas que, por diversas circunstancias no pueden viajar y admirar "in situ" las piezas, resulta una herramienta muy atractiva.

Nosotros siempre vamos a defender que, si es posible, lo ideal conocer de primera mano aquello que nos interesa, y juzgar por nosotros mismos.

Ahora bien, es cierto que debemos aprovechar las ventajas que nos proporciona la tecnología, y, a veces, un viaje virtual es mejor que nada.

enero 08, 2009

La Otra vida de los Libros

Hay veneración, respeto, admiración en la forma en que tratamos los libros, unas veces como fuente de placer y otras como objeto de culto.

Recorrer la Reading Room del British Museum, donde aún quedan las huellas de Kipling, Ghandi, Karl Marx..., o la Public Library de New York, es pasear por auténticos templos de la lectura, cofres de historias y tesoros, lugares dónde los libros son reverenciados, dónde aún se exige silencio, calma, un oasis en el centro de la ciudad.

En un mundo cada vez más virtual, viajamos al pasado tocando ediciones de autores admirados, London, Faulkner, Dickens, Austen...; mirando las antiguas fichas guardadas en esas cajas con miles de pequeños cajones esperando a ser descubiertas, respirando más despacio, esperando contagiarnos de todo ese saber acumulado.