noviembre 27, 2009

Domingo de Adviento

Aunque actualmente la celebración del Adviento tiene un componente mayoritariamente religioso, cristiano, en su origen se trataba de una fiesta muy diferente, cuyo rasgo más característico, que ha pervivido hasta nuestros días era la Corona de Adviento.

Esta tiene su origen en una tradición pagana europea que consistía en prender velas durante el invierno para representar al fuego del dios sol, para que regresara con su luz y calor durante el invierno. La costumbre se mantiene arraigada especialmente en centro y norte de Europa, si bien, gana adeptos entre los paises del sur año tras año.

A nosotros nos introdujo en ella, nuestro actual equipo americano, Monika y Alvi, por aquel entonces húngaro. El año pasado descubrimos un librito de Jostein Gaarder: El Misterio de la Navidad
 
Estaba anocheciendo. Las luces de las calle adornadas para Navidad estaban encendidas y gruesos copos de nieve bailaban entre las farolas. Había mucha gente por todas partes.

Entre todas esas personas a
jetreadas se econtraban Joakim y su padre. Habían ido al centro a comprar un calendario de Navidad justo en el último momento, porque al día siguiente era uno de diciembre. Ya no quedaba ninguno ni el quiosco de periódicos, ni el la librería de la plaza.

Joakim tiró de la mano de su padre y señaló el escaparate de una pequeña tienda. Delante de un montón de libros había un calendario de Navidad de alegres colores.



Ese calendario, como todos los de adviento, tiene 24 ventanitas para abrir, una por una, cada día de diciembre hasta nochebuena. Pero este resultará ser un calendario mágico...


El libro está escrito a modo de calendario, y se lee un capítulo por día, al menos esa es la idea, y lo que nosotros hicimos el año pasado, eramos niños otra vez, esperando al día siguiente para ver que historia se ocultaba tras la ventana de ese día, y tal vez, repitamos de nuevo la experiencia.

Si queréis sentirlo, corred a vuestra librería, el domingo es domingo de adviento....

21 comentarios :

  1. Ya no me da tiempo ni a comprar el calendario ni el libro, lo dejo para el lunes.
    Encenderé velas está tarde-noche para celebrar juntos el domingo de adviento. nos vemos dentro de un rato.
    Agur.

    ResponderEliminar
  2. Anda! Yo creía que eran sólo esos calendarios con chocolatinas!
    Un año me compré uno, pero ¡¡cómo cuesta comer tan sólo una al día!!

    Qué pena que el adviento no sea a partir de Nochebuena, porque sería un buen regalo de Navidad :)

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no tenía ni idea de lo que era el adviento, pero me parece tan lindo lo que hicieron de leer una historia cada día...

    ResponderEliminar
  4. Creo que sería una buena idea que los padres regalaran este calendario a esos adolescentes que no les gusta leer, siendo un calendario mágico con mas razón todavía.:)

    ResponderEliminar
  5. Aunque conocía el calendario de Adviento no es una costumbre que practique; este año ya no me dará timepo pero a ver si me animo el próximo. Lo que espero encontrar es el libro.

    ResponderEliminar
  6. Pues lo mismo, yo les compro a mis nietos el de las chocolatinas, pero me gusta más esa otra costumbre que la voy a poner en práctica.
    Gracias por contarlo
    Feliz domingo, aquí está lloviendo y me parece una gloria, domingo lluvioso y frío, a leer en casita.
    Un saludo
    Teresa

    ResponderEliminar
  7. Las costumbres del centro de europa las empece a aprender cuando estudiaba alemán, la profesora hija de inmigrantes españoles quiso enseñarnos las costumbres de la tierra en la que había vivido toda su infancia y adolescencia, asi un dia vino con varios calendario de adviento, todos ellos germanos y me parecieron una delicia, mi hermana que trabaja en un empresa de exportacion de citricos en la que sus dueños son hijos tambien de inmigrantes alemanes y que tienen empresas en ambos paises comenzo hace unos cuantos a hacerles el calendario de adviento con chocolatinas y dulces, este abres casda dia un saquito y disfrutas la delicia que hay dentro, me apunto el libro y a ver si lo encuentro, igual a mi hijo le gusta

    ResponderEliminar
  8. Hola Roberto, no tenía ni idea, pero contigo, siempre se aprende.

    Quiero agradecerte tus dos comentarios en mi blog, especialmente el de C. Rica, ya que con tu aportación, enriqueces este espacio, al tiempo que la gente tiene más información.
    Y no te cortes, haz los comentarios todo lo largos que quieras, me gusta aprender en tu blog, y aprender desde el mío leyéndote.
    Un fuerte abrazo y feliz semana

    Miguel
    --------------------
    www.asaltodemata.com

    ResponderEliminar
  9. En Libros y Literatura hemos organizado un sorteo de libros y un concurso de reseñas literarias, en el que todo el que quiera puede participar. El premio para cada ganador es un lote de libros valorado en 249€. Tienes toda la información en http://www.librosyliteratura.es/libros-2009.html

    Creemos que esta información puede ser útil para ti y para tus lectores, y te agradeceríamos que le dieras la mayor difusión posible.

    Un cordial saludo,


    Libros y Literatura

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito, no?
    A mí lo de las chocolatinitas, ya me parece la bomba, no te digo esto.

    Cuando tenía unos 13 años, en el colegio nos hacían ir al hall del curso durante el adviento y hacíamos algo que me debio marcar mucho, porque lo he borrado completamente de mi mente

    ¿encendíamos una vela? ¿rezábamos algo? ¿leían un texto mientras yo procuraba no reírme porque una amiga me hacía gestos?

    Sería eso, más bien....

    ResponderEliminar
  11. Una esplicación muy buena del adviento, yo hasta ahora solo conocia la religiosa.

    ResponderEliminar
  12. Mertxe, rápida has estado, no como nosotros, jejejee. Gracias por la visita!

    Bueno, yo creo que, de todas formas Isi es un regalo de Navidad!, y te aseguro que también cuesta lo suyo leer día a día...


    Ahhh, Estodevivir, es que le cogimos afición a esto de la lectura a dos... engancha mucho, jejejeje.

    Cierto, cierto, Tiramillas, aunque creo que no es vuestro caso, jajajaja, y de hijos a padres de vez en cuando un tironcillo de orejas... tampoco está mal. Hablaremos... :)

    Lammermoor, el libro, librito más bien, es una lectura agradable para estas fechas, parece que llegas a la Navidad con más ganas...

    Gracias Teresa, aquí también, por fin, llegó el frío y la luvia, que lo de la semana pasada no era normal, y nos tenía a todo el mundo alterados.

    Carmina, que curioso lo que cuentas, al final las costumbres están más extendidas de lo que pensamos. Seguro que a tu hijo le gustará, y a tí también! Un saludo!

    Jajajaj, gracias Miguel, pero sí, me tengo que cortar un poco, o cualquier día escribo un post!

    Esas experiencias infantiles nos marcan... Loquemeahorro, la verdad es que resulta curioso el librito.

    Hola Sara, me alegro de que te guste, y de verte de nuevo!!. El adviento pagano, daría para mucho, mucho, tal vez el año que viene. Veremos.

    ResponderEliminar
  13. Conocía la tradición de la corona de adviento, y sabía que venía del norte de Europa; también sabía de los calendarios con los días/ventanita. En cambio, no tenía ni idea de que la corona fuera una costumbre pagana “reciclada”. Pero me parece estupendo, en cualquier caso: es una muestra más –aunque menor en este caso, es verdad- de que la cultura cristiana no ha tenido problema en asumir costumbres razonables de su entorno (quizá no venga muy a cuento, pero yo soy de los que opino que el cristianismo SÍ es uno de los puntos claves en la formación de la cultura europea, y que intentar decir lo contrario no es más que negar la evidencia, dejar Europa coja y poner la ideología por encima de la verdad).

    De GAARDER leí hace siglos EL MUNDO DE SOFÍA, que me gustó, y otro libro cuyo título no me viene ahora a la cabeza (no-sé-qué del espejo), del que no recuerdo nada ...

    xG

    ResponderEliminar
  14. xGaztelu, el cristianismo, al igual que antes hizo Roma, o los Musulmanes y Judíos, y prácticamente igual que el resto de religiones, nunca han tenido problema en adaptar creencias anteriores a su propia ideología. Por ejemplo, las primeras versiones del Diluvio Universal se encuentran en Babilonia, y, sin apenas diferencias fueron copiadas por el judaismo y el cristianismo.
    Y tienes razón en cuanto a que el cristianismo es una realidad en cuanto a la formación, y mantenimiento de la cultura europea, imposible de obviar, aunque como siempre, no la única.
    En cuanto a la obra misteriosa de Gaarder, supongo que te refieres al "El enigma y el Espejo"; no la he leído, así que no puedo opinar sobre esa impresión que te ha dejado, jejejee.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  15. Muy buena explicación.
    En mi casa ponemos la corona de Adviento y a mi me encanta como preparación de la Navidad.

    Desde siempre he vivido estas fiestas con un precioso componente religioso y -aunque me apetece y me gusta mucho que comience de nuevo a crecer el día- me gusta más poder celebrar el nacimiento de Jesús, con mi familia, mis amigos, y tanta gente de todo el mundo.

    Gracias por esta entrada y un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. , realmente resulta interesante, no sólo tu post sino también el libro, lo malo es que creo que he llegado tarde. Entonces el año que viene!!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Yo también llego tarde (lo pude ver el lunes, pero igualmente era tarde) incluso para comentar. Sin embargo, añadiré que me apunto el libro para el próximo año, porque aunque de Gaarder únicamente leí El mundo de Sofía, lo cierto es que también fue durante una Navidad y me gustó mucho.

    En cuanto a la adaptación religiosa del Adviento, es una más de entre tantas celebraciones paganas que la iglesia "captó". Somos animales de costumbres, así que, ¿qué hay más fácil que mantenerlas? Algo me comentaron sobre los templos: se solían ubicar donde estaban o estuvieron los comercios, donde la gente tenía costumbre de ir a comprar. ¿Será realmente así? Lo cierto es que en Granada, que es donde indagué un poco, se cumplía en buena parte de los casos.

    En fin, que os sigo, a todos, a duras penas... ¡Ay, ese club, ese club, que no nos deja respirar! :)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Thomas,qué bien, siempre es agradable compartir.
    Nosotros vamos a comprobar en directo algunas costumbres navideñas de centroeuropa, ya os contaremos...

    Eva y estaremos esperando a que nos lo cuentes ;-)

    Homolibris, yo tenía el libro localizado de otras navidades y esperamos a la fecha para leerlo día a día, claro eso fué el año pasado cuando aún no era miembro del club "No doy abasto"jejeje.

    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  19. ¡uyyy mis queridos guisantes! yo hasta hoy comienzo a pasearmen un poco por los blogs amigos (miren que me duelen los pies de andar por la FIL jijiji) y ¡estoy leyendo este libro con mis hijos! todos los días leemos lo del día, cambiamos nuestro marcador con el que se van marcando los días en nuestro calendario de adviento y luego rezamos un poco mientras tenemos encendida nuestra primera vela morada de la corona de adviento.( a ver si ya que tenga cámara, le tomo una foto a nuestro calendario de adviento y nuestra corona y se las mando)

    Así que ¡me encantó su recomendación! ;-)
    Un abrazo grande,
    Ale.

    ResponderEliminar
  20. Es que la mayoria de festividades cristianas (navidad, pascuas, noche de san juan etc) no son mas que asimilaciones de ritos paganos anteriores, nada mas hay que ver que el dia de descanso se paso del sabado al domingo contradiciendo la biblia

    ResponderEliminar
  21. Hola Ale
    qué ilusión que estés leyendo el libro!!, y sobre todo que estés tan recuperada, ya que recorrer una feria requiere mucha energía..
    Recuerdo que cuando leíamos el libro las navidades pasadas, me parecía un reflejo de lo que sucede cuando uno vuelve a leer un libro de hace años con más conocimientos, y de repente, es como abrir la ventana y "ver" muchas más cosas de las que habíamos entendido la primera vez.
    Estoy deseando ver esa foto.
    Un beso ;-)

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial