noviembre 16, 2009

Cast-Iron SoHo


Cuando planeas viajar a New York una de las primeras imágenes que vienen a tu mente es la de rascacielos como el Chrysler Building o el Empire State Building, altos, esbeltos, desafiando a la gravedad. Sin embargo, sus orígenes fueron más modestos. Parte del equipo de El Guisante Verde Project llegó algunos días más tarde a NYC, y decidió terminar su estancia visitando el Metropolitan Museum, algo que sin duda no debéis dejar de hacer.


Por nuestra parte, nos encaminamos hacia el SoHo en busca del avance técnico que permitió, en cierta medida, el nacimiento de los rascacielos, el cast-iron, o hierro colado. Esta técnica fue descubierta por los ingleses a finales del siglo XVIII. Permite construir fachadas más ligeras que las de ladrillo o piedra, con mejor ventilación, y un mayor número de ventanas, elementos que se retomarán en los futuros rascacielos.

El arquitecto diseña el modelo, y el constructor realiza un molde en el que se vierte el hierro colado, siendo posible repetir un mismo motivo varias veces, y unir de manera casi infinita sus componentes en función de tamaño o de los gustos del cliente: es el comienzo del prefabricado.

SoHo es el acrónimo de South of Houston Street, y hacia 1850 era el centro comercial de Nueva York. Hoy día conserva la mayor concentración de edificios con fachada de cast-iron, en especial, almacenes e industrias, que conforman un espacio urbano muy homogéneo.

Muchos de estos edificios fueron levantados por empresarios textiles, de alimentación, del mueble..., que necesitaban amplios espacios interiores para el almacenaje y escaparates atractivos, así como una mejor defensa contra los incendios. Sin embargo, el hierro fundido no es un material lo suficientemente resistente como para emplearlo en muchos pisos y su escasa resistencia al fuego expone a los ocupantes a un peligro real.

Las partes estandarizadas se ensamblan y empernan directamente sobre el terreno, lo que no requiere una mano de obra cualificada, y su coste es menos elevado que el ensamblaje en piedra, material, además, mucho más caro.

Tras la fachada metálica, las estructuras de sustentación siguen siendo de madera o de mampostería tradicional: habrá que esperar al procedimiento Bessemer, 1855, y a la popularización del acero de alta resistencia para conseguir un esqueleto homogéneo.

Al principio, el cast-iron imitaba a la piedra aplicando en las fachadas una capa de pintura mezclada con arena, lo que daba gran autenticidad al resultado; algo que comprobamos nosotros mismos, golpeando diversos elementos de las fachadas, cuyo sonido metálico nos indicaba el material del que estaban realizadas, ante nuestro asombro, ya que parecía piedra.

Tal vez el más significativo de estos primeros edificios sea el Haughwort Building de 1857, en el 488-492 de Broadway, que en su origen fue un gran almacén de vajilla y relojería, levantado por el arquitecto J.P. Gaynor para el magnate del arte gastronómico E.V. Haughwort. Se le consideró un auténtico palacio veneciano, debido a sus soportales y columnas.


Además de ser el primer edificio de la ciudad con fachada de hierro colado, Elisha G. Otis instaló aquí el primer ascensor para el transporte de pasajeros dotado con un dispositivo de seguridad.

Gracias al éxito obtenido, y a las propiedades del hierro fundido, los arquitectos crearon nuevos modelos decorativos, como las columnas llamadas velas de cachalote, y de pronto se cambiaron las tornas. Las fachadas en piedra comenzaron a imitar al hierro fundido, como puede verse en el 502 de Broadway. Broadway en el SoHo no es el santuario de los teatros, sino del comercio y las tiendas. Es una avenida inmensa, llena de contrastes, y con una particularidad en su trazado que la diferencia de todas las demás, y lo comprobamos personalmente ya que la recorrimos casi en su totalidad.


En el número 575, esquina con Prince St., se encuentra la tienda estrella de Prada, en lo que fue la sede del Guggenheim del SoHo. Un edificio con fachada de ladrillo, y puertas y ventanas de cast-iron, construido entre 1881-2 por el arquitecto T.Stent.

Casi enfrente del anterior, en el 561 de Broadway, y levantado en 1904 por el arquitecto E.Flagg, nos encontramos con el Little Singer Building.

Realizado en estilo Art Noveau, en forma de L, para I.M. Singer, inventor de la máquina de coser. Ya que el arquitecto había edificado el Singer Building (cuya demolición en 1970 causó una enorme polémica), a este se le puso el apodo de "Little".

La estructura metálica empernada y los almocárabes florales dan muestra de la sensibilidad estética de Flagg, cultivada en la escuela de Bellas Artes de París.

En el 478-482 de Broadway, se alza el Roosevelt Building, obra de R.M. Hunt. Fue el primer arquitecto formado en la escuela de BBAA de París, presidente del American Institute of Architects y representante de una generación de arquitectos que toman su inspiración de Europa.

Este edificio muestra las posibilidades del cast-iron de forma completa. Grandes vanos agrupados de tres en tres y adornados con pequeñas columnas que le proporcionan una gran sensación de ligereza, además del vivo colorido de varios elementos constructivos (en su origen).


Muy cerca, en Greene Street nos encontramos la colección más importante de fachadas de hierro colado. A los dos edificios más bonitos, se les conoce como King and Queen of Greene Street (72-76), y (28-30), un ejemplo perfecto de estilo Segundo Imperio.

Siguiendo por Prince Street encontraremos un gran número de galerías y tiendas, algunas con escaparates realmente impactantes.


También se puede pasear Wooster St. y Broome St., donde en la esquina con Greene St., se encuentra el Gunther Building(469-475), con una preciosa fachada en hierro colado.

A principios de los sesenta al barrio se le conocía como los cien acres del infierno y había perdido su dinamismo comercial, hasta el punto de que el ayuntamiento proyectó atravesarlo con una autopista, pero los grandes locales y almacenes industriales vacíos comenzaron a atraer a un público nuevo: los artistas, que encontraron allí espacio para las monumentales obras de la vanguardia. 


El barrio recuperó el pulso, y la creación de un status especial para los artistas hizo posible convertir los espacios en apartamentos cuando sus ocupantes lo solicitaban.
Así nacieron los lofts, apartamentos sin tabiques que ocupaban todo un piso. Llegaron las tiendas, museos, restaurantes..., y a pesar de que muchos artistas y galerías actualmente han buscado nuevos espacios en Chelsea, en el SoHo se respira una atmósfera de gran vitalidad artística, y es un barrio de moda donde pasear resulta un ejercicio enormemente gratificante, donde a cada paso nos encontramos con locales que nos invitan a detenernos y a entrar, con gente en las terrazas, en la calle, una pequeña ciudad dentro de Manhattan.

40 comentarios :

  1. Hola, he aprendido algo nuevo, esas fachadas maravillosas que habéis descrito, yo las conozco casi todas y no sabía que eran de hierro colado, interesante.
    Lo mejor es que he paseado con vosotros, de nuevo, por esas calles y avenidas maravillosas de NY.
    Gracias por hacerlo tan bonito
    Teresa

    ResponderEliminar
  2. Gracias a la foto de DKNY te conocí en flickr, me encanta esa foto!!!
    Una buena guia de viaje!
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola. Os echo de menos. No sé si echo d emenos NUeva York. Hoy estoy mosqueda con los USA. El pesidente Obama pide en China libertad de expresión porque es un derecho básico. Sin embargo, a ver quién es el majo que expresa aquí la disconformidad con lo que alguna empresa o institución de enseñanza hace (en forma de huelgam, por ejemplo) sin temor a nada. Estoy mosqueda y triste. Por qué ir a pedir derechos a China? ¿Por qué el Presidente Obama no los pide aquí primero, en su propio país? Seguiré paseando con la imaginación por una América ideal que hoy no veo. A ver si mañana se me cambia la mirada, revisaré de nuevo el post, para ver si dejo un comentario menos funesto. Sorry, guys, siento ser tan txunga pero finalmente, I am not having fun...

    ResponderEliminar
  4. Teresa, gracias por la visita!. Nosotros, que ibamos buscando precisamente esas fachadas, nos sorprendimos muchísimo, y las tocamos una y otra vez, para que el sonido a metal nos terminara de convencer de que era hierro y no piedra lo que veíamos. Y, la verdad es que ya se echa de menos NYC.
    Un abrazo!

    Sara!! qe memoria, jejejeje, me alegra mucho que te siga gustando esa imagen. La verdad es que tiene mucha fuerza, y un tamaño..., verla impresiona.
    Saludos!!

    Monikita, consuélate que ya queda poco... Es verdad que a veces se ve la paja en el ojo ajeno, como dice el refrán. Yo creo que Obama está intentando compensar en el exterior sus dificultades domésticas, que cada día son más, por cierto.
    La América ideal, igual que si fuera Europa o cualquier otro lugar, la hacemos real mirándola con los ojos de la imaginación. Pero es un ejercicio necesario, y más en los tiempos que corren.
    Muchos bsos, para ambos.

    ResponderEliminar
  5. Qué de cosas nos enseñáis. Yo de arquitectura no sé absolutamente nada, así que es muy interesante esto de la explicación para cualquier nivel. ¡¡es verdad que parecen de piedra!! quién lo hubiera diferenciado?
    Estupendo también saber el origen delos lofts, que supongo que allí sean un pelín más grandes de lo que llaman por aquí con el mismo nombre ;)
    Muy chulo todo!

    ResponderEliminar
  6. Hola Isi, bueno, aunque es largo, creo que no resulta complicado. Al menos eso espero. La verdad es que son edificios muy bonitos, e incluso algunos me gustan más que los modernos rascacielos, y si, los verdaderos lofts son graaaandes.
    Un saludo! :)

    ResponderEliminar
  7. Aisss Guisantes!!
    Desde hace unos cuantos años siempre hacemos un viaje un grupito de amigos, pero ahora estoy en un periodo de incertidumbre:
    Primero porque no sé cuándo ni cómo voy a organizarme para viajar el año que viene, por motivos laborales.
    Segundo, porque no tenemos muy claro adónde ir - primero dijimos Estambul y la Capadocia, después NYC y Washington, y ahora habíamos dicho hacer un tour por China...

    y ahora me volvéis a llevar de viaje a Nueva York... Consejos???

    ResponderEliminar
  8. Ismael, gracias por la visita, eso lo primero; que es lo más fácil, jajajja.

    Entiendo que no conoces ninguno de los lugares que mencionas, así que sobre esa base te dire:
    1. Estambul es la ciudad que peor impresión me causó recién llegado. Ahora puedo decirte que iría todos los meses... Capadocia es otro mundo, pero si tienes, pongamos 18 o 20 días, visitaría más lugares.
    Turquía tiene arte, cultura, paisajes increíbles, playas, ruinas (mejores que en Grecia), y está cerquita.

    2. Creo que NYC te va a entusiasmar. Diez días se te pasarán en un abrir y cerrar de ojos. Solamente recorrer tantos y tantos lugares conocidos y vistos miles de veces te mantendrá muy ocupado. Y decir que en NYC está representado el mundo entero, es decir poco.
    En cuanto a Washington... no lo conocemos de primera mano, pero yo no sacrificaría días en NYC, en el caso de que vayas justo de tiempo.

    3. Solo pensar en "tour" por China me dan escalofríos. ¿Te vas a ir cuatro meses? Jajajaja, perdona, es que me hace gracia escuchar a gente que ha ido 15 días y vuelve diciendo que lo ha visto todo...
    En fin, nosotros fuimos, como no, por nuestra cuenta. Tres semanas. Es una experiencia vital. Ir, tratar con la población, no entender nada, ser objeto de atención turística, soportar cientos de fotos... Y luego la cultura china que para nosotros (todo el sureste asiático en realidad), es como luz para las polillas. Que te voy a decir.

    Seguro que te lo he puesto más difícil, pero es que Ismael, nos has dado una opciones...

    Por cierto, ¿negociamos guía acompañante?, jejejeje.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Roberto, me ha encantado esta entrada, lo de las fachadas lo desconocía pero es impresionante.
    Imagino que NY también lo es y, aunque lo USA no me caen muy bien, entiendo que tarde o temprano caeré por allí.
    Gracias por tus comentarios y por tu apoyo, y por alguna cosa más.
    Un fuerte abrazo y feliz semana.
    Miguel Nonay
    -------------
    www.asaltodemata.com

    ResponderEliminar
  10. Gracias Miguel por tu visita. Me alegro que te guste, ya ves que trato de imitarte en longitud, al menos, jajaja, y si, tengo que decirte que un viajero como tú, caerá por allí... y te quedarás sorprendido al ver la accesibilidad de algunos, aparentemente inaccesibles, lugares, como todos los miradores que recorren El Gran Cañón del Colorado, por ejemplo.
    En cuanto a los USA, hombre, hay que tener presente el dicho aquel de "Los árboles no te dejan ver el bosque", para que a nosotros no nos pase lo mismo. Son más de 300 millones de personas, y te aseguro que la política exterior va por un camino, y la mayoría de la población por otro.
    Un abrazo, compañero!

    ResponderEliminar
  11. Ratifico los comentarios de Teresa y de Isi (aunque me gustaría poder firmar el de Ismael), porque realmente me habéis descubierto un montón de cosas, y efectivamente, ha sido como pasear por esas calles, muy bien acompañada, con unos guías bien informados y amenos.
    No se puede pedir más.

    pd. De lo de los 15 días en China: Hay gente que está 15 minutos en cualquier sitio y ya habla con una autoridad del país y de los habitantes .... buenooooo... yo conozco a unos que se fueron de cierta ciudad europea a las 6 horas porque "ya lo habían visto todo".

    ResponderEliminar
  12. Interesantísima entrada: se aprenden muchas cosas con los GUSANTES. Las que contáis hoy me suenan, pero nunca las había investigado a fondo. Y, además, nada de teorías: comentarios frescos y lechugosos. No sé cuando estuvisteis viendo todo eso, pero parece que acabáis de volver. Dan ganas de coger mañana un avión -esta misma tarde, incluso- y salir volando con vuestra entrada impresa en la mano para no perderme nada. Claro, que esto me pasa constantemente: cada vez que veo un avió en el cielo me lleno de envidia y me pregunto ¿dónde irán ...?

    xG

    ResponderEliminar
  13. Me alegro de que te haya gustado Loque, quise decir Mujer de Incontestable belleza, y aunque sabes que nos encanta hablar de los lugares que hemos recorrido, cada visita es un aprendizaje, siempre hay que dejar algo para la próxima vez...
    Quien sabe tal vez si puedas firmar el de Ismael, para negociar los derechos de una de tus series ;-)

    XGaztelu, tenemos en común esa misma envidia al ver los aviones, ¿por qué será que siempre te preguntas dónde irá?, Roberto resultó un guía excelente con el recorrido por los Cast-Iron; nos llevaba a todos golpeando los edificios, jejeje. El contraste del azul en Manhattan con esos edificios y el resto de rascacielos no debes perdertelo...

    Y por cierto quiero aclarar que los guisantes nos pasamos el primer día casi encerrados en el MET, al que por supuesto hay que volver muchas, muchas veces. La verdad, lo ponen fácil, se paga sólo lo que el visitante quiera como donación, aunque ellos "sugieren" 20 dolares...

    ResponderEliminar
  14. No me esperaba una entrada tan ingenieril por vuestra parte. Lo habeis explicado bastante bien, para que la gente lo entienda. Si quereis saber más cosas de construcción sólo teneis que decírmelo. Ya os veo viendo los documentales de "megaconstrucciones" del discovery channel.
    ¡VIVA LA INGENIERÍA!

    ResponderEliminar
  15. Ja,ja,ja,ja Hilario, si es que los ingenieros son nuestros amigos!!, jejeje. Bueno, nos conformamos con no haber metido la pata en alguna cosa... Por lo demás, seguro que, en caso de no conocerlos, disfrutarías viendo esas fachadas, tanto o más que nosotros.
    Un saludo! :)

    ResponderEliminar
  16. Me guardo tu respuesta, Guisante, así cuando salga el tema de debate llevaré para decidir destino llevaré "tus" argumentos, jejeje.

    Gracias!!

    ResponderEliminar
  17. Jo Ismael, qué "destinitos" de nada que te buscas. ¿tendrá alma de guisante?
    Yo igual el año que viene voy a Luanco :S

    ResponderEliminar
  18. Nueva York es tan fascinante que uno podría perderse en su geografía de metal, piedra y cristal por una temporada indefinida. El palpitar de la ciudad, las calles, sus árboles que rozan el cielo, el bosque de sus edificios y el parque o claro de tan magnífico bosque se desperezan ante el Hudson y más allá, el océano que vio llegar a tantos. Desde que salí, sigo atrapado en NY, es una metáfora humana demasiado viva como para negarse a ella. Una Ítaca que apenas se toca, ya está lejos de nuevo. Y el viaje continúa, mientras Penélope espera.
    Triste condición, la del viajero atrapado en la isla de Calypso.

    ResponderEliminar
  19. Jajaja, Ismael, menuda elección que tienes por delante!

    Cuidadín, Isi, que el H1N1 comparado con el virus del guisante es una hermanita de la caridad...
    Ah, oye y Luanco está muy bien, por cierto!

    Alvi, me gusta, y me entristece un poco tu comentario, no se bien por qué. Además, no tenía tan presente esa sensación que describes, ahora parece que vamos embarcados en el mismo navío...

    ResponderEliminar
  20. Jóvenes, os he soltado el rollo de las expos en el blog de xGaztelu, penúltima entrada.

    Estoy un poco difunta, no me da para decir más.

    bsss

    ResponderEliminar
  21. so faraway so close...como la película...he aprendido un montón leyendo su entrada -como siempre, mis queridos guisantes-.

    No conozco Nueva York, pero ahora siento como que si ;-)

    ¡muchas gracias por escribirla!
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  22. No he estado nunca en NY y me ha encantado vuestro reportaje.

    El otro día estuve con un amigo, representante de arte, recién llegado de allí y me habló maravillado de Chelsea, que para mi era (hasta entonces) un equipo de fútbol de la liga inglesa.

    Comentaba que, efectivamente, hay muchos artistas que han cambiado el SoHo por Chlesea. Y a mi, que disfruto enormemente en los estudios y talleres de los pocos pintores, escultores y arquitectos que conozco (caos... orden creatividad... ingenio... arte...), se me hace la boca agua pensando en esos sitios, donde seguro que conviven la tontería mediática con gente muy interesante.
    Gracias por compartir el viaje.

    ResponderEliminar
  23. Qué lujo Loque, con lo que sabes que nos gusta, y ahora tenemos dos embajadores ojeando exposiciones para nosotros, gracias, intentaré contestarte en XGaztelu y en el tuyo, que lo de la CNTC tira...

    Ale nos alegras el día, da gusto recibirte ;-)

    Thomas qué ilusión verte por aquí!, al leer tu comentario recuerdo Ventanas de Manhattan de Muñoz Molina, y las ganas que le dan a uno de visitar el taller de Manolo Valdés en NYC; leerle es revisitar la ciudad, olerla, escucharla..., seguir la inspiración de artistas como Juan Muñoz para sus obras ( a este ya no podremos visitarlo claro)...,
    Ahora que si quieres ver caos, creatividad, puedes visitarnos, jajaja.

    Tengo que decir Alvi que no podías condensar mejor la diversidad de emociones que me provoca esta ciudad a la que vuelvo una y otra vez en mis sueños; releía textos de escritores sobre NYC, y esto que escribes merece estar entre ellos. Volveremos!!

    ResponderEliminar
  24. A estas alturas (puesto 24) ya no se que decir. Qué me ha encantado la entrada -cada día me gusta más lo relacionado con la arquitectura y este verano andaba yo reflexionando sobre como los diversos materiales (en este caso el hierro) y la evolución de la sociedad van haciendo que determinados tipos arquitectónicos desaparezcan, al perder su utilidad, y surgan otros nuevos (¿Serán los centros comerciales uno de los emblemas de la arquitectura del S.XXI?)
    También pensaba en un término que está muy de moda ahora: lo de la "puesta en valor" -reconvertir un matadero en pinacoteca o espacio multicultural, que al final nunca sabes que multi alberga.
    Me parece que empiezo a desvariar. Así que lo dejo diciendo tan solo que me ha gustado mucho la entrada (me la leí dos o tres veces) y que me hizo gracia el "toque Bessemer". Como se nota que eres de Bilbao, Roberto y allí sabeis mucho de siderurgia.

    ResponderEliminar
  25. ¿TENEIS ALGUN ESTUDIO O "MUSEO" CON CAOS, CREATIVIDAD Y COSAS DE LOS VIAJES QUE SE PUEDA VISITAR?

    ResponderEliminar
  26. Lammermoor, que casualidad esa reflexión veraniega, si lo se cuelgo antes la entrada! Yo no creo que los centros comerciales sean nuestro legado arquitectónico, o al menos eso espero. Al menos que no lo sea el tipo americano de "Mall". Alguno, como el edificado en Bilbao por R.Stern, son edificios singulares, pero no creo que vayan a conformar una tipología que forme parte de la historia de la arquitectura. Habrá que preguntarle a xGaztelu a ver que opina él.

    En cuanto al procedimiento Bessemer, aunque imagino que lo conoces, para información general dejo esta explicación.

    Un saludo, buen finde y gracias por la visia :)

    Ayyyy, ya le dije a Maribel que esa respuesta que te dio, Thomas, iba a procurar uan pregunta como esta, jajajaja. Lo de visitarnos no hay pega; Museo, bueno, algunos rincones de nuestra casa parecen un museo, si, la verdad.
    Y luego está el cuarto de pensar, el Web 4.0, donde reina la creatividad, el caos (sobre todo), y muchas cosas sobre nuestros viajes. La verdad es que me has dado una idea...
    Buen finde!

    ResponderEliminar
  27. Puf, desde este ordenador todo es oscuridad.
    Roberto, lo de la divagación veraniega fue una mezcla de un artículo sobre la historia de una plaza de abastos (tipo arquitectónico surgido con la aplicación del hierro a la arquitectura) y una queja de mi ahijado porque los horreos de O. están abandonados.
    Eso puso en marcha mi resorte divagatorio y comenzé a pensar en como poco a poco van desapareciendo construcciones que hace un tiempo eran habituales. Las plazas de abastos, los lavaderos (que al menos en Asturias surgieron de la mano de las industrias mineras y el problema con el agua de los ríos _falta de ella y suciedad- etc).
    Y ahora,para que me perdoneis el comentario fueradelugar-pedantesco vuelvo a las maneras de viajar. Ismael, independientemente de los días de que dispongas, también yo te aconsejaría que organizeis el viaje vosotros mismos. Y que mejor estar en uno o dos sitios y verlos. (No es lo mismo viajar que hacer turismo)

    Ah, Roberto, mal que nos pese los centros comerciales y de ocio, tienen cada vez más peso (no se si estético) en la sociedad.

    ResponderEliminar
  28. Lammermoor, la desaparición de edificios que fueron parte importante de nuestro pasado es algo a lo que no se le da la importancia debida. Es lógico que no todos los edificios pueden o deben ser conservados, pero a menudo se derriba primero y se reflexiona después. Obras de grandes arquitectos como F.Ll. Wright (de cuya exposición en Guggenheim, xGaztelu ha colgado una buena entrada), fueron demolidos sin más razón que la especulación urbanística.
    En otras ocasiones, el afán por ganar la carrera de la modernidad, hace que los vestigios del pasado, de quienes somos y de donde venimos se vean como algo incómodo, y, en consecuencia, se borran de nuestro presente.
    Sucede en todas partes. En Bilbao se conserva una inmensa grua junto a la ría, casi en pleno centro, llamada "La Carola", como recuerdo de la actividad de construcción naval, pero el resto ha desaparecido, incluidos los hornos que abastecieron de hierro y acero a medio mundo....

    Comparto tu consejo a Ismael, es mejor calidad que cantidad, y si, efectivamente, los centros comerciales nos acorralan. En nuestra mano está escapar.
    Un saludo! :)

    ResponderEliminar
  29. Llego más tarde que nadie, a mi también me ha encantado vuestro artículo, las fotos, la historia.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias por la visita, Alice, nunca es tarde, que se dice....!
    Buena semana!!

    ResponderEliminar
  31. He estado en Bilbao el fin de semana. Paseé por la zona de la plaza del museo, Ajuriagerra,y la zona nueva de las bibliotecas. Hacía tiempo que no iba por ahí con tranquilidad, casi desde que dejé de vivir en Bilbao hace ya 7 años. Lo que más me sorprendió es la transformación de la calle Ajuriagerra, que va pasando de ser una zona de garajes y ultramarinos a ser un sitio de diseño, arte, muebles...
    Es como para estudiar la convivencia de tiendas cutres con una peluquería ultramoderna, una librería de viejo que ahí sigue, las subastas de arte, el Gambrinus cambiado de nombre, galerías, diseños minimalistas...
    La verdad es que en Bilbao han cambiado hasta las conversaciones; en mi época de estudiante el tema era la contaminación, la suciedad de la ría, los atascos de entrada, las huelgas de euskalduna, las manifas de los viernes en la plaza Campuzano (y por supuesto las gabarras del Atletic. Qué tiempos).

    Ahora se habla de Arte, de arquitectos famosos, o no sabes de qué porque se habla por la calle en idiomas diversos.

    ResponderEliminar
  32. Pero bueno!, ¿tú también Thomas?
    Parece que este fin de semana Bilbao se ha convertido en polo de atracción para habitantes de la blogosfera. Claro que has notado cambio.
    Nos pasa incluso a nosotros, aunque a veces los cambios nos pasen más desapercibidos. Sin embargo, cuando alguien nos visita, somos muy conscientes de ese cambio profundo que se ha producido.
    De todo lo que comentas, algo que nos sigue impactando es ver como se incrementa el número de extranjeros que llega a Bilbao, a la gente con planos..., como si fuera París o Londres. Nos hace mucha gracia, porque realmente somos una ciudad pequeña.
    ¡Espero que lo pasaras bien!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  33. Releyendo los comentarios a vuestra entrada ayer vi que LAMMERMOOR había sacado a relucir un tema interesante en el que me citáis, y yo, malqueda de mi, no contesté nada: ya me disculparéis, unos y otros. Aunque tarde, no me resisto a aportar algo a lo que decís ...

    Me parece que cualquier manifestación cultural es reflejo de la sociedad que la genera, nos guste o no. La arquitectura, también. En la Edad Media hacían preciosas catedrales, porque su mundo era Dios y construían para él; después se hicieron precioso palacios, porque quien mandaba era el rey y se construían para él; más tarde hicimos magníficos edificios de vivienda, -desde PALLADIO a WRIGHT, por citar dos ejemplos de actualidad, pasando por todo lo que hay en medio- porque el hombre ocupaba el centro del mundo y construíamos para nosotros (todo esto, ya me perdonaréis, es una generalización importante, pero me entendéis); y ahora hacemos “preciosos” centros comerciales ...

    Si detrás de la arquitectura hay ideas y hay una sociedad que construye, la pregunta ante los edificios para centros comerciales sería ¿Qué tenemos los hombres del siglo XXI en la cabeza? Pues eso, consumir. Ya no interesa la belleza, sino el gasto, el tener. ¿Pasará nuestra época a la historia de la arquitectura por los centros comerciales?: Dios quiera que no, pero si fuéramos sinceros deberíamos reconocer que esos engendros son fruto de lo que nos interesa, de lo que tenemos en le cráneo, de lo que nos gusta: gastar, tener de todo, aparentar. No sé cómo estarán hoy, 24 de noviembre, vuestras ciudades, vuestras calles, pero yo voy por Madrid y, sin que haya empezado todavía diciembre, la navidad está en todos los sitios: escaparates, centros comerciales, iluminación urbana; y no es precisamente una navidad “religiosa”, de la que casi nadie se acuerda: es una navidad consumista ...

    Me ha quedado un poco soflama, y soy consciente de que hay algo de trampa en lo que digo, pero creo que también hay mucha verdad. Lo que no quita que junto con lo malo haya también buena arquitectura comercial, claro: nunca se puede generalizar! Me vienen a la cabeza ejemplos de una y otra cosa, de lo malo y de lo bueno: los que conozcáis PLAZA NORTE 2, en la A-1 a la altura de San Sebastián de los Reyes, coincidiréis conmigo que ese “palacio del consumo” es, sin posibilidad de error, un “palacio” del peor gusto arquitectónico, una opulencia ridícula y cateta. Pero hay otros centros comerciales que son piezas arquitectónicas de interés, y pienso en algunos de TADAO ANDO en Japón a los que he dedicado algo de tiempo los últimos meses: están muy bien. Y sin necesidad de irse tan lejos, también en Madrid hay tiendas con diseños de gran categoría.

    Me gustaría decir algo sobre otro de los temas del que habéis hablado: conservar vs no conservar el patrimonio arquitectónico, pero si os parece lo dejamos para otra ocasión, que este comentario está quedando larguísimo y alguno se habrá aburrido a la mitad ...

    xG

    ResponderEliminar
  34. TOMA YA, XG!!!
    Esto si que es un comentario.

    ¿Sabes lo que es estar cien por cien de acuerdo?, pues -hablando sin matices- así estoy yo con lo que dices.

    ResponderEliminar
  35. Bueno, bueno, no voy a rivalizar en el comentario con Thomas, que, por si fuera poco, lo ha puesto en verso!, para señalar igualmente mi coincidencia con lo que señala xGaztelu, y además me quedo pensando en alguna entrada para abrir ese debate sobre conservación o no de patrimonio histórico, que me parece interesantísimo.

    Saludos y gracias a ambos por las visitas :)

    ResponderEliminar
  36. THOMAS, me alegra que coincidamos. GUISANTES, esa entrada sobre la conservación o no de la arquitectura puede ser interesantísima: a ver si os sale.

    xG

    ResponderEliminar
  37. Me sumo a la petición. Mi mente calenturienta ya anda pensando sobre ello; lo que se conserva "de más" y lo "de menos" y los que se olvidan de la importancia del entorno en los bienes protegidos.
    Ay, que me lancé y ya estoy comentando antes de que hayas escrito la entrada.

    ResponderEliminar
  38. Viendo estas fotos podría pensarse que son de algún país europeo, para nosotros fué una sorpresa total, la verdad nos encantó ver esos edificios que son bonitos de verdad. Un abrazo.
    Una cosita ¿Nos quitaréis de esa lista........

    ResponderEliminar
  39. Nos encanta el SoHo y tienes razón en la formación de los barrios "cool" de la ciudad. Se forman con un proceso natural de años, aunque luego se ha exportado el modelo. Hay otros barrios como Harlem que ha sido más a marcha forzada, y los que toman el pulso ahora son algunos de Brooklyn. El concepto de "SoHo" que se conoce realmente no es un barrio en sí de Nueva York, es un espíritu que navega por la ciudad cambiando de barrio por la necesidad artística. Os encantaría conocer algunas historias que nos han contado gente que tenía que ser artista para vivir en determinadas casas y así no inflar los precios. Muy interesante Guisantes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Boqueron Viajero sabíamos lo de los artistas, aunque es algo que esperamos nos contéis de primera paseando por esas calles. Nos gusta pensar en lo que decís, el SoHo es un espíritu. No nos extraña que Brooklyn este tomando el relevo; cuando estuvimos nos pareció un barrio dinámico y a la vez lleno de lo que una vez fue Manhattan. Suele decirse que para ver el New York auténtico hay que ir a Brooklyn. Y Harlem, asignatura pendiente en su mayor parte. Ya sabéis... ;-)
      Un abrazo!

      Eliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial